POEMA

 

 

 

Bajo este caparazón que cubre mi templo

Siento mi corazón herido

Temblando y lloroso

Por sentirse desvalido

 

Mi corazón siente que vibra sin rumbo

Llora por estar ausente

En medio de un cuerpo vivo

Que parece un sepulcro

 

El corazón que de gritos se ahoga

Por anunciar su palpitar

A un ser visible ante los hombres

Pero invisible al sonido de su voz

 

El corazón parece desahogarse en su pena

Al recordar que solo es materia

Un objeto que se mide en movimientos

Y no en lo que guardan sus sentimientos

 

Sentimientos de corazón olvidado

Una porción que parece abandonada

En un nicho empolvado

Que solo las lágrimas rojas y tibias

Parecen limpiar lo opacado

 

Despierta corazón dolido

Que el templo donde permaneces

Parece que hoy ha renacido

Y quiere secar tus lágrimas

Para enjuagarlas con gotas de rocío