Es la guerra a la paz

11.10.2015 - Gianmarco Pisa

Este artículo también está disponible en: Italiano, Alemán

Es la guerra a la paz
(Imagen de http://cuneofotografie.blogspot.it/2014_06_01_archive.html)

La tragedia ocurrida en Ankara, capital de Turquía, el sábado 10 de octubre, es una tragedia de proporciones históricas debido a la escala de la masacre y la gravedad de sus consecuencias. La procesión de los manifestantes, en su intento por celebrar la democracia y la paz, con una acción grande y colorida, acababa de dar solo los primeros pasos y coreografías, cantando las primeras canciones, coros y lema, cuando el evento fue objeto de un ataque terrorista devastador. Dos bombas explotaron en el corazón de la procesión, dejando, según los últimos datos oficiales, 95 muertos y 250 heridos. Ya se dijo al principio: una masacre brutal de proporciones colosales.

La procesión iba a ser el punto culminante de una protesta en la que se entrelazan tres demandas principales: por la paz, contra la nueva escalada de la violencia y agresión militar en contra del pueblo kurdo y su representantes políticos legítimos, de los cuales el gobierno turco es responsable; por la justicia social y por trabajos con mejores salarios y contratos para todos los trabajadores del país, desde las categorías más abiertamente amenazadas por la crisis y el cierre económico, así como la reducción de los derechos y espacios para los sindicatos, por lo que también está atravesando Turquía; por la libertad sindical y la democracia, en vísperas del 01 de noviembre, fecha de elecciones importantes cargadas de tensiones, cuando se vuelva a votar por nuevas elecciones parlamentarias en el país.

El evento era, por tanto, una gran manifestación por la paz y la democracia. Fue convocado por el DISK (Confederación de Sindicatos de Trabajadores Revolucionarios), KESK (Confederación de Sindicatos de Trabajadores Públicos), TMMOB (la Cámara de Arquitectos y Sindicatos de Ingenieros de Turquía), y TTB (la Cámara de Médicos de Turquía). Además, el evento contaba con la adhesión y el apoyo, pero también con la activa e importante participación del HDP (Partido Democrático del Pueblo), EMEP (Partido del Trabajo) y un gran número de partidos políticos, organizaciones políticas y grupos sociales, pertenecientes todos a la línea de las fuerzas progresistas. Una demostración democrática, política y social, donde se unieron a las demandas sociales de los trabajadores del sector público, los funcionarios públicos, profesionales (principalmente médicos, arquitectos e ingenieros, pero, obviamente, no solo ellos), las demandas políticas, en primer lugar el HDP, que sigue siendo la fuerza emergente en el cuadro político turco.

Nacido como un partido pro-kurdo, expresión de la formación democrática de los kurdos en el país y una herramienta política de la batalla histórica por la autodeterminación y los derechos nacionales de los kurdos en Turquía, el HDP es ahora en realidad la expresión de una composición étnica y social mucho más amplia y articulada, no solamente por los kurdos, sino también por diferentes expresiones de formaciones de izquierda en el país; un partido de izquierda, de inspiración unitaria y progresista que se ha ganado, en los últimos comicios del 7 de junio, el 13 por ciento de los votos y 80 escaños en el parlamento, impidiendo así a la derecha de la AKP que gane la mayoría absoluta y que su jefe, el presidente Recep Tayyip Erdogan, lleve a cabo su plan y sistema presidencial autoritario.

Como ha sido señalado por varios observadores, las declaraciones «a posteriori» del mismo Erdogan («Condeno este ataque a la unidad y la paz en nuestro país»), choca con el enfoque adoptado por su partido en esta fase de transición y la decisión de militarizar el conflicto en Kurdistán, poniendo fin a las negociaciones de cinco años con las fuerzas políticas kurdas, iniciando una verdadera campaña militar contra el terrorismo y las regiones kurdas, con una formación de militares y policías sin precedentes en los últimos años. Cientos son las víctimas de esta campaña de terror desatada por el gobierno en el sur y este del país, y se estima que está en el orden de los miles, incluyendo soldados, policías, guerrilleros y civiles (entre ellos muchas mujeres, niños y ancianos), las víctimas de la campaña de terror llevada a cabo en los últimos meses.

Esta escalada también sirve para militarizar el «frente interno», para conservar la mayoría absoluta en el AKP, para detener por medio de la violencia el crecimiento de las formaciones democráticas y progresistas, para volver a poner al HDP bajo el umbral del 10%, con el fin de evitar que este partido supere la barrera y entre en vigor en el Parlamento. Si este es el diseño criminal de las fuerzas nacionalistas en el poder en Turquía, no es de extrañar, por desgracia, que nueve militantes del EMEP hayan muerto en el ataque y otros treinta militantes fueran heridos. No es sorprendente, incluso, la declaración del Secretario del HDP, Selahattin Demirtas, quien informó que las bombas alcanzaron sectores de los activistas del HDP. Cuando los ministros del Interior y de Salud del Gobierno turco se hicieron presentes en el lugar de la masacre, fueron fuertemente impugnados y rechazados por la multitud.

Este ataque terrorista apoya, por lo tanto, la campaña de terror realizada por Turquía en Kurdistán, la intervención activa de Turquía en apoyo de los grupos terroristas y la tarea de desestabilizar Siria, el ataque dirigido y sostenido por las fuerzas de la OTAN en Kunduz, en Afganistán, contra la guarnición de los Médicos Sin Fronteras. Ya no basta hoy con expresar el necesario dolor y la sincera solidaridad: bajemos a las calles, denunciemos la complicidad, unamos las voces y esfuerzos contra esta verdadera «guerra a la paz». Las fuerzas de la paz, la justicia y la democracia son llamadas una vez más a demostrar que son más fuertes que la reacción de la violencia y el terror.

* En la imagen, el “Monumento a la Resistencia de los Partisanos”, realizado por Umberto Mastroianni, por encargo de la ciudad de Cuneo. Tiene forma de cristal/explosión que mira hacia Boves, ciudad mártir. La obra, iniciada en 1964, se terminó en 1969 y se inauguró en presencia de Sandro Pertini, quien volvió a ser Presidente de la República. La obra, potente y evocadora es, según G.C. Argan, un ejemplo de «Poéticas de la resistencia»: cuneofotografie.blogspot.it

Categorías: Opiniones, Paz y Desarme
Tags: , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Día de la Noviolencia

Día de la Noviolencia

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.