Rojava, una guerra por poder

14.10.2019 - Guido Viale

Este artículo también está disponible en: Italiano

Rojava, una guerra por poder
(Imagen de https://www.facebook.com/events/590679708135583/)

La guerra de Erdogan contra Rojava se hace para deportar a una gran parte de los refugiados sirios que Europa no quiere acoger en un territorio transformado en un enorme campo de concentración al aire libre, después de haber expulsado al pueblo, kurdo y no sólo a los que lo habitan y lo defienden con todos los medios.

Por lo tanto, es inútil dar la vuelta: la de Erdogan es una «guerra por poder» hecha en nombre de Europa. Las disociaciones y el llamamiento a la moderación de los gobiernos europeos son inútiles: Europa no moverá un dedo para detener a Erdogan, como no lo ha hecho ante sus continuas violaciones de la ley y de los derechos humanos más elementales, sobre todo a partir de 2016, fecha del malvado pacto de confiar a Turquía la «custodia» de los refugiados sirios en tránsito a nuestro continente.

Por otro lado, esta combinación de falsa indignación, pero de complicidad sustancial y cooperación abierta (Turquía es y sigue siendo miembro de la OTAN y las armas que utiliza contra los kurdos son en gran medida de fabricación europea, con instrucciones adjuntas de utilizarlas «en el mejor de los casos») es la misma actitud adoptada por la Unión Europea hacia Libia, es decir, las bandas criminales que la gobiernan: en palabras, indignación y disociación de sus crímenes -asesinato, esclavitud, estupro, extorsión, revocación de la dignidad- ahora reconocidos no sólo por las ONG, sino también por los organismos de las Naciones Unidas e incluso por varios ministros de los países miembros; de hecho, las negociaciones, el apoyo político, el suministro de material militar, la financiación e incluso el reconocimiento oficial de los traficantes libios, tal como lo ha revelado el periódico Avvenire en relación con uno de los líderes más feroces de ellos. No son las ONG las que llegan a acuerdos con los traficantes libios, sino toda la Unión, y en su nombre el gobierno italiano, las que promueven y apoyan el martirio de los refugiados atrapados en Libia para «defender sus propias fronteras».

La única democracia en Oriente Medio que paga el precio de la agresión desencadenada por Erdogan no es Israel, que ahora está constitucionalmente comprometido en prácticas de apartheid y feroz represión de los nativos de su territorio, sino la confederación multiétnica, tolerante, feminista y ecológica de la Rojava: una amenaza real, no desde fuera, sino desde dentro, a los regímenes despóticos que dominan la región con la protección de Occidente.

¿Adónde lleva eso? A la desaparición de lo que queda de la «civilización europea». Europa no se considera capaz de acoger a los refugiados sirios, ni siquiera temporalmente, a la espera de un retorno a la paz en el que obviamente no cree y que no hace nada por promover: con su llegada «la estabilidad entre los gobiernos se vería sometida a una prueba que no es capaz de soportar… y se pondría en debate la supervivencia de la Unión Europea», escribe Andrea Bonanni en Repubblica, pero la suya es la idea de muchos, si no de todos. Pero, entonces, ¿por qué debería Turquía resistir tal prueba, sin precipitarse, como ha ocurrido, a una condición de rechazo radical de la democracia y los derechos humanos? Lejos de alejar los peligros para la democracia, los acuerdos con Turquía o Libia son el comienzo de su transformación en lo que Europa afirma que nunca quiere ser: igual a ellos.

Mientras los refugiados y los migrantes sean tratados como una carga y un coste interno (una amenaza para «el modo de vida europeo») y como enemigos externos (esto y nada más significa «defender las fronteras»), no hay otra perspectiva que la militarización de la vida social (también y especialmente contra el desacuerdo y la oposición interna) y la guerra para rechazar la «invasión». Pero si es difícil para los refugiados entrar en las «fortalezas», también será cada vez más difícil para los ciudadanos europeos salir, aunque sólo sea para «hacer negocios», es decir, para apoyar el «estilo de vida europeo».

¿Existe una alternativa a esto? Sí, la hay. Tratar a los refugiados y migrantes no como una carga y un enemigo, sino como un recurso y una bendición: no sólo económica (por su trabajo y su contribución para pagar sus pensiones), sino también demográfica y cultural: para llenar todos los vacíos que la vieja Europa ya no puede llenar.

Esta perspectiva es la conversión ecológica, el Green New Deal impuesto por la crisis climática y dirigido no como una delegación a los gobiernos, las empresas y las finanzas, de lo que no han sabido o querido hacer hasta ahora, a pesar de las alarmas que se remontan al menos a hace treinta años, sino como un proceso de activación y movilización desde abajo. Naomi Klein interpreta esta fórmula en su último libro El mundo en llamas: un proceso que debe llevarse a cabo junto con los refugiados y migrantes que ya han llegado a «nuestro» suelo, pero también con los muchos que aún tratarán de llegar a él; para prepararse junto con aquellos de ellos que lo deseen (y son muchos) a un retorno voluntario a sus tierras para sanarlos y reconstruirlos, después de haber impuesto con una movilización común esa paz que las grandes potencias que gobiernan los conflictos actuales nunca conocerán ni promoverán.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Derechos Humanos, Ecología y Medio Ambiente, Europa, Medio Oriente, Opiniones
Tags: , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 17.11.19

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.