Prohibido condenar la barbarie israelí

17.11.2019 - Patrizia Cecconi

Este artículo también está disponible en: Italiano

Prohibido condenar la barbarie israelí
La viuda más joven de Abdallah, casado dos meses antes de ser asesinado.

¿Quién da a Israel el derecho a aplicar la pena de muerte a los palestinos, sin siquiera un juicio y sin rendir cuentas? ¿Y quién le da a Israel el derecho de arrestar a los niños palestinos, en contra de todas las reglas del derecho universal? ¿Quién da a Israel el derecho a detener a miles de palestinos, a menudo sin cargos, y a infligirles tortura psicológica y física, que a menudo resulta en la muerte o en una discapacidad de por vida? ¿Quién da a Israel el derecho a comportarse como uno de los peores Estados delincuentes a pesar de estar incluido en la categoría de Estados democráticos?

Preguntas que cada observador honesto se ha hecho cientos de veces y a las que, desgraciadamente, cientos de veces sólo ha obtenido dos respuestas, siempre la misma. Una es bastante común no sólo a Israel sino a todos los países con los que conviene tener intercambios económicos o intereses financieros; la otra, en cambio, se refiere exclusivamente a ese Estado y está compuesta por una sola palabra: «holocausto».

En nombre del holocausto, el horror específico que acompañó al horror general del nazismo-fascismo del siglo pasado, en Israel está todo garantizado. Golda Meir, el cínico estadista israelí responsable de la idea, que más tarde se convirtió en práctica común, de los llamados asesinatos selectivos, a saber, la negación del derecho en nombre de la venganza o la simple eliminación de un oponente considerado políticamente peligroso, también lo dejó claro.

Eso es lo que ha ocurrido en estos dos días en Gaza y Damasco. Y Israel, en nombre del holocausto, es intocable, bajo el dolor de la acusación innoble e instrumental de antisemitismo. Nuestros medios de comunicación enseñan y repiten más o menos al unísono una frase que, analizada sobre la base de la realidad pura, es ilógica, pero cuyo efecto soporífero sobre la opinión pública está asegurado: Israel se defiende.

Esta situación, que ya tiene décadas de antigüedad, es combatida heroicamente por una minoría de judíos que encuentran repugnante utilizar el sufrimiento de los padres o abuelos para aplastar a un pueblo al que han expropiado gran parte de la tierra y al que quieren expropiar el resto.  Son sólo una pequeña minoría, es cierto, y esta minoría incluye principalmente intelectuales o, en cualquier caso, personas que vinculan su honestidad política y moral con el conocimiento histórico de la situación comúnmente conocida como el «conflicto israelo-palestino».

En este sentido, podemos recordar las palabras del historiador estadounidense Norman Filkenstein, cuyos padres se encontraban entre los pocos supervivientes de un campo de exterminio nazi, o los historiadores israelíes Shlomo Sand e Ilan Pappe, o el filósofo estadounidense Noam Chomsky, o los periodistas israelíes Amira Hass, Gideon Levy o Zvi Shuldiner, o el dramaturgo italiano Moni Ovadia, o los judíos americanos de Mondoweiss o los rabinos de Neturei karta, sólo por nombrar algunos de los que la afiliación religiosa y la ascendencia familiar no nos han hecho perder de vista el horror que Israel ha estado produciendo durante más de 71 años en la tierra de Palestina contra los palestinos. Un horror que NO puede justificarse ni silenciarse en nombre del holocausto sin ser profundamente deshonesto y escandaloso hacia el sufrimiento que sufren los judíos perseguidos «como judíos» durante los años más innobles del «900».

Nuestros medios de comunicación más populares nos cuentan con conmovedora participación el gran miedo de los israelíes obligados a correr a los refugios para salvarse de los cientos de misiles disparados por uno de los grupos de la resistencia palestina, el partido de la Yihad, pero se cuidan de no decir que la lucha de los palestinos por obtener SIMPLEMENTE sus derechos reconocidos por la propia ONU es regularmente y brutalmente aplastado por Israel, opresor a quien regularmente se olvidan de dar este debido y verdadero adjetivo.

La noticia de que ayer al amanecer Israel lanzó un poderoso misil contra la casa del Baha Salim Abu Al Ata, uno de los líderes del partido de la Yihad, matándolo junto con su esposa, es un hecho normal.

A Israel se le concede todo. Luego hay otras dos palabras mágicas, auxiliares siempre presentes, para facilitar la comunicación pro-Israel: «seguridad» y «terrorista». Israel actúa por su seguridad y los muertos o los asesinados son «sólo» terroristas. Basta con ver los comentarios en la página de algunos medios de comunicación en línea para darse cuenta de cómo la humanidad tan invocada, en particular en estos días, contra el odio, es completamente aniquilada frente a estas dos siervas comunicativas.

En la página de Rainews, por ejemplo, que ayer daba la noticia del asesinato «de Baha Abu Al Atta en un asesinato selectivo en el que murió su mujer», los numerosos comentarios iban desde «gracias Israel» con diferentes variantes sobre el tema, hasta el dicho inhumano de una cierta señora A. Sadun, que absolvió a Israel escribiendo textualmente que «Sin embargo, no mata ‘personas’, los terroristas NO son personas».

También es normal la noticia de que un misil ha alcanzado y golpeado la motocicleta conducida por el Sr. Ayad, en la que este confiado hombre de familia viajaba con sus hijos de 25 y 8 años. Todos muertos, por supuesto. Quizás ellos también huelen a terrorismo y eso es suficiente para borrar el hábeas corpus que parecía un gran logro ahora adquirido para siempre, cuya violación ningún demócrata convencido y honesto, si se le induce a reflexionar, podría aceptar.

Y de una manera igualmente normal, se dio la noticia de que un avión de guerra israelí había llegado a la ciudad de Damasco, bombardeando la casa de otro miembro de la Yihad, matando a los que estaban dentro de ella. Los buenos periodistas de nuestros canales de televisión insistieron en el hecho de que quizás el hombre buscado se salió con la suya y, por lo tanto, la operación, a pesar de haber causado muertos y heridos, fracasó, pero no nos hicieron reflexionar sobre la violación del espacio aéreo de otro país soberano, ni sobre la administración de la pena de muerte por parte de un Estado, Israel, que en su furia por llevar a cabo asesinatos selectivos, ha vuelto a ser un verdadero Estado asesino en serie, que está en conflicto con el concepto de Estado democrático, un concepto que ya es bastante inapropiado a la vista de lo que se ha escrito anteriormente, así como de la ocupación ilegal de los territorios palestinos durante 52 años.

Pero a Israel se le concede todo. También aumentar la inhumanidad de sus partidarios o justificadores gracias a los servicios de los medios de comunicación que, de acuerdo con ese uso del holocausto como club, no prestan un buen servicio ni a la verdad ni a la democracia (ya que definir a un Estado democrático como culpable de crímenes sistemáticos y violaciones de los derechos humanos y de la legalidad internacional es una contradicción en los términos) y, en última instancia, conducen a reducir a la delincuencia sólo lo que no satisface los objetivos sionistas, al desestimar el respeto de los valores que representan tanto los principios fundamentales del derecho humanitario universal, como los mismos valores que también son reconocidos por nuestra Constitución.  Si miramos un poco más allá del contingente, podemos ver lo grave que es esto.

Nuestros principales periodistas no nos han dicho que en cuestión de horas Israel ha demolido unas quince escuelas, incluida una escuela de las Naciones Unidas, ha destruido total o parcialmente una docena de edificios, ha devastado docenas de campos agrícolas con ataques aéreos y terrestres, ha herido a unas 80 personas, incluidos treinta niños, ha matado, hasta el momento en que escribimos, a 24 personas a las que queremos, precisamente por culpa de esa humanidad que forma parte de nuestro sentimiento político, devolverles, al menos, la dignidad de su nombre propio….

Bahaa Salim Abu Al Ata 42 años, asesinado junto con su esposa Asma M. Hassan Abu El Ata 39 años; Mohammed Shurab 28 años; Mohammed Attia Musleh Hamuda 20 años; Ebrahim Ahmed Abdul L. Al Dabous, 26 años; Zaki Adnan Mohammed Ghanameh, 25 años; Abdul Salam Ramadam Ahmed, 28 años; Rani Fayez Rajab Abu Nasr, 35 años; Jihad Ayman Abu Khater, 22 años;  Wael abdul Aziz Abdallah Abdul Nabi, de 43 años; Khaled Moawad Salem Farraj, de 38 años; Ebrahim Ayman Ayman Fathi Abdel Aal, de 17 años, y su hermano Ismail, de 16; Haitam Al Bakri, de 22;

Abdallah Al Belbeisi, de 26 años, se casó hace dos meses y aún en casa se exhibieron las participaciones entre dibujos y corazones hechos imaginar a una pareja destinada a un futuro de gran alegría;

Abed Alsalam Ahmed, de 24 años; Ra’fat Ayyad, de 45 y sus dos hijos, Islam, de 25 y Amir, de 17; Suhail Khader K. Quneitah, de 23; Momen Mohammed Salman Qaddum, de 26; Ala Jaber Abdul Shteiwi, de 30;

Nuestros medios de comunicación, por otro lado, nos dan noticias de cientos de misiles que la Yihad ha lanzado a su vez para informar a Israel – ¡pero no especifican eso!  – que la Resistencia no se detiene y que, aunque no tiene las armas para bloquear al poderoso Israel, sí las tiene para recordar que existe. Nuestros medios de comunicación nos dicen que hasta 75 israelíes han recurrido al tratamiento médico porque están en estado de shock y parece que alguien se ha caído corriendo hacia los refugios. Esto no puede ocurrirles a los palestinos porque no tienen adónde ir.

En un futuro artículo haremos reflexiones políticas sobre «quién es el más prodigioso». Algunos analistas plantean la hipótesis de que en el tira y afloja de Gantz-Netanyahu, Gaza representa el punto de apoyo y paga por ello, así como las consecuencias. Alguien plantea la hipótesis de la complacencia de Hamas al ver destruido a su posible adversario, la Yihad. Alguien más plantea la hipótesis de que la ANP está esperando en la ventana.

La fantasía corre. Todo lo que sabemos en este momento es que Israel ha vuelto a violar los derechos de todos nosotros, los derechos humanos. Ha destruido las vidas de los luchadores por la libertad y de los no combatientes. Ha llevado a personas que probablemente son normales a volverse inhumanas y orgullosas de serlo al trasladar su inhumanidad al mártir, a quien no reconocen derechos porque se le llama terrorista.

Mientras las familias de los mártires lloran, mientras en Gaza tiemblan casi dos millones de personas, sin saber si mañana por la mañana despertarán y volverán a ver a sus seres queridos, nosotros, afortunados observadores remotos, no tenemos más remedio que esperar que las instituciones nacionales, internacionales y supranacionales impidan que Israel finalmente lo lleve a la cama de la legalidad. Sería la primera vez desde el famoso 14 de mayo de «48 en que Ben Gurion se autoproclamó Estado, y sería bueno para los palestinos, para el mundo y para los propios israelíes, aún no corrompidos por la barbarie del poder impune y tan difícil de condenar.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Medio Oriente, Paz y Desarme
Tags: , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 08.12.19

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.