La gran estafa británica de la droga

13.11.2017 - Pressenza London

Este artículo también está disponible en: Inglés, Griego

La gran estafa británica de la droga
(Imagen de OpenDemocracy)

Por MORTEN THAYSEN 5 de noviembre de 2017 para openDemocracy

Los precios de los medicamentos están subiendo, paralizando nuestro NHS [1]. Y la defensa de Big Pharma (‘ la investigación es costosa’) omite un hecho crucial…

El año pasado, Martin Shkreli,”el hombre más odiado de Internet”, afirmó repetidamente que al subir el precio de los medicamentos contra el VIH, Martin Shkreli no estaba haciendo nada fuera de lo común. Exprimir a los servicios de salud y a los pacientes hasta el último centavo es la forma en que funciona la industria farmacéutica. Y eso es quizás lo único en lo que tenía razón.

Mientras que las compañías farmacéuticas multinacionales se han convertido en una de las industrias más rentables del mundo, han vendido la mentira de que están cobrando precios exorbitantes por sus productos que salvan vidas porque cuesta una fortuna investigarlos y desarrollarlos. Lo que no nos dijeron es que gran parte de esa investigación está financiada públicamente en primer lugar.

Un nuevo informe, Pills and Profits, de Global Justice Now y STOPAIDS ha revelado que las grandes compañías farmacéuticas están asumiendo el control de la investigación financiada por los contribuyentes británicos y vendiendo los medicamentos resultantes al NHS por un valor de más de 1.000 millones de libras esterlinas al año. Así que efectivamente estamos pagando dos veces por nuestros medicamentos – una vez para investigarlos y desarrollarlos, y otra vez para comprar los medicamentos terminados.

Esto no es sólo un escándalo de que el dinero de los contribuyentes se utilice para apoyar las ganancias de algunas de las corporaciones más ricas que el mundo haya visto jamás. La especulación corporativa de la investigación en salud pública ejerce una presión extrema sobre los presupuestos del NHS y, en algunos casos, impide a los pacientes acceder a los tratamientos que necesitan.

Ese fue el caso con el medicamento para el cáncer de próstata Abiraterone. El medicamento fue desarrollado en gran parte con financiación pública del Reino Unido y ha demostrado proporcionar una tasa de supervivencia 37% más alta para algunos tipos de cáncer de próstata. Pero American Janssen Pharmaceuticals (parte de la compañía farmacéutica más grande del mundo, Johnson & Johnson) compró los derechos del medicamento y exigió precios que dejaron al NHS incapaz de pagar el tratamiento de miles de pacientes en el espacio de dos años.

Ahora que finalmente está disponible en el NHS, Janssen está cobrando al NHS £98 por día por paciente por el medicamento, a pesar de que una alternativa genérica está disponible por menos de £11 por día por paciente. Eso es un fuerte aumento en algo que hemos gastado cantidades sustanciales de dinero desarrollando en primer lugar. Y el abiraterona es sólo uno de los muchos ejemplos de medicamentos desarrollados públicamente que rompen los presupuestos del NHS – otros incluyen tratamientos para la esclerosis múltiple y la artritis reumatoide.

Esto no es nada menos que un gran timo británico, donde las compañías farmacéuticas multinacionales compiten para obtener los beneficios más exagerados. Pero es nuestro servicio de salud el que se corta en el proceso. El año pasado, el NHS pagó 3.800 millones de libras esterlinas más por medicamentos que hace cinco años. Eso es más del doble de todo el déficit del NHS. Es particularmente enfurecedor, ya que muchos de los medicamentos más caros han recibido fondos sustanciales de investigación del estado británico, incluyendo el primer y cuarto lugar en la lista de medicamentos más costosos para el NHS de Inglaterra.

La investigación sobre salud pública en el Reino Unido ha dado lugar a algunos de los mayores avances en medicina en las últimas décadas. Pero los logros de los científicos de las universidades británicas deberían ser motivo de orgullo, no de bancarrota. A medida que el NHS se enfrenta a otra crisis invernal, es hora de que los políticos se enfrenten a las grandes empresas y tomen medidas reales para salvaguardar nuestro servicio de salud. Como mínimo, deberíamos exigir precios asequibles para los medicamentos que han recibido financiación de los contribuyentes. Pero a largo plazo, sin embargo, tenemos que poner fin a la privatización de la investigación pública para asegurarnos de que desarrollamos medicamentos que beneficien a los pacientes en lugar de cubrir los bolsillos de las empresas.

Esta transformación también es urgentemente necesaria más allá de este país. Como tercer mayor financiador de la investigación médica después de los EE. UU. y la UE, un cambio en el Reino Unido podría suponer una enorme diferencia para las personas de todo el mundo que no tienen acceso a los medicamentos. Se calcula que unos 10 millones de personas mueren innecesariamente cada año en todo el mundo porque no tienen acceso a los medicamentos que necesitan, la mayoría de ellas en países pobres y de ingresos medios. Cualquier político que acepte ese reto podría acabar siendo la persona más querida en Internet.

Sobre el autor

Morten Thaysen es gerente de campañas y políticas en Global Justice Now, que organiza una gira de oradores de Sick Of Corporate Greed del 31 de octubre al 9 de noviembre de 2017.

  1. Servicio Nacional de Salud del Reino Unido
Categorías: Europa, Salud
Tags: ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Video presentation: What Pressenza is...

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.