“Hay un dicho, especialmente adecuado para la fotografía de la vida salvaje: la mejor cámara es la que llevas contigo.”~ Elizabeth Barrett

Es autora del libro “A Foreigner’s Guide to Moscow” (disponible en Amazon, http://www.e-barrett.com/page2.htm) y está tan atenta a sus pasiones como a su humor. El libro de Elizabeth Barrett, por ejemplo, presenta las atracciones turísticas de Moscú con dos constantes: un perro callejero o un gato salvaje en primer plano, y unos extravagantes pies de foto que sólo ella sabe escribir. Su cámara compacta de «apuntar y disparar», con ajustes y enfoque automáticos, era perfecta para el trabajo.

Elizabeth trabajó en el sector de la energía, lo que la envió a Asia Central durante dos años, a Rusia durante algunos años y a otras partes del mundo, así como a su país de origen, el Reino Unido. Cuando se jubiló, comenzó su pasión por la fotografía de animales y vida salvaje. Su sitio web es https://www.animal.photos.

Su trabajo apuntaba a la educación. Una escuela local utilizó sus fotos, al igual que el grupo local London Wildlife Trust. Le encanta el valor educativo de la fotografía de animales. «Es especialmente importante para la conservación y la educación», dice Elizabeth, y añade: «El mundo sigue diezmando a los animales salvajes y sus hábitats, contaminando los cursos de agua y dedicándose a la captura de animales raros para el consumo, el turismo y el comercio de mascotas».

El objetivo de Elizabeth en la fotografía de animales es permitir que otros aprecien a un animal por todo lo que es. Una foto de un animal hace que muchas personas sientan afecto por él. «Si (quienes ven la foto) son educados sobre las amenazas a la sostenibilidad, se sentirán motivados a abordarlas progresivamente, ya sea de forma voluntaria o por medio de la legislación», afirma Elizabeth.

Una imagen vale más que mil palabras. Ver un animal en una foto puede despertar la empatía en algunas personas. Al fotografiar, Elizabeth busca el momento, la mirada fugaz donde se concentra la historia. Esto es lo que busca.

«Me encanta ver fotografías de animales de alta calidad», dice Elizabeth, «pero es mucho más fácil tomar imágenes de alta calidad en un estudio donde se puede trabajar la composición y la iluminación, como para la moda o los retratos. En la vida salvaje, la velocidad es lo más importante y tiene prioridad». A continuación, extractos de las preguntas y respuestas que Pressenza mantuvo con Barrett:

  1. ¿Qué es lo que te gustaría haber sabido cuando empezaste a hacer fotos de animales?

Lo más importante que me gustaría haber sabido cuando empecé a hacer fotos de animales, era más conocimiento del reino animal. Me hubiera gustado saber cómo identificar los diferentes animales que encontraba: sus especies, los diferentes pájaros, las mariposas, etc. Más tarde, me hubiera gustado saber más sobre sus hábitos. Así habría sido más fácil planificar su fotografía. Poco a poco, fui aprendiendo ambos aspectos.

  1. Como fotógrafa de animales, ¿qué recomiendas en cuanto a la composición?

Prefiero un fondo natural que excluya objetos creados por el hombre, a menos que formen parte de la historia. Pero no se puede elegir un lugar o un fondo privilegiado, pues los animales viven en un hábitat que limita al fotógrafo. Tal vez se pueda inducir a un caballo que brinca a posar en la cima de una montaña con una luna llena de fondo. Pero la mayoría de los animales salvajes buscarán el camuflaje, como los anfibios que adoran el barro.

En la fotografía de animales salvajes, la velocidad suele ser más importante. Una buena composición también ayuda, como conseguir que todo el sujeto, ya sea la manada, el animal, la cabeza o sólo un ojo, esté en el encuadre. En el caso de un animal en movimiento o que mira de lado, la regla de los tercios puede ser útil, dejando un tercio, una mitad o un espacio vacío para que el animal se mueva o mire; sin embargo, a veces es útil incluir elementos en los extremos opuestos del encuadre. El humor de una toma o su historia a veces dicta la composición, como se ilustra aquí.

  1. ¿Qué pasa con la iluminación?

La fotografía suele ser mejor con una buena iluminación. Sin embargo, casi nunca utilizo flash en animales, ya sean salvajes, en cautividad o domésticos. Habrá raras excepciones para algunas fotografías nocturnas y/o de invertebrados, como las polillas. Además, el flash o la iluminación continua rara vez llegarán a un sujeto distante. Dado que las tomas de fauna silvestre requieren en la mayoría de los casos velocidad y un obturador rápido de la cámara, esto hace que la fotografía nocturna sea especialmente difícil. Con la fauna salvaje, no siempre se puede elegir el momento del día en que la luz solar es óptima. Algunos animales descansan al mediodía y se activan al amanecer y al atardecer. A pesar de la planificación, a menudo se depende de la suerte en cuanto a la luz predominante y el aspecto del animal.

Dicho esto, una luz más baja puede producir a menudo una imagen más atmosférica. Un exceso de luz, la luz del sol o la luz artificial pueden desteñir los colores y los detalles.

  1. ¿Qué ajustes de cámara recomiendas para la fotografía de animales?

Para animales en situaciones variadas, los ajustes de la cámara no pueden ser demasiado prescriptivos. A veces, por la velocidad y la disposición, utilizo el ajuste deportivo/de acción preestablecido en algunas cámaras para la vida silvestre, especialmente para las aves.

  1. ¿Qué sugieres para el post-procesamiento?

Trato de minimizar el postprocesamiento, pero la tecnología actual puede ser muy útil para enderezar la sobrerrotación y recuperar algunos de los detalles perdidos (luces borrosas o simplemente mejorar el contraste). Mi principal uso del postprocesado es para recortar el sujeto deseado (por ejemplo, un pájaro en vuelo) y reducir el tamaño de la imagen para la web.

  1. ¿Qué cámara y equipo recomendarías a los principiantes?

Una cámara pesada, un objetivo largo o una selección de objetivos e iluminación no siempre son prácticos «en el campo» (o en el garaje o la cocina de un amigo). Una cámara compacta o un teléfono con cámara pueden permitirte hacer una foto en lugar de perderla. Dicen que «lo perfecto es enemigo de lo bueno». Esto es así especialmente con los animales que se mueven de forma imprevisible.

Una cámara pesada, un objetivo largo o una selección de objetivos e iluminación no siempre son prácticos «en el campo» (o en el garaje o la cocina de un amigo). Una cámara compacta o un teléfono con cámara pueden permitirte hacer una foto en lugar de perderla. Dicen que «lo perfecto es enemigo de lo bueno». Esto es así especialmente con los animales que se mueven de forma imprevisible.

Las cámaras y el equipo en la fotografía de animales dependen del tipo de fotografía que deseen buscar, su presupuesto, y posiblemente su fuerza. Si se quiere fotografiar animales domésticos y/o en cautividad, se puede llevar al lugar un equipo de estudio (varias cámaras, incluyendo vídeo y sonido, objetivos, iluminación y un trípode).

Para la vida salvaje, un montón de equipo pesado no es necesariamente mejor, aunque formes parte de un safari africano montado en un jeep con trípodes, cámaras e iluminación. Lleva tiempo preparar el equipo y, mientras tanto, puedes perderte el momento.

Utilizo diferentes objetivos. Para las aves y los mamíferos en el campo, tengo una cámara réflex (actualmente Canon 90D) con un objetivo medio-largo (100-400 mm). Cubre las aves en vuelo, los animales lejanos en movimiento, las mariposas relativamente cercanas en las flores o los grandes mamíferos. Para los insectos y los invertebrados, utilizo un objetivo macro o de ultra acercamiento.

Con un trípode se obtiene una imagen más nítida y estable, pero se necesita más tiempo para encontrar el sujeto en el visor. Además, a mi edad y con mi fuerza, es pesado de llevar para largas distancias. Pero puedes montar un trípode desde la ventana de tu cocina para fotografiar pájaros en la pileta.

El uso de la iluminación, una gama de objetivos, filtros y la mayoría del resto del equipo es más conveniente para el trabajo en estudio que para animales en la naturaleza.

  1. ¿Qué puedes decir del uso de la macro para primeros planos?

Para los insectos, especialmente para captar los ojos compuestos de un insecto, los patrones o las venas de las alas de los insectos, o simplemente invertebrados muy diminutos que son difíciles de ver con el ojo humano, uso una cámara compacta con un buen ajuste macro. También esto funciona bien para primeros planos de flores (e incluso para leer la letra pequeña de objetos demasiado pequeños para leerlos con mis ojos). Para mí, los mejores resultados que he conseguido con el macro son con una cámara compacta (Canon) que quepa fácilmente en el bolsillo (para poder llevar también el objetivo grande). Mi «macro digital» permite acercarse a una mota diminuta y verla mucho más grande que el tamaño natural. Por desgracia, hace tiempo que Canon dejó de fabricar eso en las compactas. Mi nuevo teléfono móvil (Samsung) tiene un buen macro, pero no tan bueno como la vieja Ixus. A lo largo de los años he comparado otras cámaras con ella, pero el macro nunca fue tan bueno.

  1. ¿Cuál es tu objetivo favorito para fotografiar animales y por qué?

Mi objetivo favorito es el Canon EF 100-400mm f/4.5-5.6L IS II USM. Citando a Canon, «Un objetivo zoom 100-400mm compacto y de alto rendimiento, ideal para aquellos que fotografían deportes, acción y vida salvaje. Su Estabilizador de la Imagen de 4 paradas y su óptica de alta calidad ofrecen una nitidez extraordinaria». Tuve su predecesor, el Mark I, durante muchos años y ahora utilizo el Mark II para la mayor parte de la fotografía habitual de fauna y flora (excepto macro y nocturna). Es versátil para la mayoría de los sujetos, la luz del día y las distancias, pero no para los paisajes.

Para la «fotografía de aves», a veces utilizo el más pesado (y mucho más caro) Canon EF 200-400mm f/4L IS USM Extender 1.4x de «calidad profesional» (en palabras de Canon) que tiene un extensor incorporado que aumenta la distancia focal hasta 280-560 mm. Este alcance adicional es útil para pájaros que se encuentren lejos en un lago, en el cielo o en la copa de un árbol distante. Las imágenes más cercanas no parecen tener la calidad del objetivo ligeramente más pequeño, pero eso puede deberse a que tiendo a mantener el extensor activado, añadiendo cristal extra al objetivo.

  1. ¿Cuál es la importancia de la fotografía de animales en la actualidad?

Con las poblaciones de animales salvajes en franco declive en todo el mundo, unas fotografías evocadoras con las que la gente pueda identificarse ayudarán a movilizarla para proteger lo que nos queda. (Una vez que hayan desaparecido, también será bueno tener una foto de cómo eran cuando estaban vivos).

Las fotografías con alguna información pertinente ayudan a identificar, amar y conservar la vida silvestre. La mayor parte de la fauna silvestre que está en peligro de extinción o ya se ha extinguido ha llegado a esa situación debido a la actividad humana: principalmente por la destrucción o contaminación de sus hábitats, la caza excesiva o la sobreexplotación (incluida la pesca excesiva), pero también por el envenenamiento masivo y el exterminio deliberado. Esto último vale especialmente respecto al uso de plaguicidas que matan insectos e invertebrados y que afectan a toda la cadena alimentaria, lo que significa que las aves, especialmente los polluelos, se mueran de hambre y se esté produciendo una reducción masiva de los polinizadores (abejas y otros) de los que dependemos para alimentarnos. La deforestación para construir viviendas, complejos turísticos, industrias y agricultura no sólo ha destruido millones de hectáreas de hábitat, sino que también ha fragmentado y dejado inviables algunos de los bosques restantes.

El ecoturismo es una forma de contrarrestar la caza furtiva y aportar ingresos a las zonas que conservan la vida salvaje. La cría para la conservación se lleva a cabo en zoológicos y parques naturales, sobre todo de animales extinguidos en la naturaleza y que requieren la restauración de su hábitat. Hay que educar a la gente para que se sienta motivada a repoblar los animales en peligro de extinción en zonas seguras. El trabajo del fotógrafo de animales es crear una imagen que una persona pueda ver y lograr que sienta suficiente amor, o al menos respeto, por la criatura como para querer salvarla.

Todas las fotos han sido cedidas por Elizabeth Barrett

 

Traducido del inglés por David Meléndez Tormen