Abiy Ahmed ganó el Premio Nobel de la Paz: pero Etiopía aún tiene grandes desafíos por delante

14.10.2019 - Pressenza London

Este artículo también está disponible en: Inglés

Abiy Ahmed ganó el Premio Nobel de la Paz: pero Etiopía aún tiene grandes desafíos por delante
Abiy y el Presidente Isaias Afwerki de Eritrea (Imagen de Odaw - Own work, Wikipedia)
Mohammed GirmaUniversidad de Pretoria para The Conversation

Abiy Ahmed, el Primer Ministro de Etiopía, ha ganado el Premio Nobel de la Paz. Se convierte en el centésimo ganador del Premio Nobel de la Paz y en el primer etíope en recibir el galardón.

Abiy es el duodécimo ganador de África en recibir el premio. El año pasado lo ganó el médico Denis Mukwege, de la República Democrática del Congo. Otros ganadores africanos han sido Albert Luthuli, Anwar al-Sadat, Desmond Tutu, Nelson Mandela y F.W. de Klerk, Kofi Annan, Wangari Maathai, Mohamed ElBaradei, Leymah Gbowee y Ellen Johnson Sirleaf. El Cuarteto para el Diálogo Nacional Tunecino lo ganó en 2015.

La oficina del Primer Ministro reacciona en twitter al anuncio.

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco Premios Nobel establecidos en 1895 bajo las instrucciones del industrial sueco Alfred Nobel en su testamento. El Premio de la Paz se otorga a la persona que, en el año anterior, haya:

hecho la mayor o la mejor labor por la fraternidad entre las naciones, por la abolición o reducción de los ejércitos permanentes y por la celebración y promoción de congresos de paz.

El anuncio formal del Premio Nobel decía que Abiy había sido galardonado con el premio debido a:

su importante labor para promover la reconciliación, la solidaridad y la justicia social. El premio también pretende reconocer a todas las partes interesadas que trabajan por la paz y la reconciliación en Etiopía y en las regiones de África oriental y nororiental… los esfuerzos para lograr la paz y la cooperación internacional, y en particular su decisiva iniciativa para resolver el conflicto fronterizo con la vecina Eritrea.

¿Pero quién es Abiy Ahmed? ¿Se merece un premio internacional? ¿Y qué hay de los desafíos a los que aún se enfrenta el país que él dirige?

Berit Reiss-Andersen, Presidenta del Comité Noruego del Premio Nobel, comentó en su discurso de anuncio que:

… muchos desafíos siguen sin resolverse. Los conflictos étnicos siguen aumentando, y hemos visto ejemplos preocupantes de ello en las últimas semanas y meses.

El ascenso inesperado al poder

Hace apenas dos años, Abiy Ahmed era una figura desconocida. A principios de 2017 un par de clips de YouTube comenzaron a circular en los medios sociales en los que se lo mostraba reunidos con líderes veteranos en una reunión del partido. Llegó a la escena con un simple, pero poderoso, mensaje de unión.

En ese momento era un líder político a nivel regional y de gabinete. Pero no lo parecía. Él parece ser notablemente auténtico y su enfoque era distinto. En un momento de gran temor de que la nación pudiera entrar en desintegración, su mensaje se elevó por encima de la ansiedad popular de un posible conflicto.

A diferencia de los políticos etíopes de las últimas cuatro décadas, su retórica no imitaba ni al marxismo albanés ni al maoísmo. Él ha anclado su historia en las sensibilidades culturales y religiosas locales.

Curso delicado

El extraordinario ascenso de Abiy al poder, así como su capacidad para dirigir un curso político más pacífico en Etiopía, es notable dadas las tensiones y complejidades de la política del país.

Se ha distanciado, al menos en su perspectiva política, de la difamada vieja guardia de su partido. Ha tenido que seguir un camino delicado para mantener varias facciones de la coalición política que ha gobernado Etiopía durante casi tres décadas: el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF). Las élites gobernantes de este partido nunca han tolerado la disidencia. Se les han formulado numerosas acusaciones de violaciones de los derechos humanos y de encarcelamiento de periodistas que criticaron al régimen.

En lugar de desmantelar el sistema existente, Abiy optó por la transformación interna.

Se necesitó un gran coraje para romper con una poderosa maquinaria política sin dejar de estar dentro del sistema. Pero se ha mantenido fiel a sus creencias, incluso promoviendo la noción de «Medemer» -sinergia y unión- sin dejar de pertenecer al partido.

Tiempos de esperanza

Abiy heredó una nación que estaba en desorden político. Cientos de personas han muerto en tres años de protestas contra el gobierno.

Pero poco después de asumir el cargo por parte de Hailemariam Desalegn en abril del 2018, Abiy comenzó a avanzar rápidamente en las reformas políticas. Liberó a prisioneros políticos, periodistas y activistas encarcelados injustamente. Abrió la puerta a los disidentes políticos.

Su mensaje era que el país necesitaba ganar a través de ideas audaces, no a través del cañón de un arma.

También mostró su intención de construir instituciones. Un ejemplo fue el nombramiento de la conocida disidente política Birtukan Mideksa como jefe de la junta electoral.

También ha defendido el papel de la mujer, incluso en la política. Nombró a mujeres en los cargos de presidenta, presidenta del Tribunal Supremo y secretaria de prensa. También llevó su participación en su gabinete al 50%.

Diplomacia internacional

Pero podría decirse que sus mayores logros han sido en la diplomacia internacional. Etiopía y la vecina Eritrea comparten una cultura, un idioma y un modo de vida en común. Pero un conflicto de décadas entre las dos naciones ha traído una inmensa miseria a la gente que vive en la frontera, y a las familias divididas por los combates.

Abiy puso fin al conflicto con Eritrea. Un tratado puso fin al estado de guerra entre Eritrea y Etiopía y declaró una nueva era de paz, amistad y cooperación general. Sin embargo, queda mucho por hacer.

También desempeñó un papel crucial en la política regional. Fue clave para llevar a los líderes de Sudán y Sudán del Sur a la mesa de negociaciones y ayudó en la mediación entre Kenia y Somalia por una disputa sobre territorio marítimo.

Su popularidad en la región y en el extranjero es evidente cuando viaja. A menudo es recibido más como una estrella de rock que como un jefe de estado. Pero mantener la misma imagen en casa ha sido más complicado.

Desafíos futuros

El Premio Nobel es un reconocimiento a los logros de Abiy en los últimos dos años. Pero eso no garantiza su éxito futuro.

Un ejemplo de ello es el de Aung San Suu kyi, de Birmania. Después de sobrevivir al arresto domiciliario y a los ataques contra su vida por parte de la junta gobernante, ganó el Premio Nobel de la Paz en 1991. Pero su suerte cambió después de que su partido ganara las elecciones nacionales. Ahora se le acusa de llevar a cabo lo que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha llamado «una limpieza étnica de manual» contra los musulmanes rohinyá.

Hay muchas cuestiones preocupantes que aún no se han resuelto en Etiopía y tiempos tensos se avecinan debido a las elecciones que se celebrarán el año que viene. Abiy también tiene muchos enemigos. Entre ellos se incluyen agitadores que intentan utilizar las divisiones étnicas para sus propios fines políticos; poderosos activistas etnonacionalistas que prosperan con la división y empresarios políticos que sólo ven la política como un medio de enriquecimiento personal. Todos trabajan sin descanso para explotar una situación frágil. Garantizar la seguridad de los ciudadanos es lo mínimo que se necesita hacer.

En mi opinión, Abiy debe aceptar el Premio Nobel de la Paz como un reconocimiento de lo que ha logrado, así como un mandato para defender la igualdad, la justicia y la unidad duradera en Etiopía.

Mohammed Girma, investigador asociado, Universidad de Pretoria

Este artículo ha sido reeditado de The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original.


Traducción del inglés por Armando Yanez

Categorías: Africa, Paz y Desarme
Tags: , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 13.11.19

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.