Reflexiones sobre autocuración, por Hugo Novotny

21.07.2016 - Buenos Aires - Redacción Madrid

Este artículo también está disponible en: Francés, Alemán, Portugués, Griego

Reflexiones sobre autocuración, por Hugo Novotny

Uno de los grandes aportes de Silo[1] a la humanidad, si no el mayor en mi opinión, ha sido la horizontalización del acceso a lo Profundo y la internalización de las referencias.

Esto implica, por primera vez en la historia humana, una espiritualidad sin sacerdotes ni jerarquías, un ceremonial que puede ser practicado – y oficiado – por cualquier persona, sin preparación ni formación previa, por sólo contar con el texto de la ceremonia y realizarla con el mejor corazón. Así como la prescindibilidad de todo maestro físico, externo, reemplazado por el guía interno, configurado o develado por el propio trabajo personal, incluso para el propósito supremo del contacto con lo Sagrado, lo Innombrable.

A lo largo de las civilizaciones y las épocas han cumplido estas funciones distintas entidades. El chamán reunía en sí todas las funciones: sacerdote, brujo, curandero, consejero, educador, para la familia, tribu o pueblo al que servía.

A medida que se fue complejificando la organización social estas funciones se fueron distribuyendo entre diferentes personas. Aún cuando, en el caso de la medicina, siempre ha estado íntimamente ligada a la religión en las cosmogonías más importantes: la religión védica y la medicina ayurveda, el taoísmo y la medicina china, el budismo y la medicina tibetana, la espiritualidad tiahuanaco y los kallawallas andinos, etc.

Con el avance del positivismo, la ciencia se fue apartando aceleradamente de la espiritualidad, surgiendo la dialéctica ciencia-religión tan propia de la civilización occidental de los dos últimos siglos. Fenómeno que también afectó a la medicina, avanzando hacia una creciente especialización en compartimentos estancos, perdiéndose la cualidad de integralidad y también el vínculo con lo psicológico, lo afectivo y lo espiritual, subordinados a la supremacía de la tecnología y el “criterio de verdad” dictado por los laboratorios farmacológicos multinacionales.

Pero ya en las últimas décadas de nuestro tiempo, en la medida que una creciente necesidad de renovación espiritual comienza a hacerse sentir en las personas y la generalización de internet y las redes sociales pone a la mano de grandes conjuntos el acceso a la memoria colectiva de todas las épocas y culturas, esta situación comienza a modificarse. El “enfermo” puede ahora disponer de los conocimientos y experiencias de muchos que han pasado por su misma situación y de gran cantidad de opciones entre las cuales elegir para afrontar su disfunción y superar el dolor que experimenta. Al mismo tiempo que va emergiendo nuevamente la certeza vivencial, respaldada por innumerables testimonios personales, de que “todo está relacionado”: el cuerpo y la mente, los afectos y las dolencias, la enfermedad y la energía que se bloquea o acumula.

En este contexto irrumpe el Mensaje de Silo, con su horizontalización del acceso a lo Profundo e internalización de las referencias. Con la curación del sufrimiento; un camino de superación del dolor y el sufrimiento en uno mismo, en el prójimo y en la sociedad humana. Con su amor al cuerpo, a la naturaleza, a la humanidad y al espíritu[2]. Y su concepción psicológica de una conciencia activa, intencional, constructora de realidades dignas de ser amadas[3].

En esta nueva atmósfera espiritual es ahora posible intuir un nuevo concepto de curación intencional, de autocuración; en la que el rol activo de quien sufre una disfunción física, su intención de superar el dolor y el sufrimiento a él ligado, adquieren un protagonismo decisivo. Sin negar el beneficio que pueda aportarle en esa tarea el avance de la ciencia y la tecnología, la persona está ahora en condiciones de elegir entre diferentes opciones de curación y tomar el timón de su propio proceso, asistida por médicos y otros trabajadores de la salud que lo ayuden a lograr su objetivo.

En esta nueva atmósfera espiritual es también enormemente significativo el apoyo y acompañamiento de otros, seres queridos, que tanto como él quieran su curación. El ámbito ceremonial del Mensaje resulta de lo más propicio para clarificar y fortalecer, tanto el propio propósito como el sostén afectivo-energético de su medio inmediato.

 

Hugo Novotny. Investigador del Parque de Estudio y Reflexión «Carcarañá», Argentina. Miembro de la Comunidad del Mensaje de Silo. Mail: hugonov@gmail.com / Web: www.parquecarcarana.org

[1]    Silo: seudónimo literario del pensador, escritor y guía espiritual Mario Luis Rodríguez Cobos (Mendoza, Argentina, 1938-2010) www.silo.net

[2]    El Mensaje de Silo  www.silo.net/es/message/index

[3]    Silo. Apuntes de Psicología www.silo.net/es/collected_works/psychology_notes

Categorías: Humanismo y Espiritualidad
Tags: , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.