Conferencia Nobel: las armas nucleares no significan la elevación de un país a la grandeza, sino su descenso a las profundidades más oscuras de la depravación

11.12.2017 - Oslo, Noruega - Pressenza Budapest

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Italiano, Griego

Conferencia Nobel: las armas nucleares no significan la elevación de un país a la grandeza, sino su descenso a las profundidades más oscuras de la depravación
Setsuko Thurlow, sobreviviente de la bomba de Hiroshima, da la Conferencia del Premio Nobel de la Paz en Oslo, 10 de diciembre de 2017.

Hoy, domingo, 10 de diciembre de 2017, ICAN recibió el Premio Nobel de la Paz por su trabajo en la obtención de un tratado sobre la prohibición de las armas nucleares. Setsuko Thurlow, sobreviviente de la bomba de Hiroshima el 6 de agosto de 1945, dio la mitad de la Conferencia Nobel, relatando la horrible experiencia que vivió cuando era una niña de 13 años.

Sus Majestades,

Distinguidos miembros del Comité Noruego del Premio Nobel,

Compañeros activistas, aquí y en todo el mundo,

Damas y caballeros,

Es un gran privilegio aceptar este premio, junto con Beatrice, en nombre de todos los extraordinarios seres humanos que forman el movimiento ICAN. Cada uno de ustedes me da una tremenda esperanza de que podemos, y lo haremos, poner fin a la era de las armas nucleares.

Hablo como miembro de la familia de hibakusha, aquellos de nosotros que, por alguna milagrosa razón, sobrevivimos a los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki. Durante más de siete décadas, hemos trabajado para la abolición total de las armas nucleares.

Nos hemos solidarizado con los perjudicados por la producción y la prueba de estas horribles armas en todo el mundo. Gente de lugares con nombres largamente olvidados, como Moruroa, Ekker, Semipalatinsk, Maralinga, Bikini. Gente cuyas tierras y mares fueron irradiados, cuyos cuerpos fueron experimentados, cuyas culturas fueron interrumpidas para siempre.

No estábamos contentos de ser víctimas. Nos negábamos a esperar un final inmediato o la lenta intoxicación de nuestro mundo. Nos negábamos a quedarnos de brazos cruzados, aterrorizados, mientras las llamadas grandes potencias nos llevaban más allá del crepúsculo nuclear y nos acercaban imprudentemente a la medianoche nuclear. Nos levantamos. Compartimos nuestras historias de supervivencia. Dijimos: la humanidad y las armas nucleares no pueden coexistir.

Hoy, quiero que sientan en esta sala la presencia de todos los que perecieron en Hiroshima y Nagasaki. Quiero que sientan, por encima y alrededor de nosotros, una gran nube de un cuarto de millón de almas. Cada persona tenía un nombre. Cada persona fue amada por alguien. Asegurémonos de que sus muertes no hayan sido en vano.

Tenía tan solo 13 años cuando los Estados Unidos lanzaron la primera bomba atómica, en mi ciudad Hiroshima. Todavía recuerdo vívidamente esa mañana. A las 8:15, vi un cegador destello blanco azulado desde la ventana. Recuerdo tener la sensación de flotar en el aire.

Cuando recuperé la conciencia en el silencio y la oscuridad, me encontré atrapada en el edificio derrumbado. Comencé a escuchar los gritos tenues de mis compañeros de clase: «Madre, ayúdame. Dios ayúdame.»

Entonces, de repente, sentí unas manos tocando mi hombro izquierdo, y escuché a un hombre decir: «¡No te rindas! ¡Sigue empujando! Estoy tratando de liberarte. ¿Ves la luz que entra por esa abertura? Arrástrate hacia ella lo más rápido que puedas». Mientras me arrastraba, las ruinas ardían. La mayoría de mis compañeros de clase en ese edificio murieron quemados vivos. Vi a mi alrededor una devastación total e inimaginable.

Veía pasar procesiones de figuras fantasmales. Grotescamente heridos, sangrando, quemados, ennegrecidos e hinchados. Faltaban partes de sus cuerpos. La carne y la piel colgaban de sus huesos. Algunos tenían globos oculares colgando en sus manos. Algunos con sus estómagos abiertos de golpe, sus intestinos colgando. El hedor nauseabundo de carne humana quemada llenó el aire.

Y así fue como con una bomba mi querida ciudad fue borrada. La mayoría de sus residentes eran civiles que fueron incinerados, vaporizados, carbonizados, entre ellos, miembros de mi propia familia y 351 de mis compañeros de clase.

En las semanas, meses y años que siguieron, muchos miles más morirían, a menudo de forma aleatoria y misteriosa, por los efectos retardados de la radiación. Aún hoy, la radiación está matando a los sobrevivientes.

Cada vez que recuerdo a Hiroshima, la primera imagen que me viene a la mente es la de mi sobrino de cuatro años, Eiji, su pequeño cuerpo transformado en un trozo de carne fundido irreconocible. Siguió suplicando por agua con voz débil hasta que su muerte lo liberó de la agonía.

Para mí, él vino a representar a todos los niños inocentes del mundo, amenazados como están en este momento por las armas nucleares. Cada segundo de cada día, las armas nucleares ponen en peligro a todos los que amamos y a todo lo que apreciamos. No debemos tolerar esta locura por más tiempo.

A través de nuestra agonía y la lucha por sobrevivir y reconstruir nuestras vidas desde las cenizas, los hibakusha nos convencimos de que debemos advertir al mundo sobre estas armas apocalípticas. Una y otra vez, compartimos nuestros testimonios.

Pero aún algunos se negaron a ver a Hiroshima y Nagasaki como atrocidades, como crímenes de guerra. Aceptaron la propaganda de que estas eran «buenas bombas» que habían terminado con una «guerra justa». Fue este mito el que llevó a la desastrosa carrera de armas nucleares, una carrera que continúa hasta nuestros días.

Nueve naciones aún amenazan con incinerar ciudades enteras, destruir la vida en la tierra, hacer que nuestro hermoso mundo sea inhabitable para las generaciones futuras. El desarrollo de las armas nucleares no significa la elevación de un país a la grandeza, sino su descenso a las profundidades más oscuras de la depravación. Estas armas no son un mal necesario; son el mal supremo.

El 7 de julio de este año, me sentí abrumada por la alegría cuando una gran mayoría de las naciones del mundo votaron a favor de la adopción del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares. Habiendo sido testigo de la humanidad en su peor momento, fui testigo, ese día, de la humanidad en su mejor momento. Nosotros, hibakusha, hemos estado esperando la prohibición durante setenta y dos años. Que este sea el comienzo del fin de las armas nucleares.

Todos los líderes responsables firmarán este tratado. Y la historia juzgará duramente a quienes la rechacen. Sus teorías abstractas ya no cubrirán la realidad genocida de sus prácticas. La «disuasión» ya no será considerada como un elemento disuasivo para el desarme. Ya no viviremos bajo una nube de miedo.

A los funcionarios de las naciones con armas nucleares, y a sus cómplices bajo el llamado «paraguas nuclear», les digo esto: escuchen nuestro testimonio. Presten atención a nuestra advertencia. Y sepan que sus acciones son consecuentes. Cada uno de ustedes es parte integral de un sistema de violencia que pone en peligro a la humanidad. Estemos todos alertas a la banalidad del mal.

A todos los presidentes y primeros ministros de todas las naciones del mundo, les ruego: únanse a este tratado; erradicar para siempre la amenaza de la aniquilación nuclear.

Cuando era una niña de 13 años, atrapada en los escombros humeantes, seguí presionando. Seguí moviéndome hacia la luz. Y sobreviví. Nuestra luz ahora es el tratado de prohibición. Para todos en esta sala y para todos los que escuchan alrededor del mundo, repito las palabras que escuché que me llamaban en las ruinas de Hiroshima: «¡No te rindas! ¡Sigue empujando! ¿Ves la luz? Arrástrese hacia ella «.

Esta noche, mientras marchamos por las calles de Oslo con antorchas encendidas, sigámonos el uno al otro en la oscura noche del terror nuclear. Independientemente de los obstáculos que enfrentemos, nos mantendremos en movimiento y seguiremos presionando y compartiendo esta luz con los demás. Esta es nuestra pasión y compromiso para que nuestro valioso mundo sobreviva.

Traducido del inglés por Alejandra Llano

Categorías: Internacional, Paz y Desarme
Tags: , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 06.12.19

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.