Una charla con Laurie Loewenstein

23.06.2019 - Pressenza New York

Este artículo también está disponible en: Inglés

Una charla con Laurie Loewenstein

Por Jhon Sánchez

El verano se acerca y aunque me encanta el calor, a veces me gusta la lluvia fría y refrescante. Me imagino caminando por los riachuelos y salpicando agua de los estanques. En la época del calentamiento global, también me gustaría que pudiéramos contratar a un hacedor de lluvia para hacer esto posible. Ambientada en la gran depresión, La muerte del hacedor de lluvia, una novela de misterio histórica, nos recuerda las decisiones desesperadas que la gente tomaba durante una sequía. Hablé con Laurie Loewenstein sobre su novela.

Jhon Sánchez: Gracias, Laurie por aceptar mi invitación.

Ha sido un placer. Siempre disfruto hablando de libros con un compañero escritor y lector.

Jhon Sánchez: ¿Cómo terminaste escribiendo ficción, y en concreto, misterio histórico, y por qué?

Laurie L.: Los libros han sido mis mejores amigos y compañeros constantes desde la infancia. Es decir, soy ante todo una lectora. He sido escritora durante la mayor parte de mi vida adulta, comenzando con pequeños boletines diarios en los que escribía obituarios y artículos de fondo. Más tarde trabajé como escritora de relaciones públicas. En mis 50 años quiero probar la ficción y me inscribí en el programa de escritura creativa de la Universidad de Wilkes. He optado por la ficción histórica debido que tengo un interés apasionado por el pasado y por el género de misterio porque es uno de mis favoritos como lector.

Jhon Sánchez: Esta es una novela de misterio histórico. Al principio pensé que Bermellón era un pueblo real en Oklahoma, pero después, me di cuenta de que no lo era. ¿Cómo se te ocurrió construir la ciudad en tu mente?

Laurie L.: Quería que el pueblo se plantara en el corazón del Dust Bowl y que se estableciera en el Oklahoma Panhandle. El Dust Bowl abarcaba aproximadamente el este de Colorado, el oeste de Kansas, el Panhandle de Oklahoma y el norte de Texas, un área conocida como las Altas Llanuras. Para asegurar la mayor precisión posible, basé a Bermellón en la ciudad real de Woodward, Ok. De esa manera, por ejemplo, podía revisar los registros del censo de 1930 y determinar qué tipo de personas vivían allí y qué hacían para ganarse la vida. También estudié fotos de la época, escuché música de los años 30 y leí diarios de campesinas.

Jhon Sánchez: El detonante es una tormenta de polvo. ¿Podría decirnos algo más al respecto?

Laurie L.: Esta tormenta está basada en un evento real. La tormenta de polvo del domingo negro de abril de 1935 azotó las llanuras, ennegreciendo el cielo al mediodía y desplazando 300 millones de toneladas de tierra vegetal con vientos de 60 millas por hora. En algunos lugares tenía 4,000 pies de altura (aproximadamente tres veces la altura del Empire State Building) y cien millas de ancho. Durante los años del Dust Bowl el número de tormentas de polvo aumentó constantemente de 14 en 1932 a 134 en 1937. Al investigar esta tormenta se me ocurrió que tener un asesinato ficticio durante el apagón del mediodía sería intrigante.

Jhon Sánchez: La muerte del hacedor de lluvia suena como una metáfora del mundo de hoy con las crecientes corrientes de aire y otras alteraciones del clima. ¿Ha elegido este tema para llamar la atención sobre los peligros del cambio climático?

Laurie L.: No, no lo hice, pero espero que esto haga que los lectores se detengan. Inicialmente me sentí conmovida al poner mi historia en el Dust Bowl después de leer el libro magistral The Worst Hard Time de Timothy Egan. Él ganó el Premio Nacional del Libro 2006 en no ficción. En general, los estudiosos están de acuerdo en que el Dust Bowl fue causado por el arado de las tierras de césped en décadas anteriores combinado con un período más seco de lo habitual en un área seca. Recomiendo el libro de Egan.

Jhon Sánchez: Todo narrador quiere contar un misterio. El final es siempre un momento mágico donde todas las piezas se unen y todas las preguntas se resuelven. ¿Podría darnos algunos consejos sobre cómo escribir un buen misterio?

Laurie L.: Me propuse escribir un misterio de tipo tradicional de whodunit. Los elementos de este formulario incluyen un asesinato, generalmente fuera de la página, y un investigador que resuelve el caso. Como lector de misterios, espero un buen número de pistas engañosas (arenques rojos) y la posibilidad de que yo, el lector, tenga suficiente información para descubrir quién lo hizo por mi cuenta.

John Sánchez: Hablemos del Cuerpo Civil de Conservación. ¿Puede explicarnos cuál era el programa y por qué era necesario? ¿Cree que todavía necesitamos programas similares hoy en día?

Laurie L.: El Cuerpo Civil de Conservación (CCC) fue el primer proyecto que se realizó cuando Franklin D. Roosevelt asumió el cargo. Un mes después de su inauguración, la organización del CCC ya estaba funcionando con el primer joven inscrito en un plazo de seis semanas. La velocidad de este proceso me parece sorprendente. Los campamentos del CCC se establecieron finalmente en todos los estados. Se contrató a hombres jóvenes, cuyas familias recibían ayuda, para que plantaran árboles, reconstruyeran presas, construyeran instalaciones de parques estatales y lucharan contra los incendios forestales. Se les pagaba $30 al mes, de los cuales $25 iban a parar a su familia. La CCC fue fundada, en parte, para atender a los 250.000 adolescentes desempleados que vagaban por el país en ese momento. Es mi opinión, un programa como el CCC, el cual proporcionaba a los jóvenes un trabajo significativo y un cheque de pago, es necesario hoy en día. Algunos estados, siendo California el más prominente, tienen programas de tipo CCC en la actualidad.

Jhon Sánchez: Para mí, el personaje de Carmine DiNapoli sonaba muy parecido a los jóvenes que escapan de la persecución de las pandillas en América Central. ¿Estás de acuerdo?

Laurie L.: Los niños como Carmine, en la década de 1930 en los Estados Unidos, abandonaban sus hogares porque sus padres ya no podían costearse el alimento y la ropa. Los jóvenes que huyen de la persecución de las pandillas en América Central se enfrentan a una situación mucho más grave, creo. Sin embargo, el resultado final es similar: ambos grupos se lanzaron a la carretera (o al furgón) para encontrar un trabajo y un propósito.

Jhon Sánchez: Otro personaje, Temple, el sheriff, es un hombre justo pero enfrenta una fuerte oposición a su reelección. Mientras leía la novela, me pregunté si Temple era genuino en cuanto a resolver el crimen o si venía de motivaciones políticas. ¿Está de acuerdo con que los ciudadanos elijan a las fuerzas del orden? ¿O esto afectaría a la imparcialidad de los candidatos?

Laurie L.: Estas son grandes preguntas, por cierto. ¡Realmente tengo que pensar! Quería que Temple fuera sincero en su deseo de resolver el caso. No lo veo como un hombre que comprometería su integridad para ganar. Las preocupaciones por la reelección se incluyeron para aumentar la tensión. Mi opinión es que los agentes del orden público no deben ser elegidos sino contratados por el gobierno del condado en base a sus calificaciones profesionales.

Jhon Sánchez: Creo que a sus lectores les encantaría Etha. Es inteligente, compasiva, testaruda y en general es diferente de otros personajes femeninos de la ciudad. Pero también es un personaje triste. ¿Puede comentarnos sobre Etha y sobre su papel en la novela?

Laurie L.: Para mí era importante que una mujer fuerte fuera una de las protagonistas de la novela. Quería que ella nos ayudara a resolver el caso en pie de igualdad con su marido. Un personaje que no nació ni se crió en el pueblo, pero que se une a la comunidad como adulto, él tiene la ventaja de interpretar lo que observa desde una perspectiva externa. También quería explorar cómo alguien que no es de la ciudad podría llegar a pensar que es su hogar después de muchos años.

Jhon Sánchez: A lo largo de la novela, nos dirigimos hacia un momento triste: La subasta de la granja. Nuestro protagonista no quiere proporcionar seguridad para ello. Y no queremos que lo haga, pero tiene que hacerlo porque es el sheriff. Esto se asemeja a lo que la gente experimentó recientemente en los EE.UU. con la ejecución hipotecaria de sus casas durante la burbuja inmobiliaria de 2006 a 2012. Teniendo en cuenta lo que hemos aprendido en el pasado, ¿qué puede hacer una comunidad hoy en día para evitar que uno de sus miembros pierda su hogar y a menudo sus medios de supervivencia?

Laurie L.: Esta es una pregunta difícil. Mi instinto me dice que la protección de los consumidores debe ser el foco principal de la regulación gubernamental de los bancos y otras instituciones financieras y no creo que ese sea el caso actualmente.

Jhon Sánchez: ¿Cuál será su próximo proyecto?

Laurie L.: Estoy escribiendo una secuela de Death of a Rainmaker.}

Jhon Sánchez: Crees que sería justo decir a nuestros lectores: «Por favor, no mates a tu hacedor de lluvia».

Laurie L.: En un sentido más amplio, creo que «el hacedor de lluvia» se equipara con el equilibrio de la naturaleza necesario para sostener a todas las criaturas, yo diría «sí».


Sobre los autores:

Laurie Loewenstein, es parte de una quinta generación del Medio Oeste, es descendiente de agricultores, carniceros y vendedores. Creció en el centro oeste de Ohio. Tiene una licenciatura y una maestría en historia. Loewenstein fue reportera, escritora de reportajes y  de obituarios para varios periódicos pequeños. En sus cincuenta años, regresó a la universidad para obtener una maestría en Escritura Creativa. Su primera novela, Unmentionables (2014), fue seleccionada como una selección de Midwest Connections y recibió una crítica estelar del Library Journal. Su libro actual, Death of a Rainmaker (2018), es el primero de una misteriosa serie ambientada en el Dust Bowl de la década de 1930.

Loewenstein es instructora en el Programa de Graduados en Escritura Creativa de la Familia Maslow de la Universidad de Wilkes, donde co-enseña Investigación para Escritores y coordina el Centro de Recursos de Escritura.

Después de vivir en el este de Pensilvania durante muchos años, Loewenstein ahora reside en Columbia, Maryland, con su esposo, Steven Goldfarb.

Jhon Sánchez: Originario de Colombia, el Sr. Sánchez llegó a los Estados Unidos buscando asilo político. Actualmente, es un abogado de Nueva York, es un graduado de JD/MFA. Sus cuentos más recientes publicados son Pleasurable Death disponible en The Meadow, The I-V Therapy Coffee Shop of the 21st Century disponible en Bewildering Stories y «‘My Love, Ana,’-Tommy» disponible en https://www.fictionontheweb.co.uk/. En julio de 2019, The Write Launch lanzará su novela The DeDramafi, que también será reimpresa por Storylandia en 2021. Fue galardonado con el Horned Dorset Colony en 2018 y con el Programa de Residencia Artística de Byrdcliffe en 2019.


Traducción del inglés por Niclás Soto

Categorías: Cultura y Medios, Entrevistas, Norteamérica
Tags:

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Search

Mujeres

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.