Cómo las industrias más sucias del mundo han aprendido a contaminar nuestra política

10.08.2019 - R.U. - George Monbiot

Este artículo también está disponible en: Inglés

Cómo las industrias más sucias del mundo han aprendido a contaminar nuestra política
Letrero "Separate oil and state", en la Marcha Popular por el Clima (2017). (Imagen de Mark Dixon de Pittsburgh, PA - CC BY 2.0)

George Monbiot para The Guardian

El grupo de presión de los combustibles fósiles se ve amenazado por la preocupación pública sobre la crisis climática. Así que está comprando influencia para obtener los resultados que quiere.

La tragedia de nuestros tiempos es que el colapso creciente de nuestros sistemas de soporte vital ha coincidido con la era del mal servicio público. Del mismo modo que tenemos que superar el interés propio y el corto plazo, los gobiernos de todo el mundo representan ahora el más mezquino y sucio de los intereses especiales. En el Reino Unido, los Estados Unidos, Brasil, Australia y muchas otras naciones, los contaminadores gobiernan.

Los sistemas de la Tierra se están descomponiendo a una velocidad asombrosa. Los incendios forestales rugen a través de Siberia y Alaska – penetrando, en muchos lugares, profundamente en los suelos de turba, liberando plumas de dióxido de carbono y metano que causan más calentamiento global. Sólo en julio, se calcula que los incendios forestales del Ártico han liberado a la atmósfera la misma cantidad de carbono que Austria en un año: ya ha comenzado a girar el torbellino vicioso de la retroalimentación climática.

Torrentes de agua de deshielo se vierten desde el casquete glaciar de Groenlandia, sofocándose bajo una anomalía de temperatura de 15 grados centígrados. Las pérdidas diarias de hielo en esta escala están 50 años por delante de lo previsto: se pronosticaron en los modelos climáticos para 2070. Un artículo en Geophysical Research Letters revela que el deshielo del suelo congelado en el Alto Ártico canadiense excede ahora las profundidades de derretimiento proyectadas por los científicos para 2090.

Mientras que las temperaturas récord en Europa el mes pasado causaron molestias y trastornos, en el suroeste de Asia están empezando a llegar al punto en el que el cuerpo humano alcanza sus límites térmicos. Cada vez más zonas del mundo dependerán del aire acondicionado, no sólo para el confort básico sino también para la supervivencia humana: otra espiral de retroalimentación, ya que el aire acondicionado requiere un uso masivo de energía. Aquellos que no pueden permitírselo se trasladarán o morirán. La degradación del clima ya está provocando que más personas abandonen sus hogares, más que por razones de pobreza o conflictos, al tiempo que contribuye a estos otros dos factores.

Un artículo reciente en Nature muestra que tenemos pocas esperanzas de prevenir más de 1.5C de calentamiento global a menos que retiremos la infraestructura existente de combustibles fósiles. Incluso si no se construyen nuevas centrales eléctricas de gas o carbón, carreteras y aeropuertos, es probable que las emisiones de carbono de las instalaciones actuales nos empujen más allá de este umbral. Sólo retirando parte de esta infraestructura antes de que finalice su vida natural podremos garantizar un 50% de posibilidades de mantenernos dentro del límite de temperatura acordado en París en 2015. Sin embargo, lejos de desmantelar esta máquina de matar la Tierra, casi en todas partes los gobiernos y la industria avivan sus incendios.

La industria del petróleo y el gas tiene la intención de gastar $4.9tn durante los próximos 10 años, explorando y desarrollando nuevas reservas, ninguna de las cuales podemos permitirnos quemar. Según el FMI, todos los años los gobiernos subvencionan los combustibles fósiles por un valor de 5tn -muchas veces más de lo que gastan en resolver nuestro problema existencial. Los Estados Unidos gastan 10 veces más en estos locos subsidios que en su presupuesto federal de educación. El año pasado, el mundo quemó más combustibles fósiles que nunca.

Un análisis de Barry Saxifrage en el National Observer de Canadá muestra que la mitad de los combustibles fósiles utilizados por los seres humanos han sido quemados desde 1990. Si bien los suministros de energía renovable y nuclear también han aumentado en este período, la brecha entre la producción de combustibles fósiles y la energía baja en carbono no se ha reducido, sino que se ha ido ampliando de manera constante. Lo que cuenta, al tratar de prevenir el calentamiento global desbocado, no son las cosas buenas que empezamos a hacer, sino las cosas malas que dejamos de hacer. El cierre de la infraestructura fósil requiere la intervención del gobierno.

Pero en muchas naciones, los gobiernos intervienen no para proteger a la humanidad de la amenaza existencial de los combustibles fósiles, sino para proteger a la industria de los combustibles fósiles de la amenaza existencial de la protesta pública. En Estados Unidos, legisladores de 18 estados han presentado proyectos de ley que penalizan las protestas contra los oleoductos, con el fin de aplastar la disidencia democrática en nombre de la industria petrolera. En junio, la administración de Donald Trump propuso una legislación federal que encarcelaría a la gente por hasta 20 años por interrumpir la construcción de tuberías.

Global Witness informa que, en varios países, encabezados por Filipinas, los gobiernos han incitado al asesinato de manifestantes ambientales. El proceso comienza con la retórica, demonizando la protesta civil como extremismo y terrorismo, y luego cambia a la legislación, criminalizando los intentos de proteger el planeta vivo. La criminalización ayuda a legitimar las agresiones físicas y los asesinatos. Una demonización similar ha comenzado en Gran Bretaña, con la publicación por parte de un grupo de presión financiado con dinero negro, Policy Exchange, de un informe que difama la Extinción de la Rebelión. Al igual que todas estas publicaciones, la BBC le dio una serie de plataformas importantes, que conservaron su habitual ausencia de curiosidad sobre quién las financió.

Grupos de presión financiados secretamente -como la Alianza de los contribuyentes, el Instituto Adam Smith y el Instituto de Asuntos Económicos- han proporcionado algunos de los asesores clave al gobierno de Boris Johnson. También ha nombrado a Andrea Leadsom, una entusiasta defensora de los derechos humanos, para dirigir el departamento responsable de la política climática, y a Grant Shapps -que hasta el mes pasado presidía el Grupo de Infraestructura Británico, que promueve la expansión de carreteras y aeropuertos- como secretario de transporte. La semana pasada, The Guardian reveló documentos que sugieren que la empresa dirigida por el aliado y asesor de Johnson, Lynton Crosby, ha producido anuncios de Facebook sin marca en nombre de la industria del carbón.

Lo que vemos aquí se parece al desenlace de la Paradoja de la Contaminación. Debido a que las industrias más sucias atraen el menor apoyo público, tienen el mayor incentivo para gastar dinero en política, para obtener los resultados que ellos quieren y nosotros no. Financian partidos políticos, grupos de presión y grupos de reflexión, organizaciones de base falsas y anuncios oscuros en los medios sociales. Como resultado, la política llega a estar dominada por las industrias más sucias.

Se nos dice que temamos a los «extremistas» que protestan contra el ecocidio y desafían a la industria sucia y a los gobiernos sucios que compra. Pero los extremistas a los que debemos temer son los que ocupan cargos públicos.

  • George Monbiot es un columnista de The Guardian

Reimpreso con la amable autorización del autor


Traducción del inglés por Sofía Guevara
Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Internacional
Tags: ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.