Texto completo del discurso pronunciado por Xi Jinping en el evento virtual de la Agenda de Davos

27.01.2021 - CGTN China Global Television Network

Este artículo también está disponible en: Inglés

Texto completo del discurso pronunciado por Xi Jinping en el evento virtual de la Agenda de Davos

El presidente chino, Xi Jinping, pronunció el lunes 26 de enero un discurso titulado «Dejemos que la antorcha del multilateralismo ilumine el camino hacia delante de la humanidad» en el evento virtual de la Agenda de Davos, organizado por el Foro Económico Mundial (FEM).

A continuación, se muestra el texto completo:

«Profesor Klaus Schwab, señoras y señores, amigos, …

El año pasado estuvo marcado por el repentino ataque de la pandemia COVID-19. La salud pública mundial se enfrentaba a una grave amenaza y la economía mundial se ha sumido en una profunda recesión. La humanidad se ha visto frente a una crisis múltiple como rara vez se ha visto en la historia de la humanidad.

El año pasado también fue testigo de la enorme determinación y valentía de las personas de todo el mundo para luchar contra el mortal coronavirus. Guiado por la ciencia, la razón y un espíritu humanitario, el mundo ha logrado un progreso inicial en la lucha contra la COVID-19. Dicho esto, la pandemia está lejos de terminar. El reciente resurgimiento de los casos de COVID nos recuerda que debemos seguir luchando. Sin embargo, perseveramos en el convencimiento de que el invierno no puede detener la llegada de la primavera y la oscuridad nunca puede cubrir la luz del amanecer. No hay duda de que la humanidad prevalecerá sobre el virus y saldrá aún más fuerte de este desastre”.

Señoras y señores, amigos …

La historia avanza y el mundo no volverá a ser como fue en el pasado. Cada elección y cada movimiento que hagamos hoy moldeará el mundo del futuro. Es importante que abordemos adecuadamente las cuatro tareas principales a las que se enfrenta la gente de nuestro tiempo.

El primero es intensificar la coordinación de las políticas macroeconómicas y promover conjuntamente un crecimiento sólido, sostenible, equilibrado e integrador de la economía mundial. Estamos atravesando la peor recesión desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Por primera vez en la historia, las economías de todas las regiones se han visto muy afectadas a la vez, con las cadenas industriales y de suministro mundiales bloqueadas y el comercio e inversión estancados. A pesar de los billones de dólares en paquetes de ayuda en todo el mundo, la recuperación mundial es bastante inestable y las perspectivas siguen siendo inciertas. Necesitamos enfocarnos en las prioridades actuales y equilibrar la respuesta ante la COVID y el desarrollo económico. Debería intensificarse el apoyo a la política macroeconómica para sacar a la economía mundial del peligro lo antes posible. Más importante aún, debemos mirar más allá del horizonte y fortalecer nuestra voluntad y determinación para el cambio. Necesitamos cambiar las fuerzas impulsoras y los modelos de crecimiento de la economía mundial y mejorar su estructura, a fin de establecer el rumbo para un desarrollo a largo plazo, sólido y constante de la economía mundial.

El segundo es abandonar los prejuicios ideológicos y seguir juntos un camino de convivencia pacífica, por el beneficio mutuo y la cooperación en beneficio mutuo. No hay dos hojas en el mundo idénticas, y ninguna historia, cultura o sistema social es igual a otro. Cada país es único en su propia historia, cultura y sistema social, y ninguno es superior al otro. Los mejores criterios son si la historia, la cultura y el sistema social de un país se adaptan a su situación particular, si cuenta con el apoyo de la gente, si sirven para brindar estabilidad política, progreso social y mejores vidas, y si contribuyen al progreso humano. Las diferentes historias, culturas y sistemas sociales son tan antiguos como las sociedades humanas, y son las características inherentes de la civilización humana. No habrá civilización humana sin diversidad y esa diversidad seguirá existiendo durante todo el tiempo que podamos imaginar. La diferencia [¿discrepancia?] en sí misma no es motivo de alarma. Lo que hace sonar la alarma es la arrogancia, el prejuicio y el odio; es el intento de imponer una jerarquía a la civilización humana o imponer la propia historia, cultura y sistema social a los demás. La elección correcta es que los países busquen una coexistencia pacífica basada en el respeto mutuo y en la expansión de los puntos en común, mientras dejan de lado las diferencias y promueven los intercambios y el aprendizaje mutuo. Ésta es la forma de impulsar el progreso de la civilización humana.

El tercero es cerrar la brecha entre los países desarrollados y los países en desarrollo y lograr conjuntamente el crecimiento y la prosperidad para todos. En la actualidad, la desigualdad sigue creciendo. La brecha Norte-Sur aún no se ha cerrado y el desarrollo sostenible se enfrenta a graves desafíos. A medida que los países se enfrentan a la pandemia, su recuperación económica sigue trayectorias divergentes y la brecha Norte-Sur corre el riesgo de ampliarse aún más e incluso perpetuarse. Respecto a los países en desarrollo, aspiran a mayores recursos y espacio para el desarrollo, y están pidiendo una representación y voz más sólidas en la gobernanza económica mundial. Debemos reconocer que, con el crecimiento de los países en desarrollo, la prosperidad y la estabilidad mundiales se asentarán sobre una base más sólida, y los países desarrollados se beneficiarán de ese crecimiento. La comunidad internacional debe mantener sus ojos en el largo plazo, honrar su compromiso y brindar el apoyo necesario a los países en desarrollo y salvaguardar sus legítimos intereses de desarrollo. Se deben fortalecer la igualdad de derechos, la igualdad de oportunidades y la igualdad de normas, de modo que todos los países se beneficien de las oportunidades y los frutos del desarrollo.

El cuarto es unirnos contra los desafíos globales y crear juntos un futuro mejor para la humanidad. En la era de la globalización económica, las emergencias de salud pública como COVID-19 pueden muy bien repetirse, y es necesario mejorar la gobernanza de la salud pública mundial. La Tierra es nuestro único hogar. Redoblar los esfuerzos para abordar el cambio climático y promover el desarrollo sostenible incide en el futuro de la humanidad. Ningún problema global puede ser resuelto por ningún país en solitario. Debe haber acción global, respuesta global y cooperación global. Debe haber una acción global, una respuesta global y una cooperación global.

Señoras y señores, amigos …

Los problemas a los que se enfrenta el mundo son intrincados y complejos. La manera de salir de ellos es defender el multilateralismo y construir una comunidad con un futuro compartido para la humanidad.

En primer lugar, debemos mantenernos comprometidos con la apertura y la inclusión, en lugar de ser cerrados y excluyentes. El multilateralismo consiste en que los asuntos internacionales se aborden mediante consultas y el futuro del mundo sea decidido por todos trabajando juntos. Construir pequeños círculos o comenzar una nueva Guerra Fría, rechazar, amenazar o intimidar a otros, imponer deliberadamente la disgregación [¿división?], interrumpir el suministro o sanciones y crear aislamiento o distanciamiento solo empujará al mundo a la división e incluso al enfrentamiento. No podemos abordar desafíos comunes en un mundo dividido y la confrontación nos llevará a un callejón sin salida. La humanidad ha aprendido lecciones por las malas, y no hace mucho de eso. No debemos volver al camino del pasado.

El enfoque correcto es actuar según la visión de una comunidad en un futuro compartido para la humanidad. Debemos defender los valores comunes de la humanidad, es decir, la paz, el desarrollo, la equidad, la justicia, la democracia y la libertad, superar los prejuicios ideológicos, hacer que los mecanismos, principios y políticas de nuestra cooperación sean lo más abiertos e inclusivos posible, y salvaguardar conjuntamente la paz mundial y estabilidad. Debemos construir una economía mundial abierta, defender el régimen comercial multilateral, descartar las normas, reglas y sistemas discriminatorios y excluyentes y eliminar las barreras al comercio, la inversión y los intercambios tecnológicos. Debemos fortalecer al G20 como el foro principal para la gobernanza económica mundial, participar en una coordinación más estrecha de las políticas macroeconómicas y mantener las cadenas industriales y de suministro mundiales estables y abiertas. Debemos garantizar el buen funcionamiento del sistema financiero mundial, promover la reforma estructural y expandir la demanda agregada mundial en un esfuerzo por luchar por una mayor calidad y una mayor resiliencia en el desarrollo económico mundial.

En segundo lugar, debemos mantenernos comprometidos con el derecho internacional y las normas internacionales en lugar de buscar la propia supremacía. Los antiguos chinos creían que «la ley es la base misma de la gobernanza». La gobernanza internacional debe basarse en las reglas y el consenso alcanzado entre nosotros, no en el orden dado por uno o unos pocos. La Carta de las Naciones Unidas es la base siendo las normas universalmente reconocidas que gobiernan las relaciones de estado a estado. Sin el derecho internacional y las reglas internacionales, establecidas y reconocidas por la comunidad global, el mundo puede volver a la ley de la jungla y la consecuencia sería devastadora para la humanidad.

Necesitamos ser firmes en la defensa del estado de derecho internacional y firmes en nuestra determinación de salvaguardar el sistema internacional centrado en la ONU y el orden internacional basado en el derecho internacional. Las instituciones multilaterales, que proporcionan las plataformas para poner el multilateralismo en acción y que son la arquitectura básica que sustenta el multilateralismo, deben tener su autoridad y eficacia salvaguardadas. Las relaciones entre estados deben coordinarse y regularse a través de instituciones y reglas adecuadas. El fuerte no debe intimidar al débil. La decisión no debe tomarse simplemente mostrando músculos fuertes o agitando un gran puño. El multilateralismo no debe utilizarse como pretexto para actos de unilateralismo. Los principios deben ser preservados y las reglas, una vez establecidas, deben ser seguidas por todos. El «multilateralismo selectivo» no debería ser nuestra opción.

En tercer lugar, debemos mantenernos comprometidos con la consulta y la cooperación en lugar del conflicto y la confrontación. Las diferencias en la historia, la cultura y el sistema social no deben ser una excusa para el antagonismo o la confrontación, sino más bien un incentivo para la cooperación. Debemos respetar y dar cabida a las diferencias, evitar entrometernos en los asuntos internos de otros países y resolver los desacuerdos mediante consultas y diálogo. La historia y la realidad han dejado claro, una y otra vez, que el enfoque equivocado del antagonismo y la confrontación, ya sea en forma de guerra fría, guerra caliente, guerra comercial o guerra tecnológica, eventualmente daña los intereses de todos los países y socava el bienestar de todos.

Debemos rechazar la mentalidad anticuada de la Guerra Fría y el juego de suma cero, adherirnos al respeto mutuo y la acomodación, y mejorar la confianza política a través de la comunicación estratégica. Es importante que nos ciñamos al concepto de cooperación basado en el beneficio mutuo, digamos no a las políticas egoístas y estrechas de empobrecimiento del vecino, y detengamos la práctica unilateral de mantener las ventajas en el desarrollo para uno solo. Se debe garantizar la igualdad de derechos al desarrollo para todos los países para promover el desarrollo y la prosperidad comunes. Debemos abogar por una competencia justa, como competir entre nosotros por la excelencia en un campo de carreras, no vencernos en un campo de lucha.

Por último y en cuarto, debemos mantenernos comprometidos con estar a la altura de los tiempos en lugar de rechazar el cambio. El mundo está experimentando cambios como no se habían visto en un siglo, y ahora es el momento de un gran desarrollo y una gran transformación. Para defender el multilateralismo en el siglo XXI, debemos promover su fina tradición, asumir nuevas perspectivas y mirar hacia el futuro. Debemos defender los valores fundamentales y los principios básicos del multilateralismo. También debemos adaptarnos al cambiante panorama internacional y responder a los desafíos globales a medida que surgen. Necesitamos reformar y mejorar el sistema de gobernanza mundial sobre la base de amplias consultas y la creación de consenso.

Debemos aprovechar plenamente el papel de la Organización Mundial de la Salud en la construcción de una comunidad mundial de salud para todos. Necesitamos impulsar la reforma de la Organización Mundial del Comercio y del sistema financiero y monetario internacional de manera que impulse el crecimiento económico mundial y proteja los derechos, los intereses y las oportunidades de desarrollo de los países en desarrollo. Necesitamos seguir una orientación política centrada en las personas y basada en hechos al explorar y formular las reglas para la gobernanza digital global. Necesitamos cumplir con el Acuerdo de París sobre el cambio climático y promover el desarrollo verde. Necesitamos dar una prioridad continua al desarrollo, implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y asegurarnos de que todos las naciones, especialmente los países en desarrollo, compartan los frutos del desarrollo global.

Señoras y señores, amigos …

Después de décadas de denodados esfuerzos por parte del pueblo chino, China está en camino de terminar de construir una sociedad moderadamente próspera en todos los aspectos. Hemos logrado avances históricos para poner fin a la pobreza extrema y nos hemos embarcado en un nuevo viaje hacia la construcción plena de un país socialista moderno. A medida que China entra en una nueva etapa de desarrollo, seguiremos una nueva filosofía de desarrollo y fomentaremos un nuevo paradigma de desarrollo con el ámbito nacional como pilar y los ámbitos [circulaciones] nacionales e internacionales reforzándose mutuamente. China trabajará con otros países para construir un mundo abierto, inclusivo, limpio y hermoso en el que disfrute de una paz duradera, seguridad universal y prosperidad común.

China seguirá participando activamente en la cooperación internacional ante la COVID-19. Contener el coronavirus es la tarea más urgente para la comunidad internacional. Esto se debe a que las personas y sus vidas siempre deben anteponerse a cualquier otra cosa. También es lo que se necesita para estabilizar y reactivar la economía. Más solidaridad y cooperación, más intercambio de información y una respuesta global más fuerte es lo que necesitamos para derrotar a la COVID-19 en todo el mundo. Es especialmente importante ampliar la cooperación en I + D, producción y distribución de vacunas y convertirlas en bienes públicos que sean verdaderamente accesibles y asequibles para las personas en todos los países. Hasta ahora, China ha brindado asistencia a más de 150 países y 13 organizaciones internacionales, envió 36 equipos de expertos médicos a países necesitados, y mantuvo su firme apoyo y participación activa en la cooperación internacional sobre las vacunas COVID. China continuará compartiendo su experiencia con otros países, hará todo lo posible para ayudar a los países y regiones que están menos preparados para la pandemia, y trabajará para lograr una mayor accesibilidad y asequibilidad de las vacunas COVID en los países en desarrollo. Esperamos que estos esfuerzos contribuyan a una victoria temprana y completa sobre el coronavirus en todo el mundo.

China continuará implementando una estrategia de apertura en la que todos ganan. La globalización económica responde a la necesidad de una creciente productividad social y es un resultado natural del avance científico y tecnológico. A nadie le interesa utilizar la pandemia como excusa para revertir la globalización y optar por el aislamiento y el desacoplamiento [¿división?]. Como partidaria de la globalización económica desde hace mucho tiempo, China se compromete a seguir adelante con su política fundamental de apertura. China continuará promoviendo la liberalización y facilitación del comercio y las inversiones, ayudará a mantener fluidas y estables las cadenas industriales y de suministro mundiales, y promoverá la cooperación de alta calidad de la Franja y la Ruta. China promoverá la apertura institucional que cubra reglas, regulaciones, gestión y estándares. Fomentaremos un entorno empresarial que se base en los principios del mercado, regido por la ley y conforme a los estándares internacionales, y liberaremos el potencial del enorme mercado chino y la enorme demanda interna. Esperamos que estos esfuerzos brinden más oportunidades de cooperación a otros países y den un mayor impulso a la recuperación y el crecimiento económicos mundiales.

China seguirá promoviendo el desarrollo sostenible. China implementará plenamente la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Hará más en el frente ecológico, transformando y mejorando su estructura industrial y combinación energética a un ritmo más rápido y promoviendo una forma de vida y producción verde y baja en carbono. He anunciado el objetivo de China de esforzarse por alcanzar un pico de emisiones de dióxido de carbono antes de 2030 y lograr la neutralidad de carbono antes de 2060. Cumplir con estos objetivos requerirá un enorme trabajo de China. Sin embargo, creemos que cuando están en juego los intereses de toda la humanidad, China debe dar un paso adelante, actuar y hacer el trabajo. China está elaborando planes de acción y tomando medidas específicas para asegurarse de que cumplimos los objetivos establecidos. Estamos haciendo esto como una acción concreta para defender el multilateralismo y como una contribución para proteger nuestro hogar compartido y lograr el desarrollo sostenible de la humanidad.

China seguirá impulsando la ciencia, la tecnología y la innovación. La ciencia, la tecnología y la innovación es un motor clave del progreso humano, un arma poderosa para abordar muchos desafíos globales y la única forma en que China puede fomentar un nuevo paradigma de desarrollo y lograr un desarrollo de alta calidad. China invertirá más en ciencia y tecnología, desarrollará un sistema propicio para la innovación como una prioridad, convertirá los avances en ciencia y tecnología en productividad real a un ritmo más rápido y mejorará la protección de la propiedad intelectual. Todo con el propósito de fomentar un crecimiento de mayor calidad impulsada por la innovación. Los avances científicos y tecnológicos deberían beneficiar a toda la humanidad en lugar de utilizarse para frenar y contener el desarrollo de otros países. China pensará y actuará con mayor apertura con respecto al intercambio y la cooperación internacional en ciencia y tecnología. Trabajaremos con otros países para crear un entorno abierto, justo, equitativo y no discriminatorio para el avance científico y tecnológico que sea beneficioso para todos y compartido por todos.

China seguirá impulsando un nuevo tipo de relaciones internacionales. El juego de suma cero o que «el ganador se lo lleva todo» no son la filosofía que guía al pueblo chino. Como seguidor acérrimo de una política exterior independiente de paz, China está trabajando arduamente para salvar las diferencias a través del diálogo y resolver disputas a través de la negociación y para buscar relaciones amistosas y cooperativas con otros países sobre la base del respeto mutuo, la igualdad y el beneficio mutuo. Como miembro firme de los países en desarrollo, China profundizará aún más en la cooperación Sur-Sur y contribuirá al esfuerzo de los países en desarrollo para erradicar la pobreza, aliviar la carga de la deuda y lograr un mayor crecimiento. China se involucrará más activamente en la gobernanza económica global y presionará por una globalización económica que sea más abierta, inclusiva, equilibrada y beneficiosa para todos.

Señoras y señores, amigos …

Solo hay una Tierra y un futuro compartido para la humanidad. Mientras lidiamos con la crisis actual y nos esforzamos por hacer un mejor día para todos, debemos estar unidos y trabajar juntos. Se nos ha mostrado una y otra vez que mendigar a tu prójimo, hacerlo solo y caer en un arrogante aislamiento siempre fracasará. Unámonos todos y dejemos que el multilateralismo ilumine nuestro camino hacia una comunidad con un futuro compartido para la humanidad.

Gracias.»

Categorías: Asuntos internacionales, Internacional, Política
Tags: ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Search

Mujeres

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.