Por la paz

25.04.2017 - Raoul Marc Jennar

Este artículo también está disponible en: Francés

Por la paz

Estamos gobernados por irresponsables o por cobardes, a menudo por ambos. Si fuera de otro modo, los pueblos no habrían padecido las dos guerras mundiales. Porque la guerra no es una fatalidad, aunque haya factores y actores que la impulsan.

Hace tres años que conmemoramos la guerra 1914-1918. La conmemoramos mecánicamente, porque la compasión se convirtió en un comportamiento de circunstancia. Conmemoramos sin consecuencia. ¿Dónde están los coloquios, los libros, los debates que debieran interrogar las causas de esta terrible carnicería que engendró una segunda aún más espantosa? ¿Dónde están los análisis de los errores políticos cometidos por los distintos gobiernos?

Estoy consternado por la facilidad con la que usamos la palabra “guerra”. Por cierto, el vocabulario guerrero que utilizan los políticos con frecuencia sirve muy bien al deseo de hacer creer que son hombres poseedores de orden y autoridad. Así hemos visto un candidato de las elecciones primarias del partido socialista preocupado por mostrar su imagen de jefe, afirmar sin risas que Trump le había “declarado la guerra a Europa”. ¿Y por qué no, ya que estamos, retomar los dichos de Churchill y anunciar sangre lágrimas?

Hay palabras que tendríamos que usar con cuentagotas, y esa que designa la peor de las calamidades, la guerra, es una de ellas. Hasta el terrorismo, que provoca tanto sufrimiento, no es en nada comparable a lo que es la guerra tal como la conocimos en sus dimensiones mundiales o como la que ocurrió en Vietnam y sigue ocurriendo en el Medio Oriente.

Y ya hemos visto las consecuencias catastróficas de los conflictos provocados por los aprendices de brujo que sumieron a Afganistán, Irak, Libia en el caos, que causaron centenares de miles de víctimas.

¿No es inquietante ver cómo creció la popularidad del jefe de Estado cada vez que se erigió en “jefe de guerra”?

El exceso en los dichos no es más que el arte de los bufones y de los payasos. ¿Acaso no son bufones y payasos, por lo demás bastante peligrosos, los que provocaron la peor de las calamidades? Bufones siniestros como Guillermo II, Hitler, Saddam Hussein, Gadafi; pero, frente a ellos, payasos peligrosos como Asquith y Viviani, Chamberlain y Paul Reynaud, G.W. Bush y Sarkozy.

El uso de un vocabulario belicista puede conducir a comportamientos consecuentes con ello. La paz se ha transformado en un verdadero tema de preocupación.

Categorías: Europa, Opiniones, Paz y Desarme
Tags: ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 22.01.20

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.