La eliminación de cuatro represas promovería la recuperación del salmón, energía limpia, la agricultura y los derechos indígenas.

Por Amy Souers Kober

Es difícil poner en palabras lo que significa el salmón salvaje para el Noroeste del Pacífico. Son el latido de los ríos de la región, y el retorno anual del salmón del Océano Pacífico ayuda a mantener una red de vida en la Cuenca del río Columbia que incluye más de 130 especies, que van desde águilas a osos negros y orcas. Estos peces increíbles han sido una pieza fundamental de las culturas indígenas durante miles de años.

«Nuestra historia, y la del salmón, es una de perseverancia, resiliencia y prosperidad,» manifestó el Dr. Sammy Matsaw, miembro de la tribu Shoshone-Bannock, veterano y cofundador de la organización sin fines de lucro River Newe. «Todavía estamos aquí y todavía somos fuertes. Se trata de quiénes somos y quiénes queremos ser.”

Las migraciones son comunes entre muchas especies, pero el viaje que hacen los salmones es uno de los más sorprendentes. El salmón eclosiona de los huevos puestos en la grava de los arroyos claros y fríos de las montañas. Después de la eclosión, los salmones jóvenes viajan a las rápidas corrientes, río abajo hasta el océano. Sus cuerpos sufren cambios fisiológicos extraordinarios a medida que pasan de vivir en agua dulce a agua salada. Finalmente, vuelven al agua dulce: después de un par de años en el océano, los salmones adultos encuentran su camino de regreso a los mismos lechos de desove donde nacieron.

El salmón de Idaho es una de las migraciones más épicas del mundo, nadando 900 millas y escalando más de una milla en elevación desde el Océano Pacífico hasta el ríos Columbia y Snake hasta los arroyos de montaña donde desovan y mueren, comenzando el ciclo de la vida de nuevo.

Las fuertes corrientes del salmón impulsan las economías locales y permiten a las empresas prosperar.

Pero el salmón que corre en los ríos Columbia y Snake están en peligro, en gran parte debido al daño a su hábitat natural por represas hidroeléctricas.

‘Inexcusable’

El río Snake fue históricamente el mayor productor de salmón en la Cuenca del Columbia, con un estimado de «2 millones a 6 millones de peces [regresando a] el río Snake y sus afluentes» cada año, según Russ Thurow, un científico de investigación pesquera de la Estación de Investigación de las Montañas Rocosas del Servicio Forestal de los EE. UU. (RMRS por sus siglas en inglés) , quien fue citado en el Idaho Mountain Express. Pero «para 1995, solo 1.200 salmones chinook llegaron a la cuenca del río Snake«, dijo Thurow.

De acuerdo con los científicos, la pronunciada disminución en la población de salmón del río Snake se puede atribuir a la construcción de las cuatro presas inferiores en el este de Washington, desarrollado «entre 1955 y 1975 para convertir la ciudad interior de Lewiston, Idaho, en un puerto marítimo». Estas cuatro presas de propiedad federal y operadas por el gobierno han causado una disminución precipitada del salmón salvaje y la trucha cabeza de acero en la cuenca del río Snake, lo que ha llevado a algunas especies a la extinción y el resto en la lista de especies en peligro de extinción. «El salmón rojo del río Snake es probablemente el salmón más amenazado» de acuerdo con el Servicio Geológico de los EE. UU. «El salmón coho del bajo río Columbia podría estar ya extinguido.”

A medida que el salmón chinook se hace más escaso, están arrastrando a la extinción a otro ícono del noroeste: las orcas residentes del sur. Esta población de orcas migra de ida y vuelta entre Puget Sound, el Mar Salish y las costas de Washington y Oregón. Uno de los principales factores por los que las orcas residentes del sur se encuentran en peligro crítico de extinción es la falta de comida, que se constituye del salmón Chinook «más del 80 por ciento de su dieta.” En los EE.UU., la cuenca del río Columbia-Snake es la fuente más importante de salmón para orcas. Las cuatro presas inferiores del río Snake no solo interrumpen el flujo libre de agua, sino también matan «millones de juveniles de salmón chinook» mientras el salmón intenta llegar al océano.

Una madre orca, Tahlequah, apareció en las noticias nacionales en 2018 cuando cargó el cuerpo sin vida de su cría durante 17 días. La región lloró con ella. La angustia galvanizó a la gente en todo el noroeste para exigir soluciones.

En los últimos 20 años, el gobierno federal y los contribuyentes del Noroeste han hecho inversiones masivas en la recuperación del salmón en la cuenca del río Columbia-Snake, totalizando más de $17 mil millones. Estas acciones, incluyen modificaciones en las operaciones de la presa, que han sido necesarias para revertir los efectos de la histórica pérdida de hábitat, la sobreexplotación, y los daños causados por los proyectos de energía hidroeléctrica, sin embargo no han sido suficientes para recuperar el salmón y la trucha arco iris hasta alcanzar un número saludable, aprovechable y sostenible.

En el cortometraje documental The Greatest Migration (La Mayor Migración) por Save Our Wild Salmon, Ed Bowles, quien ha dirigido la división de peces del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Oregón durante las últimas dos décadas, dijo: «Históricamente, el río Columbia fue el mayor productor de salmón del mundo . . . Ahora estamos luchando alrededor del 1 por ciento de su potencial histórico. Que es inexcusable para un sistema que es tan icónico, una especie que es tan icónica, un sistema que es tan magnífico.”

‘Elegimos El Salmón’

Durante décadas, las tribus del Noroeste han estado liderando soluciones para la recuperación de salmón en la cuenca del río Columbia-Snake y en toda la región. La tribu Nimíipuu, o Nez Percé, aprobó su primera resolución en la que abogaba por la eliminación de las cuatro presas del río Snake en 1999. La eliminación de estas presas restauraría 140 millas del río Snake inferior y mejoraría el acceso a más de 5,000 millas de hábitat prístino en lugares como el salmón de Idaho y los sistemas fluviales de Clearwater.

En una declaración de 2020, Shannon F. Wheeler, entonces presidenta del Comité Ejecutivo Tribal Nez Percé, dijo: «Vemos la restauración del bajo Río Snake como urgente y atrasada. Para nosotros, el río Snake bajo es un ser vivo, y, como administradores, estamos obligados a decir la verdad en nombre de esta fuerza vital y los impactos que estas barreras de concreto tienen en la Serpiente inferior en el salmón, la trucha arco iris y la lamprea, sobre un ecosistema diverso, sobre nuestro modo de vida reservado por el Tratado y sobre nuestra gente».

Hoy, los líderes tribales están alzando sus voces de nuevo. En mayo de 2021, las Tribus Afiliadas de los Indios del Noroeste, un grupo que representa a 57 gobiernos tribales del Noroeste—aprobó una resolución llamando a la ruptura de las presas del rio Snake. La resolución pide al Congreso y a la administración Biden que «aproveche la oportunidad que se le presenta al Congreso una vez en la vida para invertir en la restauración de salmones y ríos en el Noroeste del Pacífico, trazando un futuro más fuerte y mejor para el Noroeste, y llevar la justicia tribal largamente ignorada a nuestros pueblos y tierras natales».

«La restauración de la parte baja del río Snake permitirá que el salmón, la cabeza de acero y la lamprea florezcan en los ríos y arroyos de la cuenca Snake», dijo Kat Brigham, presidenta del Consejo de Administración de la Tribus Confederadas de la Reserva Indígena Umatilla (CTUIR) en un comunicado de prensa del 8 de febrero. «Esto ha sido una prioridad durante mucho tiempo porque estas son las áreas de uso tradicional ancestral del CTUIR, como los ríos Grande Ronde, Imnaha, Lostine, Minam, Tucannon y Wallowa y sus afluentes.”

«Hemos llegado a un punto de inflexión en el que debemos elegir entre nuestro salmón protegido por el Tratado y las represas federales, y elegimos el salmón», citó Delano Saluskin, presidente del Consejo Tribal de Yakima dicho en un comunicado de prensa.

‘El Río Más Amenazado de América’

Mi organización, American Rivers, nombró al Río Snake como «El río más amenazado de América para 2021» debido a la urgente necesidad de acción para salvar al salmón y a la oportunidad de presentar una solución audaz e integral. En febrero, el congresista Mike Simpson (representante del Partido Republicano de Idaho) propuso un paquete de 33.5 mil millones de inversiones en infraestructura, incluida la eliminación de las presas del río Snake bajo, para recuperar las corridas de salmón e impulsar la energía limpia, la agricultura y el transporte en toda la región.

Mostrando su compasión personal hacia la causa de la recuperación del salmón, Simpson describió al salmón como «las criaturas más increíbles, que a mi parecer, ha creado Dios», según un artículo de 2019.

Mientras tanto, una presentación titulada, «The Northwest in Transition: Salmon, Dams and Energy» [El noroeste en transición: Salmón, presas y energía], en el sitio web de Simpson, » La pregunta que estoy haciendo a la delegación del Noroeste, los gobernadores, las tribus y las partes interesadas es ‘¿queremos arremangarnos y unirnos para encontrar una solución para salvar a nuestro salmón, proteger a nuestras partes interesadas y restablecer nuestro sistema de energía para los próximos 50 años en nuestros términos?’ Pasar esta oportunidad significará que estamos dejando que las fichas caigan donde puedan para que algún juez, futura administración o futuro Congreso decida nuestro destino en sus términos. Elegirán ganadores y perdedores, no crearán soluciones.”

Desde que Simpson publicó su propuesta, otros miembros de la delegación del congreso del Noroeste se han unido a la conversación. En mayo, el congresista Earl Blumenauer (representante del Partido Demócrata de Oregon) habló a favor de una solución integral, diciendo: «La gente en el Noroeste del Pacífico [necesita] interactuar entre sí.”

«Vamos a sumergirnos y hacerlo en lugar de pretender que de alguna manera esto va a desaparecer… Eso no va a ser suficiente,» dijo.

La senadora Patty Murray ( representante del Partido Demócrata de Washington) y el gobernador de Washington, Jay Inslee, también ha hecho una declaración a favor de una solución integral y colaborativa para el salmón y la región.

Sea cual sea la propuesta que finalmente se imponga, American Rivers y otros defensores del salmón creen que se necesita una acción significativa e inmediata y financiación para eliminar las presas del bajo en el río Snake y reemplazar sus beneficios. Priorizar los siguientes cinco objetivos es esencial para encontrar soluciones a largo plazo para la recuperación del salmón y mejorar la actual infraestructura del Noroeste:

1. Ríos sanos, salmón abundante: La restauración de la parte baja del río Snake, junto con el financiamiento y la implementación de proyectos de restauración de hábitats y protección de peces, proporcionará las condiciones más favorables posibles para el salmón, la cabeza de acero y otras especies de peces nativos.

2. Honrar las promesas a las tribus: Restaurar el salmón abundante y recolectable honrará las promesas hechas a las tribus del Noroeste al defender su derecho de acceso a los peces y beneficiará a las tribus desde el interior del Noroeste hasta la costa.

3. Agricultura próspera: Las mejoras en las infraestructuras garantizarán el riego del río Snake bajo, fluyan libremente y continúen apoyando a las granjas que actualmente dependen de desvíos de superficie y pozos para sus huertos, viñedos y otros cultivos de alto valor. Las inversiones en el sistema de transporte permitirán a los agricultores, que actualmente envían su grano al mercado utilizando barcazas fluviales, transportar sus productos por ferrocarril.

4. Energía limpia asequible y confiable: La energía producida actualmente por las cuatro represas de la parte baja del río Snake puede ser reemplazada por una cartera de energía limpia que incluye energía solar, eólica, eficiencia energética y almacenamiento. La diversificación de las fuentes de energía mejorará la fiabilidad del sistema eléctrico. El financiamiento para el almacenamiento de energía, la resiliencia de la red y la optimización permitiría al Noroeste mantener su legado de energía limpia y asequible.

5. Revitalización de la economía: Las inversiones en infraestructura en energía y transporte significarían más empleos con salarios familiares, cuyo impacto se extiende en las comunidades de toda la región. Un río Snake restaurado fortalecería las economías locales al crear nuevas oportunidades para la recreación al aire libre, lo que ayudará a apoyar a los negocios locales, incluidos los proveedores de equipos, alojamiento y restaurantes.

Es una oportunidad única en la vida.

El tiempo es esencial. El cambio climático está calentando de los ríos del Noroeste, creando condiciones mortales para el salmón en peligro de extinción. Mientras tanto, las poblaciones de salmón siguen disminuyendo. Las tribus del noroeste han convocado una gran cumbre sobre el salmón este verano para subrayar la urgencia de estos temas.

Es hora de que los líderes del Noroeste tomen medidas audaces. La delegación del Congreso de la región tiene una sólida historia de elaboración de soluciones innovadoras y bipartidistas para los problemas desafiantes sobre el agua y los ríos. Y hemos visto cómo se han unido poderosos esfuerzos de colaboración para la eliminación de presas en otros ríos del país, desde el Penobscot de Maine hasta el Klamath de Oregón y California. Ahora, con el Presidente Biden considerando un paquete nacional de infraestructuras, el gobierno tiene la oportunidad de asegurar una inversión regional significativa y avanzar en el mayor esfuerzo de restauración de ríos que el mundo haya visto jamás. Una solución bien elaborada en un plazo rápido beneficiaría a la nación en su conjunto al restaurar las poblaciones de salmón, impulsar la energía limpia y fortalecer la economía de una de las regiones más dinámicas del país.

Es una oportunidad única en la vida.

«El salmón es una fuente de vida de la que todos dependemos. Sólo si estamos unidos el uno con el otro, también estamos unidos con el salmón,» manifestó Samuel Penney, presidente de Nez Perce. «Todos somos salmones.”

Este artículo apareció por primera vez en Truthout y fue producido en asociación con Earth / Food / Life, a project of the Independent Media Institute.

Amy Souers Kober es el vicepresidente de comunicaciones de American Rivers.


Traducido al español por Angélica Sacán