Crisis política y crisis ambiental

21.08.2019 - Guido Viale

Este artículo también está disponible en: Italiano

Crisis política y crisis ambiental
(Imagen de https://www.facebook.com/FridaysItalia/)

Los análisis no concluyentes sobre la crisis del gobierno han oscurecido la cuestión fundamental, que no es la crisis política, ni la social, sino la crisis climática y ambiental ahora en pleno apogeo. Salvini hoy se parece a muchos de los comentaristas «achicados», y así es, pero nada asegura que sea para siempre. Podría crecer en poco tiempo: la historia nos ofrece numerosos ejemplos de tales eventos. El verdadero problema no es él sino sus admiradores, aumentando por millones en los meses de su hegemonía política y mediática con una transformación antropológica, apenas reversible, de una gran parte de la población.

Salvini es una negacionista climático, como Trump, Bolsonero, Putin y muchos otros jefes de gobierno que se declaran abiertamente como tales. Pero los negacionistas más peligrosos son los que están ocultos: aquellos para quienes existe la crisis climática, pero todo —nuestra forma de vivir y producir— puede continuar más o menos como antes, porque todos los problemas encontrarán una solución que evitará el someternos a un gran estrés. El problema es que los cambios climáticos que avanzan no socavan a los negacionistas, ni a los declarados ni a los ocultos, sino que corren el riesgo de fortalecer sus políticas. Porque en su arsenal ya hay tres respuestas listas.

La primera es llevar a cabo el saqueo del medio ambiente con políticas extractivas, con grandes proyectos de infraestructura devastadores, consumiendo recursos fósiles hasta la última gota para mantener una economía en un estado estancado. Ciento cincuenta años de especulación para decidir si «la caída tendencial en la tasa de ganancia» habría llevado el capitalismo a la extinción o a que se evite una crisis revolucionaria: a menos que un cambio radical que frustre la inminente catástrofe destruya el capitalismo junto con la habitabilidad del planeta y a miles de millones de vidas humanas será la crisis climática que ha causado.

La segunda respuesta es la guerra contra los migrantes, todos o casi todos los refugiados ambientales generados por el saqueo del planeta. Por ahora, las víctimas de esta guerra son miles de refugiados rechazados en las fronteras marítimas y terrestres de Europa, Estados Unidos o Australia, y aquellos que son solidarios con ellos. Pero es solo un «entrenamiento» para prepararnos para aceptar la guerra como el único medio para enfrentar a los cientos de millones de refugiados que la crisis climática no dejará de producir.

La tercera respuesta es el establecimiento de un régimen policial dentro de los restos de órdenes formalmente democráticas, para enfrentar luchas y revueltas con nuevas leyes y por la fuerza que la crisis climática y económica, que no dejará de acompañarlo, creará en el antes «ciudadelas de bienestar».

Ninguna de estas respuestas —y menos las tres juntas— nos salvará de la catástrofe, pero en ausencia de una alternativa real, logran presionar a millones de personas para que las acepten o compartan. ¿Pero hay una alternativa? Y si la hay, ¿ha sido puesta en acción? Y si no, ¿qué se espera para hacerlo?

La alternativa es aquella por la que todos los que toman en serio, y no solo por aparentar, la crisis climática están luchando: los científicos del clima; el movimiento de jóvenes que ven desaparecer su futuro (Fridays for future); la red de Extinction Rebellion, decidida a utilizar todos los medios no violentos para detener la carrera hacia el abismo; los pueblos indígenas que defienden sus tierras y los movimientos campesinos que defienden la integridad del suelo. Pero los pasos a seguir son, para muchos de nosotros, inconcebibles. En primer lugar, es cuestión de abandonar en unos años cosas que consideramos naturales, como automóviles privados, aire acondicionado, viajes aéreos, vacaciones exóticas, cruceros, la mayoría del comercio internacional, todos los proyectos de infraestructura más importantes, la agricultura química, nutrición a base de carne y muchas otras cosas. Hay muchos otros que pueden ser sustituidos con poco sacrificio y, a veces, con una gran ventaja, como fuentes de energía renovables, reforestación de zonas rurales y ciudades, uso compartido de automóviles, turismo rural, una dieta más saludable, etc. Pero tenemos que vencer la incredulidad de quienes escuchen por primera vez el hecho de que todo esto es indispensable, incluso si nuestros gobernantes hubieran tenido que hacerlo hace décadas en lugar de perseguir el mito del crecimiento infinito que nos ha traído a este punto. Poner fin a las ilusiones o la mala fe de aquellos que esperan sobrevivir con poco es la tarea más urgente, pero también difícil, para aquellos que realmente luchan por el clima.

Entonces todos los migrantes son bienvenidos; no hay otra alternativa a una guerra de exterminio permanente. Pero dar la bienvenida significa insertarlos en nuestras comunidades, comenzando por encontrarles un trabajo. Los trabajos necesarios para hacer frente a la crisis climática (energías renovables, agricultura orgánica, renovación de edificios, reorganización de tierras, reforestación, movilidad sostenible) requieren millones de empleos, en todos los niveles de calificación, tanto adicionales como sustitutos de los que se irán perdiendo, con la posibilidad de incluir a todos los migrantes que llegarán. Si la financiación de los proyectos de un plan de conversión ecológica indispensable que Europa debe lanzar es proporcional a la cantidad de migrantes enviados a trabajar, veríamos una competencia de estados y ciudades para acogerlos en lugar de los esfuerzos que están haciendo para repelerlos.

Finalmente, la democracia representativa está demostrando en todo el mundo que ya no es un baluarte suficiente contra las desviaciones autoritarias. Solo un gran desarrollo de la participación popular en proyectos de conversión ecológica y una democracia participativa para gobernarlos que contribuya con las instituciones de representación sin desestimarlas pueden evitar el retorno al fascismo transmitido por un rampante racismo antiinmigrante. Esto es lo que deberíamos discutir sobre la crisis del gobierno. ¿Alguien se ofrece a hacerlo?


Traducción del italiano por Melina Miketta

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Europa, Opiniones, Política
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.