Covid-19: Los medios independientes son un antídoto contra el caos, no los censuren

22.04.2020 - Pressenza India

Este artículo también está disponible en: Inglés

Covid-19: Los medios independientes son un antídoto contra el caos, no los censuren
Imagen Cortesía de: Deccan Herald

por Gautam Navlakha

Los medios de comunicación independientes y la ciudadanía que está alerta no deben ser suprimidos, abusados o menospreciados.

La congregación de Tablighi Jamaat en Nizamuddin West, en Delhi, se ha convertido en marzo en el mayor propagador de virus del Covid-19 y pone de relieve el fracaso del gobierno central y del gobierno de Delhi. Que los organizadores de la congregación siguieran adelante con su programa previsto en un momento en que la amenaza de pandemia era bien conocida fue un error, porque no puede decirse que no estaban al tanto del Covid-19 y de la amenaza que representaba. Pero recibieron el visto bueno del gobierno, que concedió visados a los extranjeros para asistir a la congregación y a la administración local, especialmente a la policía de Delhi, que está controlada por el gobierno central. Para cuando todos se dieron cuenta de la amenaza, el transporte de pasajeros por ferrocarril, aéreo y por carretera había sido suspendido y los delegados que asistían a la congregación permanecían atrapados dentro de los dormitorios del Tabligh, creando así un perfecto «punto clave» para que el virus floreciera.

Culpar a los funcionarios inferiores de la lentitud en el tratamiento de este asunto sería un error, cuando las señales contradictorias emanaban de la cúpula, sin que estuviera claro lo que los funcionarios inferiores debían hacer en esas circunstancias. Si las medidas que se están tomando ahora se hubieran aplicado antes, las cosas podrían haber sido mejores.

Sin embargo, dado que «Markaz Nizamuddin» está siendo utilizado por los medios de comunicación electrónicos, salvo honrosas excepciones, para fomentar la división comunal, incluso cuando el país se enfrenta a la amenaza de una pandemia devastadora, se habría pensado que el gobierno de la India, que hace sólo unos días había solicitado al Tribunal Supremo que permitiera la pre-censura de los medios de comunicación con la excusa de tomar medidas drásticas contra las «noticias falsas», se habría asegurado de que no se permitiera la histeria antimusulmana.

Sin embargo, los medios de comunicación social están repletos de venenosos comentarios espeluznantes. El gobierno del BJP no tiene problemas con estos mensajes incendiarios en los medios sociales, pero el gobierno estaba paranoico con las críticas de los medios independientes sobre su falta de planificación y preparación antes de anunciar el cierre.

Según lo que ha dicho el Ministro del Interior de la Unión en relación con algunas críticas constructivas del Partido del Congreso y los partidos comunistas, parece que la tendencia innata del partido gobernante es desviar la atención de su torpeza, que contribuyó en gran medida al caos que reinó durante los primeros días.

El poder judicial ha seguido cediendo a las exigencias del gobierno, ya sea en nombre de la «seguridad nacional» o de la actual pandemia, para recortar las libertades constitucionales. Hay que reconocer que esto no ha sucedido sin reservas, sino poco a poco, dejando espacio para la propaganda comunal divisiva de los medios de comunicación pro-gobierno. Estos últimos siguen siendo libres de decir lo que quieran. Así que los que realmente necesitan ser castigados se salen con la suya, mientras que los que están cumpliendo con sus deberes profesionales son buscados para ser censurados y reprimidos.

En el mejor de los casos, la clase obrera de la India descubre que sus males, ansiedades y luchas no son escuchadas y que no están representadas. Sólo los medios de comunicación independientes ofrecen alguna esperanza de que sus quejas sean percibidas y atendidas. Lo que han tenido que soportar durante décadas es una cosa, pero si incluso estos medios independientes se bloquean, perderían su única fuente importante para hacer oír sus voces. Porque los medios controlados por el gobierno o los medios flexibles no podrían preocuparse menos por las clases trabajadoras.

Además, los medios independientes nunca se rebajaron a fomentar el comunalismo divisivo y no se dejaron llevar por los intolerantes y los fanáticos como los medios flexibles han estado haciendo todo el tiempo. Si las autoridades están contentas con los medios pro-gobierno, pero se indignan por las críticas de los medios independientes, entonces indica su incapacidad para enfrentarse a las críticas y, mucho peor, plantea dudas sobre su capacidad para corregir sus errores.

Además, el gobierno colocó a los medios de comunicación en la lista de «servicios esenciales» y el Primer Ministro incluso exhortó a la prensa a que proporcionara «comentarios» desde el inicio, para que el gobierno pudiera acceder a voces y aportaciones independientes. Esto implica informar con veracidad desde el principio. Hacer preguntas que afecten a la gente, preguntar porqué hay demoras en la prestación de los EPI (equipo de protección individual), como guantes, máscaras N-95 y otras instalaciones para el personal médico, sanitario y policial, que son los primeros en responder en esta crisis. Al anunciar la suspensión del transporte de pasajeros, no se escatimaron esfuerzos para la mano de obra migrante y sus familias, a pesar de que se sigue sacando a los extranjeros de la India y se organizan vuelos para miles de indios atrapados en el extranjero. No sólo eso, los que están siendo transportados en avión fuera y dentro del país fueron también examinados para asegurarse de que no son portadores del virus. Entonces, ¿por qué no había ningún plan, ni a nivel central ni a nivel estatal, para los más de 182 millones de trabajadores migrantes?

¿Es erróneo informar cómo la policía ha acusado a los migrantes que estaban desesperados por volver a casa porque ningún gobierno se preocupaba por ellos o por su bienestar? ¿Cómo pueden estos migrantes confiar en que los mismos gobiernos acudan en su ayuda ahora, cuando ven que se están empleando medidas coercitivas para hacerlos entrar en razón, incluyendo su encierro?

¿Es erróneo preguntarse por qué los que están en la primera línea de defensa para luchar contra la pandemia tienen que trabajar en circunstancias que amenazan sus propias vidas? Considere que cuando las cárceles indias estén superpobladas en Uttar Pradesh, Delhi, Maharashtra, Chhattisgarh y Madhya Pradesh, que están mucho peor que la media nacional en cuanto a superpoblación carcelaria, aun así, el Ministerio del Interior de la Unión ha pedido inconscientemente a los estados que arresten y encarcelen a cualquiera que viole el encierro. ¿Les importan los reclusos, la cárcel y el personal policial? ¿No se debería informar y criticar la preocupación por estos graves problemas y la oposición a las medidas draconianas para hacer que la gente obedezca el encierro?

¿Cree el gobierno que las preguntas no deben hacerse en absoluto? ¿Cree que todo el peso de las políticas erróneas que ha seguido todo el tiempo puede ser eliminado y que estas políticas incorrectas no vendrán a mordernos ahora, cuando nos enfrentamos a la pandemia? ¿Cree que las medidas que se están tomando ahora no son medidas Ad hoc para evitar la amenaza del virus? ¿Quiere dejar todo en el país tal como estaba y, por lo tanto, no quiere ganarse ningún oprobio por sus continuos pasos en falso o su mala gestión a largo plazo?

¿No se supone que debemos preguntarnos por qué el gobierno de Uttar Pradesh está usando como cubierta esta pandemia para atacar a los ciudadanos que se oponen legal y legítimamente a la trinidad CAA-NRC-NPR?

Si la conducta del gobierno es tan legítima, ¿por qué ha anunciado subrepticiamente su nueva política de domicilio para Jammu y Cachemira? ¿Por qué el gobierno ha facilitado a los extranjeros la adquisición de un certificado de domicilio y ha empeorado la situación de los residentes de Jammu y Cachemira para conseguir empleos en el gobierno? ¿O por qué, a pesar de que el Primer Ministro dijo a una delegación del recién formado Partido Apni que no hay ninguna medida en marcha para cambiar el perfil demográfico de Jammu y Cachemira, su nueva política de domicilio hace precisamente eso? ¿Los ciudadanos debemos mantener la boca cerrada mientras el gobierno dirigido por el BJP puede hacer lo que le plazca y seguir desarrollando sus diabólicos planes?

Recuerden, son sólo los medios independientes los que están mostrando una conciencia y preocupación en estos tiempos, y exigiendo que el gobierno tome las medidas necesarias con respecto la creciente propagación de Covid-19. Esto contrasta fuertemente con los medios controlados, ya sean impresos, electrónicos o en línea, que han comenzado a ignorar los sórdidos detalles de las condiciones de la gente tras el cierre, la escasez de instalaciones y la falta de planificación. Creo que los medios controlados están causando un grave perjuicio al público al pintar un cuadro de «sab changa si» – todo está bien, ahora que el Primer Ministro ha hablado con los propietarios y editores de medios selectos y se ha hecho cargo.

Los heroicos esfuerzos de los trabajadores médicos y sanitarios, los funcionarios gubernamentales de menor rango y el personal de la policía, así como los medios de comunicación independientes, deben ser apreciados. En un momento como éste, la falsa equivalencia o el «balance» de las malas historias con las buenas no servirá. Tenemos que informar de las situaciones tal y como las encontramos en la realidad si queremos ayudar realmente a las autoridades a saber dónde están las líneas de falla. Sin embargo, las preocupaciones más grandes permanecen y no pueden ser descartadas en nombre de la pandemia. Si una crisis es también una oportunidad para arreglar las cosas, entonces es una razón más para que los medios de comunicación independientes se centren en los pasos en falso y las deficiencias y sigan recordando al gobierno su responsabilidad. Dejar todo en manos del gobierno de los fanáticos del control ha demostrado, una y otra vez, que no está bien. El gobierno necesita ser empujado y presionado para que cumpla.

El punto es que un gobierno fuerte habría recibido con agrado las críticas y los informes veraces desde el inicio. Habrían encontrado mucha utilidad en los informes críticos para introducir correctivos cuando fuera necesario. Sin embargo, un gobierno débil sólo piensa en términos de sus calificaciones y popularidad y no en el bienestar de todos los ciudadanos indios. Por lo tanto, corresponde al gobierno central dirigido por el BJP darse cuenta de que puede amordazar las voces independientes y suprimir todas las críticas sobre su mala gestión del cierre no planificado, pero las ideas formadas en la etapa inicial dejan un profundo impacto. La división entre ricos y pobres es demasiado profunda y demasiado amplia para ser superada con la imaginación y requiere una manifestación concreta de medidas correctivas en el lugar.

Hasta que eso ocurra, los medios de comunicación independientes y una ciudadanía alerta no deben ser suprimidos, abusados o menospreciados.

El autor es un activista de los derechos humanos. Las opiniones son personales.


Traducción del inglés por Armando Yánez

Categorías: Asia, Cultura y Medios, Opiniones
Tags: , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

 

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.