Jérôme Munyangi: ”La Artemisia es la solución para África”

16.01.2020 - Bruselas (Bélgica) - Redacción Madrid

Este artículo también está disponible en: Francés, Italiano

Jérôme Munyangi: ”La Artemisia es la solución para África”

El doctor Jérôme Munyangi se graduó en Medicina en la Universidad de Kinshasa, obtuvo una maestría en la Universidad París Diderot y otra en la Universidad de Otawa. En 2011, fue reclutado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como investigador de enfermedades tropicales desatendidas. Ahora ha estado trabajando durante 6 años en un tratamiento alternativo basado en plantas contra la malaria en la República Democrática del Congo (RDC), el tercer país más afectado de África después de Nigeria y Mozambique. Sus investigaciones demuestran la eficacia del tratamiento basado en la Artemisia, una planta con la que los chinos se tratan desde hace más de 2000 años. Sin embargo, la OMS y otras organizaciones internacionales se oponen a su uso, Francia y Bélgica lo prohíben y el tema está creando controversia ya que las poblaciones afectadas siguen sufriendo su flagelo. Según el último informe de la OMS, el Informe Mundial sobre la Malaria 2018, cada 2 minutos muere un niño menor de 5 años a causa de esta enfermedad curable.

Por Jérôme Duval

Jérôme Duval: Dr. Jerome Munyangi, usted huyó recientemente de su país, la República Democrática del Congo, por razones de seguridad. Está en París desde hace varios meses. ¿Qué le motivó a exiliarse en Francia?

Jerome Munyangi: En 2015, empecé a enfrentarme a las amenazas de los traficantes de drogas que trabajan con las empresas farmacéuticas indias y chinas y que se están estableciendo en toda África. Se sabe que estas empresas están involucradas en el tráfico de medicamentos falsificados. He resistido varios ataques desde 2015, y luego me envenenaron, como se dijo claramente en el documental Malaria Business1, y en la prensa en 2017.

¿Puede recordar los hechos?

Iniciamos un estudio clínico sobre la malaria en la provincia de Maniema en Kindu en noviembre de 2015, con todas las autorizaciones necesarias en Kinshasa, del Ministerio de Salud, del Ministerio de Investigación Científica, etc. El médico jefe de la zona hizo un primer intento de detener el trabajo. Finalmente, fuimos a ver al Ministro en Kinshasa, quien intervino para que el estudio volviera a su cauce. Una semana más tarde, no me sentía bien en absoluto, empecé a vomitar y me quedé sin energía para seguir trabajando. Un herbolario detectó un envenenamiento. Todos los que viven en la parte oriental de África conocen este veneno y no tiene antídotos. Fui a otra provincia, a Goma, en la frontera con Ruanda, para tratarme durante unas dos semanas. Después de eso, fui a Canadá a principios de 2016 para hacer algunas pruebas y se observó que tenía úlceras en mi estómago interno, que estaba perforado.

¿Recientemente ha vuelto a recibir amenazas que le han llevado a abandonar la RDC?

Regresé a Francia, no por simple deseo, sino tras una detención en marzo de 2019 en Kinshasa donde fui arrestado arbitraria e ilegalmente por la noche, alrededor de las 22 horas, y luego detenido durante tres días por la policía, sin ninguna denuncia ni orden judicial. Un magistrado me escuchó y, al final, se archivó el caso porque no existían pruebas.

¿Está solicitando asilo político?

Trabajo con una ONG francesa, La maison de l’Artemisia, que promociona esta planta para desarrollar un tratamiento eficaz y accesible para esta población pobre e indigente de África. Me sacaron del Congo y me alojé en la Embajada de Francia en Bangui (capital de la República Centroafricana) durante un tiempo y luego obtuve un visado para venir a Francia. Ahora estoy solicitando asilo político para obtener protección que no tengo en mi país de origen ni en África en general.

Su trabajo sobre esta planta comenzó en 2014, ¿cuál fue el detonante?

Era en 2012. Yo era todavía estudiante en la Facultad de Medicina del Congo y solía organizar jornadas de reflexión científica en Kinshasa, donde reunía a estudiantes, profesores e investigadores para discutir temas de enfermedades y de actualidad científica.

Un día me enfermé de malaria y me ofrecieron tratamiento con quinina en el hospital. Pero no podía soportar esta molécula, cuyos efectos secundarios conozco. Le pregunté a un médico amigo mío si había una alternativa. Él respondió: «Tengo algunas cápsulas de Luxemburgo, es Artemisia.» A insistencia del médico, acepté las cápsulas y tres días después me sentí muy bien. Me dijo que continuara el tratamiento hasta el séptimo día. El octavo día, en el laboratorio de Kinshasa al que tuve acceso, analicé y encontré que mi sangre era similar a la de alguien que nunca había vivido en una zona endémica.

En 2014, vine a Francia para hacer mi Maestría en Biología Sintética bajo la supervisión de las Universidades de París VII y París V. Este amigo médico, que me trató en el Congo en 2012, escribió a su profesor en Luxemburgo para advertirle de mi llegada a Francia. A continuación, escribió a la Dra. Lucile Cornet-Vernet, fundadora de la asociación Maison d’Artemisia, para decirle que un médico congoleño que ya había experimentado la Artemisia se encontraba en Francia y que se le podía ofrecer un tema de investigación relacionado con esta planta. Pero para la red de defensa de Artemisia, se consideró que yo podía ser un «topo» ya que había trabajado con la OMS, una organización que ya no recomienda el uso de la infusión de Artemisia, tras lo cual Francia y Bélgica la prohibieron. Además, tenía, y todavía tengo, buenas relaciones con todos aquellos que me supervisaban en la OMS y que ocupan puestos de decisión en África. Por lo tanto, yo era poco recomendable, incluso indeseable. Pero el doctor Lucile Cornet-Vernet tiene otra visión de las cosas, me invitó a su oficina en París y finalmente empezamos a trabajar sobre la Artemisia.

¿Cómo ha sido percibido su estudio en París?

Trabajamos en un modelo animal, el paramecio, que crece en todas las aguas residuales. Tiene las especificidades moleculares del plasmodium, el agente causante de la malaria. El paramecio se utiliza para evaluar la dosis de los medicamentos. Hemos obtenido resultados concluyentes a partir de los cuales hemos llevado a cabo ensayos biológicos y clínicos.

¿Por qué está prohibido el uso de la planta en Francia y Bélgica? ¿Cómo explicarlo?

La OMS es un organismo que regula las cuestiones de salud basándose en estudios de expertos, institutos de investigación y científicos. La OMS puede ser engañada por los científicos dependiendo de sus posiciones o intereses. Es bien sabido que hoy en día toda la investigación científica, incluida la de las escuelas de medicina, está financiada en gran medida por las empresas farmacéuticas que están atentas a sus intereses. La OMS, en su comunicado de junio de 20122, no recomienda el uso de Artemisia annua, en ninguna forma, incluyendo el té, para el tratamiento o la prevención de la malaria. La OMS tomó esta decisión con cierta precipitación e insistió en la resistencia al tratamiento, sin hacer referencia a la documentación científica disponible desde hace mucho tiempo. Como resultado, Francia y Bélgica han aplicado esta recomendación de la OMS al pie de la letra, llegando incluso a una prohibición formal.

Sin embargo, la planta es fácil de encontrar. Aquí en París, se encuentra a lo largo de la autopista que conduce a Lille. En África tenemos una variedad, Artemisia afra, que crece en todas partes, es una planta endémica, nativa, conocida por las poblaciones indígenas.

Está hablando de amenazas en su contra. En su opinión, ¿están las compañías farmacéuticas maniobrando para evitar que usted perjudique sus intereses?

La malaria es parte del negocio. Las multinacionales occidentales están perdiendo mucho dinero en el tratamiento de la malaria en África. Estas compañías farmacéuticas tienen dificultades para vender sus productos en África porque el continente se ha convertido en el monopolio de los chinos y los indios. Francia, Bélgica, la Interpol en general, están trabajando con las federaciones aduaneras internacionales contra el tráfico de medicamentos falsificados. La producción legal de medicamentos en Europa representa casi 1.000 billones de euros, la producción de medicamentos falsos representa entre 70 y 200 billones.

Conocida en China desde hace más de 2.000 años, la Artemisia annua hizo historia en el siglo pasado cuando, durante la guerra de Vietnam (1959-1975), se recomendó la planta a los soldados norvietnamitas, diezmados por la malaria, como tratamiento con cierto éxito. Por su parte, los Estados Unidos, también afectados por la enfermedad, recurrieron a un tratamiento de mefloquina, conocido con el nombre comercial de Lariam®, eficaz pero no exento de preocupantes efectos secundarios neuropsicológicos: pesadillas, pérdida de memoria, paranoia, depresión y pensamientos suicidas. No obstante, este tratamiento de mefloquina fue ampliamente utilizado por las tropas estadounidenses durante los despliegues en África, Irak y Afganistán. ¿Cómo explica que la mefloquina (Lariam® 250), producida por la empresa suiza Hoffmann-La Roche, siga siendo recomendada por el Instituto Pasteur3 a pesar de sus efectos secundarios, mientras que la Artemisia ya no es recomendada por organizaciones internacionales como la OMS?

Este es un tema que me preocupa todos los días. ¿Por qué el doble rasero de nuestro “regulador sanitario mundial”, la OMS, de todos los institutos de investigación del mundo actual y de los gobiernos y responsables políticos africanos?

El Lariam®, cuyos devastadores efectos secundarios son incomparables a los de la planta, es un ejemplo emblemático. Si comparamos el riesgo-beneficio de Lariam® con el té de hierbas de Artemisia, estoy seguro de que la mayoría de la gente optaría por el té de hierbas porque hay muchos riesgos asociados a tomar Lariam®. Es inimaginable que se recomiende el Lariam® y se prohíba la Artemisia.

En 2001, la OMS declaró que la artemisia era «la mayor esperanza del mundo contra el paludismo». Pero en junio de 2012, en el comunicado que usted cita, la OMS desaconseja su uso. Sin embargo, en 2015, Tu Youyou se convirtió en el primer chino ganador del Premio Nobel de Medicina por demostrar su eficacia en los tratamientos antipalúdicos. ¿Por qué la OMS se opone al uso de Artemisia en su forma natural? ¿Se debe a la falta de pruebas científicas -difícil de obtener, dado que la OMS no financia la investigación sobre la planta- o al riesgo muy hipotético del desarrollo de resistencias?

No hay resistencia probada al té de hierbas de Artemisia annua. No es posible desarrollar resistencia a una terapia combinada, se desarrolla resistencia contra una molécula. Las vacunas contra la malaria solo tienen una eficacia inferior al 30%. Los científicos están trabajando actualmente ya que la resistencia al tratamiento se está desarrollando en China, y comienza en África. ¿Por qué los institutos de investigación, la OMS y otros financiadores no quieren poner dinero para acabar de una vez por todas con la controversia sobre esta planta? ¿No debería ser estudiado?

Si la Maison de l’Artemisia y yo hemos decidido realizar estos estudios, no es para crear un medicamento o patentar un invento. Lo que nos interesa es que los científicos africanos, los donantes y los actores políticos estén poniendo el foco de atención en el té de hierbas, que es la solución para los africanos. En un país tan grande como el Congo, ¿por qué no puede ser la infusión de hierbas una primera solución para las poblaciones alejadas de las ciudades con carreteras intransitables, antes de que las personas afectadas sean atendidas en un centro de salud? El té de hierbas podría ser un alivio para estas personas antes de que entren en el hospital. África es el continente más dependiente de los medicamentos, casi el 95% de los medicamentos consumidos son importados. En África Central, el 99% de los medicamentos antipalúdicos que se consumen provienen de la India y China. África podría beneficiarse enormemente del cultivo de su patrimonio cultural, medicinal y tradicional si desarrollara, financiara y apoyara su propia investigación, como hemos propuesto, para desarrollar nosotros mismos este tratamiento de Artemisia. ¿Por qué los gobiernos, por qué los donantes no quieren involucrarse en este tema? Es solo una cuestión de interés financiero ya que miles de millones de dólares están en juego.

El 1º de julio de 2019, por primera vez en el continente africano, se liberaron unos 6.400 mosquitos genéticamente modificados en una localidad del suroeste de Burkina Faso, país donde la enfermedad sigue siendo la principal causa de muerte y donde más de 27.000 personas murieron a causa de ella en 2017. Este experimento es la fase de prueba del programa Target Malaria, financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates con 60 millones de euros. ¿Cuál es su opinión?

Es una carnicería. Desearía que hubiera un Thomas Sankara en este país que requiriera una prueba de eficacia antes de liberar mosquitos genéticamente modificados en el medio ambiente. No conocemos las consecuencias de estos mosquitos en el medio ambiente o en la salud humana. ¿Cómo podemos autorizar este tipo de estudio y prohibir el consumo de una planta que podría tratar, prevenir y combatir eficazmente la malaria? La Fundación Bill y Melinda Gates está involucrada en la distribución de mosquiteros tratados con insecticida, pero sabemos que actualmente en un país como el Congo, los mosquiteros ni siquiera han sido impregnados con insecticida, como lo reconoció el Ministro de Salud congoleño dimisionario en su carta de respuesta al Colectivo de Organizaciones de la Sociedad Civil para la Salud y la Lucha contra la Malaria. Esta fundación y otros donantes no están cumpliendo con sus compromisos. Estas experiencias no tienen sentido y son un insulto para los investigadores, los pueblos y los gobiernos africanos.

1 Malaria Business, documental de Bernard Crutzen, coproducción Caméra One Télévision – RTBF, 2017, Bélgica, Congo, Senegal, Madagascar. Una versión esta disponible en linea : https://www.youtube.com/watch?v=W6TgP5RlsDQ

2« Effectiveness of Non-Pharmaceutical Forms of Artemisia annua L. against malaria », WHO Position Statement, OMS et Global Malaria Programme, Junio 2012.

3Ver recomendaciones generales del Institut Pasteur: https://www.pasteur.fr/fr/centre-medical/vaccination/recommandations-generales
Categorías: Africa, Entrevistas, Internacional, Opiniones, Salud
Tags: , , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.

maltepe escort