¿Qué pasa en el juicio de Mimmo Lucano?

27.06.2019 - Redazione Italia

Este artículo también está disponible en: Italiano

¿Qué pasa en el juicio de Mimmo Lucano?
(Imagen de https://www.facebook.com/events/402101750318787/)

Por Giovanna Procacci – Comisión Once de Junio de Milán

El pasado 11 de junio, el juicio de Mimmo Lucano, ex alcalde de Riace, junto con otras 26 personas, comenzó en el tribunal de Locri. Comenzó en una atmósfera surrealista, una ciudad blindada, secciones especiales, un tribunal protegido por barreras de policías, algo nunca visto antes, aseguran todos, incluso en el juicio de la `ndrangheta de San Lucas por la masacre de Duigsburgo. Un juicio «especial», por lo tanto, como puede verse también en la constitución parcialmente civil del Viminale y en la prefectura de Reggio Calabria; ni siquiera esto había ocurrido nunca en los juicios de ‘ndrangheta.

Se decidió inmediatamente, que las cámaras ya no pueden entrar hasta el día de la sentencia, el proceso será especial y oscurecido. Mientras tanto, se está enviando el calendario de audiencias, las próximas serán los días 10 y 16 de julio, hay una primera pausa de tres semanas de las cuales podemos aprovechar para intentar hacer un primer resumen. No somos abogados, ni jueces, ni expertos, ni periodistas. Simplemente somos ciudadanos observadores de un proceso que nos preocupa, en la medida en que consideramos que lo que se logró en Riace es un alto ejemplo de una civilización de acogida, pero también de un proceso que corre el riesgo de no ofrecer suficientes garantías de publicidad. Por eso consideramos que nuestra tarea es monitorear lo que les está sucediendo, informar y mantener viva la atención pública, poniendo sobre la mesa las preguntas que nos hacemos, el sentido que damos a lo que surge, una evaluación de la «ciudadanía» que sigue el hilo del debate, más allá de sus resultados judiciales.

Durante las tres primeras audiencias, se inició la revisión de los documentos presentados por el fiscal para solicitar la acusación. Se escucharon los testimonios de los funcionarios del servicio Sprar (Enza Papa, Sergio Trolio, Enrico Broglia, Maisto), que relataron las numerosas inspecciones realizadas en Riace entre julio de 2016 y 2018. También es cierto que, como ha observado en varias ocasiones el Presidente del Tribunal, Fulvio Accurso, sus cuentas siguen siendo genéricas, están llenas de lagunas y no ponen de relieve responsabilidades subjetivas, sino que deberían hacerlo para cruzar claramente los límites de las irregularidades administrativas e identificar cualquier responsabilidad penal. Pero desde nuestro punto de vista como ciudadanos, es más importante que estos testimonios destaquen exactamente el sentido de las acusaciones que han recaído sobre Lucano y Riace. En resumen, ya hemos entrado en la materia viva del proceso y luego reunimos los elementos que tenemos a nuestra disposición para nuestra evaluación.

Riace fue uno de los primeros proyectos de acogida e integración en Italia, activo desde el nacimiento del Plan Nacional de Asilo (NAP) y luego del Sprar, establecido por la Ley 189 de 2002. El proyecto Riace fue uno de los primeros que se financió en 2002. «La historia del país se ha superpuesto a la del Sprar», observa Gianfranco Schiavone, uno de los creadores del sistema Sprar. Durante años, Riace ha funcionado como un modelo inspirador tanto para el sistema nacional de Sprar como para la ley regional calabresa aprobada en 2009, y localmente hasta el punto de que, gracias al ejemplo de Mimmo Lucano, muchos alcaldes calabreses han comprendido que la recepción podría ayudar a repoblar las aldeas. Calabria se ha convertido así en la tercera región de Italia en número de Sprars, según explica Giovanni Maiolo de la Red de Municipios Solidarios, con 126 Sprars de 113 municipios. Los Sprars han ayudado, en un territorio con una fuerte presencia del crimen organizado, a evitar que en algunos contextos se desviaran los fondos para la recepción.

De repente, después de muchos años de colaboración con el sistema Sprar, en 2016 comienzan las inspecciones que detectan anomalías graves. Los informes de los funcionarios que informan sobre ellos en el aula se centran especialmente en tres puntos: las llamadas «bolsa de trabajo «, las primas (o moneda local) y la base de datos de las personas asistidas.

Tomemos la bolsa de trabajo, que es crucial en el modelo Riace. Parecen haber contado mucho para los 14 puntos de penalización otorgados al Ayuntamiento de Riace por «prestar servicios a personas distintas de las admitidas a la acogida«. ¿Por qué distintas? ¿Y quiénes son ellos? Para entenderlo, comencemos por el problema al que las subvenciones de obra quieren responder: la duración de las vías de integración en el sistema Sprar es de 6 meses, que pueden ampliarse si es necesario. Como admite la propia oficina central, sólo una de cada dos personas puede lograr una condición de autonomía dentro de los plazos establecidos por el sistema. El 50% de los fracasos no es un porcentaje pequeño. Entonces, ¿qué hacer con los demás? En respuesta a las críticas hechas a la Municipalidad sobre el largo período de estancia después de la fecha límite, Riace respondió que en algunos casos «no fue posible detener inmediatamente la recepción por razones humanitarias de peso, enfrentándose a familias con niños, incluso a personas muy pequeñas, enfermas o vulnerables que todavía no tenían adónde ir». He aquí, pues, los «sujetos distintos de los admitidos a la recepción». En resumen, Lucano se negó a «despedir» a la gente al final del proyecto Sprar, a dejarla ir a S. Ferdinando o a otros guetos como ese, en busca de un trabajo de esclavo. Con las becas de trabajo, pudo prolongar el período de estancia en Riace con un puesto de trabajo, para ayudarles a lograr una verdadera autonomía. En Riace siempre han existido los llamados «long permanents», y a la luz del día; en 2017 la oficina de Sprar había autorizado 15 de los 22 solicitados, sin dejar de creer que eran un problema. Así que no fue un descubrimiento de las inspecciones, siempre se supo. Tampoco fue un despilfarro de dinero público, porque los recursos económicos proporcionados por el ministerio pudieron cubrirlo todo: recepción, servicios y subvenciones de trabajo. Es precisamente el principio el que no desaparece; deben irse, aunque todavía no estén en condiciones de llevar una vida laboral autónoma, deben seguir siendo huéspedes, y no entrar en la comunidad como iguales.

Sin embargo, las becas de trabajo también son esenciales para la idea de que es la clave del modelo Riace, que hace de la labor de integración de los extranjeros una oportunidad para que el desarrollo local revitalice una comunidad que se estaba extinguiendo y cree una alternativa a la emigración, especialmente para los jóvenes. La contribución del trabajo de los extranjeros ha permitido reabrir los laboratorios, desarrollar servicios, recalificar el territorio urbano, reiniciar la economía y también dar trabajo a la gente de Reaconico. En los veinte años de trabajo de acogida, el pueblo ha sido restaurado, la degradación urbana ha dejado espacio para grandes obras públicas, se han recuperado zonas enteras, el molino de aceite, la granja educativa, los lugares de turismo solidario organizado, y una importante labor de estimulación cultural ha acompañado a los riacesi en dirección a la apertura de una comunidad.

Esta revitalización de la economía local necesitaba una herramienta, los bonos. No son una moneda, sino algo muy parecido a los vales de comida que todos conocemos. Hay dos objetivos: respetar al invitado como sujeto activo de libre elección, más que como receptor pasivo de un envase de alimentos, y alimentar el mercado local, con repercusiones directas en los productores y comerciantes. Pero estos objetivos requieren puntualidad y regularidad en la llegada de fondos, o herramientas, como los bonos, que los anticipan de forma ficticia gracias a acuerdos que han sido nuevas oportunidades para acercar los intereses de los huéspedes a los de los riacesi. Los bonos vuelven a poner en marcha un sistema económico y crean vínculos positivos entre la población local y los huéspedes. No es sólo Riace a quien se le ha planteado la cuestión de hacer dinero para que los refugiados apoyen la economía del lugar donde son acogidos; de hecho, hay muchos estudios que demuestran que la integración efectiva se logra no dando alimentos, sino dinero para alimentar el mercado local. Dar dinero en efectivo, sin alimentos, es el primer principio establecido por el Prof. J. Edward Taylor en su investigación para la Harvard Business Review en 2016, junto con el segundo principio fundador, Promover la integración a largo plazo, es decir, dar el tiempo necesario para la integración a fin de permitir un importante retorno económico para el país. ¡Parece la descripción del modelo Riace!

Finalmente, la base de datos. En el aula se decía que se celebraba de forma caótica e insuficiente. Tal vez, pero sería una irregularidad administrativa. En cambio, nos interesa la cuestión no formal que se plantea y que va en la misma dirección que las acusaciones sobre las becas de trabajo: también aquí reaparecen «temas diferentes de los admitidos a la recepción». ¡La base de datos muestra que Riace recibió más gente que el Sprar! ¡Aparte de la distracción de fondos públicos para la recepción! ¡Incluso con los mismos fondos se ayudó a más personas de lo esperado! ¡Quítense los sombreros! Y también pasar por alto en silencio que muy a menudo estas personas fueron recibidas a petición urgente de la prefectura de Reggio Calabria, ahora una acción civil contra Lucano. Pero nuestra pregunta sobre los hallazgos de la base de datos es otra: ¿es un crimen recibir a tanta gente como sea posible con lo que tienes disponible? ¿O no hay aquí una indicación de mérito que proviene de Riace, por lo que un sistema consolidado de acogida e integración puede permitirse economías de escala que le permitan hacer más de lo esperado?

Como sabemos todo se pondrá en duda, porque la TAR Calabria decidió que el cierre del Sprar di Riace era ilegal, precisamente porque se produjo con un cambio repentino de rumbo en comparación con las prácticas conocidas y toleradas durante años. Pero por mucho que decidan los tribunales implicados, nos corresponde a nosotros, los ciudadanos, reflexionar sobre el significado de esas prácticas que, de repente, son atacadas hasta el punto de convertirse en la base de acusaciones penales muy graves. Las subvenciones de trabajo, las «permanentes», ocultan una cuestión crucial: ¿es aceptable que el sistema de integración italiano sea a corto plazo, como prevé Sprar, y que al final del período se deje a la gente a su suerte? ¿O no deberíamos, en cambio, luchar por la puesta en marcha de políticas de integración a medio y largo plazo, las únicas capaces de construir la autonomía individual y los lazos comunitarios? Aplicar finalmente el artículo 10 de nuestra Constitución, que establece el deber del Estado constitucional de conceder asilo a los refugiados, lo que significa protegerlos y acompañarlos hacia su plena integración en la comunidad en la que viven.


Traducción del italiano por Nicole Salas

Categorías: Europa, Migrantes
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 20.11.19

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.