Rica en recursos, pobre Venezuela

15.06.2019 - Günter Buhlke

Este artículo también está disponible en: Alemán

Rica en recursos, pobre Venezuela
Imagen simbólica (Imagen de Divulgação Petrobras / ABr - Agência Brasil | CC BY 3.0)

El portal de noticias Amerika21 trata de aclarar esta contradicción con una reseña de Holger Buttkereit del libro «Socialismo del siglo XXI en Venezuela» (Stefan Peters, Verlag Schmetterling, 2019).

Amerika 21 titula la crítica con – petróleo, petróleo, y más petróleo-. La dicción del libro persigue como afirmación básica que el gobierno del país rico en recursos es el principal culpable (?) de la situación actual y que las compañías petroleras del Norte tienen el derecho natural (?) de acceder a los recursos en Venezuela. ¡Esto debe ser contradicho! ¡También los constantes reclamos de riqueza necesitan precisión!

La riqueza de materias primas significa en sí misma una riqueza de capital no disponible. El desarrollo siempre necesita nuevos créditos. En conjunto, el libro informa sobre muchas conexiones que llevaron a la deplorable condición de Venezuela.

Sin embargo, las principales causas de la miseria del país no se tratan lo suficiente. La corrupción es una plaga del capitalismo egoísta. Su erradicación es más una cuestión de moralidad que de legislación y comportamiento judicial. El autor Stefan Peters permanece en su visión de conjunto en el círculo vicioso del mundo del pensamiento neoliberal.

Desde la colonización de Venezuela, el país se ha visto empujado a desempeñar el papel de proveedor de materias primas. En tiempos feudales, las leyes madrileñas marcaron más de 300 años, lo que puede quedar en Venezuela de los logros laborales de la población. Después de eso, desde hace 200 años, la doctrina Monroe de los Estados Unidos y las posiciones de monopolio de los bancos han determinado la concesión de préstamos y los tipos de interés a través de las agencias de calificación crediticia. ¡Es un hecho mundialmente reconocido que el desarrollo económico no es posible sin crédito! Son los políticos financieros de los países industrializados capitalistas los que finalmente conceden préstamos a petición y, por ejemplo, qué recursos financieros pueden estar disponibles en el presupuesto del estado para la red social, las inversiones internas, la investigación básica y para cubrir los costes de la administración del estado. Los préstamos múltiples sólo se concedieron si se producía la correspondiente privatización de los activos sociales en Venezuela. El procedimiento de concesión de préstamos del Fondo Monetario Internacional ha sido durante años objeto de duras críticas internacionales, incluida la de las Naciones Unidas.

La constante falta de crédito conduce al principal problema de Venezuela. Las cadenas de valor para el procesamiento de materias primas, empezando por el transporte de las exportaciones de materias primas, están en manos de empresas extranjeras. Venezuela, rica en crudo, no cuenta con una flota propia de petroleros para el mercado internacional. Los productos petrolíferos procesados, incluida la gasolina, tienen que importarse para satisfacer las necesidades del país hasta el día de hoy. La realidad es que sólo el proceso de creación de valor en cada nueva etapa de procesamiento crea las condiciones para la prosperidad y el progreso de un país. Esto incluye los ingresos fiscales de todas las etapas, la participación en activos para la formación de fondos de pensiones y seguros como fuentes de nuevos préstamos y, sobre todo, puestos de trabajo e ingresos salariales para que la población pueda moldear sus vidas. Para el desarrollo de las etapas individuales de creación de valor, que son los objetos de cada inversión independiente, se necesitan préstamos y, en el caso de los países en desarrollo, el pago adicional por patentes tecnológicas, licencias, nombres de marcas, etc.

Chávez quería introducir mejoras sociales para la población, pero también cambiar el proceso de dependencia desde el exterior que había existido durante años. Ciertamente, la «filtración» de parte de los ingresos de exportación en el sistema de la llamada «economía de búsqueda de rentas» de los viejos tiempos también debería ser detenida. Comenzó a construir una escuela y un sistema de salud gratuitos con ayuda cubana, expulsó la pobreza extrema del país, financió programas de vivienda para las clases más bajas de la población y las cooperativas. Sus intentos contenían elementos de una alternativa social genuina, a la que llamó socialismo del siglo XXI, basándose en intentos anteriores de México, Guatemala, Nicaragua, Cuba, Chile y otros. Sus proyectos coincidieron con las recomendaciones de la ONU sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Su intención histórica era sustituir la lógica del beneficio de un orden antiguo por una lógica social vinculada a la protección de la naturaleza.

El desarrollo de un sistema de este tipo fue clasificado arbitrariamente por las administraciones de Estados Unidos como una amenaza para su seguridad. Las acciones sobre el «cambio de régimen» junto con la oposición venezolana agravaron la situación interna. Todos los medios políticos, económicos y militares posibles bajo una invasión de tropas fueron tomados para terminar con el concepto de Chaves.

En los cortos 20 años de su gobierno, el chavismo no logró construir sobre todo estructuras industriales y agrícolas de tamaño medio para independizar la oferta interna del extranjero y crear sus propias fuentes de crédito a través de un sistema tributario interno. Formular y coordinar objetivos económicos, por ejemplo, crear las propias cadenas de valor (propuestas de desarrollo para el período 2013-2019 a partir del 11 de junio de 2012), es sólo un primer paso. La implementación en la realidad toma muchos años, y mucho más si las interrupciones deliberadas obstaculizan los procesos. La cooperación internacional en beneficio mutuo de los socios es un requisito previo.

Como ocurre con demasiada frecuencia en la historia de América Latina, las derrotas se ven amenazadas por las contrafuerzas organizadas internacionalmente. Si los errores subjetivos de los que se esfuerzan por avanzar contribuyen a detener el desarrollo difícilmente pueden ser juzgados correctamente desde el exterior. La historia también enseña que la voluntad de las mayorías y su conocimiento de las grandes conexiones entre la economía, la política y el Buen Vivir son factores decisivos.

El libro de Stefan Perers no puede ser recomendado para los movimientos de solidaridad de izquierda, y la reseña de Holgert Buttkereit habría sido más comprensiva con las fuerzas progresistas de Venezuela.


Traducción del alemán por Sofía Guevara

Categorías: Economía, Política, Sudamérica
Tags: , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.