El Día del Planeta 2020: El cambio climático sería una pequeña amenaza comparado con la guerra nuclear

26.04.2020 - Abolition 2000

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Italiano, Alemán

El Día del Planeta 2020: El cambio climático sería una pequeña amenaza comparado con la guerra nuclear
Día de la Tieerra 2020

Día del planeta 2020

En este Día del Planeta 2020, los miembros del comité de coordinación de Abolición 2000 y otros han escrito una declaración en apoyo de la necesidad de abordar la triple amenaza que enfrenta la humanidad hoy en día: el cambio climático, las pandemias mundiales y la devastación nuclear.  La declaración está abierta a los signatarios que deseen respaldarla.  En ella se destaca el hecho de que, aunque el cambio climático es una enorme amenaza para la civilización humana, dado que en cualquier momento se podría alcanzar un punto de inflexión, y que el covid-19 está matando a miles de personas cada día, una guerra nuclear tiene la capacidad de destruir la civilización en cuestión de días.

Abordar las amenazas para la supervivencia del planeta

El Día del Planeta 2020 firma la declaración de los miembros de la red mundial Abolición 2000 para eliminar las armas nucleares.

El año 2020 marca el 50º Aniversario del Día del Planeta [i] y encuentra al planeta enfrentando amenazas existenciales como nunca antes en la historia de la humanidad.

La amenaza del cambio climático se manifiesta cada vez con mayor fuerza a medida que pasan los años, a través de los fenómenos meteorológicos extremos, los incendios forestales a gran escala, el blanqueo de los arrecifes de coral y el retroceso de los glaciares, entre otros.  En este año también el mundo se enfrenta a una pandemia que, en estos momentos, está costando miles de vidas cada día y parece probable que tenga un impacto en nuestra civilización durante años, si no décadas, por venir.

Sin embargo, junto a estas amenazas a la existencia humana está la amenaza menos considerada, pero más peligrosa, del desastre nuclear, y en este contexto recordamos que el año 2020 también marca el 75º aniversario de las bombas atómicas estadounidenses lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki, que mataron a unas 500.000 personas, mediante incineración inmediata por la explosión o la posterior muerte en los meses y años siguientes a causa de un agonizante envenenamiento por radiación[ii]. El año 2020 también marca el 75º aniversario del establecimiento de las Naciones Unidas para «salvar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra», mediante el establecimiento de los mecanismos de seguridad comunes para lograrlo. Lamentablemente, el final de la Segunda Guerra Mundial también dio inicio a una carrera de naciones para desarrollar la tecnología nuclear, que tiene la posibilidad de infligir un golpe más devastador al planeta en 10 días que el que tendrá el cambio climático en 100 años.

Hoy en día, unas 14.000 armas nucleares, la mayoría de las cuales son mucho más poderosas que las bombas que destruyeron Hiroshima y Nagasaki, siguen representando una amenaza intolerable para la humanidad, según lo han expresado los científicos atómicos que juzgan que al planeta le faltan unos simbólicos 100 segundos para la medianoche en su reloj del día del juicio final[iii]. Estas armas, miles de las cuales pueden ser lanzadas a los pocos minutos de recibir la orden, están en manos de líderes a veces erráticos en los que no se puede confiar para que pongan el bienestar del planeta por delante de sus propias agendas domésticas.  En una investigación publicada en 2013 por la organización Médicos Internacionales para la Prevención de la Guerra Nuclear se llega a la conclusión de que cerca de 2.000 millones de personas correrían el riesgo de morir de hambre en un conflicto nuclear en el que se usaran  sólo 100 ojivas nucleares[iv], y las pruebas de la Cruz Roja Iinternacional demostraron que tampoco existe capacidad para prestar asistencia humanitaria en el caso de que se usaran bombas nucleares en zonas pobladas[v].

Además, las más de 400 centrales nucleares distribuidas por todo el mundo son capaces de envenenar todo el planeta con residuos radiactivos tóxicos que deben ser almacenados de forma segura durante 250.000 años.  Cada una de estas centrales es un accidente que espera ocurrir y una potencial amenaza terrorista.  En los últimos 50 años en los que se ha celebrado el Día de la Tierra, hemos visto dramáticos accidentes en los reactores de Three Mile Island, Chernobyl y Fukushima.  En el momento de redactar este informe, los incendios forestales en los alrededores de Chernobyl son motivo de preocupación a medida que se acercan a la ubicación del reactor, y los mismos incendios están volviendo a liberar a la atmósfera el material radiactivo que anteriormente absorbían los árboles y otras plantas desde que el reactor explotó[vi].

Los pueblos colonizados e indígenas han soportado la mayor parte de la devastación nuclear, desde la extracción de uranio y el ensayo de armas nucleares en sus tierras, hasta el vertido, almacenamiento y transporte de plutonio y desechos nucleares, y el robo de tierras para infraestructura nuclear.[vii]

En este Día del Planeta, mientras el mundo se enfrenta a la triple amenaza del cambio climático, la pandemia de virus y el olvido nuclear, hacemos un llamamiento a todas las personas de buena fe del mundo para que se reúnan y construyan los cimientos de un nuevo mundo: un mundo sin armas nucleares y sin energía nuclear, un mundo sostenible en el que la tierra, los océanos, la atmósfera, los glaciares, las zonas silvestres, la flora y la fauna en toda su diversidad puedan recuperarse, y un mundo equitativo con un sistema económico que proporcione una vida digna a todos los habitantes del planeta.

Una parte esencial de este nuevo mundo será una mejor aplicación de la prohibición de la guerra de la Carta de las Naciones Unidas y la utilización de la diplomacia y el derecho para resolver las controversias internacionales. También requerirá la reorientación del gasto militar hacia la seguridad humana, la eliminación de las armas nucleares, la rápida eliminación de la energía nuclear, y un giro hacia fuentes de energía renovable limpias y seguras.[viii][ix]

Como especie, tenemos la capacidad de hacerlo, y la actual crisis mundial es el llamado de atención que necesitamos para hacer un mundo mejor para todos.

Nosotros, los abajo firmantes, estamos listos para hacer nuestra parte.  ¿Quién está con nosotros?

Haga clic aquí para añadir su nombre a la lista de firmantes

 

Haga clic aquí para ver la lista completa de firmantes

[i] https://www.earthday.org/earth-day-2020/
[ii] https://www.pressenza.com/2019/07/interview-with-kathleen-lawand-international-committee-of-the-red-cross/
[iii] https://thebulletin.org/2020/01/press-release-it-is-now-100-seconds-to-midnight/
[iv] https://www.ippnw.org/pdf/nuclear-famine-two-billion-at-risk-2013.pdf
[v] https://www.regjeringen.no/globalassets/upload/ud/vedlegg/hum/hum_malich.pdf
[vi] https://www.bbc.co.uk/news/world-europe-52274242
[vii] http://www.abolition2000.org/en/resources/newsreleasesstatements/moorea-declaration/
[viii] http://www.abolition2000.org/a2000-files/sustainable-now.pdf
[ix] https://www.irena.org/newsroom/pressreleases/2020/Apr/Renewable-energy-can-support-resilient-and-equitable-recovery


Traducción del inglés por Sofía Tufino

Categorías: Comunicados de Prensa, Ecología y Medio Ambiente, Internacional, Paz y Desarme
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.