«Esto No Es Una Cadena»

12.03.2021 - Quito, Ecuador - Redacción Ecuador

«Esto No Es Una Cadena»
Esto no es una cadena (Imagen de Esto no es una cadena)

Por Ruda Colectiva

Todo comenzó en un mercado de alimentos. En la ciudad de Wuhan, China, un centro de venta de mariscos, donde también se comercializaban todo tipo de animales exóticos vivos, fue considerado por expertos como la cuna del coronavirus.

Fue allí donde se registraron los primeros casos que posteriormente se extendieron por todo el mundo.
Una pandemia que no sólo ha provocado una crisis en el orden sanitario y económico en la mayoría de los países sino que, en cuestión de semanas, ha agravado las debilidades e inequidades del sistema alimentario a nivel mundial llevándolo a una fase crítica.

Y es que los seres humanos tenemos algo en común: la necesidad de alimento. Pero, no todos contamos con el mismo acceso ni, muchas veces, nos relacionamos de la misma manera con la comida.En algún punto, nuestra cadena alimenticia se rompe beneficiando a unos por encima de otros.

El proyecto Esto No Es Una Cadena busca evidenciar las diversas caras de esa necesidad colectiva llevándonos de la mano por 10 países de América Latina, una de las regiones más amenazadas por el COVID-19 debido a sus problemas preexistentes como la desigualdad, la inestabilidad política y los sistemas de salud deficientes.

En medio de esa emergencia sanitaria, la colectiva de mujeres fotógrafas y comunicadoras latinoamericanas, Ruda Colectiva, exploran las grietas que ha producido la pandemia en la ya frágil cadena alimentaria de la región, la dificultad del acceso a los alimentos y la relación que los individuos tienen con ellos que, no necesariamente, se encuentra encadenado a las formas habituales de consumo. El sistema alimentario tiene muchas aristas y no siempre es una cadena lineal. Nuestros sistemas alimentarios llevan décadas sentados al borde del precipicio: niños que sólo reciben una comida al día, países con poca producción y recortes alimentarios, familias pobres alrededor del mundo viviendo bajo la incertidumbre de si podrán tener un plato de comida en la mesa al día siguiente; padeciendo a su vez costos de vida inestables y migración forzada.

Más de 820 millones de personas pasan hambre en un mundo que cuenta con alimentos más que suficientes para sus 7800 millones de habitantes, según datos de las Naciones Unidas. Las últimas cifras del Programa Mundial de Alimentos (PMA) indican que las vidas y los medios de subsistencia de 265 millones de personas en países de ingresos bajos y medianos estarán gravemente amenazados a menos que se tomen medidas rápidas para enfrentar la pandemia.

Esto No Es Una Cadena presenta 11 miradas diferentes a través de las historias de campesinas indígenas originarias en Bolivia produciendo alimentos a pérdida, comunidades rurales de Guatemala utilizando la permacultura para llevar comida a la mesa, venezolanos en Colombia y en Perú viviendo bajo la incertidumbre de no tener para comer nuevamente y repartidores en Ecuador trabajando en condiciones de total precariedad sin seguridades básicas.

Este proyecto también muestra como restaurantes y vendedores ambulantes, tanto en Chile como en México, se ven afectados económicamente por la cuarentena; nos pasea por los cambios de hábitos de consumo en Paraguay y Brasil; y documenta la centralización de la alimentación por parte de grandes supermercados en la Argentina.

Los bloqueos e interrupciones provocados por la pandemia del coronavirus han sacado a la luz de forma cruda el deficiente sistema en el que vivimos y las desigualdades que se han querido ignorar y hasta ocultar. Tenemos la tarea de fortalecer lo colectivo replanteándonos nuestros hábitos de consumo y la relación con los alimentos.

Para eso, se debe evitar la destrucción del hábitat que impulsa la propagación de enfermedades, reducir la vulnerabilidad a próximos choques de suministro e interrupciones comerciales, reconectar a las personas con la producción de alimentos, proporcionar salarios justos así como condiciones seguras a trabajadores agrícolas y repartidores de alimentos. El virus no discrimina. Comenzó en un mercado de alimentos en un provincia al centro de China y ha llegado hasta las barriadas más pobres de Latinoamérica, desde el norte hasta el sur. Es tarea de todos los ciudadanos priorizar el bien común sobre los intereses particulares para así ir uniendo esos enlaces rotos de nuestra cadena alimentaria e ir entendiendo, y aceptando, como cada individuo se relaciona de manera diferente con ella.

Categorías: Derechos Humanos, Ecología y Medio Ambiente, Economía, Fotorreportajes, Internacional, Política, Salud, Sudamérica
Tags: ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Search

Mujeres

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.