La Cumbre de Acción Climática de la ONU perdió un ingrediente clave: la acción climática

27.09.2019 - Pressenza London

Este artículo también está disponible en: Inglés

La Cumbre de Acción Climática de la ONU perdió un ingrediente clave: la acción climática
(Imagen de 25.09.2019 - Pressenza Londres Torres Solares de las plantas termosolares PS10 y PS20 en España (Imagen de Koza1983 - CC BY 3.0, Wikipedia))

 

Nicholas Beuret, Universidad de Essex para La Conversación

Un verano de disturbios civiles. Una huelga climática mundial que lleva a millones de personas a las calles. Una dura advertencia de los científicos de que la degradación del clima se está acelerando, y que debemos, como mínimo, triplicar nuestra ambición climática. Todas las condiciones estaban ahí para que la Cumbre de Acción Climática de las Naciones Unidas de este año fuera un punto de inflexión en la crisis climática.

Pero después de 24 años de inacción de los gobiernos ante el colapso del clima, es difícil sentirse sorprendido de que nunca haya llegado el momento. De hecho, la cumbre fue un fracaso abyecto.


Leer más:

No apuestes a que la ONU solucionará el cambio climático: ha fracasado durante 30 años


Casi 80 países se comprometieron a alcanzar el «cero neto», es decir, a equilibrar las emisiones de carbono con la eliminación de carbono, para 2050. Pero no sólo este número es demasiado poco y demasiado tarde, dado el estado de la ciencia, sino que ninguno de los principales contaminadores de carbono ha hecho ningún compromiso significativamente mejor.

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien anteriormente había retirado al país del Acuerdo de París, pasó por aquí brevemente antes de pasar a la cumbre contra el aborto y la libertad religiosa a la que se había comprometido a asistir. Su principal contribución fue burlarse del apasionado discurso de Greta Thunberg ante los líderes mundiales al comienzo de la cumbre.

Habría pensado que la UE aprovecharía la oportunidad para anunciar finalmente un compromiso unificado de cero neto para 2050. Pero no tenía mucho más que ofrecer que destacar que la mayoría de sus miembros apoyaban la meta, y ofrecer vagas sugerencias de que en algún momento mejoraría su compromiso actual de reducir las emisiones en un 40% para 2030. Incluso este objetivo es poco probable que supere el poder de veto de Polonia, un importante productor de carbón decidido a defender lo que considera sus intereses económicos.

China, como el mayor contaminador del mundo, no hizo promesas ni compromisos significativos en la cumbre. El país sugirió que demostraría “la mayor ambición posible” al revisar sus compromisos climáticos el próximo año. Pero argumentó que los EE.UU. y la UE tenían que liderar la reducción significativa debido a su responsabilidad histórica por las emisiones. China también sugirió que utilizaría su enorme iniciativa Belt and Road (Cinturón y Carreteras), cuyo objetivo es construir redes de infraestructura en todo el mundo, para hacer frente al cambio climático, a pesar de que el proyecto está vinculado a una expansión masiva de las emisiones de carbono.

Esta falta de acción concreta por parte de los principales responsables de nuestro problema planetario contrastaba fuertemente con los compromisos de los países del otro extremo del espectro. Los «países menos desarrollados» (PMA) del mundo dijeron que sus 47 miembros se comprometerían a emisiones netas nulas para 2050, a pesar de ser los menos responsables de las emisiones de carbono, y que a menudo seguirían sufriendo los legados del colonialismo, la esclavitud y los programas de ajuste estructural -es decir, la privatización forzosa de las principales industrias y los programas de austeridad- infligidos por las naciones más ricas del mundo.


Leer más:

¿No está convencido de la necesidad de una acción climática urgente? Esto es lo que le sucede a nuestro planeta entre 1.5°C y 2°C de calentamiento global


Pero a pesar de las huelgas, protestas y advertencias científicas sin precedentes, la mayoría de los países, ciudades y empresas no se unieron en torno al llamamiento del Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, a favor de un compromiso colectivo para alcanzar el cero neto en 2050.

Peor aún, hubo una ausencia casi total de compromiso con la acción inmediata. Para tener una posibilidad razonable de limitar el calentamiento global a 1.5℃ -un nivel por encima del cual los efectos de la degradación climática se hacen dramáticamente más severos– necesitamos reducir las emisiones entre un 10 y un 20% al año como mínimo, comenzando a más tardar en un par de años. Si los países ricos más responsables del cambio climático asumieran una parte justa y creciente de las reducciones, tendrían que reducir su huella de carbono en un 24% al año. Esto supone un recorte del 75% en los próximos cinco años para países como el Reino Unido.

Para iniciar este proceso, Guterres quería que los líderes mundiales abordaran los subsidios a los hidrocarburos, implementaran impuestos sobre el carbono y pusieran fin a las nuevas centrales eléctricas de carbón más allá de 2020. Esto no sucedió. La India, China y Turquía todavía están planeando expandir la energía del carbón mucho más allá de 2020. Las subvenciones a los hidrocarburos siguen aumentando, al igual que la producción. Los nuevos impuestos al carbono no se ven por ninguna parte.


Leer más:

2050 es demasiado tarde: debemos reducir drásticamente las emisiones mucho antes


Incluso los países con promesas de contribuciones netas nulas de acuerdo con el llamamiento de las Naciones Unidas para 2050 no están ni mucho menos en camino de cumplirlas. El Reino Unido, por ejemplo, sigue adelante con sus planes de construir una tercera pista en Heathrow, apoyando la rotura y la apertura de minas de carbón.

Tal y como están las cosas, todavía estamos en camino de un catastrófico 3℃ a 4℃ de calentamiento global para el año 2100. Y después de 24 años de abyecto fracaso, está claro que si hay alguna posibilidad de detener el calentamiento global, no será suficiente salir a las calles. A pesar de los esfuerzos de sus gobiernos, la gente tendrá que tomar las cosas en sus propias manos y encontrar nuevas formas de lograr una transición justa hacia un futuro sin emisiones de carbono.

Nicholas Beuret, profesor de Gestión y Marketing, Universidad de Essex

Este artículo ha sido reeditado de La conversación bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original.


Traducción del inglés por Michelle Velez

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Internacional
Tags: ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 12.11.19

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.