Los asesinos ambientales

28.06.2019 - Reiner Braun, Rubikon - Pressenza Berlin

Este artículo también está disponible en: Alemán

Los asesinos ambientales

Casi desapercibido por el público en general, los militares son vistos como uno de los peores pecadores ambientales.

El hecho de que la gente muera en la guerra es malo y bien conocido. Sin embargo, los daños causados por la acción militar a las plantas y los animales, al suelo y al aire que respiramos apenas han sido investigados. Incendios, explosiones, vapor en polvo, bosques defoliados, aguas contaminadas, emisiones de CO2 en cantidades inconcebibles, ese es el terrible equilibrio medioambiental de las guerras y los ejercicios militares preparatorios. Es alarmante que se hable poco de ello. No fue en vano que los militares fueron eliminados del Protocolo de Kioto como uno de los mayores pecadores ambientales, a instancias de los Estados de la OTAN.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y Viernes para el Futuro (FFF) han declarado unánimemente que «el clima pone en peligro la paz mundial», o como dice el sitio web del FFF:

«La crisis climática plantea una amenaza existencial para la estabilidad de los ecosistemas de nuestro planeta y para millones de personas. El calentamiento global incontrolado es una enorme amenaza para la paz y la prosperidad en todo el mundo».

Pero, ¿qué papel juegan los militares y la guerra?

Todas las alarmas deberían retumbar: El ejército fue excluido deliberadamente como asesino climático del Protocolo de Kioto y de otros documentos de las Naciones Unidas relacionados al clima, incluida la Carta de París, bajo la presión de los Estados Unidos y de los países de la OTAN.

¿Es el ejército junto con la guerra no sólo responsable de los flujos de refugiados, la destrucción y la muerte, sino también un terrorista ambiental?

Primero, algunos hechos:

  • El incendio de una base de entrenamiento del Bundeswehr en 2018 no sólo mató animales y destruyó fauna (en parte poco común), sino que también liberó grandes cantidades de CO2 y polvo fino, una destrucción casi diaria del medio ambiente por parte de los militares, en este caso condimentada por el fuego y las apestosas nubes de humo. Se dice que incluso después del incendio se realizarán nuevas pruebas de armas en las instalaciones.
  • Las guerras y los conflictos armados destruyen el medio ambiente, un espacio común. Uno casi se inclina a preguntar: ¿Qué más se supone que deben destruir sino al hombre, la naturaleza y el medio ambiente? Sin embargo, una breve mirada a la historia ilustra la dimensión: en muchas guerras de la historia, el medio ambiente fue víctima de una política de tierra quemada. Los conflictos armados consumen y contaminan los recursos naturales (aire, agua, suelo, tierra, bosques y océanos), contaminan las infraestructuras y los servicios públicos (por ejemplo, la energía, la salud, las aguas residuales, la recogida de residuos) y tienen un impacto negativo en la conservación de los animales salvajes y sus hábitats. Los campos han sido quemados, el agua contaminada y la tierra inutilizada para privar a la población y a las tropas enemigas de sus medios de subsistencia. La destrucción de los diques fue catastrófica. La guerra del gas de la Primera Guerra Mundial mató a 100.000 personas y envenenó grandes extensiones de tierra. Los bombardeos terrestres, los naufragios y las minas, así como el aumento de la producción de armas contaminaron los ecosistemas marinos y terrestres y dejaron profundas cicatrices en la naturaleza durante décadas. El uso a gran escala de casi 100.000 toneladas de herbicidas, como el Agente Naranja en la guerra de Vietnam, para defoliar los bosques y restringir las actividades enemigas fue particularmente trascendental. Esto afectó a 4,8 millones de vietnamitas y provocó 400.000 muertes, discapacidades y defectos genéticos en 500.000 niños. El mundo vegetal no pudo regenerarse durante décadas, el número de especies animales disminuyó significativamente.
  • La destrucción alcanzó nuevas proporciones con el uso de bombas atómicas estadounidenses contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, y los efectos combinados del calor, la presión y la radiación no sólo aniquilaron a cientos de miles de personas, sino también a la flora y la fauna locales; eso sin mencionar las grandes extensiones de tierra, agua y atmósfera contaminadas radiactivamente durante años. Muertes por cáncer hasta el día de hoy. Más de un millón de víctimas reportan las estadísticas.
  • La era de la Guerra Fría: Más de 2.000 armas nucleares fueron probadas en la carrera de armamentos nucleares de la Guerra Fría, liberando plutonio y otras sustancias radiactivas que todavía circulan por todo el mundo y se acumulan en la cadena alimentaria ecológica. Las áreas de prueba se volvieron inhabitables para las personas que vivían allí o se perdieron como el Atolón Bikini. En accidentes nucleares, alrededor de 50 ojivas nucleares y 11 reactores nucleares cayeron al océano.
  • Y hoy en día todavía hay 15.000 armas nucleares con el poder destructivo múltiple de la bomba de Hiroshima: una guerra nuclear podría oscurecer la atmósfera hasta tal punto que la vida en la Tierra no sólo está en peligro (invierno nuclear), sino que la vida en la Tierra sería inevitablemente destruida.
  • Otro ejemplo actual: Durante la Guerra del Golfo de 1991, los incendios de petróleo en Kuwait y la liberación de petróleo en el Golfo Pérsico mostraron las consecuencias de una política de tierra quemada. El personal militar estadounidense se quejó del Síndrome de la Guerra del Golfo, probablemente como resultado del uso de más de 1.000 toneladas de munición de uranio por parte de las fuerzas armadas de los EE.UU., una munición radiactiva particularmente eficaz y penetrante.

Sin embargo, la destrucción del medio ambiente por parte de los militares va mucho más allá de las guerras devastadoras:

  • La guerra y el ejército se encuentran entre los mayores consumidores de energía y otros recursos; además de liberar importantes contaminantes ambientales.
  • Hay más de 1.000 bases militares en el mundo. El uso militar de la tierra afecta la calidad de vida, la salud y la nutrición de las comunidades afectadas. Los disolventes, combustibles y otros productos químicos tóxicos de las actividades militares permanecen en el medio ambiente durante décadas. Los vehículos militares pesados dañan el suelo y la infraestructura. La contaminación acústica de los militares perturba el hábitat de animales y plantas. Los conflictos armados en áreas de alta biodiversidad afectan los ecosistemas y sus servicios para el desarrollo humano.
  • El ejército estadounidense está considerado como uno de los mayores contaminadores del mundo, con alrededor de 39.000 sitios contaminados. El Pentágono produce unas cinco veces más toxinas que las mayores compañías químicas estadounidenses.
  • En todo el mundo, los militares consumen grandes cantidades de combustibles fósiles y liberan cantidades significativas de gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático antropogénico. El ejército de Estados Unidos es el mayor consumidor de energía del mundo. Según el World Factbook de la CIA de 2005, el Pentágono ocuparía el puesto 34 en el consumo de petróleo de todos los países, justo detrás de Irak y por delante de Suecia. Según un informe del Congreso de los Estados Unidos en 2012, el Pentágono consumió alrededor de 117 millones de barriles de petróleo en 2011, casi tanto como el consumo de combustible de todos los coches en el Reino Unido. Más de la mitad de los helicópteros del mundo se utilizan con fines militares y alrededor de una cuarta parte del consumo de combustible de aviación proviene de vehículos militares, que en su mayoría son ineficientes, intensivos en carbono y contaminantes. Las bases militares estadounidenses en todo el mundo consumen 320.000 barriles de petróleo al día. Según información del Pentágono, su programa ambiental se ocupa de 39.000 áreas contaminadas en los EE.UU. 126 bases estadounidenses en los EE.UU. (House of Armed Service Committee) contaminan el medio ambiente, y hay problemas con agua contaminada y envenenamiento radiactivo. ¿Cuántas puede haber en todo el mundo en vista de las 868 bases de EE.UU. en todo el mundo? Por ejemplo, la base de Okinawa y su expansión amenazan la supervivencia de 262 especies animales y vegetales en peligro de extinción, incluidos los corales únicos. El costo estimado de remediar los sitios contaminados por el ejército es de por lo menos 500.000 millones de dólares.
  • Guerra por el petróleo: Debido a la dependencia del petróleo de los países industrializados, así como de los militares, los militares y las compañías de armamento tienden a apoyar intervenciones armadas o despliegues en todo el mundo con el fin de asegurar sus propios suministros de petróleo y energía. Los países productores de petróleo críticos de EE.UU. están deliberadamente desestabilizados. La guerra de Irak de 2003 es el ejemplo más agudo, pero no el único. Otro ejemplo: el 25 por ciento del consumo mundial de queroseno corresponde a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Un F-4 Phantom consume 26.000 galones por hora a velocidad supersónica.
  • El equipo militar en desuso se elimina a través de guerras o «simple» eliminación, por ejemplo, en alta mar.
  • El uranio empobrecido (UD) es una forma particularmente dramática de destrucción ambiental. El uso de esta arma conduce a la contaminación radioactiva y el envenenamiento de la gente, el resultado es un drástico aumento de las tasas de cáncer en la región, ver Yugoslavia, Irak, y otros.
  • 1,8 billones de dólares es el gasto en armas por año en todo el mundo: se trata de una enorme desviación de recursos públicos que podrían invertirse en energía renovable y en la protección del medio ambiente. En realidad, cualquier gasto en una infraestructura militar o en un programa de adquisiciones es la destrucción inútil de los limitados recursos de nuestro planeta. Para hacer frente a la crisis climática, se estima que se necesitará un 1 por ciento del PIB mundial al año para 2030. Para la realización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG), es decir, los objetivos de desarrollo sostenible, 300.000 millones de dólares al año. El decrecimiento del ejército debería convertirse en una posición unificadora de las diferentes posiciones políticas y científicas del movimiento mundial de decrecimiento. No habrá decrecimiento sin superar el militarismo.

El ejemplo de la mayor base de EE.UU. fuera de EE.UU. la encontramos en Ramstein, la cual se utilizará una vez más para ilustrar la destrucción medioambiental y las consecuencias para el clima:

  • Una guerra ilegal de aviones teledirigidos con tecnologías de punta consume grandes cantidades de recursos naturales. El sistema mundial de vigilancia y control devora recursos materiales.
  • La Base Aérea Ramstein se encuentra entre las reservas naturales (NSG) y las áreas de conservación del paisaje (LSG) y contradice los objetivos de protección de la planificación del paisaje. El Bosque Palatinado adyacente, la mayor superficie forestal contigua de Alemania, con sus acantilados de arenisca en el sur, comenzó a convertirse en una popular zona de escalada, senderismo y vacaciones. Esto es destruido por las diversas instalaciones militares.
  • Se produce un sellado a gran escala y la pérdida de suelo como hábitat. Las emisiones de queroseno ponen en peligro las aguas subterráneas y los cursos de agua. El aire y el microclima están contaminados por la contaminación térmica y las superficies que irradian calor. Los aviones militares esparcen polvo (ultra)fino, y la contaminación de las aguas subterráneas por benceno, entre otros contaminantes, está progresando.
  • La región militar de Kaiserslautern se caracteriza por la presencia de contaminantes en la atmósfera, el agua y el suelo. Las emisiones de queroseno de los aviones civiles que se aproximan al Aeropuerto de Fráncfort del Meno. En el Palatinado Occidental, el inmenso peligro para la salud se está debatiendo cada vez más en la prensa regional. El gran transportador Galaxy consume 3.500 litros de combustible en el momento del despegue. Esto permitiría que un coche diésel que consume 10 litros cada 100 km condujera 35.000 km. Los chorros no tienen filtros de hollín. Durante los despegues y aterrizajes en la Base Aérea Ramstein de los Estados Unidos, 1.350 millones de m³ de gases de escape son «liberados» anualmente. Contiene grandes cantidades de dióxido de azufre, óxido de nitrógeno, monóxido de carbono, dióxido de carbono / CO2, bromo, plomo y hollín. Kaiserslautern tiene la emisión más alta de CO2 en la República Federal de Alemania, con 5 t por habitante.
  • Los aviones militares utilizan el combustible de aviación JP-8 de la OTAN: es cancerígeno a través de aditivos. Los niveles significativamente más altos de cáncer en la región de Kaiserslautern han sido documentados por especialistas médicos. Este combustible especial, que según una hoja de datos del fabricante Chevron, que ha sido retirado de la circulación, contiene componentes tóxicos y cancerígenos, se escapa de los sistemas de tanques con fugas en el suelo y por lo tanto llega directamente al agua subterránea debajo del aeródromo. El JP-8 también se descarga antes del aterrizaje porque los transportadores grandes no pueden exceder un cierto peso de aterrizaje. Se deposita como capa aceitosa en estanques de jardín y como grasa negra en todas las superficies. Detrás de sus manos, los silvicultores advierten contra el consumo de frutas y hongos contaminados de los bosques en la zona de aproximación del aeródromo.
  • El ruido de los aviones es una amenaza permanente para la salud de las personas, los animales y las plantas. En la Base Aérea Ramstein de los Estados Unidos se producen unos 30.000 despegues y aterrizajes al año. Además de los ruidosos transportadores militares estadounidenses C-130 Hércules, C-17 Globemaster y C-5 Galaxy, también operan allí aviones chárter civiles, incluido el ruidoso Antonov AN-124.

Lo que falta son uno o más estudios especializados sobre el impacto negativo general de la Base Aérea en el medio ambiente. Los políticos no lo quieren, la ciencia lo exige.

Resumen

Un serio debate ambiental y climático sobre las drásticas reducciones de CO2 es imperfecto y deshonesto sin las emisiones militares de CO2. El cambio climático, que no incluye a los militares, es un tema candente. Por lo tanto, la protección del medio ambiente significa guerra y desmantelamiento militar. Es hora de hacer público este tema tabú, y esto se aplica a todas las acciones en favor del medio ambiente y la paz.

Lo que necesitamos es

  • Un proceso de desarme integral que proteja el medio ambiente y libere recursos materiales y financieros para proteger y conservar el planeta y sus habitantes.
  • Una transformación socio-ecológica integral, basada en bienes comunes, una economía centrada en las personas y no en el lucro, y planes de conversión nacionales y globales para convertir a los militares en civiles, con el objetivo de crear buen trabajo. El ejército debe reducirse a cero (decrecimiento).
  • La cooperación integral, viva y orientada a la acción del movimiento clima/medio ambiente y paz: por la vida y la supervivencia en el planeta en la justicia social.

Reiner Braun, Campaña Stop Air Base Ramstein

Este artículo fue publicado por primera vez por Rubikon – Magazin für die kritische Masse unter CC BY 4.0.


Traducción del alemán por Sofía Yunga

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Internacional, Paz y Desarme
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.

maltepe escort