Retorno a la normalidad y transformación ecológica

04.05.2020 - Guido Viale

Este artículo también está disponible en: Italiano, Alemán

Retorno a la normalidad y transformación ecológica
(Texto de la imagen: No queremos volver a la normalidad porque este fue el problema 5a huelga global por la justicia climática 24.04.2020) (Foto de https://www.facebook.com/FFFMilan/)

«No queremos volver a la normalidad, porque la normalidad es el problema». En otras palabras, el fin – o la suspensión – de la emergencia del coronavirus (fases 2 y 3) estará marcado por nuevas manifestaciones de la crisis climática y ambiental mucho más grave que se está produciendo, con una urgencia que demasiados tratan de olvidar, pero también de una inevitable crisis económica con connotaciones no pensadas.

Por supuesto, las carreteras volverán a estar llenas de coches y de smog, porque la ineficiencia y el distanciamiento reducen drásticamente la capacidad del transporte público actual, pero ¿hay alguien que pueda creer que el mercado automovilístico europeo, que se ha hundido en un 80% -y al que la industria italiana de ingeniería mecánica suministró la mayor parte de los componentes- puede recuperarse en unos pocos meses o un año? ¿O que los cruceros – la principal especialización de Fincantieri (además de los buques de guerra) – pueden empezar de nuevo después de ver esos monstruos flotantes convertidos en prisiones, e incluso en tumbas, de aquellos que pensaban que se iban de vacaciones? ¿O que, ahora que H&M también está abandonando el mercado italiano, la moda – moda de masas, prêt-à-porter, de la cual los desfiles de Milán y Florencia son sólo la punta del iceberg – puede reanudarse al ritmo loco de antes? ¿O, de nuevo, que el turismo internacional, el turismo de arte o de negocios, el que «trae el dinero» a las arcas del país, volverá pronto y con gran estilo? ¿O que la industria agroalimentaria, que -también y sobre todo por razones climáticas- corre el riesgo de una crisis de suministro en todo el mundo que pondrá en peligro, incluso en los países más ricos, la capacidad de alimentar a los pobres?

El amargo descubrimiento de quienes serán llamados a trabajar o se han visto obligados a no abandonarlo -con riesgo para su propia salud y la de sus familias- para cumplir con los pedidos pendientes será que dentro de unos meses se encontrarán en situación de despido o sin trabajo, sin nuevos pedidos o sin los suministros necesarios, sin clientes y sin dinero. La Gran Inyección de Liquidez que el gobierno y -quizás- la UE se disponen a administrar para mantener la producción y las actividades sin futuro llenará, por un tiempo, el hueco dejado por los clientes insolventes y los clientes desaparecidos, pero para hundirse inmediatamente después en el agujero negro de una «continuidad de la producción» cuyos cimientos han desaparecido.

O tal vez usted realmente piensa que la reanudación de los trabajos en las Grandes Obras -Tav Turín-Lione en primer lugar, y luego autopistas, estadios, rascacielos, Olimpiadas, la sanguisuga del Mose, y así sucesivamente- puede «reiniciar Italia» como las madaminas de Turín (¿y quién las recuerda ya?) que ven el sagrado Grial en un túnel? Sólo cabe señalar que los gobiernos de los Estados miembros de la UE, tan tacaño en conceder a los que están en dificultades el apoyo financiero que debería ser la base del pacto europeo, resultan ser tan «amplios» en confirmar la financiación de la Comisión para obras como el Tav, destinadas a hundirnos en la nada.

En realidad, la única manera de salvar una «continuidad» productiva y laboral en la mayoría de las fábricas italianas es su transformación ecológica: muchas plantas y muchas habilidades podrían aplicarse en poco tiempo y con poco esfuerzo. Pero esa transformación no puede hacerse empresa por empresa. En todos los ámbitos es necesario reconstruir o recomponer cadenas de suministro enteras – de suministros y salidas: una nueva cadena de suministro – y en muchos casos hacer converger en ellas recursos de territorios enteros: se necesita la concienciación y la implicación de todos – dirección, trabajadores, asociaciones, universidades, gobierno local – pero también dirección y, por supuesto, dinero.

Cuando están en juego las obras públicas y las infraestructuras (las miles de pequeñas intervenciones y la seguridad de los territorios y las comunidades, en primer lugar, en el sector de la salud, en lugar de las pocas obras mayores inútiles y perjudiciales), es necesario devolver la capacidad de intervención y de gasto a los Municipios, reconvirtiéndolos también con una fuerte participación y capacidad de control popular.

Cuando esté en juego el consumo final, las herramientas deben ponerse a disposición del público -de cada empresa, barrio, condominio, escuela, entidad o institución- para conocer y evaluar, en términos de viabilidad técnica y económica, su potencial para participar en la transición ecológica.

¿Qué? Constituyendo, en primer lugar en el ámbito de la energía, equipos multidisciplinarios – ingenieros, arquitectos, economistas, sociólogos – financiados por los Municipios, individualmente o en consorcio, contratando el personal entre los recién graduados y los nuevos graduados que se formarán bajo la guía de expertos en la materia, para realizar – sin cargo alguno tanto para los que lo soliciten como para los que no lo hagan – controles, diseño preliminar de las intervenciones, evaluación de su viabilidad económica, identificación de las fuentes de financiación y supervisión de la obra, que se confiará a empresas asociadas. Pueden ponerse en marcha intervenciones similares para revolucionar el sistema de transporte (compartir los medios de transporte y rediseñar las líneas, los horarios y los medios de transporte público) y construir cadenas de suministro locales en el sector agroalimentario. Una iniciativa que puede crear miles de puestos de trabajo calificados para los jóvenes y desencadenar un verdadero avance en las principales áreas afectadas por la conversión ecológica. Ciertamente, con procesos aleatorios, sin esperar el «plan» del Green New Deal (conjunto de propuestas) del gobierno, pero trabajando concretamente para hacer uno.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Europa, Opiniones, Salud
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.