Entramos en la recta final de la Caravana Canarias 2021, formada por la Caravana Abriendo Fronteras y Carovane Migranti, así como las organizaciones de apoyo de Gran Canaria y Tenerife, y en la que participan unas 350 personas venidas desde diferentes puntos de Europa con el fin de denunciar las políticas migratorias de la UE y del Estado español.

En esta tercera jornada de la Caravana en Tenerife, y séptima de este periplo, las mujeres migrantes han cobrado protagonismo en los talleres realizados por la tarde en la Plaza De la Cruz de la Laguna. Una reflexión desde el género en una caravana que se reconoce como feminista y en la que el 70% de sus componentes son mujeres.

La invisibilidad de las mujeres que migran es tal que incluso el propio plan de inmigración del gobierno canario no contemplaba ninguna actuación dirigida a ellas por las múltiples agresiones específicas que enfrentan en sus tránsitos. Tampoco suelen visibilizarse las razones ligadas con el género o la violencia sexual, también ejercida sobre las personas LGTBIQ+, como causa que les obliga a huir de sus lugares de origen y son motivo de asilo.

Durante la caravana se ha venido observando la dificultad para acceder a un contacto más directo con las mujeres migrantes que permitiera conocer su realidad de primera mano. Hoy se ha podido escuchar su voz, si bien no han participado mujeres recién llegadas a las islas, que se encuentran en centros específicos. Mañana la caravana se acercará a la cárcel antigua de Tenerife, gestionada por la Cruz Roja, donde se encuentran mujeres y familias, en muchos casos bajo un régimen de encierro más estricto que los hombres.

Uno de los problemas que las inquieta es la separación de sus hijas e hijos y la obligatoriedad de test de ADN a los que ven sometidas y que no tiene en cuenta vínculos familiares más allá de los biológicos. También preocupa la necesidad de aclarar qué ocurre con las mujeres que son “desaparecidas” en su tránsito y de quienes se desconoce su paradero o si continúan vivas.

Por la mañana han salido en manifestación dos columnas, desde sendos campos de retención de personas migrantes situados en la Laguna -los campamentos de Las Canteras y Las Raíces-, lugares en los que se hacinan jóvenes, menores de edad en su mayoría, en situaciones de vida deplorables. Se han unido en la Plaza del Adelantado, entre música y gritos de consignas contrarias a la ley de extranjería, las fronteras y las deportaciones, entre otras.

Al paso por la comisaría de La Laguna se han denunciado los abusos y vulneración de derechos humanos por parte de las diferentes policías hacia las personas migrantes. Un acto que se ha desarrollado con normalidad pese a la provocación de los agentes que han retirado algunos de los carteles de denuncia colocados por las personas manifestantes.

Tras finalizar la manifestación, han intervenido en la plaza Joan Blasco, de la Asamblea de apoyo a las personas migrantes de Tenerife, que ha explicado los problemas de empadronamiento que se encuentran las personas migrantes en la Laguna. Por su parte, compañeros de Las Raíces han denunciado su situación y Victoria Columba, del movimiento formado por colectivas migrantes #RegularizaciónYa, ha exigido una regularización urgente y sin condiciones para todas las personas. También ha denunciado el racismo institucional y estructural del que son víctimas las personas migrantes y la «industria del rescate» del que forman parte ACCEM, Cruz Roja y otras instituciones que se lucran y replican ese racismo institucional.

El sábado 24, una manifestación antirracista recorrió los barrios que unen Santa Cruz de Tenerife y La Laguna. La manifestación pasó por algunos de los barrios más empobrecidos de la isla: Las Retamas, Las Delicias, Somosierra y Los Gladiolos. Al final del recorrido, en la antigua cárcel, se encuentra un centro de Cruz Roja para personas migrantes en situación de vulnerabilidad (mujeres, familias, enfermas…) que acumula denuncias por diversos motivos.

A las cinco de la tarde se celebró el acto de clausura de la Caravana Canarias 2021 en la Plaza del Cristo en La Laguna, donde se pudo contemplar una exposición de las experiencias de los colectivos que trabajan y construyen alternativas en las fronteras.

Un concierto clausuró el recorrido de la Caravana con una animación a cargo de Teatro KDO y las actuaciones de Low Islands Refugees, Onofre, Tangatos y Dadda Wanche.

Asimismo, se hará una valoración colectiva antes de que las personas y organizaciones participantes regresen a sus lugares de origen donde seguirán en su labor de denuncia de las políticas migratorias europeas, así como con su compromiso solidario con una acogida digna en todos y cada uno de los territorios de procedencia.