Un espectro deambula…. ¡pero no es el comunismo!

26.07.2019 - Patrizia Cecconi

Este artículo también está disponible en: Italiano

Un espectro deambula…. ¡pero no es el comunismo!
(Imagen de Al Mayaddin)

Un fantasma deambula por el Medio Oriente y desde allí, atravesando mares y montañas, llega muy lejos poniendo sus cimientos en todas partes, mostrando la absoluta inutilidad del derecho humanitario universal y devorando todas las normas de la legalidad internacional a partir de los Convenios de Ginebra.

Un espectro que, con hechos concretos e indiscutibles a la vista, muestra la insipiencia de la Organización de las Naciones Unidas reducida a ser sólo el palacio de cristal al cual llevar a los estudiantes de visita y explicarles cómo el sueño de los «destinos magníficos y progresistas» que se harían realidad en esas salas se rompió ya después de sólo tres años de vida, gracias al autoproclamado nacimiento del Estado de Israel que, desde su fundación, pisotearía sus principios y resoluciones.

Sería reductor, además de sectario, catalogar esta afirmación como antisemita y no darse cuenta, en cambio, de la gravedad -para el mundo y no sólo para los palestinos- del sionismo y sus largos tentáculos, capaces de aniquilar el derecho humanitario universal y todas las normas de la legalidad internacional. Todo pensador intelectualmente honesto, que tenga la menor conciencia de la realidad, no puede sino coincidir amargamente en el peligro de seguir eximiendo a Israel de las sanciones jurídicas resultantes de sus acciones criminales, sanciones que son indispensables para incorporarlo a la corriente principal del derecho internacional y limitar los horrendos daños políticos y humanos que ha venido produciendo durante casi un siglo.

Durante unos 80 años, lo que ha estado ocurriendo en la región geográfica definida como Palestina por más de dos milenios, ha sido una carrera continua de abusos ejercidos en nombre del sionismo, una ideología afirmada a finales del siglo XIX gracias al judío austriaco Theodor Herzl y proclamada con el nacimiento del Estado de Israel, que no cumple con la Resolución 181 de la ONU, sino por autoproclamación de Ben Gurion poco antes de la expiración del Mandato Británico, por lo tanto fuera de la Resolución de la ONU, sólo para certificar al mundo que el recién nacido Estado de Israel estaba fuera y por encima de cualquier ley humana, internacional o supranacional, reconociendo, como única base de su existencia, la narrativa bíblica que permite el absurdo estribillo «volver a la tierra prometida».

Este hecho no es un resumen histórico libre y rápido, sino la base que no se puede olvidar para comprender la esencia de la última y grave violación israelí del derecho internacional y de los derechos del pueblo palestino: la última demolición de algunos grandes edificios decretada por Israel para llevar a cabo su plan de confiscación ilegítima y brutal en detrimento de los palestinos.

El Estado judío está desarrollando lo que en el proyecto del «gran Israel», un proyecto anterior a la fundación del propio Estado, se denominó Plan D, es decir, la anexión paso a paso de toda la Palestina histórica desde el Jordán hasta el Mediterráneo, considerando, según la narrativa bíblica, DERECHO de los hombres y mujeres judíos dispersos por todo el mundo la ocupación de esta tierra como «prometida» por su Dios.

En Israel el dictado religioso se funde con las opciones políticas y esto no a partir de hoy, sino ya desde 1897, cuando el padre del sionismo, el citado Theodor Herzl, aunque ateo, encontró un recurso estratégico en la narrativa bíblica para la creación de un Estado sólo para judíos, fundado en el lugar geográfico donde la evocación religiosa tendría la fuerza típica de los mitos fundadores y habría sido la carta de triunfo.

Obviamente, si no hubiera existido el interés de las grandes potencias de la época por tener un punto de referencia sustancialmente occidental a las puertas de Oriente Medio, no habrían existido los acuerdos Sykes-Picot en 1916, ni tampoco la declaración de Lord Balfour en 1917. Si entonces no hubiera habido el terrible drama de la «shoah» querida por el nazismo-fascismo, es decir, el intento de eliminar a cualquier persona de origen o religión judía, quizás hoy no hubiéramos sido testigos de una nueva shoah, la palestina a manos de los israelíes.

Usamos el término shoah en su significado de «tormenta devastadora» que lleva a la eliminación de una población. En el caso del nazismo, la población, definida como raza, se identificaba con la religión de pertenencia y la intención era eliminar físicamente a todos sus miembros, mientras que en el caso de Israel las continuas masacres de palestinos no tienen el propósito de eliminar a un pueblo por ser musulmán y/o cristiano, sino simplemente para expulsarlo y así ocupar por completo su tierra, en la que ha vivido durante muchas generaciones antes del surgimiento del islam. Algunos lo llaman «limpieza étnica de Palestina», que se remonta a la Nakba, que es la catástrofe de los cuarenta y ocho; alguien decidió llamarlo la Shoah, aunque el término es hebreo, porque quizás es mejor para entender qué es lo que está manchando a Israel sabiendo que los judíos, antes de su fundación, fueron millones de víctimas del Holocausto por la mano de los nazis.

Pero todo esto no molesta a los Estados que hacen negocios con Israel, aunque se autodenominen demócratas, ni a las organizaciones internacionales y supranacionales, a pesar de que sus representantes institucionales llenan sus discursos de conceptos como los derechos humanos, la justicia y la paz.

Israel goza de un efecto de halo de falsa legalidad que, junto con la tragedia del pasado holocausto, lo protege como una armadura inexpugnable. Así que la voluntad del gobierno israelí, bien apoyada por casi toda su población de unos 9 millones de habitantes, de la que se han alejado unos veinte jóvenes activistas y algunos periodistas del calibre de Gideon Levy o Amira Hass, ha decidido demoler una docena de edificios palestinos, dando un paso más allá en comparación con lo que se ha hecho hasta ahora con las decenas de miles de demoliciones de casas palestinas.

El paso adelante, más allá de cualquier posible justificación instrumental, ha consistido en demoler también los edificios construidos en la zona A, lo que incluso para los Acuerdos de Oslo (la trampa tendida a los palestinos en 1993 para servir a Israel) está, o más bien debería estar, bajo la jurisdicción palestina total.

De esta manera, Israel, a través de Netanyahu, ha dado un nuevo impulso a la Ley, además de la ya deshilachada ANP (Autoridad Nacional Palestina), y ha demostrado una vez más, quizás sintiéndose como el «canciller de hierro», que los acuerdos no son más que trozos de papel.

Pero las excavadoras israelíes y los 700 soldados con la estrella de David que intervinieron para llevar a cabo el crimen no dieron un paso antes de que la burla de la legalidad israelí, es decir, la sentencia emitida por el Tribunal Supremo israelí (a la que, de una manera tonta y segura, los palestinos habían apelado) no hubiera decretado su veredicto: ¡puede ser demolida!

Y así, como los judíos italianos que después de noviembre de 1938 se vieron expulsados LEGALMENTE de escuelas y empleos, así los palestinos, en la trágica burla que divierte a Israel y que lo justifica a los ojos de sus criados y padrinos, han visto demoler LEGALMENTE sus casas. No son los primeros, repetimos, todos los días Israel comete este tipo de odiosos abusos y, sólo en el período comprendido entre los años  1967 y 1973, derribó 9.000 dejando 50.000 palestinos sin hogar denunciados por la abogada judía Felicia Langer en su libro de testimonios «Con i miei occhi»  (Con mis propios ojos) antes de que decidiera salir de Israel al darse cuenta de que su trabajo, además de rara vez llevar a ganar causas ya amañadas desde el principio, le ofrecía a este país la oportunidad -al igual que el llamado Tribunal Supremo- de demostrar una legalidad que de hecho no existía en términos de justicia.

¿Cuántos medios de comunicación han dado el espacio adecuado a esta enésima violación que pasa sobre los palestinos, pero que, ridiculizando a las instituciones internacionales, les quita a todos los ciudadanos del mundo la oportunidad de sentirse protegidos por el derecho universal convertido en papel tapiz? Muy pocos. De hecho, sólo uno, El Manifiesto, que le ha dedicado la primera plana, pero el cual, desgraciadamente, es un periódico algo especializado y no llega a la opinión pública «masiva» que, distraída al escuchar las noticias, piensa que los palestinos han construido ilegalmente y que Israel, detrás de la sentencia «imparcial» del Tribunal Supremo, ha desmantelado el crimen. ¡Tal vez, quién sabe, en cuántas mentes ha surgido la idea de que si tuviéramos también un Netanyahu no habría tantos abusos en la construcción!

E Israel seguirá haciendo negocios con Italia y con todos los demás países democráticos; la ONU expresará su reproche, ya lo ha hecho y está bien; también la UE y, en conclusión, los palestinos verán una creciente desesperación y un odio comprensible contra aquellos que durante más de 70 años los humillan, los arrestan, los lastiman, los matan, los persiguen y también se los llama demócratas.

Hemos visto a los soldados del ejército de ocupación tomar fotos y videos de sí mismos haciendo explotar los edificios, riéndose y felicitándose unos a otros por su buena puntería. Los palestinos también los vieron. Podemos imaginar sus sentimientos.

Nadie llama terroristas a esos soldados, pero en la obligación de replicar inducida por Israel, el terrorista será quien se rebelará, quizás con una piedra o un cuchillo de cocina, a esta matanza de vidas y derechos.

Felicia Langer, la abogada israelí que dejó Israel indignada, escribió poco antes de morir: «llegará el día en que Israel se verá obligado a cambiar su política». Tal vez fue una afirmación de fe: tal vez el deseo de ver triunfar a la justicia.  Pero lo que podemos ver es sólo la multiplicación del poder israelí y la contaminación -como si se tratara de una bacteria para la que no se ha encontrado ningún anticuerpo- de todos los aspectos de la vida cultural, científica, agrícola e industrial en todo el mundo, y todo esto hace crecer una especie de asombro que amordaza la crítica política por miedo al anatema que condena al aislamiento: ¡ANTISEMITA!

Ya lo hemos escrito antes, sólo los periódicos independientes tienen la posibilidad de correr el riesgo del anatema sin perder su función de tratar de dar a conocer la verdad.

En este caso, la verdad es clara: Israel sólo conoce los abusos y sólo dos resultados pueden ser consecuencia de estos abusos sistemáticos, ya sea la resignación y la huida o la resistencia por todos los medios posibles, buenos o malos a nuestros ojos como observadores occidentales.

Mientras tanto, mientras escribimos, los edificios de diez pisos, con sus apartamentos adornados con cojines de terciopelo, cortinas a menudo compradas a plazos, con tazas de cristal para el té, tazas para el café caliente, platos para la maqluba y la moussaka, las habitaciones de muchos niños, sus juegos, sus libros, sus ropas… todo se transforma en una montaña de escombros. Así lo deseaba el gobierno del pueblo elegido… excepto veinte disidentes generosos pero indefensos.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Medio Oriente, Opiniones, Política
Tags: ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.