Beatrice Fihn, ICAN: Sea que pienses que está bien matar a civiles con armas nucleares, o no. ¿Por qué construiríamos puentes para eso?

07.09.2017 - Tony Robinson

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Griego

Beatrice Fihn, ICAN: Sea que pienses que está bien matar a civiles con armas nucleares, o no. ¿Por qué construiríamos puentes para eso?
Beatrice Fihn en la reunión de los activistas del ICAN, 2 de julio de 2017. (Imagen de Ralf Schlesener para ICAN)

En la conferencia «Salud a través de la Paz» organizada por Medact, la organización afiliada del Reino Unido de los Médicos Internacionales para la Prevención de la Guerra Nuclear, Beatrice Fihn, Directora Ejecutiva de ICAN (Campaña Internacional para Abolir Armas Nucleares) fue invitada a la plenaria de apertura para hablar sobre el texto recientemente aprobado del Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares. Pressenza tuvo la oportunidad de llevar a Beatrice a tomar un café y descubrir cómo ha sido la vida de esta indomable activista desde que se aprobó el tratado, cómo llegamos aquí y hacia dónde vamos.

«¡Pasé la noche después de que el tratado fuera aprobado celebrando con ICAN en un bar, bebiendo coca cola y comiendo patatas fritas desesperadamente tratando de permanecer despierta!» Hmmm, la fiesta no suena tan fabulosa como la habíamos imaginado en Budapest, pero la sensación de alivio y el desborde de emociones inmediatamente después de la votación, tuvo que haber sido agotador.

Pressenza: Volviendo a todo este proceso que comenzó en 2009 con el lanzamiento de ICAN, usted ha visto el proceso desde el principio. ¿Cuándo fue el momento en que pensó: “¡Guau! Vamos a conseguir un tratado. Vamos a ser capaces de hacer esto”?

Beatrice Fihn: No estoy segura. Yo andaba escéptica al principio. Cuando dijeron: “vamos a prohibir las armas nucleares sin los estados con armas nucleares”, yo no estaba 100% involucrada cuando escuché la idea, lo que creo que es natural, especialmente si su experiencia es con armas nucleares, porque no es así como hacemos las cosas en el campo de las armas nucleares. Estamos allí, y discutimos, y llamamos a las puertas de los estados con armas nucleares y decimos, «por favor, por favor, por favor, hagan algo», y no lo hacen y nos vamos a casa e intentamos de nuevo la próxima vez. Así que pienso que la primera vez que fui un poco como, «¿Qué va a ser eso? No lo creo.» Pero luego fui a Oslo [la primera conferencia sobre el impacto humanitario de las armas nucleares]. Había visto la declaración humanitaria en 2012, y pensé que era bastante buena. Pero la primera vez que sentí como si estuviéramos en algo fue en el foro de la sociedad civil en Oslo, cuando la Secretaria de Estado de Noruega, Gry Larsen, dio un discurso, y ella describió cómo Noruega acababa de ser desmembrada por el P5, que había tomado la decisión de no venir sólo unos días antes, y lo describió a la audiencia.

Estábamos realmente nerviosos en ICAN sobre cómo la gente reaccionaría frente a P5 boicoteando la conferencia porque era la primera vez que boicoteaban algo. No sucedió antes porque nadie impulsó algo que no harían.

Por lo tanto, ella dijo: «Sí, bueno tuve una visita en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Los embajadores del P5 se acercaron y dijeron sus argumentos, ¿y qué puedo decir? ¡No eran muy convincentes!» Y toda la audiencia se rio, y esa fue la primera vez que nos reímos del P5 y recuerdo haber estado pensando: «¡Vaya! Esto es diferente, esto cambia todo.»

Porque se trata de dinámicas del poder. Y a nadie le importó que no vinieran, y no les importaba porque ella tenía la confianza para decir que no importaba. Tuvimos la confianza de seguir adelante y creo que también es de lo que hablamos en la Conferencia de Viena [la tercera conferencia sobre el impacto humanitario de las armas nucleares]. Teníamos este tema, «el coraje de prohibir las armas nucleares». Y realmente no se trata solo de que un Ministro de Relaciones Exteriores tenga el coraje, sino también nosotros como individuos que se atreven a pensar que esto importará, atreviéndose a enfrentar a las personas que nos encontramos en las fiestas y nos dicen algo así como: «Oh, sí. Tú trabajas en temas relacionados con armas nucleares. Que tonto. Eso no va a suceder.»

Se necesita mucho valor personal para pensar que podríamos hacer algo y que podríamos manejar algo, y que tal vez no funcionaría, pero lo vamos a hacer de todos modos. Así que en Oslo, no sabía que íbamos a conseguir un tratado. Se sentía muy lejos, pero de todos modos se sentía como si ya estuviéramos en algo.

PZ: Dado el ritmo glacial del proceso del TNP, realmente se ha sentido como un torbellino, ¿no? Porque cada año hay algo; las conferencias humanitarias, el grupo de trabajo de composición abierta, la resolución de la Asamblea General, y luego conseguimos un tratado.

BF: Creo que mucha gente piensa que todos los pasos fueron pre-planeados, pero realmente no sabíamos lo que iba a pasar después del siguiente paso. Creo que también habla un poco de la importancia de hacer cosas, incluso si no sabes dónde vas a terminar, sigues avanzando, porque el plan no era un grupo de trabajo de composición abierta [la Conferencia de las Naciones Unidas encargada de adoptar medidas para el desarme nuclear], y luego una resolución [en la ONU] y luego un proceso de la Asamblea General. Quiero decir que queríamos la conferencia de Oslo, y luego queríamos ir inmediatamente a las negociaciones, y luego, «oh seguro, otra conferencia, eso es bueno», y luego Nayarit [la segunda conferencia sobre el impacto humanitario de las armas nucleares], y el punto de no retorno y nos encontramos en algo como: «¡Ajá! El próximo será el mandato para las negociaciones.» Y en Viena obtuvimos la promesa, «Ok, vamos a ir con eso.» Y esperábamos que hubiera una conferencia de Sudáfrica [negociaciones de tratados] y que no ocurrió, y el TNP se produjo [estancamiento en la conferencia del TNP de 2015 en la que no se llegó a un consenso], y fue un gran lanzamiento, pero no hubo conferencia y se convirtió en un Grupo de Trabajo de composición abierta. Tienes que ir ajustando un poco, pero se ha estado avanzando todo el tiempo. Por lo tanto, creo que para las personas que están en el exterior se ha visto muy sencillo, como todos los pasos seguidos uno tras otro, mientras que, obviamente, internamente ha sido un poco caótico.

PZ: Háblame de las disposiciones del tratado. Muchas personas de las organizaciones de la sociedad civil, especialmente la PAX, esperaban que hubiera una mención específica de una prohibición de financiamiento. ¿Cree usted que eso, al no ser mencionado específicamente en el tratado, le quita importancia, o crea problemas para que la sociedad civil avance?

BF: No. Obviamente, nos hubiera encantado haberlo tenido porque, si es explícito, no tenemos que pasar por la molestia de discutirlo a nivel nacional. Pero al mismo tiempo, la coalición de municiones en racimo ha hecho una gran campaña, los bancos se han desligado de otras armas debido a la disposición sobre la asistencia; por lo que ya es un precedente que los bancos consideren el tratado. Susi Snyder, de la campaña de PAX, «No financies la bomba«, ha hablado con algunos bancos y dicen: «Ni siquiera es cuestión de asistencia, se trata de la prohibición. Si está prohibido y mi estado lo ha firmado, no podemos hacerlo. No importa si el financiamiento está específicamente prohibido, ¿por qué invertiríamos en un arma prohibida?»

Así que creo que todavía está bien. Quiero decir, obviamente, nos hubiera gustado que fuera más explícito y muchos estados estaban preocupados por ponerlo porque no sabían hasta qué punto eso sería interpretado. ¿Serías capaz de comprar aviones de Boeing? Obviamente, esa no es nunca la definición de financiamiento, sino las armas nucleares y los componentes, no sólo las cosas en general de la misma empresa. Por lo tanto, me hubiera que fuese un poco más fuerte, que hubiese sido agradable también, pero vemos cómo estas leyes son cada vez más progresivas a lo largo de los años. La convención sobre municiones en racimo fue la primera con asistencia a las víctimas, y ahora también incluimos esa disposición en este tratado, que fue realmente genial, y recibimos reparaciones ambientales, y los activistas ambientales no estaban contentos con ello [pensaron que podría haber sido más fuerte], pero al mismo tiempo es la primera vez que entramos en un tratado, lo que significa que la próxima vez que entre en un tratado será realmente bueno, y luego la próxima vez podremos obtener una prohibición explícita de financiamiento. Por lo tanto, creo que el derecho internacional está evolucionando.

PZ: La otra cláusula que fue un poco controvertida fue la cláusula de retiro. ¿Cómo llegó eso?

BF: Fue un momento tan dramático en la última sesión cuando pasaron por el tratado, y fue casi totalmente eliminado. ¡Dios mío, eso fue tan dramático! Así que creo que este tratado viene desde un punto de vista humanitario, pero siguen siendo armas nucleares, y sigue siendo una muy tradicional mentalidad NPT y WMD. Así que creo que la cláusula de retirada es realmente el choque de dos perspectivas: seguridad y humanitaria. Obviamente, nos habría gustado no tener una cláusula de retirada y dejar que los gobiernos argumenten su manera de salir de ella si realmente tienen que hacerlo e ir a los tribunales para probarlo. Pero de otra manera queríamos que el período de retiro fuera largo, que nos quedó en12 meses, lo cual fue bueno, y el hecho de que no se pueda retirar si se está en un conflicto armado, porque eso es lo que otros tratados humanitarios contemplan (minas terrestres, municiones de racimo), pero luego tienen esto de las armas biológicas y las convenciones de armas químicas que hay un interés supremo que realmente socava todo el material humanitario. Así que, básicamente, ponen las dos cosas juntas. La cosa es, no debemos hacer que sea más grande de lo que es. Si un estado quiere retirarse, claramente lo van a hacer de todos modos. Si quieren desarrollar armas nucleares, lo harán. Es molesto que haya «intereses supremos» porque de alguna manera todavía alimenta la narrativa de que hay ciertos intereses, hay ciertas razones para tener armas nucleares, lo cual es solo contrario a todo el principio del tratado, que los prohíbe en cualquier circunstancia.

Así que es molesto, pero en la práctica no creo que importe.

PZ: Así que tenemos un tratado y va a estar abierto para firmar el 20 de septiembre. ¿Tiene alguna idea de cuántos países van a hacer cola para firmar? Vi un tweet de Austria diciendo que van a firmarlo.

BF: Son los únicos que lo han dicho en público. ¡Tenemos uno! No, creo que estamos bastante seguros de que podemos llegar a cien relativamente rápido. Pero no voy a definir exactamente lo que es «relativamente rápido», como me gustaría que fuera. Es un poco difícil porque es la semana de alto nivel de la Asamblea General de la ONU. Así que es justo cuando los jefes de estado están en la ciudad y el calendario de reuniones es una locura. Cada jefe de estado está llegando en un momento diferente. Por lo tanto, es posible que algunos países no estén allí durante las dos horas de la ceremonia de firma, pero si todavía quieren firmarla pueden hacerlo dos o tres días después. Pero al mismo tiempo no estamos escuchando a nadie que no quiera firmarlo.

Hemos escuchado de Suecia y Suiza que están haciendo profundos exámenes jurídicos internos y que probablemente no estarán listos para el 20 de septiembre. El Parlamento sueco abre el 16 de septiembre y quieren hablar al respecto en el Parlamento. Nueva Zelanda tiene una elección el 23, por lo que no se les permite firmar. No es una buena práctica firmar un tratado tres días antes de las elecciones generales. Así que podría quedar para que el nuevo gobierno lo haga.

Así que tiene un par de esas cosas. Pero muy pocos países han dicho: «No vamos a firmar», y de los países que participaron, ninguno lo ha dicho, por lo que básicamente sólo se trata de asegurarse de que aparezcan ese día trayendo sus credenciales.

Sin embargo, hay mucha presión de los estados con armas nucleares. Los documentos han salido, nuevas gestiones. En particular, en Suecia. Amenazas directas para dejar de comprar armas a compañías suecas. Así que veremos cómo toma forma esa presión, pero creo que va a ser bueno y vamos a tener un montón de países, tal vez setenta u ochenta.

PZ: ¿Entonces ya entra en vigor muy rápidamente?

BF: Bueno, se necesita la ratificación para seguir, y eso llevará tiempo, por supuesto, porque se necesita para demostrar que, o ya se tiene la ley adecuada o se pasa una nueva. Puede ser que los estados de la zona libre de armas nucleares ya tengan uno, pero todavía necesita la aprobación del parlamento y eso puede tomar meses o años. Así que sin duda hay tareas para los que hacen campaña.

PZ: Esa es justamente mi próxima pregunta. Una de las cosas fantásticas de ICAN ha sido su capacidad para traer sangre nueva, a los jóvenes, al desarme nuclear. ¿Ha tenido tiempo desde el tratado para pensar en los próximos pasos, la próxima campaña, cómo seguir transmitiendo y motivando a la gente nueva esa información increíblemente importante sobre el impacto humanitario de las armas nucleares?

BF: Un poco. Como sabes, firmar y ratificar será una gran parte de lo que hacemos. Creo que eso es bueno también para los niveles de energía de las personas, y una de las razones más importantes de nuestro éxito es que hemos tenido éxito. Ello contribuye a fortalecer, en cierto modo. Eso ha sido gracias a la capacidad de convencer a los gobiernos que son estados no armados nuclearmente, y cuando algún país firmó el compromiso [la promesa humanitaria que viene de la conferencia de Viena] o alguna de las declaraciones de firma, todos hemos celebrado como campaña. Incluso los activistas en los Estados Unidos o en el Reino Unido, donde simplemente te sigues golpeando la cabeza y no llegas a ninguna parte, llegan a sentirse parte de esto cuando ven que los números aumentan y el apoyo crece, y creo que es importante para la gente para mantener los niveles de motivación.

Por lo tanto, firmar y ratificar será una parte importante, pero también queremos reunir a la gente en particular en países paraguas [países que tienen acuerdos en los que Estados Unidos usará armas nucleares en su nombre], para hablar sobre cómo utilizar este tratado de la mejor manera. Porque creo que el hecho de que tenemos un tratado es importante. [Jeremy] Corbyn dijo algo al respecto: «Bueno, sabes que estos estados han prohibido armas nucleares». Legitima el tratado. Casi en la forma en que la charla de Obama en Praga legitimó el trabajo en este asunto. Mucha gente se quejó de que no hizo lo suficiente, pero ese discurso era importante para nosotros, porque hacía parecer que no era ingenuo trabajar en este tema. En realidad, era algo que incluso el Presidente de los Estados Unidos pensó que era importante, aún si no hizo nada al respecto.

Pero tener el tratado hará que sea más fácil para la gente nueva venir a bordo porque hay un tratado internacional. No se puede negar eso, e incluso los oponentes van a tener que ver con ello. Así que todo ha dado un salto, y ahora esta es la base desde donde lanzamos nuestros nuevos proyectos y esfuerzos. Creo que va a ser útil. Creo que tenemos que trabajar mucho más duro en los países europeos, también en los estados con armas nucleares, la construcción del apoyo público. Hay un gran debate ahora sobre la firma de Suecia porque hubo un periódico que filtró información sobre la presión de los Estados Unidos.

Tenemos que derribar esa idea de que estar a favor de la prohibición de las armas nucleares es una política de izquierda radical, y volver a ponerlo como una cuestión humanitaria. Tenemos que hacer que justifiquen por qué quieren usar armas nucleares, por qué quieren usar armas de destrucción masiva para matar indiscriminadamente a civiles. ¿Por qué esa no es la pregunta? En lugar de, ¿por qué quieres arruinar nuestros acuerdos de seguridad? Nos ponen en la posición en la que somos los que tenemos que discutir, mientras que deben ser ellos los que defiendan por qué quieren un arma de destrucción masiva, y para qué van a usarla, y cómo van a usarla.

PZ: ¿Tiene algún plan para las reuniones de los activistas de ICAN?

BF: ¡Muchos planes, no hay dinero! Necesitamos recaudar un poco de fondos. Se dedicó mucho dinero a las negociaciones. Así que tenemos que repensar algunos planes ahora. Hay un par de cosas realmente interesantes que tenemos que hacer con respecto a la campaña «No financies la bomba». Me encantaría hacer algún trabajo sobre Asistencia a Víctimas y Reparación Ambiental; cosas muy prácticas que la gente puede hacer para que este tratado tenga un impacto, incluso si no está siendo firmado. Pero luego, por supuesto, también creo que necesitaríamos una reunión de campaña pronto, tal vez a principios de 2018. En algún lugar de Europa tal vez, un paraguas, no un gran espectáculo, sino una reunión realmente práctica: ¿qué hacemos ahora, cuál es el enfoque, cómo vamos a mover las cosas? Pero también estoy pensando en algún tipo de producto, ya sabes el monitor de minas terrestres, el monitor de municiones en racimo que puede llamar la atención de los medios.

No creo que debamos hacer exactamente eso, pero estoy pensando, especialmente mirando a Corea del Norte, sobre cómo realmente deberíamos ser capaces de describir las actividades de los Estados nucleares desde la perspectiva del tratado. Estados Unidos y Corea del Norte están probando estos misiles preparándose para usar armas nucleares en las ciudades, en los civiles, y eso es inaceptable, y otros estados la han prohibido. El Reino Unido está invirtiendo en nuevos submarinos que van a lanzar estas armas que van a apuntar ciudades y civiles. Esa es una conducta inaceptable. Ese tipo de material es necesario para que entremos a trabajar, un poco más de lo que hemos hecho, con los expertos técnicos en armas nucleares, porque hemos estado muy concentrados en las negociaciones políticas en Estados Unidos, que es su propio mundo, pero ahora tenemos que mirar los arsenales reales y cómo se están utilizando.

PZ: Sí, se trata de crear conciencia, crear conciencia en el público y levantar el suficiente polvo, de modo que los políticos no tengan otra alternativa que adoptar políticas favorables a la prohibición.

BF: Y hacer a los políticos responsables de la posesión de armas nucleares. Ahora tenemos en Suecia y Noruega grandes debates sobre este tratado y cómo muchos políticos se sienten cómodos diciendo que necesitamos ser capaces de tener armas nucleares para protegernos. Pero en su lugar deberíamos hacer que se sientan responsables de decir: «Necesitamos ser capaces de asesinar a civiles en masa para protegernos a nosotros mismos». Quiero decir que es lo que necesitamos que ellos reconozcan, para exponer lo que realmente están proponiendo hacer. Las armas nucleares no son un vacío mágico, creadoras de seguridad, son en realidad armas que están destinadas a ser usar en algo. Para que la disuasión funcione, usted tiene que estar listo para borrar una ciudad entera, lo que es ilegal bajo la ley humanitaria. ¡No puedes hacer eso! Eso no es algo para estar orgulloso, o para pensar que se tiene una posición poderosa. Así que creo que tenemos que estar exponiendo todos los ejercicios, las inversiones, y cada vez que hagan algo que hoy en día es ilegal bajo este tratado, necesitamos destacar ese comportamiento inaceptable.

PZ: Señalando la hipocresía, en realidad.

BF: Sí.

PZ: Debe haber sido un tiempo increíblemente estresante para ti los últimos nueve años y debe haber habido momentos en que pensaste: «Oh, Dios mío, esto es tan difícil». ¿De dónde te has inspirado? Qué es lo que te ha dado la fuerza para decir: «¿Sabes qué? Es realmente difícil, pero tengo que continuar». ¿De dónde viene eso?

BF: Creo que de todos los colegas. Quiero decir, sin duda, de todas las organizaciones asociadas y todos estos individuos realmente increíbles dentro de esta red, tanto en ICAN como en el lado del gobierno y del CICR. Es simplemente gente muy brillante y nos hemos divertido mucho en ICAN y creo que también es una de las claves. Usted sabe que tiene que divertirse, porque si es divertido, entonces realmente no importa lo que algunos ancianos en los EE.UU. tuiteen sobre la prohibición. Sabemos que estamos haciendo lo correcto, y es suficiente. Y no tenemos que convencer a todos en este momento. Y eso mismo genera más poder a la iniciativa. Creo que una de las cosas que usted puede ver es la frustración de los estados con armas nucleares, porque no nos importa si están allí o no. Realmente está cobrando un peaje en ellos, porque básicamente hemos creado nuestra propia posición de poder, y seguimos avanzando, sin reconocer su autoridad sobre nosotros.

Cada vez que voy a D.C. o incluso a Londres, están esas reuniones, y uno piensa que esto es tan difícil, y uno ve esos tweets y estos artículos basureando el tratado, bla, bla, bla. Entonces te sientes realmente deprimido y piensas que todo es una tontería y nadie está cambiando de opinión, y luego te reúnes con la gente que ha estado trabajando en esto. Y uno ve que es simplemente impresionante. ¡Acabamos de hacer esto y ahora tenemos el tratado!

Así que creo que también tienes que bajar tus ambiciones. Algo así como, “bueno, tal vez no va a cambiar el mundo, probablemente no lo hará de una manera.” Creo que un mundo sin armas nucleares va a ser exactamente lo mismo que un mundo con armas nucleares. Realmente no creo que haya una diferencia, dado que tenemos suficiente armamento convencional para volar tanto como queramos. Simplemente no tendría armas nucleares, y eso es algo bueno. Así que también estoy tratando de no poner demasiadas altas exigencias en nosotros mismos, en ICAN, ¡pero hicimos un tratado y eso es bueno!

Como se dijo en el panel esta mañana, logramos poner algún tipo de objetivo normativo en un documento legal que va a ser el derecho internacional. Ustedes saben que pueden argumentar tanto como les guste que no significa nada, que no afecta a estos países. ¡Pero sigue siendo un tratado y va a ser una ley internacional, y eso es muy bueno!

Y esa actitud, sólo se puede tener si se rodea de otras personas que están trabajando en este tema. Muchas personas que lo han hecho con minas terrestres y municiones de racimo, tienen ese tipo de actitud, que esto es absolutamente posible. No escuchamos a aquellos que dicen solo las cosas negativas y nos dicen que estamos equivocados todo el tiempo.

Me refiero a esta idea de tener consenso. ¿Por qué nos esforzamos por eso? Porque si todos estuvieran de acuerdo… Quiero decir, miremos el mundo, es bastante horrible, en cierto modo. Si todos estuvieran de acuerdo en hacer algo no cambiaría nada. Así que para hacer un cambio, tiene que confrontarse. Nos hemos inspirado mucho en otros tratados, por supuesto. Pero también de los grandes movimientos sociales como los derechos civiles, el derecho de las mujeres a votar, el anti-apartheid, y esos activistas también fueron marginados, fueron llamados locos, la gente dijo que eran demasiado agresivos y que tenían que comprometerse.

Me refiero a imaginar a la gente diciendo que tenemos que comprometernos con los nazis. «Vamos a encontrar un terreno común aquí, construir un puente entre los nazis y los no-nazis, tal vez un poco de nazismo esté bien, pero no demasiado.» ¡Es simplemente ridículo! Sea que estés de acuerdo con matar a civiles con armas nucleares, o no. ¿Por qué construiríamos puentes para eso?

Categorías: Entrevistas, Europa, Paz y Desarme
Tags: , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.