Si hay un propósito de la vida humana, por lo que puedo decir a partir de estos órganos sensoriales limitados y este cerebro muy insuficiente, es llegar a ser tan conscientes como sea posible.

Si te dieran un videojuego para jugar sin saber nada de él, probablemente una de las primeras cosas que intentarías averiguar es cuál es el objetivo. ¿Cómo puedes hacerlo para que te vaya bien en el juego? ¿Qué hay que hacer para pasar de este nivel al siguiente? ¿Cómo se gana?

Si no recibieras ninguna instrucción, probablemente intentarías deducir el objetivo del juego viendo qué acciones mejoran las cosas para el personaje que controlas en la pantalla. ¿El juego recompensa a tu personaje por resolver el puzzle? ¿Ganas puntos por matar a los alienígenas espaciales? ¿Hace un ruido agradable y te hace pasar al siguiente nivel cuando encuentras la llave azul? Lo que sea que mejore las cosas para el personaje y su avance por los distintos niveles posiblemente tenga algo que ver con el objetivo del juego.

Creo que si observáramos la experiencia humana con el mismo tipo de perspectiva distante y global que alguien que juega un videojuego, acabaríamos deduciendo que lo que mejora las cosas para los personajes del juego es la ampliación de la conciencia.

Probablemente empezaría a notar que las cosas mejoran para los seres humanos a medida que se vuelven más conscientes de cómo funciona su mundo. Cuando aumenta su comprensión sobre la fabricación de herramientas, la medicina y la vida vegetal, también lo hace su capacidad para sobrevivir y reproducirse. Cuando sus conocimientos científicos despeguen realmente, seguramente notaré que su población se dispara junto con esas comprensiones.

Más adelante, podría observar que la vida humana tiende a ser menos desigual a medida que se expande la conciencia de la gente sobre la situación de los demás. Al ampliar su conciencia de cómo es la experiencia de otras personas en el mundo, empezaría a surgir una lenta comprensión de que todos somos básicamente iguales y no tiene mucho sentido que algunas personas sean tratadas de forma diferente a otras. Esta ampliación se produciría a la par que los avances en las comprensiones filosófica, sociológica, psicológica, política e histórica.

También podría notar que los seres humanos individuales tienden a experimentar un mayor disfrute de la vida a medida que se amplía su propia conciencia personal. A medida que se vuelven más conscientes de cómo sus acciones afectan a los demás, comenzarían a portarse de forma más armoniosa en la sociedad. A medida que se hacen conscientes de su propia psicología individual y de su historia personal de traumas, se encontrarán haciendo menos cosas autodestructivas. Si llegan a ser profundamente conscientes de cómo ocurren realmente los pensamientos, la percepción y la experiencia en un nivel fundamental, podrían encontrarse encarnando lo que las tradiciones espirituales llaman despertar o iluminación.

Probablemente empezaría a notar que, de hecho, todo cambio positivo importante en el funcionamiento de los seres humanos, ya sea a nivel de un individuo o de un grupo de cualquier tamaño, va precedido por una ampliación de la conciencia.

Y probablemente de ahí deduciría que este juego de la humanidad que todos jugamos consiste en volverse tan conscientes como sea posible. Llegar a ser conscientes de nuestros propios procesos internos como individuos, llegar a ser conscientes de la condición humana, y llegar a ser conscientes de lo que es cierto sobre el mundo que nos rodea.

De ahí deduzco que cualquiera que esté en la frontera de la ampliación de la conciencia humana en cualquier forma o dirección, está jugando bien el juego, y que los que se estancan sin aprender ni crecer, aún no le han captado el truco.

Si eliges aceptar esto como una perspectiva legítima, entonces tendría sentido pensar que nuestro corto tiempo de vida en este planeta se aprovecha mejor ampliando la conciencia de alguna manera, o de todas las maneras.

Puede que incluso descubras que la ampliación de la conciencia en un sentido ayuda a tu capacidad de hacerlo en otros sentidos. Por ejemplo, la ampliación de tu conciencia sobre el funcionamiento de tu propia mente te permite ser más consciente de cómo funcionan las mentes de los demás y de cómo pueden ser manipuladas por personas poderosas mediante la propaganda. También puedes encontrar, por ejemplo, que la ampliación de tu conciencia sobre la situación de las personas menos favorecidas socioeconómica y geopolíticamente que tú, amplía tu propia conciencia personal sobre las diversas dinámicas socioeconómicas y geopolíticas que han dado lugar a la forma que tu vida tiene ahora mismo. También puedes encontrar que la ampliación de tu conciencia sobre tus propios procesos internos te da una serenidad que te facilita mirar de frente los horrores que encuentras al expandir tu conciencia de lo que ocurre en el mundo, y te da la humildad necesaria para ver que no estás totalmente separado de esos horrores.

El juego de la humanidad seguirá mejorando mientras nuestra conciencia siga ampliándose. Me atrevería a decir que eso es lo único que puede hacer que las cosas mejoren, y que no hacerlo garantiza que las cosas empeoren.

Como en un videojuego, creo que los humanos somos libres de ganar este juego, o de perderlo. O bien seguimos ampliando nuestra conciencia de lo que realmente ocurre en este extraño universo en el que nos han metido nuestras madres, o bien nos aniquilamos mediante una guerra nuclear o un ecocidio.

En cualquier caso, si decides aceptar lo que se dice aquí, cada uno de nosotros tiene el poder de mejorar las cosas exactamente con una unidad de esfuerzo humano. Podemos ayudar a difundir la conciencia de lo que ocurre en el mundo luchando contra las mentiras que nos han contado los poderosos y llamando la atención sobre las cosas que los poderosos prefieren mantener ocultas. Podemos ayudar a difundir la conciencia de la condición humana mediante el arte y la empatía. Podemos ampliar nuestra propia conciencia sintiendo curiosidad por cómo funcionamos y por lo que nos hace funcionar, y siendo muy realistas con nosotros mismos sobre lo que encontramos en esa exploración.

Sea lo que sea que elijas creer sobre todo esto, es tu aventura. Te deseo lo mejor en tus travesías.

_____________________________________________________________________

Mi trabajo está totalmente financiado por los lectores, por lo que si te ha gustado este artículo, considera compartirlo, seguirme en Facebook, Twitter, Soundcloud o YouTube, o aportar algo de dinero en mi tarro de propinas en Ko-fi, Patreon o Paypal. Si quieres leer más, puedes comprar mis libros. La mejor manera de asegurarte de que ves las cosas que publico es suscribirte a la lista de correo en mi página web o en Substack, con lo que recibirás una notificación por correo electrónico de todo lo que publique. Todo el mundo, excluidas las plataformas racistas, cuenta con mi permiso para volver a publicar, utilizar o traducir cualquier parte de este artículo (o cualquier otra cosa que haya escrito) de la forma que quiera, sin coste alguno. Para ver más información sobre quién soy, cuál es mi postura y qué intento hacer con esta plataforma, haz clic aquí. Todas las obras son de autoría conjunta con mi marido estadounidense Tim Foley.

 

Traducido del inglés por David Meléndez Tormen

El artículo original se puede leer aquí