El acuerdo entre el Ministro de Salud, Roberto Speranza y las Regiones, estipula que los 4.000 millones asignados en el Plan Nacional de Recuperación y Resilencia (PNRR, por sus siglas en italiano) sean para que la atención domiciliaria también pueda ir al sector privado.

Tanto Speranza, como los ministros que lo precedieron, prepararon nuevos negocios para la sanidad privada y el continuo debilitamiento del sector público.

Como en el caso de las residencias de rehabilitación y de ancianos, los particulares están dispuestos a compartir el pastel preparado por el partido transversal de amigos de la sanidad privada.

Gino Strada aún no ha sido enterrado, pero los hipócritas del gobierno, después de los homenajes, retoman el negocio como siempre.

Maurizio Acerbo, secretario nacional de la Refundación Comunista-Izquierda Europea.


Traducido del italiano por Yvonne Toledo