¿Irá Trump tras Maduro para conseguir la reelección?

01.09.2019 - Ciudad de Nueva York - Pressenza New York

Este artículo también está disponible en: Inglés

¿Irá Trump tras Maduro para conseguir la reelección?
(Imagen de Democracy Now!)

por Carlos Eduardo Pina

En enero de este año, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sorprendió a muchos en Venezuela al dar su apoyo al líder de la oposición, Juan Guaido, después de que se proclamara presidente en funciones del país.

Desde entonces, Estados Unidos ha realizado una serie de movimientos políticos, económicos y diplomáticos sin precedentes en un intento por acelerar la destitución del presidente Nicolás Maduro. La administración Trump intentó legitimar estas acciones argumentando que el gobierno «ilegítimo» de Maduro, que llegó al poder debido a «elecciones fraudulentas», ha transformado a Venezuela en un «Estado fallido» y la ha convertido en el epicentro de una crisis humanitaria con una importante repercusión regional.

Para Trump, el regreso de Venezuela a la esfera de influencia de Estados Unidos es claramente una prioridad de la política exterior a la par que el sometimiento de Irán o la lucha contra China. Pero ¿por qué el presidente de Estados Unidos está tan decidido a ayudar al cambio de régimen en Venezuela y es probable que tenga éxito?

Los cálculos de Trump

El presidente de Estados Unidos tiene varias razones para tratar de deshacerse del gobierno chavista de Venezuela y tienen que ver con la política nacional e internacional.

Para empezar, Trump quiere que Estados Unidos tenga el control de las vastas reservas de petróleo de Venezuela y sabe que no puede lograrlo mientras el gobierno de izquierda de Maduro esté en el poder. Las administraciones consecutivas de EE.UU. también han trabajado duro para eliminar a cualquier actor que represente una amenaza para las importaciones de petróleo de EE.UU. y Trump’s no es diferente.

Algunos analistas han sugerido recientemente que el deseo de controlar las reservas petroleras de Venezuela no puede ser la razón de la insistencia de Washington en presionar por un cambio de régimen en el país. Han argumentado que las compañías petroleras estadounidenses serían reacias a desarrollar el crudo pesado venezolano en un momento en que la producción nacional de petróleo está aumentando.

Sin embargo, este no es un argumento válido. Aunque EE.UU. depende mucho menos del petróleo venezolano que hace 10 años, Washington sigue considerando que tener el control de las mayores reservas probadas de petróleo es una importante ventaja estratégica en un mundo que todavía funciona con combustibles fósiles.

Además, hay razones para creer que las compañías petroleras estadounidenses siguen interesadas en las reservas de Venezuela. Trump ha nombrado a personas asociadas con el lobby petrolero estadounidense, como John Bolton, Elliot Abrams y Mike Pompeo, para ocupar puestos clave en su administración. Estas personas, sin duda, tienen en mente los intereses de la industria petrolera cuando toman decisiones sobre la política exterior de Estados Unidos hacia Venezuela y su apoyo a la oposición.

De hecho, Trump quiere que EE.UU. tenga voz directa en la industria petrolera venezolana, pero quizás con mayor urgencia, quiere asegurarse de que China o Rusia no controlen este recurso estratégico.

Cuando Hugo Chávez se convirtió en presidente de Venezuela en 1999, los sentimientos antiestadounidenses comenzaron a propagarse rápidamente en el país y en toda la región, lo que permitió a Rusia y China aumentar su influencia en América Latina. En respuesta, Estados Unidos tomó medidas para fortalecer sus relaciones con otros países de la región, como Colombia y Argentina. Tras asumir el cargo, Trump llevó la polarización de la región al siguiente nivel, transformando a Venezuela en un campo de batalla para la competencia entre las potencias globales.

También hay razones internas que explican el interés de Trump en la desaparición del gobierno venezolano.

En primer lugar, en Florida vive una numerosa y ferviente comunidad venezolana anti-maduro, un estado que históricamente ha jugado un papel clave en la decisión del ganador de las elecciones presidenciales estadounidenses. Trump quiere asegurar el apoyo de los residentes de Florida – muchos de los cuales provienen de América Latina y apoyan a la oposición venezolana – en las elecciones de 2020 y sabe que la manera de lograrlo es convencerlos de que está haciendo todo lo posible para derrocar al gobierno chavista.

Otra razón detrás de la obsesión de Trump por derrocar al gobierno de Maduro está relacionada con el ascenso del ala «socialista» del Partido Demócrata. El presidente estadounidense se siente amenazado por la popularidad de senadores como el senador Bernie Sanders (que le ha precedido en varios estados indecisos) y la diputada Alexandra Ocasio-Cortez.

En respuesta, Trump ha comenzado a equiparar en su retórica las políticas progresistas con el chavismo y a utilizar los fracasos del gobierno de Maduro para convencer al electorado estadounidense de que un presidente demócrata progresista sólo traería el colapso económico y la devastación social.

¿Podrá tener éxito Trump?

Después de que 65 países, entre ellos Estados Unidos, anunciaran su apoyo a la autodeclarada presidencia de Guaido, muchos asumieron que los días del gobierno de Maduro estaban contados. Trump congeló todos los activos del gobierno venezolano en los EE.UU. e impuso sanciones paralizantes al país. Mientras tanto, Bolton advirtió sobre una posible acción militar contra Venezuela. Nada de esto, sin embargo, fue suficiente para desbancar al presidente venezolano.

Maduro ha logrado aferrarse a su puesto durante tanto tiempo, principalmente porque los influyentes militares venezolanos lo han apoyado. El apoyo diplomático y económico que recibió de China y Rusia también ha ayudado a mantener el poder, al igual que la Unión Europea con su afirmación de que no apoyaría ninguna acción militar contra el gobierno.

Pero nada de esto garantiza la supervivencia a largo plazo del gobierno chavista. Dados sus fracasos en otras aventuras de política exterior -incluyendo su incapacidad para llegar a un acuerdo con Corea del Norte y derribar a Irán- Trump podría decidir seguir adelante con el caso de Venezuela para garantizar su reelección. A principios de este mes, impuso un amplio embargo económico al país para demostrar al mundo que no tiene intención de rendirse. Su siguiente paso podría ser firmar una intervención militar.

Si Trump logra la caída del chavismo en Venezuela, ésta sería la «victoria» más importante de su presidencia. Sin embargo, si fracasa, sin duda pasará a la historia como uno de los mayores errores de la política exterior estadounidense.

Pase lo que pase, al final, será el pueblo venezolano el más afectado por los experimentos de política exterior de Trump. Las sanciones ya han devastado el país y han hecho la vida extremadamente difícil, especialmente para los pobres del país. Una intervención militar provocaría sin duda una gran catástrofe humanitaria y una pérdida humana inimaginable.

 


Traducción del inglés por Soledad Imbago

Categorías: Asuntos internacionales, Norteamérica, Opiniones
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Día de la Noviolencia

Día de la Noviolencia

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.