Cuentos, mitos y leyendas

16.12.2020 - Enrique Collado - Redacción Barcelona

Cuentos, mitos y leyendas
wallhere

Érase una vez un reino con su Rey, su Reina y sus Princesas.

Un reino donde el Rey no tenía poderes reales, sino meramente representativos, aunque ¡eso sí!, era inviolable, como declaraba expresamente su sacrosanta Constitución, votada y aprobada en la noche de los tiempos.

Sobre dicho reino sobrevolaban malos augurios y funestos vientos que a veces llevaban a cierto rey a otros reinos.

Habíanse visto y oído serias desavenencias en la casa real; sucedido gobiernos corruptos – alguno, rescatado bancos en época de “vacas flacas”, sin pedir, una vez pasada la tormenta, la devolución de lo prestado, siguiendo el principio de “privatizar las ganancias y socializar las pérdidas”, mientras “se exprimía, hasta la última gota” a quien menos tenía-; aumentaba el paro y, para rematarlo, algunos nostálgicos tocaban tambores de guerra.

Aún pervivían las leyendas de sus bravos guerreros, la bondad de sus conquistas y el mito de su Unidad, aunque a las nuevas generaciones, semejantes historias les quedaran un tanto lejanas. Su sueño: volver al esplendor de antaño.

El reino estaba constituido por condados, cada condado administrado por un conde o condesa (aunque en algunos, no se sabía muy bien por qué, mandaban los varones), y el pueblo hallábase dividido en grupos, grupúsculos y bandos, en un ambiente cada vez más tenso y crispado.

A su vez, cada condado hallábase dividido, en su seno, por facciones y camarillas, ensalzando leyendas y mitos propios. Así, uno anhelaba que volviera su patria a ser “rica y plena”, otro que fuera “un paraíso en la Tierra” en un territorio incontaminado… Todos: volver al esplendor de antaño.

Mas, a vista de pájaro, veíanse otras tierras próximas y lejanas, fueran o no reinos, con los mismos o parecidos problemas. El manto de la mentira y la corrupción lo cubría todo, y el ánimo y desánimo bajaba y subía, subía y bajaba como en un carrusel sin alma, ni guía.

Pusiéronse de moda palabras como “buenismo”, “noticias falsas”, “posverdad”… y la buena gente ya no sabía qué pensar.

La confusión, el malestar y la falta de energía iban en aumento y no había movimiento en el planeta capaz de dar salida a tanto desafuero.

¿Algún misterioso maleficio había caído sobre ese pequeño planeta? ¿Cómo se había podido propagar semejante veneno?

Mientras unos acusaban a los otros de querer destruir antiguas y sagradas tradiciones al querer cambiar lo que el Supremo había fijado, alejándose del libro sagrado… otros denunciaban la condescendencia que se tenía con los que se aventuraban a atravesar fronteras, exigiendo, por el contrario, vallas cada vez más altas para parapetar su querida tierra.

Muchos apelaban a un Dios que hacía muchos años había muerto, habiendo sido sustituido, subrepticiamente, por otro Dios, el Dios Dinero.

Y muchos otros clamaban por trabajo, vida, dignidad y respeto, desconfiando de las instituciones que se habían ganado, a pulso, su total descrédito.

A la vez que todo esto pasaba, no solo se erigían potentes y sólidas murallas para las personas -mientras el dinero y las mercaderías circulaban, libres, sin el menor problema-, sino que la dureza, primero sutil y luego tosca, iba colonizando corazones.

Pero como, según ciertas leyes, “lo que va mal, puede ir aún mucho peor”, un enemigo minúsculo e invisible, sin entender de vallas ni fronteras, se infiltró a plena luz del día sin que nadie lo viera.

Saltó de un país a otro, como caballo de carrera, y como dragón medieval casi arrasó con todo lo que salió a su paso, en su intento de parar a la fiera.

“El Gran Susto” se llamó y dejó paralizada la Tierra.

¿Tal vez había aparecido, como dijeron unos, porque habían maltratado su propio planeta? ¿Tal vez porque una gran parte del dinero se utilizaba en defensa y se podía haber atajado el mal volcando ingentes recursos para poner freno a la pandemia ya que en realidad se trataba de una guerra? ¿O tal vez porque, previo al virus, gran parte de la población estaba alterada, tensionada y tenían bajas las defensas? ¿O quizá fuera fruto del azar y no merecía la pena dar más vueltas?

Fuera como fuese, después del “Gran Susto”, nadie pensó en volver al “esplendor de antaño” sino en volver a sonreír, tocarse, abrazarse y caminar libres, sin vallas, muros, ni fronteras.

Categorías: Europa, Jóvenes, Migrantes, Opiniones, Política

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Search

Mujeres

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.