La PAX pide a los ministros de relaciones exteriores europeos que acuerden medidas concretas para demostrar que la anexión por parte de Israel de partes de los territorios palestinos ocupados en la Ribera Occidental tendrá consecuencias.

Es necesario que la Unión Europea deje claro al gobierno israelí que la Unión Europea tomará medidas si Israel lleva a cabo su plan de anexión de partes de la Ribera Occidental.

La Unión Europea ha expresado su preocupación

Los ministros de relaciones exteriores europeos se disponen a debatir la inminente anexión israelí de partes de la Ribera Occidental. Varios estados miembros de la Unión Europea, entre ellos Francia, así como el alto representante Europeo Josep Borrell, han indicado que esa anexión tendrá consecuencias.

Una clara violación

El nuevo acuerdo de la coalición israelí establece que el gobierno israelí puede anexar partes del territorio palestino ocupado después del 1 de julio de 2020. Esto sería una clara violación del derecho internacional y haría imposible que los ciudadanos palestinos vivieran con dignidad.

La adquisición de territorio por la fuerza está estrictamente prohibida por el derecho internacional. La Corte Internacional de Justicia lo ha confirmado repetidamente. Esto también está claramente establecido en el artículo 2 (4) de la Carta de las Naciones Unidas. La posible anexión de Cisjordania es una grave violación de la autodeterminación de los palestinos. Otros países tienen la obligación de no prestar ayuda o asistencia a esa situación ilegal.

El antecedente ruso

La Unión Europea debe dejar claro a Israel que la anexión de partes de la Ribera Occidental tendrá consecuencias concretas. Un antecedente reciente son las medidas adoptadas contra Rusia en respuesta a la anexión de Crimea. En el caso de Israel, las medidas concretas podrían incluir la suspensión y/o congelación del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea e Israel, restricciones comerciales, exclusión de la participación en programas europeos, como Horizonte Europa, y otras medidas como restricciones de viaje y congelación de activos.

La Unión Europea tiene un deber

La anexión es una grave violación del derecho internacional que debe ser condenada con algo más que palabras. Como principal socio comercial de Israel y guardián de la paz y la justicia, la Unión Europea tiene tanto la capacidad como el deber de ejercer influencia para detener la anexión. La Unión Europea también debe velar por que no se plantee para su examen la nueva expansión de la zona especialmente designada E1 cerca de Jerusalén como alternativa a la anexión de partes de la Ribera Occidental. Por consiguiente, la PAX pide a los ministros de relaciones exteriores europeos que acuerden medidas concretas y dejen claro al Gobierno israelí que la anexión de partes de la Ribera Occidental no estará exenta de graves consecuencias.


Traducción del inglés por Sofía Guevara

El artículo original se puede leer aquí