Ocho pasos esenciales para transformar nuestra economía

31.07.2019 - Pressenza London

Este artículo también está disponible en: Inglés

Ocho pasos esenciales para transformar nuestra economía
Xilografía de un documento Diggers de William Everard (Ejemplo anterior de los Commons) (Imagen de dominio público, Wikipedia)

Un sistema económico que sirva a todos y al planeta es necesario para nuestra supervivencia. He aquí algunos principios directivos.

Por David Korten para openDemocracy

Nos estamos quedando sin tiempo. Se está extendiendo la conciencia del fracaso institucional que está llevando a los seres humanos hacia la autoextinción, y los llamados relacionados a una profunda transformación de nuestra economía. Esto está sucediendo en todos los trimestres, desde los campus universitarios hasta los debates presidenciales en Estados Unidos, pasando por el Vaticano. En todas partes escuchamos llamados a una economía que sirva al bienestar de las personas y de la Tierra.

El Papa Francisco ha hablado de los fracasos sociales y ambientales de una economía dedicada a la idolatría del dinero. Los trabajadores y sus sindicatos se unen a la desgarradora observación de que «No hay buenos trabajos en un planeta muerto».

Existe una creciente conciencia sobre la necesidad de actualizar seriamente la forma en que estudiamos y pensamos sobre la economía además de cómo preparamos a nuestros futuros líderes. Con pocas excepciones, la economía, tal como se enseña en las universidades, se basa en las mismas teorías y principios éticos imperfectos que tienen una gran responsabilidad en el desarrollo de la crisis. Valora la vida sólo por su precio de mercado; utiliza el crecimiento del PIB como la medida definitoria del rendimiento económico; asegura a los estudiantes que maximizar el rendimiento financiero personal beneficia a la sociedad; recomienda políticas que priorizan las ganancias corporativas sobre el bienestar humano y planetario; e ignora los límites naturales de un planeta finito.

He aquí ocho principios directores para una teoría económica reformada que guíe nuestro camino hacia una nueva economía para el siglo XXI.

Principio 1: Evaluar el desempeño de la economía mediante indicadores del bienestar de las personas y del planeta; no del crecimiento del PIB.

El crecimiento del PIB sirve bien si nuestro objetivo es sólo aumentar los activos financieros de los ricos para que puedan reclamar una parte cada vez mayor de la riqueza real restante de una Tierra moribunda. Si nuestra prioridad es satisfacer las necesidades esenciales de alimentos, agua, vivienda y otros servicios básicos para todos los habitantes del mundo, entonces debemos medir esos resultados para que podamos obtener los resultados que realmente deseamos.

Principio 2: Busca sólo lo que beneficia a la vida, no lo que la perjudica.

Debemos tratar de eliminar la guerra, la especulación financiera, el consumo de productos nocivos o innecesarios, la agricultura industrial que contamina el suelo, el aire y el agua y produce alimentos de valor nutritivo cuestionable. Podemos eliminar la mayor parte de la conducción diseñando la infraestructura para apoyar a las personas que viven cerca de donde trabajan, compran y juegan. Podemos eliminar la mayor parte del movimiento global de personas y bienes manteniendo la producción y el consumo local, utilizando materiales reciclados y sustituyendo la comunicación electrónica por viajes de negocios globales.

El trabajo y los recursos así liberados pueden ser reorientados hacia la crianza y educación de nuestros hijos, el cuidado de los ancianos, el restablecimiento de la salud y la vitalidad de los sistemas regenerativos de la Tierra, la reconstrucción de la infraestructura social de la comunidad y la reconstrucción de la infraestructura física de manera que se reduzca la dependencia de los combustibles fósiles y, al mismo tiempo, se fortalezcan las conexiones beneficiosas entre nosotros y con la naturaleza.

Principio 3: Honrar y recompensar a todos los que proporcionan trabajo beneficioso, incluyendo la naturaleza; no a los que la explotan para enriquecerse.

La vida depende del trabajo de la naturaleza y de las personas. Con demasiada frecuencia, el sistema económico actual premia a los que reclaman la propiedad en lugar de a los que realizan una labor útil. En cambio, debemos seguir el modelo establecido por las sociedades tradicionales, en las que ganamos nuestra parte en el excedente de los bienes comunes a través de nuestro trabajo al servicio de los mismos. Gran parte de la disfunción de la economía actual puede superarse eliminando la división de la sociedad entre propietarios y trabajadores, un problema que se corrige a través de la propiedad de los trabajadores y que se combina con un marco ético que reconoce que nuestro bienestar depende de mucho más que sólo el rendimiento financiero.

Principio 4: Crear la oferta monetaria de la sociedad a través de un proceso público transparente para promover el bien común; no a través de procesos propietarios que aumenten las ganancias de los bancos con fines de lucro.

En una sociedad moderna, aquellos que controlan la creación y asignación de dinero controlan la vida de todos. No hay razón para suponer que la sociedad se beneficia de dar este poder a los bancos globales con fines de lucro dedicados a maximizar los beneficios para los ya más ricos de entre nosotros. El sistema de creación y asignación de dinero debe ser público, transparente y responsable ante el pueblo. Debe residir en gobiernos democráticos y ser administrada por bancos públicos complementados por bancos cooperativos de propiedad de la comunidad cuyos préstamos apoyen la propiedad local de viviendas y negocios.

Principio 5: Educar para toda una vida de aprendizaje al servicio de las comunidades que buscan la vida; no al servicio de las corporaciones con fines de lucro.

La mayoría de los cursos universitarios de economía promueven actualmente la psicopatología social como un ideal humano y dan legitimidad a las instituciones que sólo sirven para ganar dinero, sin tener en cuenta el bien común. Debemos preparar a los jóvenes para un liderazgo futuro que esté construido en una base moral que reconozca nuestra responsabilidad mutua y con la Tierra, que favorezca la cooperación por encima de la competencia, que dé prioridad a la vida por encima del dinero y el bienestar de la comunidad por encima de las ganancias corporativas.

Nadie sabe cómo llegar a donde debemos ir ahora, y la educación no puede darnos respuestas que no tenemos. Sin embargo, la educación puede prepararnos para ser aprendices a lo largo de toda la vida, capaces de formular las preguntas correctas y de trabajar juntos para encontrar y compartir respuestas.

Principio 6: Crear y aplicar la tecnología sólo para servir a la vida; no para desplazarla o destruirla.

La tecnología debe estar al servicio de la vida. Decidir cómo aplicar la tecnología basándose únicamente en lo que producirá el mayor rendimiento financiero a corto plazo es una locura. Los seres humanos tienen el derecho y los medios para asegurar que la tecnología se utilice sólo para servir a la humanidad en su conjunto, por ejemplo, eliminando los impactos ambientales destructivos, restaurando la capacidad regenerativa de los sistemas de la Tierra, facilitando la comprensión global y promoviendo la justicia social, la cooperación y el aprendizaje.

Principio 7: Organizarse como comunidades cooperativas, inclusivas, autosuficientes y regenerativas que comparten conocimientos y tecnología para servir a la vida; no como reservas incorporadas de dinero que compiten por crecer explotando la vida.

Podemos satisfacer nuestras necesidades a través de flujos cíclicos constantes de recursos. Esa era nuestra forma de vida estándar hasta hace menos de 100 años. Podemos hacerlo de nuevo. Los habitantes de las zonas urbanas y rurales pueden redescubrir su interdependencia, ya que las ciudades obtienen alimentos, madera, fibra, pulpa y oportunidades de recreación de las zonas rurales cercanas y regeneran sus suelos con biorresiduos de las zonas urbanas cercanas y disfrutan de los beneficios de la cultura urbana. Los suburbios pueden convertirse en hábitats urbanos o rurales.

Principio 8: Buscar un equilibrio poblacional mutuamente beneficioso entre los seres humanos y las demás especies de la Tierra; no el dominio de los seres humanos sobre todas las demás.

La salud de cualquier ecosistema natural depende de su capacidad para equilibrar las poblaciones de sus variadas especies. Esto significa mantener el libre acceso a las opciones de atención de la salud reproductiva y eliminar los obstáculos para las mujeres en la educación y en el lugar de trabajo. Sólo a partir de este punto podremos mantener una sociedad libre y gestionar el tamaño de nuestra población.

El marco básico de la economía del siglo XXI contrasta fuertemente con el de la economía del siglo XX que ahora debe desplazar. El nuevo marco es mucho más complejo y matizado. Sin embargo, la mayoría de la gente puede comprenderlo fácilmente porque es lógico, consistente con los principios éticos fundamentales, y refleja la realidad de que la mayoría de la gente es amable, honesta, encuentra placer en ayudar a los demás, y reconoce que todos dependemos de la salud de nuestra Madre Tierra.

Este artículo fue publicado por primera vez en YES! Magazine.


Traducción del inglés por Sofía Guevara

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Economía, Internacional, Opiniones
Tags: ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.