POEMA

 

 

 

Hasta hoy te miro circulando

Te veo desde un interior

Te escucho con la conciencia

Te sueño bailando entre los cielos.

 

Veo cómo nos habitas

Cómo nos desnudas el alma

Cómo nos quitas las máscaras de hierro

Cómo desplomas las rocas de deseos

Y cómo nos dejas resbalar por el ego.

 

Hoy que puedo dialogar contigo,

y encontrarnos en la órbita de nuestros anhelos.

Desmembrarnos de conceptos

Enmarañarnos en mundos diversos

Escucharnos y callar.

 

Hoy que toco tu corazón

Sé que luchas por resistir

Por habitar cada cuerpo

Por transmutar las almas

Y quitar los velos que nos sostienen.

 

Hoy en esta conexión

Me haces sentir tus frustraciones

Tus rabias con lo humano,

porque entre más humano se es,

más alejado se está de serlo.

 

Hoy le das brillo a ese ser,

a esa persona disfrazada de pureza,

pero podrida en maldad.

A ese ser mezquino,

que parece ser tu amigo,

pero te clava las espinas en el alma.

 

¡Cuánta razón tienes en resistir!

porque cuando alcanzamos algo de humanidad,

despertamos de esa noche estrellada,

convertidos en veneno que inyecta cuerpos

y robando las almas.

 

En ese despertar,

robamos sueños,

mordemos con el miedo,

azotamos con nuestros egoísmos,

vivimos únicamente en nosotres.

 

Ahora que dialogamos,

me uno a tu movimiento.

El desenlace no parece dulce,

pero más amargo siento al humano.

Tu transitar parece desolador,

pero lo que dejas en cada cuerpo

Es amor por la humanidad.