Entrevista con el Dr. Ira Helfand, IPPNW

22.07.2019 - Massachusetts, EE.UU. - Tony Robinson

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Italiano

Entrevista con el Dr. Ira Helfand, IPPNW
Dr. Ira Helfand, Médicos Internacionales para la Prevención de la Guerra Nuclear (Imagen de Álvaro Orús)

El 6 de junio, estrenamos nuestro último documental en Pressenza, «El principio del fin de las armas nucleares».  Para esta película, entrevistamos a 14 personas, expertas en sus áreas, que pudieron darnos una idea de la historia del tema, el proceso que condujo al Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, y los esfuerzos actuales para estigmatizarlos y convertir a la prohibición en eliminación.  Como parte de nuestro compromiso de poner esta información a disposición de todo el mundo, publicamos las versiones completas de estas entrevistas, junto con sus transcripciones, con la esperanza de que esta información sea útil para los futuros realizadores de documentales, activistas e historiadores a quienes les gustaría escuchar los poderosos testimonios grabados en nuestras entrevistas.

Esta entrevista fue realizada con el Dr. Ira Helfand, de Médicos Internacionales para la Prevención de la Guerra Nuclear, en su casa en Massachusetts, el 24 de septiembre de 2018.

Preguntas: Tony Robinson; Camarógrafo: Álvaro Orús.

Transcripción

Mi nombre es Ira Helfand, y soy miembro del grupo directivo internacional de ICAN, y soy uno de los co-presidentes de Médicos Internacionales para la Prevención de la Guerra Nuclear (IPPNW), el socio fundador de ICAN, y también soy ex presidente de Médicos por la Responsabilidad Social (PSR), que es la filial estadounidense de Médicos Internacionales para la Prevención de la Guerra Nuclear.

¿Durante cuánto tiempo has estado involucrado en el activismo antinuclear?

Hasta el momento, cuarenta años.  Empecé a trabajar en este tema en la primavera de 1978.  Comenzamos la versión moderna de PSR en el verano de 1978, hace apenas 40 años, y estoy trabajando en este tema desde entonces.

¿Qué fue lo que te llevó al activismo antinuclear?

Estábamos muy preocupados como grupo por la amenaza a la salud pública que representaba la energía nuclear, y sentíamos que era algo que los médicos tenían la responsabilidad de abordar, pero muy pronto nos dimos cuenta de la amenaza mucho mayor que representaban las armas nucleares, y  en general creo que lo que nos impulsó a todos nosotros fue la idea de que las armas nucleares representan la mayor amenaza a la salud pública en la historia del mundo, y que como médicos tenemos la responsabilidad de abordar ese problema.  Porque todo lo que hacemos por nuestros pacientes en el curso de nuestra práctica diaria va a ser en vano si el mundo estalla en una guerra nuclear, y esta ha sido la motivación que nos ha guiado a lo largo de los años para trabajar en esta cuestión.

¿Cuál es la evidencia que se esboza en «Hambruna nuclear: 2 mil millones de personas en riesgo«?

Bueno, ya sabes, durante la Guerra Fría solíamos pensar que la única amenaza real para el mundo en su conjunto era una guerra a gran escala entre Estados Unidos y la Unión Soviética, y lo que hemos aprendido en los últimos años es que incluso una guerra nuclear mucho más limitada, una que podría involucrar a otras potencias nucleares como India y Pakistán, sería de hecho una amenaza para todo el mundo.

El escenario que analizamos examina las consecuencias de una guerra limitada entre India y Pakistán en la que cada uno de estos países utiliza 50 bombas del tamaño de Hiroshima contra objetivos urbanos en el otro país, y eso es una pequeña fracción de su arsenal total y una pequeña fracción del arsenal mundial.

 

Las consecuencias directas de este tipo de conflicto son verdaderamente catastróficas.  En varios estudios que se han realizado, estimamos que hasta 20 millones de personas morirían en la primera semana como resultado de los incendios y las explosiones y los efectos de la radiación a corto plazo, pero las consecuencias globales provienen de la alteración del clima.  Cien bombas del tamaño de Hiroshima que estallan en más de cien ciudades causan 100 tormentas de fuego, y arrastran alrededor de cinco millones y medio de toneladas de hollín a la atmósfera superior, lo que bloquea el Sol, enfría el planeta, seca el planeta porque menos agua se evapora del océano, cuando el aire se enfría, para retroceder en forma de lluvias, corta la temporada de crecimiento, y debido a otros efectos, expone a la planeta a niveles más altos de radiación ultravioleta.  Como resultado de todos estos efectos climáticos, hay un efecto significativo en la agricultura, en la producción de alimentos en todo el planeta, no sólo en el sur de Asia, sino en África, en América Latina, en Europa, en América del Norte, y como resultado de esta interrupción de la producción de alimentos, creemos que esta guerra limitada en el sur de Asia desencadenaría una hambruna en todo el mundo que pondría hasta dos mil millones de personas en riesgo de hambruna.

No sabemos el número exacto de personas que morirían, pero hay buenas razones para creer que hasta dos mil millones de personas estarían en riesgo.  Se trata de un acontecimiento sin precedentes en la historia de la humanidad; la muerte de 2.000 millones de personas no sería la extinción de nuestra especie, si ocurriera, pero sería el fin de la civilización tal como la conocemos, y ninguna civilización en la historia ha resistido jamás un choque de esta magnitud, y no hay razón para pensar que el complejo e intrincado sistema económico interrelacionado del que todos dependemos sobrevivirá a ese tipo de perturbaciones.

¿Se impugnó alguna vez esta información en foros internacionales?

Quiero decir, hasta este punto, nadie ha cuestionado realmente estos hallazgos.  Nosotros mismos decimos que son preliminares.  La ciencia del clima, creo, es muy sólida.  El efecto que este tipo de guerra tendría sobre la temperatura, las precipitaciones, etc., ha sido examinado por varios modelos climáticos diferentes.  Todos muestran básicamente los mismos resultados.  El impacto en la producción de alimentos: los datos son más escasos, y lo hemos dicho desde el principio.  Hemos estado tratando de que los gobiernos de todo el mundo se tomen en serio esta amenaza y de hacer estudios más robustos para confirmar o posiblemente refutar los datos que hemos generado sobre la producción de alimentos, y en este momento hay un grupo de científicos organizados por Alan Robock, que es uno de los científicos del clima que hizo la investigación original con sus colegas sobre los efectos del clima. Alan ha reunido a un equipo que estudiará con mucho más detalle el efecto en la producción de alimentos.  Así que esperamos tener datos más sólidos dentro de unos años, pero a estas alturas son los únicos datos que existen, y han estado en el dominio público durante seis años, y nadie los ha cuestionado seriamente, así que creo que en este momento tenemos que proceder sobre la base de estos datos.  Es la mejor información disponible y cuando descubres que un medicamento que ha sido lanzado al mercado parece estar teniendo consecuencias terribles, incluso si los datos son preliminares, lo retiras hasta que puedas estudiarlo más de cerca. Y necesitamos deshacernos de las armas hasta que sepamos que esto no va a suceder, y por supuesto, una vez más, esta es la más limitada de las guerras nucleares.

Una guerra nuclear a gran escala entre Estados Unidos y Rusia, que es una posibilidad muy real, tendría, sabemos, consecuencias mucho más catastróficas, y sobre esto no hay esencialmente desacuerdo en la comunidad científica.

Una guerra entre los Estados Unidos y Rusia que involucre sólo las armas que están en alerta ahora, que están desplegadas ahora, que están disponibles para su uso en poco tiempo en el curso de una guerra, esa guerra pondría suficiente hollín en la atmósfera superior para crear una nueva era de hielo.  Ocurriría en cuestión de días, duraría una década o más, y eso detendría la mayor parte de la producción de alimentos en el planeta. Bajo esas condiciones, creo que no hay nadie que argumente más que la gran mayoría de la raza humana se moriría de hambre, y bajo esas condiciones podríamos extinguirnos como especie.

Sabes, creo que parte de esta información sobre el impacto humanitario de la guerra nuclear es una verdad profundamente incómoda para los nueve estados que quieren mantener sus arsenales nucleares.  No les gusta hablar de esto y, de hecho, la conferencia de Oslo de 2013 fue la primera vez que se ha celebrado una conferencia internacional a nivel gubernamental para analizar lo que realmente ocurre si se utilizan las armas.  Antes de eso, la conversación sobre la guerra nuclear estaba formulada en términos muy abstractos, una especie de teoría de juegos. Sabes, si tenemos estas armas, tendrán esas armas y nos disuadiremos mutuamente, y así sucesivamente, y nadie ha querido hablar de lo que ocurre si las armas se utilizan realmente, porque la única conclusión que se puede sacar, si se observan esos datos, es que esas armas son demasiado peligrosas para existir.  Los Estados poseedores de armas nucleares trataron de mantener este mito de que existen sólo para disuadir el uso de armas similares por otros países, de que nunca se utilizarán deliberadamente.

En primer lugar, sabemos que eso no es cierto.  Los Estados poseedores de armas nucleares, especialmente los Estados Unidos, han utilizado armas nucleares en el pasado y con frecuencia han amenazado con volver a utilizarlas, incluso contra países no poseedores de armas nucleares.  Por lo tanto, los militares los consideran, al menos en los Estados Unidos y, al parecer, también en los demás Estados poseedores de armas nucleares, no sólo como elemento de disuasión, sino también como instrumentos de combate, es decir, como armas que pueden y pueden utilizarse en diversas situaciones hipotéticas.  Esa verdad debe ser subrayada.  Tenemos que entender que estas armas no existen simplemente para disuadir su uso, existen para ser usadas.  Pero más allá de eso, incluso si asumes falsamente que sólo existían para impedir su uso, no son muy buenos en eso.

Sabemos de al menos seis ocasiones en las que el mundo ha llegado a pocos minutos de una guerra nuclear porque la disuasión fracasó, porque uno u otro Estado poseedor de armas nucleares, por lo general los Estados Unidos o Rusia, creía que estaba siendo atacado y de hecho inició el proceso de lanzamiento de sus propias armas nucleares, sólo para detenerse en el último minuto cuando se descubrió el error.  Seis veces que sabemos que esto ha ocurrido.  Esta es una situación extremadamente peligrosa. [En la que estamos.]

Sabes, hemos tenido una suerte increíble.  Robert McNamara, dijo después de la crisis de los misiles cubanos: «Tuvimos un montón de suerte».  Fue la suerte la que impidió la guerra nuclear, y básicamente la política de mantener esas armas, que es la política de los nueve Estados poseedores de armas nucleares, no es más que una esperanza de que continúe la buena suerte, y esta no es una política aceptable.

¿Cuáles son las posibles implicaciones de una detonación nuclear cerca de una central nuclear?

Bueno, ya sabes, en los últimos años hemos tendido a centrarnos mucho más en los efectos del clima porque son mucho mayores.  Quiero decir, es la alteración climática lo que va a matar a la civilización, pero es muy apropiado preocuparse también por los efectos de la radiación y el increíble aumento de la amenaza de radiación que supone la existencia de las centrales nucleares. Esta es una de las principales preocupaciones durante los días muy tensos de este año en Corea.

Hay unos 50 reactores nucleares, creo que tengo razón en la cifra, en Japón, y creo que hay 22 de ellos en Corea del Sur, y en caso de una guerra en esa parte del mundo muchos, si no todos, podrían sufrir fusiones catastróficas con la liberación de enormes cantidades de radiactividad, y a nivel local, en Corea y Japón, este sería quizás el efecto dominante. Millones de personas estarían expuestas a dosis letales de radiación, y decenas de millones de personas estarían expuestas a dosis de radiación que las pondrían en mayor riesgo de cáncer si sobreviven al período inmediato de posguerra.

Por lo tanto, se trata de un problema enorme que, por lo general, se ignora por completo.

¿Cuál es la importancia del Tratado de prohibición y cuál será su impacto?

Bueno, el tratado de prohibición, creo, es un enorme paso adelante.  Es una declaración de la comunidad mundial en su conjunto de que estas armas son demasiado peligrosas para existir y deben ser eliminadas, de que ya no estamos hablando de control de armas o de reducción de armas, estamos hablando de la absoluta necesidad de eliminar esta clase de armas por completo, y cuando el tratado sea ratificado por los 50 países requeridos y entre en vigor, esto será ley internacional.

Es evidente que ninguno de los nueve Estados poseedores de armas nucleares forma parte de este proceso. Hemos entendido eso desde el comienzo de las negociaciones, pero a pesar de ello, creo que este tratado les presionará mucho para que avancen en la dirección que necesitan para eliminar sus arsenales. Creará una nueva norma sobre armas nucleares.  Las estigmatizará, lo que es un paso fundamental para que los países acepten abandonarlas, y el hecho de que esté ejerciendo presión sobre ellas, creo, se refleja claramente en la ferocidad con la que los Estados poseedores de armas nucleares se han opuesto a este tratado.

Si no sintieran que les estaba presionando para que cambiaran su política, no les importaría, pero lo sienten profundamente, y han trabajado muy duro para tratar de detener este tratado.  Por lo tanto, para nosotros ahora la tarea consiste en determinar cómo utilizar el tratado de la manera más eficaz posible para ejercer presión sobre los Estados poseedores de armas nucleares.  Creo que eso va a implicar trabajar particularmente en los «Estados paraguas» -los países que tienen alianzas nucleares principalmente con Estados Unidos y Gran Bretaña y Francia- para conseguir que se unan también a este proceso, para aislar aún más a los países que tienen armas nucleares, y tenemos que empezar a centrarnos también en la actividad política dentro de los Estados con armamento nuclear.  Así que, por ejemplo, aquí en los Estados Unidos, hemos lanzado a nivel nacional una campaña llamada «Volver del borde»: un llamamiento a la prevención de la guerra nuclear destinado a crear un consenso nacional en los Estados Unidos sobre la necesidad de que los Estados Unidos cambien fundamentalmente su política nuclear, de que abandonen una política basada en el mantenimiento continuo del arsenal nuclear y de que opten, en su lugar, por proseguir activamente las negociaciones con los otros ocho Estados poseedores de armas nucleares a fin de establecer un sistema verificable, ejecutable y sujeto a un límite de tiempo para eliminar todas las armas que aún existen en el mundo hoy en día, y necesitamos ver este tipo de trabajo también en los demás Estados poseedores de armas nucleares, y sin duda hay trabajo en curso en Francia, en el Reino Unido, y no tanto en algunos de los demás Estados poseedores de armas nucleares.

¿Cuáles son los próximos pasos?

Bueno, creo que los países que han firmado el tratado necesitan explorar qué pueden hacer ahora para presionar a los estados con armas nucleares.  ¿Pueden cortar el flujo de capital para la carrera de armamentos nucleares?  ¿Pueden negar el transporte en su territorio y en sus aguas territoriales a los transportes militares con armas nucleares?  ¿Pueden obligar a los Estados poseedores de armas nucleares a retirar sus armas nucleares que están estacionadas fuera de sus fronteras y devolverlas a sus propios países?  Y luego tienen que dar todo el apoyo que puedan a los movimientos políticos que están creciendo dentro de los Estados poseedores de armas nucleares para obligarlos a cambiar su política.

Y cuando mencioné esa lista de países donde hay mucha actividad visible, descuidé a la India, donde también hay una campaña muy vigorosa. IPPNW tiene una afiliada estupenda en la India que está trabajando muy duro para crear oposición pública y lo están haciendo con algunos grandes aliados.  Estamos trabajando con Rotary en la India y otros grupos para tratar de lograrlo.

¿Cuál es tu motivación personal como activista antinuclear?

Básicamente, creo que nos enfrentamos a una situación increíblemente peligrosa.  Creo que si no nos deshacemos de estas armas se van a deshacer de nosotros, y todo lo que apreciamos, ya sabes, nuestras carreras, nuestros hogares, nuestros hijos, nuestras familias, va a ser destruido, y no tiene por qué serlo.

Estas armas no son una fuerza de la naturaleza, no son un acto de Dios.  Hemos construido estas armas. Sabemos cómo desmontarlas, y realmente depende de nosotros si hacemos lo correcto y nos deshacemos de estas armas o no.  Y creo que es lo más importante que hay que hacer en el mundo.

También soy algo optimista en cuanto a que podemos lograrlo.  No puedo garantizarlo.  No sé si vamos a tener éxito, pero en la década de 1980 estábamos corriendo hacia una guerra nuclear.  Había 60.000 ojivas en el mundo.  Los Estados Unidos y la Unión Soviética añadían cada uno tres mil ojivas más al año a sus arsenales nucleares, y estaban haciendo planes activos para librar una guerra nuclear en Europa que habría destruido a la humanidad.

Un movimiento en Europa, en la Unión Soviética, aquí en Norteamérica, detuvo esa marcha a la guerra.  Terminamos la carrera armamentista de la Guerra Fría.  Invertimos la carrera armamentista de la Guerra Fría, y creo que salvamos al mundo.  Creo que habría habido una guerra nuclear si no fuera por ese movimiento político.  Por lo tanto, lo que nos estamos pidiendo hoy no es imposible.  Sólo nos estamos pidiendo que volvamos a hacer lo que ya hemos hecho con éxito una vez antes, y esa sensación de posibilidad que guardaba el optimismo también es una parte muy importante de mi mentalidad.

Me preocupa lo que va a pasar si no tomamos medidas, y creo que si tomamos medidas podemos salvar al mundo.  Eso es algo muy bueno que hacer con tu vida, y es algo que vale la pena hacer, y espero eso cuando la gente esté pensando en ello.

Quiero decir, cuando hablo en público puedes ver a la gente diciendo, «¡Oh, Dios mío! Este es un problema tan grande, ¿qué puedo hacer al respecto?»  Y creo que es importante que todos entendamos que ninguno de nosotros va a hacer esto por sí solo, pero si cada uno de nosotros hace esa parte del trabajo que nos corresponde hacer, podemos volver a tener éxito tal como lo tuvimos en los años 80, y podemos volver a salvar al mundo, y podemos mirarnos en el espejo y decir: «Oye, está bien, hago lo que se suponía que tenía que hacer».


Traducción del inglés por Daniela Hurtado

Categorías: Entrevistas, Paz y Desarme, Video
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.