El muelle de José Estelita, en Recife, Brasil es un blanco más para la especulación inmobiliaria que nos sofoca con concreto y acero. Sobrevivimos a la sombra del cerco de rascacielos que cubren la luz de nuestras ciudades, sin el derecho básico a la libertad de ser humanos. Y como reacción a eso una multidiversidad de Homo Sapiens grita: “Socorro, pero no corro!”. Esto es el Ocupe Estelita.

La ocupación del muelle de José Estelita comenzó el 21 de mayo, cuando um consorcio de constructoras inició la demolición de los antiguos almacenes de azúcar para implantar el proyecto “Nuevo Recife”. La demolición tuvo inicio a plena noche, pero un ciudadano que pasaba por ese lugar registró la acción con fotos que publicó en las redes sociales. Este mismo ciudadano pidió el permiso de demolición a los funcionarios que estaban en el local, pero le negaron su pedido. Como continuara pidiéndolo, nuestro ciudadano fue invitado a retirarse prometiéndosele presentar pronto el permiso. Cuando él se retiró, fue abordado por hombres armados con revólveres y pistolas que lo golpearon, quebraron su móvil y borraron las fotos que habia sacado.

La misma noche en que comenzó la demolición, otros ciudadanos, informados sobre lo que estaba ocurriendo a través de las redes, se dirigieron al muelle de José Estelita y consiguieron impedir que las máquinas continuaran la demolición. Fue una noche fria, pero con los corazones alentados, como por las llamas de una hoguera. Al día siguiente (22 de mayo) fue presentado un permiso de demolición al menos “sospechoso” (escrito a mano). A pesar de las constructoras, el Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional (Iphan) embargó la obra y la Justicia Federal concedió un interdicto contra el proyecto “Nuevo Recife”.

El movimiento Ocupe Estelita crece día a día. Permanentemente se realizan actividades educativas, artísticas y culturales, con un público que llega a las 10.000 personas, dejando claras la contradicción entre los intereses de las constructoras y de la sociedad. Quien participa de la ocupación siente en la piel y en su corazón que puede vencer la lucha contra un proyecto de 800 millones de reales. El consorcio Nuevo Recife lo sabe y con miedo a la sociedad activa, promueve todo un proceso de manipulación de la “opinión pública”, con artículos y propagandas pagadas en los diarios y en los horarios principales de las radios y televisión.

Supuestamente las constructoras son las que más manipulan la política brasilera. Un ejemplo es la constructora Queiroz Galvão SA, participante del proyecto “Nuevo Recife”, que donó 52 millones de reales a las campañas electorales de 2012 (fuente: http://www.politicaaberta.org/ranking ). Otra constructora del proyecto “Nuevo Recife”, la Moura Dubeux, donó 500.000 reales para la campaña del actual intendente de la ciudad de Recife (fuente: TER-PE). Y no estamos hablando de los presupuestos inflados de las obras de la Copa Mundial. Es esa la corriente de manipulación política contra la que el Ocupe Estelita navega.

El consorcio Nuevo Recife adquirió el terreno del muelle de José Estelita que pertenecia a la Nación, siendo el único participante de un remate “sospechoso” en 2008, que está siendo investigado por la policía federal y por el Ministerio Público Federal. Además faltan las licencias del Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional, de la Agencia Nacional de Transportes Terrestres (ANTT) y del Departamento Nacional de Infraestructura de Transportes (DNIT), así como los estudios de impacto vehicular, de impacto ambiental y otros. La sociedad, el Ministerio Público de Pernambuco y el Ministerio Público Federal acumulan cinco acciones en la justicia contra los absurdos del proyecto “Nuevo Recife”.

La segunda semana del Ocupe Estelita, ya con centenares de personas participando en la ocupación, fue expedida una orden de reintegración del terreno (29/05) por el juez Márcio Aguiar, subrogante en el Tribunal de Justicia de Pernambuco. El Ministerio Público de Pernambuco señaló diversas irregularidades en esta orden de reintegración y dio trámite a un recurso (02/06) que todavia no ha sido juzgado.

Un acuerdo entre el Ocupe Estelita y el gobierno, garantizó que no habría desocupación violenta en el terreno del muelle de José Estelita. Fueron abiertas ruedas de negociaciones entre los manifestantes, el gobierno y las constructoras. La Municipalidad de Recife suspendió el permiso para el proyecto del Consorcio Nuevo Recife, pero aún así las constructoras inundaron los medios de comunicaciones con propaganda del proyecto Nuevo Recife. Hoy, 17 de junio, el batallón de choque de la Policía Militar de Pernambuco, acompañado de perros y caballería, llegó disparando balas de goma, bombas de efecto disuasivo y de gas lacrimógeno. Varias personas fueron heridas, algunas sangrando fueron llevadas en ambulancia a los hospitales e incluso niños y una mujer embarazada fueron cobardemente atacados. Ni el Ministerio Público, ni la Municipalidad de Recife fueron avisados de la acción truculenta de la policia. Todo esto ocurre en la víspera del juicio del recurso, contra la orden de reintegración que será mañana, dia 18 de junio.

Vídeo de la acción violenta de la Policía Militar: Estelita, sin Ley – Aratú Produções

Somos todas/os Estelita!

#OcupeEstelita

Traducción: Cristina Obredor