Más de 3.000 muertos este año por un virus mortal en la República Democrática del Congo, y no es el Ébola

20.09.2019 - Pressenza London

Este artículo también está disponible en: Inglés

Más de 3.000 muertos este año por un virus mortal en la República Democrática del Congo, y no es el Ébola
Mascara protectora (Imagen de Kencf0618 • CC BY-SA 4.0)

Jeremy Rossman, Universidad de Kent y Matthew Badham, Universidad de Kent para The Conversation

Los brotes de Ébola, como el actual en la República Democrática del Congo (RDC), los cuales se ha cobrado la vida de 2 074 personas, son ampliamente cubiertos por los medios de comunicación. Pero otro virus está asolando la República Democrática del Congo con una publicidad mínima. Ese virus es el sarampión.

Aunque la tasa de mortalidad por sarampión es mucho más baja que la del Ébola (alrededor del 2%, frente a alrededor del 60%), se han registrado más de 165.000 casos sospechosos de sarampión, con más de 3.200 muertes en la República Democrática del Congo desde principios de 2019.

En un discurso reciente, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo que estaba «avergonzado de hablar sólo del Ébola» en respuesta a preguntas sobre los recientes acontecimientos en la RDC.

El sarampión está probando ser fatal a un ritmo alarmante, mucho más rápido que el Ébola. En la semana que terminó el 11 de agosto de 2019, se reportaron 5 600 casos, con 141 muertes. Las cifras de la misma semana para el Ébola fueron de 63 casos confirmados y 45 muertes, lo que significa que, en promedio, el sarampión está matando alrededor de tres veces más personas por semana que el Ébola.

Para que un programa de vacunación sea eficaz, al menos el 92-95% de la población debe estar inmunizada, lo que crea la llamada inmunidad del rebaño. Otro enfoque es la vacunación en anillo.

Aquí es donde se vacunan grupos de personas que están particularmente en riesgo. Este enfoque puede ayudar a contener la propagación de un brote, pero con las organizaciones de ayuda que se enfrentan a ataques, desconfianza de la comunidad y falta de recursos, incluso los enfoques de vacunación en anillo están resultando difíciles de implementar en ambos brotes.

Muchas comunidades locales de la RDC desconfían de los trabajadores médicos. Es el resultado de años de aislamiento y conflicto regional. En algunas zonas, esta desconfianza ha llevado incluso a la violencia contra los trabajadores humanitarios «ricos» y «extranjeros», lo que ha provocado el cierre de centros de tratamiento y el estancamiento de la respuesta de contención tanto para el Ébola como para el sarampión.

Gracias a la combinación de rumores sobre la fabricación del Ébola, conspiraciones en torno a los programas de vacunación y creencias tradicionales profundamente arraigadas, las dificultades para entregar la ayuda no parecen terminar pronto.

La percepción de que la respuesta internacional al sarampión es mínima en comparación con el esfuerzo realizado contra el Ébola también despierta desconfianza y rabia en la República Democrática del Congo. El sarampión representa una amenaza menor a nivel mundial y específicamente para los países ricos, ya que los programas de vacunación están muy extendidos y son eficaces (alrededor del 92% de cobertura en los Estados Unidos y alrededor del 86% en todo el mundo). En contraste, los casos aislados de Ébola en los Estados Unidos y otros países ricos durante la epidemia de 2013-16 en África Occidental causaron temor y protestas públicas generalizadas.


Leer más:

¿Qué es la inmunidad del rebaño y cuántas personas necesitan ser vacunadas para proteger a una comunidad?


Ayuda humanitaria a prueba de futuro

Incluso los países con sistemas sanitarios plenamente desarrollados tendrían dificultades para contener un brote de Ébola, mientras que un brote de sarampión en un país con inmunidad generalizada tendría un impacto social, médico y económico mucho menor.

En julio de 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al actual brote de Ébola como una emergencia de salud pública de preocupación internacional, en parte como respuesta a la presión internacional y al temor de que la enfermedad se propagara a otros países. El sarampión no ha sido reconocido como tal.

Aunque el Ébola representa una amenaza mayor que el sarampión en los países desarrollados, dentro de la RDC el sarampión está causando más enfermedades y muertes, pero ha generado una respuesta internacional más pequeña. La OMS ha recaudado casi 114 millones de dólares para combatir el brote de Ébola en la República Democrática del Congo, mientras que apenas se han recaudado 2,5 millones de dólares para combatir el sarampión.

Esto es especialmente relevante cuando se considera que un aspecto de la resistencia pública proviene de los equipos de respuesta que sólo tratan el Ébola, mientras que, desde una perspectiva comunitaria, las enfermedades como el sarampión y el paludismo son una amenaza mucho mayor para sus vidas. Por ejemplo, la malaria fue responsable de más de 27 000 muertes en la RDC en 2017.

¿Cómo debería entonces la comunidad internacional responder a los brotes para proteger tanto la salud general de una comunidad como la propagación mundial de una enfermedad específica? Tal vez la solución sea la propuesta presentada recientemente por Médicos Sin Fronteras y la Alianza para la Acción Médica Internacional. Ellos sugirieron que en lugar de que la comunidad internacional entregue ayuda específica sólo para el Ébola, se deberían desplegar recursos para fortalecer la infraestructura local y proporcionar una capacidad descentralizada para proporcionar atención a todas las comunidades.

Esto puede permitir a un país contener un brote de Ébola, mientras que al mismo tiempo responde a los brotes de otras enfermedades infecciosas y no infecciosas, proporcionando una mejor atención a las comunidades locales. Al utilizar los recursos internacionales para fortalecer la infraestructura local, podría ser posible crear sistemas comunitarios de salud más resistentes, capaces de responder a futuros brotes, posiblemente sin necesidad de apoyo internacional.

Jeremy Rossman, profesor honorario de virología y presidente de Research-Aid Networks, Universidad de Kent y Matthew Badham, candidato al PhD, Virología molecular, Universidad de Kent.

Este artículo ha sido reeditado de The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original.


Traducción del inglés por Armando Yánez

Categorías: Africa, Salud
Tags: ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 16.11.19

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.