Hoy Netanyahu, mañana Trump

25.11.2019 - Pressenza New York

Este artículo también está disponible en: Inglés

Hoy Netanyahu, mañana Trump
El presidente estadounidense Donald Trump y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu. (Imagen de Wikimedia Commons)

Por Gabriela Jurosz-Landa

Una vez más, los iconos están cayendo, sólo que esta vez en el hemisferio judeo-cristiano. Uno se acuerda de la caída de Hussein, Gaddafi, Moubarak y todos los demás dictadores. ¿Pero qué viene después? No olvidemos lo que pasó después de que estos líderes fueron removidos. Todos ellos, por un lado, eran criminales por otro; sin embargo, mantuvieron unidos a sus países, evitando un tipo diferente de fragmentación y de crímenes.

A quienquiera que elijamos y pongamos en el trono después, debemos entrenarnos en previsión. En lugar de gritar por lo mejor, deberíamos permitir una reflexión más auténtica en los medios de comunicación, en el discurso social y en nosotros mismos. Con demasiada facilidad caemos en los peligrosos estereotipos del bien y del mal condicionados por nuestras Biblias específicas de confesión, así como por la Guerra Fría.

La salida a la dicotomía de los extremos y la polaridad es la información, el discurso y el interés por “el otro”: opinión, sujeto, persona, cultura y religión. Nuestro punto de vista no debe ser la única verdad una vez que el otro haya tenido la oportunidad de exponer la suya. Esa moda de estereotipos rápidos sin suficiente información de fondo no ocurre sólo en la política, por supuesto. Estoy pensando en la reciente disputa sobre el Premio Nobel de Literatura 2019 otorgado al novelista austriaco Peter Handke. Desde hace semanas, los periódicos europeos condenan el hecho de que Handke se pronunciara a favor de Serbia después de la guerra de los años 90 en Yugoslavia, e incluso asistió y habló en el funeral del criminal de guerra Milošević. Nadie se pregunta por qué lo hizo, y pocas personas saben que la madre de Handke era yugoslava.

Las conclusiones rápidas son el crimen de la era digital. Pensamos en nuestras sociedades como avanzadas y educadas y, aun así, caemos en un comportamiento medieval que exige la guillotina.

Uno puede preguntarse si se supera el grado de civilización y ahora carecemos de la necesidad humano-animal del ritual, incluyendo el asesinato ritual. Un nuevo interés en la vida ritual ha surgido en ambos lados, el radical y el meditativo. La gente viaja al Amazonas para sumergirse en su inconsciente y aprender más formas primarias de vida.

Sin embargo, me temo que muchos casos no son más que otro extremo, y no nos acerca a nuestro oponente.

Estoy convencida de la necesidad de una nueva ola de cultivo, gentil, reservada y de peso, tal vez recordando una que existía en la década de 1930.

En lugar de llevar las cosas a los extremos, deberíamos centrarnos en el término medio. En política, eso puede significar establecer fuerzas de control de los nuevos poderes. República Checa acaba de crear una fuerza de control en forma del movimiento “Milion chvilek pro demokracii” que se traduce en “Un millón de momentos para la democracia”. Los organizadores se autodenominan los guardianes de su gobierno. El movimiento organizó un evento muy exitoso que combinó la celebración del aniversario de la Revolución de Terciopelo con una manifestación pacífica contra el presidente Zeman, que tiende a estar más cerca de Rusia y China que de su propio país, y contra el primer ministro Babiš, que piensa que el país es su campo de golf privado y hace un mal uso del dinero dado a la República Checa por la Unión Europea.

Amnistía Internacional es, por supuesto, otra más, por nombrar sólo una más. Tales organizaciones que están fuera de la carrera de los partidos políticos pueden ver los problemas mucho antes de que ocurran, y las preocupaciones de la gente, y pueden informar al público e intervenir antes de que sea demasiado tarde. Bolivia es un ejemplo actual de la falta de observación e información por parte de terceros. Si los EE.UU. hubieran tenido tales actores antes de las elecciones de 2016, se podría haber ahorrado mucho dolor, la división del país, tiempo y dinero. También podrían guardar el recuerdo de acontecimientos que el plebeyo olvida tan convenientemente en la avalancha de la vida cotidiana y en los mensajes de twitter. Érase una vez, los intelectuales llenaron esos zapatos. Desde que perdieron este poder dentro de la sociedad, estos nuevos grupos de actores pueden tomar su lugar. Tal vez alguna vez, los medios de comunicación fueron esos perros guardianes. Hoy en día, sin embargo, todo lo anterior sólo puede funcionar si los medios de comunicación juegan limpio y dejan, en primer lugar, de beneficiarse de la polarización de la sociedad.


La Autora: Gabriela Jurosz-Landa es una antropóloga e historiadora del arte de origen checo, graduada de la Universidad Ludwig-Maximilians de Munich, Alemania, con estudios de postgrado en Viena y Praga. Ha publicado ampliamente en el campo del arte y la antropología artística.

www.Gabriela-Jurosz-Landa.jimdo.com

www.forumworldcultures.blogspot.com


Traducción del inglés por Michelle Velez

Categorías: Internacional, Medio Oriente, Norteamérica, Opiniones, Política
Tags:

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.