JI, JA, JA ! (HI, HA, HA !)

04.06.2020 - Saint-André-de-Valborgne, Francia - Pierre Boquié

Este artículo también está disponible en: Francés, Italiano

JI, JA, JA ! (HI, HA, HA !)
(Imagen de Lukas | Pixabay | https://pixabay.com/fr/users/computerizer-4588466/)

¡JI, JA, JA!  Inteligencia Artificial (IA)

Hay dos tipos de sueños, los que son fantasía y los que satisfacen necesidades legítimas. Los primeros nunca pasarán de la etapa de los sueños, los segundos deben ser perseguidos sin descanso hasta que se realicen.

Algunas personas ponen muchas esperanzas en la Inteligencia Artificial (IA) como una tecnología que nos permitiría resolver muchos de los problemas que han surgido en el curso de nuestro desarrollo industrial desenfrenado. Incluso llegan a fantasear con el advenimiento de una nueva raza de máquinas autónomas que nos superaría en inteligencia, introduciéndonos en una nueva era en la que sería difícil incluso concebir lo que esta podría ser. Dejemos lo inconcebible a la literatura de ciencia ficción, que explora tanto los caminos de lo que podría ser nuestro futuro como los caminos de los universos improbables, simples juegos de la mente. La IA probablemente cae en la última categoría, y veo un peligro real en invertir demasiado (en ambos sentidos de la palabra) en los sueños prometeicos que, mientras tanto, ven cómo nuestros problemas actuales se acumulan e intensifican.

Después de superar algunas reticencias y haber dejado que alguien cercano a mí me convenciera, vi una retransmisión del documental en el canal Arte: iHuman L’intelligence artificielle et nous« (iHuman, la inteligencia artificial y nosotros). Incluso tomé notas: lo que escuchaba era tan alucinante que era como un reflejo de autodefensa para soportar un diluvio de información, en ocasiones delirante, en ocasiones provocador de ansiedad, del que no pude escapar durante una hora y media. Me resultaba difícil permanecer pasivamente frente a la pantalla y, en la medida en que estaba decidido a escribir sobre el tema, tanto como mantener un hilo en las declaraciones, que chocaban tanto con mi comprensión que mis recuerdos corrían el peligro de ser alterados.

Este documental comienza dando la palabra a algunos soñadores (¡busqué, pero no encontré nada mejor!), de pensamiento de ciencia-ficción, que están seriamente convencidos de que es posible crear una inteligencia artificial que supere la inteligencia humana y que incluso podría rivalizar con Dios! La otra parte de la película trata de asustarnos sobre las aterradoras aplicaciones militares y la vigilancia masiva que ya están en funcionamiento o en pleno desarrollo. Esparcen algunas tímidas advertencias, aquí y allá, sobre los peligros potenciales de tales aplicaciones, que son inmediatamente contrarrestadas por un deprimente discurso sobre el tema «nos guste o no, es demasiado tarde, ¡no hay vuelta atrás!».

Vayamos al meollo del asunto con una recopilación de observaciones que he anotado:

“Esta tecnología cuestiona lo que significa ser humano.”

“Será una nueva forma de vida. Nos volverá obsoletos.”

«La IA es algo muy bueno porque resolverá todos nuestros problemas actuales, pero también creará otros nuevos.”

«Seremos capaces de crear seres totalmente autónomos, capaces de perseguir sus propios objetivos. Y puesto que estos seres se volverán más inteligentes que los humanos, será crucial que sus objetivos coincidan con los nuestros.”

«No sabemos cuáles podrían ser las consecuencias.”

«El objetivo final de la investigación es diseñar una inteligencia que pueda hacer todo mejor que nosotros. Estamos creando un verdadero Dios que revolucionará la vida tal como la conocemos.”

«Por supuesto, la gente debería tener derecho a la privacidad con respecto a la orientación sexual u opinión política, pero me temo que, en un entorno tecnológico, eso sea fundamentalmente imposible. Hay que darse cuenta de que no hay vuelta atrás, no hay escapatoria de los algoritmos. Cuanto antes aceptemos la inevitable e inquietante verdad de que la esfera privada ha llegado a su fin, antes podremos pensar en cómo preparar nuestras sociedades para la era post-privada.”

¡Se los advertí, es denso!

Convencidos de que nos enfrentamos a problemas que están por encima de nosotros, estos teóricos del IAG* sueñan con deshacerse de estos problemas confiándolos a máquinas que serían más capaces que nosotros. Incluso podrían desarrollar una forma de inteligencia que sería superior a nosotros. Pero entonces si estos supercerebros generaran otros problemas, ¿no se correría el riesgo de que fueran de un tipo tan nuevo que ya no podríamos entenderlos o, peor aún, ser conscientes de ellos?

¿Qué significa exactamente la inteligencia? Francis Hallé, un botánico y explorador que estudió formas de vida más primitivas que las nuestras, como las plantas, lo define así: «Un ser vivo es inteligente si puede resolver todos los problemas que encuentra en su vida y moriría si no los resolviera.”

Pero si realmente no tiene una vida, ¿qué clase de inteligencia desarrollará? ¿Sólo se puede hablar de inteligencia cuando las neuronas únicamente se utilizan para resolver problemas que no te conciernen? ¿Acaso tiene un «tú»?

Añadamos a esto que la inteligencia no solo consiste, en el ser humano, en resolver los problemas vitales de la existencia. También sobresale en campos tan alejados de nuestras necesidades primarias como los de las artes, por ejemplo… Y obtenemos inmensas satisfacciones de ello, que nos parecen… vitales para nuestro desarrollo y prosperidad. Y sí, nuestra realización es parte de nuestras necesidades vitales, fundamentales, existenciales, sin las cuales la vida parecería blanda e insípida. No tendría sentido y nos quitaría la motivación para luchar por nuestra supervivencia. Las dos están íntimamente ligadas.

También deberíamos hablar de la necesidad apremiante de unirnos, de ayudarnos mutuamente, de convertirnos en una sociedad. Todas estas son áreas que permanecerán para siempre ajenas a la imaginación de una máquina (si es que tiene una) hecha de silicona y circuitos impresos, sin importar cuántos terabytes sea capaz de analizar en un nanosegundo.

Lo que los expertos dijeron en este documental estuvo a veces ilustrado con ejemplos de la IA en acción. Por ejemplo, pudimos maravillarnos ante un extraño autómata, parecido a una araña de acero, que subía orgullosamente un escalón, mientras que un geek se entusiasmaba al afirmar que «las ventajas de la IA superan con creces sus desventajas, así que no vamos a detenernos ahora.» ¡Parece que hay un largo camino por recorrer! Un largo camino…

Debo confesar, sin embargo, que mi primer reflejo fue estar extasiado, yo también ante la actuación del robot, ¡que no tropezó! Pero, ¿a quién iba dirigido mi elogio? ¿Hacia este ensamblaje de partes mecánicas? ¡No! A los diseñadores humanos de lo que sigue siendo, a pesar de todo, una hazaña tecnológica.

Siempre habrá seres humanos detrás de las máquinas. Incluso cuando hablamos abusivamente de máquinas autónomas, sólo son autónomas en el marco de las tareas que les asignamos. Somos nosotros los que presionamos el botón que lanzará un dron para ir a bombardear algún escondite terrorista. Las autoridades militares lo han entendido cuando se aseguran de que los operadores asignados a este tipo de la llamada misión virtual vivan lo suficientemente lejos de su lugar de trabajo. El tiempo que se pasa yendo y viniendo del trabajo sirve como cámara de descompresión psicológica antes de volver a la vida normal de un esposo, padre o vecino.

La presión siempre estará sobre nuestros hombros, los robots no podrán hacerlo por nosotros. Esta será aún más fuerte cuando intentemos deshacernos de ellos a toda costa. Somos el único depositario de nuestra conciencia. La única forma de escapar de ella es la inconsciencia. ¿Pero quién querría seriamente construir un modelo de sociedad sobre tal programa? La Silicon Valley tiene la reputación de consumir drogas pesadas entre sus equipos de desarrollo, lo que puede explicar algunas cosas…

¡La segunda parte de la película trata de lo que ya es una realidad y que no es triste! O más probablemente, muy triste, incluso deprimente. Drones, robots asesinos, redes de cámaras de vigilancia, reconocimiento facial… ¡Bienvenidos al mundo del mañana que comienza hoy! Parece que mientras nuestros simpáticos tontos siguen fantaseando con la aparición de una nueva forma de inteligencia superior, los que financian sus investigaciones no pierden tiempo en desviar todo lo que ya pueden explotar de sus avances tecnológicos hacia objetivos mucho menos nobles que el advenimiento de una raza superior.

El peligro está ahí, pues no olvidemos que detrás de las máquinas siempre hay hombres, y en los hombres se entrelazan lo mejor y lo peor.

Al final de la película, una comisaria europea, Vera Journova, ofreció esta advertencia bastante aterradora: «Cuando hablamos de reconocimiento facial, a veces pienso en las horas más oscuras de nuestra historia, cuando la gente tenía que vivir en un sistema en el que una parte de la sociedad era aceptada mientras que la otra era condenada a muerte. ¿Qué habría pedido Mengele para tener tal instrumento? Permitiría una selección muy rápida y eficiente. Es una visión apocalíptica.”

Es un peligro que no podemos descartar. Pero ¿de dónde viene esta necesidad de espiarse mutuamente, ya sea a través del voyerismo (nivel individual) o de la vigilancia masiva (nivel colectivo)? ¿De dónde viene esta desconfianza generalizada, irónicamente legitimada por la crisis del coronavirus con el uso de mascarillas y el distanciamiento social?

«No hay extraños en la Tierra», nos recuerda acertadamente Cimade. Con nuestros telescopios gigantes, hemos escaneado el espacio a años luz, y hasta que no haya pruebas de lo contrario, tampoco hay extraterrestres en el universo. Estamos solos. Nadie discute nuestra posición en la cima de la pirámide evolutiva. Entonces, ¿a quién le tememos?

Parece que se trata de nosotros mismos, de lo que somos capaces de hacer, de lo lejos que somos capaces de llegar. Alguien tiene que detenernos. De ahí la ridícula idea de desperdiciar aún más los recursos del único planeta que tenemos: «Podemos hacer un cerebro de silicona, es posible. Los primeros IAG serán en realidad centros de datos muy, muy grandes que serán intensivos en energía y consumirán tanto como 10 millones de hogares.”

¡Impresionante! 10 millones de hogares, ¿cuántos cerebros disponibles podrían utilizarse para recuperar el control sobre nosotros mismos y evitar que nos perdamos en las quimeras? Tenemos los recursos, son totalmente ecológicos e infinitamente reciclables, y es dentro de nosotros que están inexplorados. A veces tendemos a olvidar esto.

––––––––––

Había una vez un eminente erudito que desafió a Dios con estas palabras: «Señor, te desafío. Ahora soy tu igual. He logrado crear vida con un puñado de tierra.”

Dios respondió: «Interesante. Muéstrame un poco de lo que puedes hacer.”

El hombre se inclina entonces para recoger un puñado de tierra, pero Dios lo detiene enseguida: «¡Ah, no! Ese no, me pertenece.”

––––––––––

«Los hechos no dan miedo, pero si usted quiere evitarlos, déles la espalda y huya, eso es lo que da miedo». Jiddu Krishnamurti.

 

* Inteligencia Artificial General, que estaría un nivel por encima de la Inteligencia Artificial Amistosa. Habría mucho que decir sobre la semántica empleada.


Traducción del francés por Sofía Tufiño

Categorías: Ciencia y Tecnología, Opiniones
Tags: , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Search

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.