Se convirtió en un mercado: la Unión Europea y su patio trasero

10.01.2020 - Amelie Lanier - Untergrund-Blättle

Este artículo también está disponible en: Alemán

Se convirtió en un mercado: la Unión Europea y su patio trasero
Cruce de frontera Nădlac - Nagylak - lado rumano - Autopista A1. (Imagen de © Raimond Spekking | CC BY-SA 4.0 via Wikimedia Commons)

Si viajas por la «vieja» Europa en una autopista hacia el este, pasas por interminables columnas de camiones. Las placas de matrícula provienen en su mayoría de los nuevos países de la Unión Europea como Polonia, Hungría, Eslovaquia o Bulgaria.

¿Qué sería de la Unión Europea sin los mercados que creó tras la caída del telón de acero y la disolución del CMRE (Consejo de Asistencia Económica Mutua de los Estados Socialistas)?

Mientras los habitantes de estos estados languidecían bajo el yugo del comunismo, a la manera occidental de leer y la «mala administración» prevalecía, estas economías nacionales eran bastante capaces de vestirse, alojar, alimentar y equipar a sus habitantes con otros bienes para sus necesidades diarias

Hoy en día, la mayoría de estas mercancías en la carretera provienen de los estados occidentales de la Unión Europea, a menudo producidas por trabajadores del país de destino, pero en la República Federal Alemana, Holanda, Francia o España.

¿Qué pasó ahí?

La destrucción de la agricultura de los estados ex- socialistas

tuvo lugar en varios pasos.

El primero fue el fin de la CMEA y la conversión del comercio bilateral del trueque-intercambio natural basado en la transferencia de rublos al pago de divisas. Los primeros en demandar divisas fueron los estados de Visegrád (Hungría, Checoslovaquia, Polonia). Como todo el mundo quería divisas y nadie las tenía, los productores agrícolas y la industria alimentaria (y no sólo ellos) perdieron de golpe sus mercados en el este.

El siguiente paso fue el cierre de los mercados occidentales. Durante la Guerra Fría, la exportación de alimentos al occidente capitalista era a menudo la principal fuente de divisas para los verdaderos estados socialistas. Los gobiernos occidentales sólo permitieron la importación de alimentos con el fin de, en primer lugar, abaratar su suministro de alimentos para la humanidad trabajadora y, en segundo lugar, crear insatisfacción «allá» creando escasez de alimentos.

Después de la caída del Muro de Berlín, esto se acabó. En los tratados de asociación, los alimentos estaban restringidos por cuotas o sujetos a derechos de aduana, de modo que se volvían más caros en comparación con sus propios productos subvencionados de LW y, por lo tanto, ya no eran competitivos.

Los estados que ya estaban bajo el fideicomiso del FMI -Hungría (adhesión en 1982), Polonia (adhesión en 1986), Rumania (adhesión en 1972) y los estados sucesores de Yugoslavia (Yugoslavia fue miembro fundador del FMI, desde 1945)- también fueron prohibidos por las autoridades del FMI de proporcionar cualquier tipo de apoyo a su agricultura con cargo al presupuesto o en especie, como el combustible gratuito, como «distorsión de la competencia».

¡Todo esto con el aplauso de los medios de comunicación, que exigieron a los antiguos estados de la CMEA que redujeran sus «sobrecapacidades» agrícolas antes de pensar en entrar en la Unión Europea!

En los estados en los que la agricultura se había colectivizado -Hungría, Rumania, Bulgaria, Checoslovaquia- se privatizó con procedimientos poco transparentes, lo que provocó un rápido declive de los sistemas de riego y drenaje y de la maquinaria, haciendo retroceder el nivel de producción mecanizada ya alcanzado a la etapa de desarrollo de los carruajes de caballos y bueyes, incluso el redescubrimiento del asno como animal de tiro. Además, había especulación inmobiliaria y cuestiones de propiedad no resueltas, como resultado de lo cual gran parte de la tierra ya no se cultivaba.

Finalmente, otro impulso a la ya muy reducida actividad agrícola fue la intrusión de las cadenas de supermercados occidentales, que ofrecían alimentos subsidiados e inflados agroquímicamente, cosechados y procesados por personas con empleos precarios, en parte por debajo de los costos de producción, echando así de la carrera al resto de la producción nacional.

Tan pronto como no haya más matadero o molino local en las cercanías, los precios pueden subir y compensar las pérdidas anteriores, al menos así se calcula. Si no funciona, se cierra el lugar y la gente puede ir en auto al siguiente hipermercado o ir a algunos proveedores locales más caros que han comprado las cosas antes en los mismos supermercados a 3 pueblos de distancia y venderlas con un cargo extra.

La tradicional huerta y la cría de pollos también están abandonadas, porque las semillas, el fertilizante y el alimento para el ganado son ahora demasiado caros para los mini- salarios y las pensiones…

Así que una buena parte del contenido de estos camiones son alimentos que solían producirse en estos estados, con un valor nutritivo significativamente mayor y menos veneno en su interior.

Para poder apreciar correctamente la destrucción de las capacidades industriales de los patios traseros de la Unión Europea, hay que recordar que todo el socialismo tenía su atractivo para muchos de sus soldados del partido en el sentido de que les permitía «negar» la industrialización, «negada» en la anterior división internacional del trabajo, en una especie de desarrollo de recuperación. La industria era todo el orgullo, los trabajadores de las fábricas marchando en varios días festivos nacionales, alabando el progreso que encarnaban, por así decirlo, y que hacían posible para otros.

Aunque la agricultura siempre fue una especie de hijastro de los partidos socialistas y de la retórica, una parte importante de la confianza en sí mismo de la nación corría por las fábricas, por los productos que allí se fabricaban, y a los dirigentes del partido les gustaba adornarse con la apertura de nuevos centros de producción y fábricas modelo en el sector industrial.

En las décadas de 1970 y 1980, esta armonía pre estabilizada de progreso constante comenzó a resquebrajarse – principalmente gracias al comercio con occidente y a la comparación a la que estaban expuestas las fábricas socialistas. Los políticos socialistas y los gerentes de las fábricas miraban con envidia los productos occidentales supuestamente mejores y más baratos. El elogio de la «competencia» se difundió por las universidades, y en algún momento hubo más y más caras agrias por el atraso tecnológico de las empresas socialistas y la consideración que tenían que mostrar por sus empleados.

Y así es como nacieron los «reformistas»: los miembros del partido en los niveles más altos de los aparatos estatales, que hablaban cada vez más fuerte sobre el hecho de que el occidente era de alguna manera más progresista, tenía mejores métodos, y que por lo menos en elementos había que adoptar para la economía nacional.

Tras la caída del Muro de Berlín, estas personas llegaron al poder como traidores, ofreciendo al capital occidental toda la economía nacional: ¡barata, más barata! ¡Aplastamos los sindicatos, o los usamos para mantener a nuestros trabajadores callados! ¡Estamos presionando los salarios! No exigimos ninguna medida de protección – ¡cada trabajador asalariado es el arquitecto de su propia fortuna! Regulaciones ambientales – ¿qué es eso? ¡Lo principal es que ustedes vengan, queridos capitalistas, y nos exploten, para que sólo se estrelle! ¡Para ello, extenderemos la alfombra roja para usted!

A pesar de todo el servilismo y el congraciamiento, estos filántropos cometieron un error capital: pensaron que si se les trataba como corresponde, el capital extranjero vendría e invertiría en la producción. En cambio, el capital comercial y financiero llegó y preparó el terreno para que los bienes producidos en otros lugares se vendieran en estos nuevos mercados. Uno de los requisitos previos para esta función como mercado era la solvencia, otro la red bancaria y la convertibilidad de la moneda. La condición más importante, sin embargo, fue la creación de una tabula rasa de producción, una especie de desierto donde uno podía vender sus propios bienes.

La destrucción de la industria de los estados ex- socialistas

Esta labor de destrucción también se llevó a cabo en varias etapas.

No era un plan maestro ingeniosamente diseñado, que habría sido elaborado y puesto en práctica paso a paso por algunos villanos de la Soros & Co. Los conquistadores capitalistas también aprendieron a través de la experiencia, de la decepción, pero también a través de la complacencia de los funcionarios locales, que por supuesto querían enriquecerse tanto como pudieran con todo esto. En estrecha colaboración con los medios de comunicación, los ideólogos, el FMI, la legislación de la Unión Europea, etc., se despidió a los trabajadores, se cerraron industrias y se adaptaron las leyes.

También aquí comenzó todo con la disolución de la CMEA y el paso de la cooperación y el trueque a la competencia y los negocios. Sólo se aceptaba dinero «real», es decir, DM o Dólar. Los productos preliminares y las materias primas, así como la energía, ya no se suministraban, las fábricas se paralizaban, las mercancías no vendidas llenaban los pabellones de las fábricas y los salarios ya no se pagaban.

Todo esto tuvo lugar en economías en las que no se planificaron los despidos, donde no había fondos de desempleo a los que se hubiera pagado dinero por adelantado, donde no había indemnizaciones por despido: el colapso fue total.

Algunos gerentes intentaron el contrabando, especialmente en los Balcanes, porque Yugoslavia tenía mucha más experiencia en el comercio con occidente. Pero las condiciones eran desfavorables, pronto las fronteras del oeste fueron estrictamente vigiladas, y no había dinero donde se podía ir, porque los clientes originales estaban en la misma situación que sus proveedores en ese momento: La caja registradora estaba vacía.

Luego vinieron los privatizadores. Los bancos y consultores se inscribieron, se fundaron las bolsas de valores, se crearon valores – certificados de acciones, acciones de empresas, cupones. Los estados fundaron agencias de activos y emitieron «acciones» junto con los bancos occidentales para privatizar sus empresas. Empresarios turbios con oscuras fuentes de crédito compraron y vendieron estas acciones y desaparecieron sin dejar rastro después de las ganancias de precio, mientras que los estados tuvieron que contribuir a mantener la empresa viva hasta la privatización «final».

Las privatizaciones se utilizaron principalmente para lavar dinero de otros sectores de la economía a través de transacciones financieras menos transparentes y valores dudosos, o para aprovechar las fuentes estatales de enriquecimiento privado, lo cual ha sido desde entonces un fenómeno mediático conocido como «corrupción». Este dinero fluía más o menos de los subsidios estatales a través de la compra de títulos a los particulares, pero no llegaba a las empresas.

Algunas empresas encontraron un comprador después de años de ir y venir, pero una vez que despidieron al menos a la mitad de sus empleados, pusieron toda la empresa patas arriba, y adjuntaron varias deudas y reclamaciones al estado o municipio en cuestión, lo que de nuevo causó todo tipo de problemas con los préstamos, los bancos y el FMI.

Las empresas que fabricaban productos comercializables en todo el mundo y que, por tanto, atraían una atención codiciosa, no estaban en una buena situación. Luego, a menudo eran compradas a muy bajo precio por «inversionistas» que desmantelaban las máquinas y las transportaban a otros lugares, a sus países de origen y a sus fábricas matrices. Esto es lo que sucedió con las fábricas de papel, alimentos e ingeniería en Europa del Este y especialmente en Bosnia. O bien compraron sólo la marca y en lugar de la fábrica original instalaron un almacén y una cadena de tiendas a través de las cuales el mercado interno se abastece de las empresas de la madre patria.

(Las excepciones a este desarrollo fueron la República Checa y Eslovenia, que pudieron mantener y ampliar su producción hasta cierto punto, y Polonia, que era lo suficientemente atractiva como lugar de producción para el capital extranjero debido a su tamaño y ubicación).

Desde estos estados desindustrializados comenzó un movimiento migratorio de trabajadores migrantes hacia Europa Occidental que, como ejército de reserva industrial, ayudó a reducir los salarios en ese lugar y provocó una enorme pérdida de población en los estados de Europa Oriental.

Esto redujo su utilidad como mercados hasta cierto punto. Por lo tanto, la demanda es bastante débil.

Pero para entenderlo, hay que ver también cómo se produjo y se sigue produciendo la solvencia.


Traducción del alemán por Sofía Guevara

Categorías: Economía, Europa, Política
Tags: , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 25.02.20

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

¡Movilicémonos por Assange!

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.