Francesco Saverio Borrelli nos deja con muchas interrogantes

23.07.2019 - Luca Cellini

Este artículo también está disponible en: Italiano

Francesco Saverio Borrelli nos deja con muchas interrogantes
Tangentopoli edición actualizada (Foto de Archivo Pressenza)

Ayer falleció Francesco Saverio Borrelli, quien ejerció una carrera judicial de 40 años centrada principalmente en el Tribunal de la capital lombarda, donde primero fue juez y presidente de la Sala del Tribunal de Justicia de Milán y luego consejero de la Corte de Apelación. En febrero de 1992, con la investigación sobre Pio Albergo Trivulzio, comenzó con Borrelli la era de Tangentopoli, de aquel que dirigió el grupo de magistrados que indagaron el escándalo político de Manos Limpias junto con Antonio Di Pietro, Ilda Boccassini, Piercamillo Davigo y Gherardo Colombo y que fue considerado como uno de los magistrados más decididos. Fue él quien envió la primera notificación de garantía al líder socialista Bettino Craxi.

Siguió de cerca el curso de las investigaciones de Manos Limpias incluso después del colapso de la Primera República, lo que de hecho ocurrió con la primera elección de Silvio Berlusconi para presidente del Consejo. Su frase, tomada del discurso de Vittorio Emanuele Orlando tras la derrota de Caporetto, «resistir, resistir, resistir» se refiere a las reformas buscadas por el gobierno de Berlusconi.

Se sabe que en retrospectiva se juzga mal, pero Borrelli y su grupo de Manos Limpias representaban el final de la Primera República, la misma que inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial había transportado a Italia hasta la caída del bloque soviético en 1991, el año anterior al comienzo de Tangentopoli y Manos Limpias.

A pesar de todo, Borrelli deja un juicio contrastado, no tanto por su papel como magistrado, sino por el rol histórico que desempeñó en este país. Algunos dicen que, a su manera, «lideró una especie de golpe de Estado, sustituyendo a toda una clase política por Tangentopoli», aquella de la Primera República. Por otro lado, hay quienes dicen que Borrelli «hizo la historia del país».

Sin querer entrar en el fondo del juicio, porque obviamente no es mi función ni el propósito de estas reflexiones, lo que en mi opinión es mucho más interesante son las cuestiones, en sentido histórico, sobre el rol que los años vinculados a Tangentopoli jugaron para Italia.

En una entrevista con Il Giorno en el 2011, Borrelli declaró: «Si yo fuera un hombre público de algún país asiático como Japón, donde es costumbre disculparse por los propios errores, me disculparía con ustedes. Pido disculpas por el desastre que ocurrió con Manos Limpias. No valía la pena arruinar el mundo precedente para luego caer en el actual».

Más tarde, Borrelli dejó claro que se trataba de una broma, aunque parecía más bien ser una declaración llena de ironía y amargura. «La mía estaba obviamente destinada a ser una broma. No tengo que pedir disculpas a nadie por haber cumplido con mi deber como magistrado» -añadió como aclaración- «La diferencia fundamental es que, en ese entonces, los que fueron atrapados con las manos en la masa se avergonzaron. Hoy no se sabe qué es la vergüenza».

Por una coincidencia de aquellas burlas escritas por la historia, el 20 de julio de 1993, el mismo día de la muerte de Francesco Saverio Borrelli, pero 26 años antes, murió Gabriele Cagliari, que fue encontrado muerto en las duchas de la cárcel de San Vittore. El suicidio de Gabriele Cagliari fue uno de los más relevantes del período Tangentopoli.

Estamos en medio de Manos Limpias: Gabriele Cagliari, presidente de Eni desde 1989 hasta 1993, detenido por presuntos sobornos el 9 de marzo de 1993, cuestionó su rol en la evaluación de Enimont realizada por Eni en el proceso de adquisición.

Estamos en medio de las investigaciones sobre corrupción política. El 15 de julio, al término de un nuevo interrogatorio, el fiscal Fabio De Pasquale había manifestado su intención de ponerlo en libertad, pero luego lo pensó nuevamente. Poco después Cagliari se suicidó. El 20 de julio de 1993, el ex presidente de Eni era encontrado muerto en las duchas de la prisión de San Vittore, donde había pasado cuatro meses en prisión preventiva. Según la reconstrucción, se suicidó asfixiándose con una bolsa de plástico. La noticia presentaba contornos poco claros. Se encontraron contusiones en el cuerpo que arrojaron una sombra de duda sobre el suicidio. Además, algunos testigos, entre policías penitenciarios y compañeros de celda, dijeron que la bolsa aún estaba hinchada cuando se encontró a Cagliari, dejando la sospecha de que aún estaba vivo. También miedo en las cartas que los familiares habrían recibido una semana antes de su muerte y que habría enviado a la familia para justificar su gesto,.

La red de corrupción que estaba atravesando la política de la Primera República era un sistema de gestión bien arraigado y ramificado que, contrariamente a la clase política que la representaba, no solo sobrevivió, sino que también prosperó, porque como dijo el propio Borrelli, todo lo que vino después de la Primera República no era y ciertamente no es mejor, es todo al contrario.

Tal vez, sin siquiera darnos cuenta, fue en esa época cuando se creó una fractura profunda que nos distanció aún más de cualquier posible solución. Porque, si lo pensamos bien, fue precisamente en esos años cuando nació el concepto de «justicialismo», el hijo legítimo de la espectacularización de la propia justicia, las filtraciones de información no autorizadas, pero que se utilizaban de manera instrumental o se daban como alimento a un pueblo que gritaba sediento de justicia. Una justicia que se ocupa de sí misma, que en realidad nunca llega, pero que, a cambio, se ha convertido en justicialismo. Es todo esto lo que creo que ha sentado una buena base para el «no diálogo», las «ovaciones políticas extremas», el lodo lanzado a su vez sobre el terreno, por uno o más partidos políticos, la idea de una justicia que se pueda plegar a su propio uso y consumo, que pueda ser aprovechada por una u otra facción política, casi como ocurrió en la época medieval con los güelfos y los gibelinos.

Quizás sin darnos cuenta, fue entonces, con los años de Tangentopoli, el comienzo de una cierta deriva que nos llevó en la dirección opuesta a la resolución de nuestro problema de trasfondo relacionado con la justicia, es decir, luchar aún más que con las personas, con un sistema bien arraigado, una forma de pensar y trabajar a todos los niveles, una práctica que es un espejo de una cierta cultura nuestra, de la que, al menos como país, nunca hemos logrado liberarnos. Dentro de un sistema de reglas no declaradas, pero siempre puestas en práctica y que ve podrida la propia cesta, no tiene mucho sentido cambiar las manzanas, ya que en poco tiempo cualquier manzana que se encuentre debajo difícilmente se mantendrá intacta y sin que se deteriore.

Para comprender mejor esos años de Tangentopoli y de las investigaciones, para mirarlas también desde otra perspectiva, ciertamente no para defender la red de corrupción de la Primera República que, a pesar de todo, ha prosperado arraigándose aún más hasta convertirse en una práctica casi común en nuestros días, sino para comprender mejor lo que se nos ha escapado, creemos que es significativo releer una de esas cartas que Gabriele Cagliari envió a su familia el 10 de julio de 1993, diez días antes de su muerte:

«Queridos Bruna, Stefano, Silvano, Francesco, Ghiti. Estoy a punto de darles un dolor nuevo y grande. La criminalización de conductas que han sido de todos, de los mismos magistrados, incluso en Milán, ha dejado fuera del juego solo a algunos de nosotros, dejándonos en la picota y con el rencor de la opinión pública. La mano dura, desequilibrada e injusta de los jueces hizo el resto. Nos tratan como si no fuéramos personas, como si fuéramos perros que siempre vuelven a la perrera. Llevo aquí más de cuatro meses, detenido ilegalmente.

Todo lo que se me impugna no corre el riesgo de ser reelaborado, ni las pruebas relativas a estos hechos pueden ser contaminadas porque ya no tengo ningún poder para hacer o decidir, ni tengo ningún documento que pueda ser alterado. No podría escapar sin un pasaporte, sin un documento de identidad y, en cualquier caso, sería controlado asiduamente como solían hacer antes.

Además, tengo sesenta y siete años y la ley exige que existan circunstancias objetivas de gravedad y peligro excepcionales para contenerme en condiciones tan degradantes.

Pero, como ya saben, las razones de esta furia son muy diferentes y los mismos magistrados nos lo dicen repetidamente, aunque con la prohibición absoluta de ser registrado en el acta, como debería hacerse regularmente.

El objetivo de estos magistrados, en particular de la Fiscalía de Milán, es obligar a cada uno de nosotros a romper, de forma definitiva e irrevocable, con lo que ellos llaman nuestro «entorno». Cada uno de nosotros, ya comprometido en la propia dignidad a los ojos de la opinión pública por el mero hecho de ser investigado o, peor aún, de haber sido detenido, debe adoptar una actitud de «colaboración» que consiste en traiciones y delaciones que le hacen traidor, poco confiable, poco fiable. Que se convierta en lo que ellos llaman un infame. Según estos magistrados, cada uno de nosotros debe ser excluido de cualquier futuro, por lo tanto, de la vida, incluso en lo que ellos llaman nuestro «entorno».  

La vida, decía, porque para todos su entorno es la vida: la familia, los amigos, los colegas, el conocimiento local e internacional, los intereses que ellos y sus cómplices pretenden tener en sus manos.

Muchos ya argumentan, de hecho, que se debería prohibir a los investigados como yo trabajar no solo en la administración pública o semipública, sino también en las administraciones de empresas privadas, como a veces se hace con los que están en quiebra. En resumen, se quiere crear una masa de muertos civiles, desesperados y perseguidos, como lo está haciendo el otro cómplice infame del poder judicial que es el sistema penitenciario.

Me he convencido de que los magistrados consideran la cárcel como una herramienta de trabajo, de tortura psicológica, donde las prácticas pueden llegar a madurar o moldear, indistintamente, aunque sea la piel de la gente.

La cárcel no es más que una bodega para animales sin mente ni alma.

Aquí adentro, cada uno es abandonado a su suerte, en la ignorancia cultivada e impuesta de los derechos propios, custodiado en la inactividad y la desidia; la gente se vuelve perezosa, se degrada y se desespera convirtiéndose inevitablemente en otro multiplicador del bajo mundo.

Como he dicho, somos perros en una perrera desde la cual cada fiscal puede llevarnos a hacer su propio ejercicio y demostrar que es mejor o más severo que aquel que había hecho un ejercicio similar unos días u horas antes.

Incluso entre ellos existe la misma competencia u opresión que existe en el sector, con la diferencia de que, en este caso, el juego se hace sobre la piel de la gente. Por lo tanto, no es posible aceptar su juicio, sea cual sea.

Están destruyendo los fundamentos básicos y la propia cultura del derecho, están siguiendo irrevocablemente el camino que conduce a su estado autoritario, a su régimen de socialismo total. No quiero estar allí.

Han destruido la dignidad de toda la categoría de abogados penalistas que ahora son incapaces de debatir o reaccionar ante las constantes violaciones de nuestro derecho fundamental a ser investigados, y luego juzgados, de acuerdo con las leyes de la República.

No son solo los abogados, los sacerdotes laicos de la sociedad, los que pierden la guerra; sino que es toda la nación la que sufrirá las consecuencias durante mucho tiempo. Hoy los juicios, y no solo en Milán, son trágicas farsas, alucinantes, con penas desproporcionadas impuestas por jueces que apenas conocen el caso, somnolecen o incluso duermen durante las audiencias y luego deciden en cinco minutos en la Sala del Consejo.

No estamos hablando de los tribunales de la libertad, que también están a disposición de los fiscales, ni de los tribunales de vigilancia que odian a los presos condenados con el cinismo de los peores burócratas y pisotean continuamente sus derechos.

La aceleración de los juicios, solicitada y alentada por el ministro Conso, no es más que la institucionalización sustancial de los tribunales especiales del próximo régimen policial.

Los pocos que hemos caído en manos de esta «justicia» corremos el riesgo de ser los chivos expiatorios de la tragedia nacional generada por esta revolución.

Estoy convencido de que debo rechazar este rol. Es una decisión que tomo con toda lucidez y conciencia, con la certeza de hacer algo bien.

La responsabilidad por cualquier falta que haya cometido es exclusivamente mía y mías son las consecuencias. Ciertamente existe el peligro de que otros me atribuyan responsabilidad por cosas que no son mi culpa cuando ya no pueda defenderme. Confíen en mi conciencia de este momento de total verdad para defender y preservar en mi nombre la dignidad que se merece.

Siento que primero he sido marido y padre de familia, luego un trabajador comprometido y honesto que ha intentado llevar nuestro nombre un poco más lejos y que, por su pequeña parte, ha contribuido a elevar a este país en la consideración del mundo.

No dejemos que esta imagen se ensucie por una «mano limpia». Esto es lo que les pido, su perdón por esta despedida con la que les dejo para siempre.

No tengo mucho más que decirles porque en estos largos meses de distancia hemos hablado con muchas cartas, nos hemos mantenido cerca.  […]

A todos les dejo mi recuerdo que espero no sea el de una astilla que de repente desaparece sin razón, como si se hubiera vuelto demente. No es así, esto es una despedida que he pensado y repensado con lucidez, claridad y determinación.

No tengo alternativa.

Quiero que me incineren y que Bruna, mi compañera en cada momento triste o feliz, conserve las cenizas hasta la muerte. Después que sean esparcidas en cualquier mar. Adiós, mi dulce esposa y compañera, Bruna, adiós para siempre. […] Adiós a todos. Queridos míos, los abrazo a todos juntos por última vez.

Su marido, padre, abuelo, hermano.

Gabriele»


Con esta carta de despedida, Gabriele Cagliari murió en prisión hace 26 años. Más allá de su culpabilidad o no, denunció, primero con estos escritos y luego con su muerte, muchas distorsiones ya presentes entonces, tanto en el sistema judicial como en el sistema carcelario. Hoy surgen muchas preguntas de la lectura de esta carta.

En cambio, ayer nos dejó Francesco Saverio Borrelli. Algunas de sus afirmaciones, sobre todo aquellas llenas de amargura en las que se preguntaba si valía la pena, nos hacen entender que las preguntas y las interrogantes que Borrelli se hacía también a sí mismo eran igual de numerosas e importantes.

Hoy y en el futuro seguiremos siendo un país, con sus instituciones, con sus varias contradicciones, sus muchas preguntas, pero también con tanto potencial; nosotros como ciudadanos, si lo pensamos bien, somos la fuerza motriz y la base de todo. Nosotros que quizás, si al menos sabemos cómo resolver parte de estas muchas cuestiones e interrogantes, llegaremos también a comprender que un determinado sistema de cosas, especialmente cuando ya está bien arraigado a todos los niveles, político, institucional y social, no se combate sacando una manzana podrida de la cesta, tal vez mostrándola en público frente a los gritos de la gente, para saciar su sed de justicia.  Si antes no cambia nuestra cultura social y humana, nuestro sistema de relaciones en todos los niveles, una cierta forma de pensar y actuar erróneamente que se ha convertido en habitual, bueno, 1000 manos limpias no serán suficientes para protegernos de esto. No podemos luchar o derrotar nada si no cambiamos primero nuestra cultura base, la misma cultura en la que vive, prospera y se nutre este sistema. Tampoco hay la posibilidad de cambiar nada creyendo que uno mismo está completamente fuera e inmune a una cierta forma de pensar, a una cierta cultura base. En vez de eso, se combate cualquier sistema quitándole el alimento, cambiando esos mismos comportamientos erróneos que se han convertido en costumbre y alimento de la distorsión.

En la base del éxito o el fracaso de una sociedad hay, en primer lugar, personas, su cultura humana y social, sus reglas escritas y no escritas, y sus comportamientos; dondequiera que se encuentren y cualquiera que sea el rol que representen, siempre tenderán a replicar lo que han aprendido previamente.  Igor Sibaldi escribió algo sobre el cambio que quizás encarna un concepto social muy interesante: «La energía es la capacidad de un sistema para cambiar el estado de otro sistema con el que interactúa».


Traducción: Ana Gabriela Velásquez Proaño

Categorías: Derechos Humanos, Europa, Opiniones, Política
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.