Carola Rackete y Greta Thunberg, dos ejemplos de coraje y coherencia

07.10.2019 - Italia - Anna Polo

Este artículo también está disponible en: Francés, Italiano

Carola Rackete y Greta Thunberg, dos ejemplos de coraje y coherencia
(Imagen de Archivos de Pressenza)

Carola Rackete tiene 31 años, Greta Thunberg 16. En estos tiempos tan acelerados, casi una generación las separa, pero tienen muchos elementos en común: indignación hacia aquellos que, en nombre de las ganancias y los pequeños intereses, persiguen políticas indiscriminadas y despiadadas, el activismo de aquellos que buscan cambiar el mundo en el que viven, el coraje para resistir los ataques personales y una consistencia apasionada.

Acogida hoy por una gran ovación en la audiencia de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos Internos del Parlamento Europeo en Bruselas, Carola Rackete no utilizó medias palabras. “Recibí mucha atención, invitaciones y recompensas no deseadas de muchos países e instituciones europeas, después de ingresar al puerto de Lampedusa”, dijo. “Pero ¿dónde estaban cuando pedimos ayuda por todos los medios legales, mediáticos y diplomáticos posibles?”

“No salvé la vida de migrantes o refugiados, salvé vidas”, dijo, “porque eso es lo que la ley del mar me dice que haga como capitán: traer personas en riesgo del mar en un refugio seguro sin distinción de raza, clase o sexo”. Sin embargo, ella continúa: “Me dejaron sola. Los gobiernos erigieron un muro, como si hubiera una plaga en el barco” y calificó la actitud de Europa como vergonzosa, la cuna de los derechos humanos.

Y las acusaciones no terminan ahí. “El Mediterráneo central se está convirtiendo en un cementerio. La omisión de asistencia y el rechazo por poder se han convertido en una práctica institucionalizada y el deber de salvar ha sido penalizado”.

Con motivo del aniversario del hundimiento de Lampedusa, Carola recordó que después de seis años, “en lugar de trabajar para evitar tragedias similares, los miembros de la UE han comenzado una política de externalización de sus responsabilidades, con la práctica de rechazos y omisiones de socorro, delegando rescates a un país en guerra, Libia, en violación del derecho internacional”.

Las preguntas y acusaciones de Carola siguen el desafío de Greta Thunberg en la reciente cumbre climática en Nueva York, el grito “¿Cómo se atreven?” dirigido a los jefes de gobierno que lo escucharon y lo reanudaron por docenas de carteles auto producidos por los manifestantes muy jóvenes durante el tercer ataque climático global el 20 y 27 de septiembre.

En un año, la protesta solitaria de una adolescente desconocida en el parlamento de su país condujo a un movimiento global de rebelión contra un sistema que amenaza la supervivencia de la humanidad.

Al igual que Carola, definida por Salvini como un “pequeño mocoso que es político en la piel de los migrantes” y una rica comunista malcriada (sin mencionar los abominables insultos con los que fue recibida en el pontón de Lampedusa), Greta debe sufrir también una ola de odio y difamación. Y desafortunadamente no solo de los medios y la derecha, que tienen todo el interés en negar las razones de su pelea, sino también por parte de cierta izquierda fallida, sospechosa y conspirativa, que no puede soportar ver a miles los jóvenes que se organizan y movilizan en nuevas y originales maneras y, nunca los encuentran lo suficientemente revolucionarios.

Afortunadamente, estas dos mujeres jóvenes están acostumbradas a rechazar con valentía, calma e ironía las acusaciones absurdas y los insultos mezquinos, y a llamar la atención sobre cuestiones más importantes y más graves. Además de salvar vidas en el Mediterráneo, Carola es una ecologista consciente de la amenaza para la humanidad. Ella ve el clima como una prioridad y sabe que no son solo las guerras, sino también las desigualdades, los desastres ecológicos y la pobreza los que impulsan a tantas personas a abandonar su tierra natal para buscar una vida mejor en otro lugar.

Greta no pretende imponer sus elecciones a nadie, pero para evitar volar, cruza el Atlántico en un velero y se convierte en vegana. Carola explica la decisión de forzar el bloqueo de Sea Watch 3 y aterrizar en Lampedusa: “Sé cuál es el riesgo, pero los 42 náufragos están exhaustos. Los llevo a un lugar seguro. Sus vidas son más importantes que cualquier juego político”.

En un momento en que tantos políticos, líderes de opinión y periodistas se distinguen por su lenguaje vulgar, racista y violento, la firmeza y coherencia mostradas por Carola Rackete y Greta Thunberg alimentan la esperanza y estimulan la acción.

 


Traducción del francés por Michelle Velez

Categorías: Derechos Humanos, Ecología y Medio Ambiente, Opiniones
Tags: ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 26.02.20

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

¡Movilicémonos por Assange!

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.