La emergencia del Gran Sasso, otro comisario del gobierno en camino

23.06.2019 - Alessio Di Florio

Este artículo también está disponible en: Italiano

La emergencia del Gran Sasso, otro comisario del gobierno en camino
(Imagen de Il Centro - quotidiano d'Abruzzo)

Gran Sasso, una de las montañas más altas de los Apeninos y sede de un Parque Nacional, cuna de una de las mayores reservas de agua de Europa. Reservas acuíferas que proporcionan agua a cientos de miles de personas en Abruzzo, especialmente en las provincias de Teramo y Pescara. Podría representar un lugar donde el hombre y el medio ambiente conviven en un fuerte idilio. Desgraciadamente, este no es el caso. Porque en el corazón de la montaña están instalados los Laboratorios de Física Nuclear. Y la montaña está atravesada por los túneles de la «Autopista de los Parques». Y así, durante muchos años, se ha producido otro conflicto italiano entre el medio ambiente, el agua y la infraestructura humana. Un conflicto entre emergencias hídricas, obras de autopistas, experimentos polémicos, que incluso serán objeto de un juicio el próximo mes de septiembre (en el que participarán los directivos de Strada dei Parchi, empresa encabezada por el empresario Toto, para repintar las obras de los túneles de las autopistas) y que ya presenció el nombramiento de un comisario de la Administración Pública en el año 2003. Se eligió a Angelo Balducci, un personaje que terminó en algunos episodios controvertidos de las noticias nacionales, y cuyo trabajo no resolvió la grave situación. Documentos en mano, ecologistas y periodistas locales acusan al Comisario Balducci de haber gastado mucho y no haber conseguido casi nada. En los próximos días el gobierno nombrará un nuevo comisario de emergencia para tratar el caso del Gran Sasso. Una elección impugnada por la «Movilización por el Agua del Gran Sasso» – un frente de asociaciones y ciudadanos nacidos del impulso de las quejas del Foro de los Movimientos para el Agua Pública de los Abruzos después de la crisis del agua de mayo de 2017 – según la cual no necesitan nuevos poderes especiales, sino que empiezan a hacer valer las leyes que ya están en vigor.

Las asociaciones de consumidores, los alcaldes y los ciudadanos han protestado durante años por los repetidos aumentos de los peajes de las autopistas, gracias a los cuales la Strada dei Parchi parece ser una de las autopistas más caras de atravesar en Italia. El último aumento debía comenzar el 1 de julio. Pero, tras una estrecha negociación entre la empresa y el ministro Toninelli, se congeló hasta agosto. Un ascenso que habría estado a poca distancia de la amenaza de cierre de las propias carreteras. De hecho, a principios de mayo, el gestor había anunciado que cerraría las autopistas. Motivo: el riesgo de que, al continuar la apertura, se repitan los riesgos delictivos contra el operador. No obstante, como señalaron inmediatamente la «Mobilitazione per l’Acqua del Gran Sasso» y la Azione Civile, los litigios judiciales sobre las obras de repintado no tienen relación con la actividad normal de las autopistas. Al final, también aquí, tras una estrecha negociación con el Ministerio de Transportes, se evitó el cierre. Pero se acordaron restricciones al cruce. Impacta el dato de que, a pocas semanas del cierre del riesgo, frente a algunas impugnaciones de la Movilización, el grupo de Toto ha respondido duramente afirmando que no hay criticidades. La Acción Civil calificó el anuncio del cierre como «amenazas vergonzosas» y «arrogancia» que hacen indispensable «el reto de la concesión pública». Los activistas del movimiento Abruzzo, fundado por el ex juez y ahora abogado antimafia Antonio Ingroia, en un comunicado de prensa articulado y muy duro, recordaron que el turbulento asunto en torno al acuífero del Gran Sasso «ha estado arrastrando al menos desde 2002». En estos 17 años «hemos tenido varios casos de contaminación del agua, experimentos con medidas de seguridad evanescentes, un comisario que ha fracasado dramáticamente con un insensato retraso en la defensa y protección del mayor recurso acuífero italiano». Reconstruir todas las etapas de estos 17 años requeriría probablemente un libro de cientos de páginas. En este artículo, sin embargo, intentaremos recordar al menos algunas de las etapas más significativas.

Diciembre de 2016/mayo de 2017. Emergencias hídricas en Teramo. En mayo, asaltos a los supermercados

El 16 de diciembre de 2016, la Región Abruzzo declaró el estado de emergencia hídrica en Teramo, hasta el 15 de abril de 2017, debido a que se encontraron rastros de diclorometano en las aguas procedentes del oleoducto del Gran Sasso. Ruzzo Reti spa – la empresa que gestiona el servicio de agua en la provincia de Teramo – lo puso sobre el papel el 17 de diciembre, a pocas horas de la medida regional. «En las capturas del lado de L’Aquila – leemos en el documento – se han encontrado rastros de diclorometano, aunque en gran medida bajo los parámetros de la ley […]. Prudencialmente, tanto Ruzzo Reti como Sian – Servizio di Igiene degli Alimenti e della Nutrizione – del Asl de Teramo han realizado análisis sobre el pozo de derivación situado cerca del Laboratorio de Física Nuclear de Gran Sasso. Estos análisis han confirmado que no hay excedentes de los parámetros legales. Pero, después de haber resaltado algunas pequeñas anomalías, el propio Sian ordenó que no se utilizaran hasta nuevo aviso. A raíz de este episodio, Ruzzo Reti tuvo que integrar inevitablemente la falta de captación de agua del Gran Sasso -alrededor de 100 l/s- continuando con el uso de agua potable en la planta de Montorio al Vomano, que, por el contrario, está cerrada por mantenimiento periódico en esta época del año».

Durante el seguimiento del 30 de agosto de 2016, se detecta la presencia de diclorometano en una muestra de agua.

Una sustancia clasificada por el Iarc como dañina y potencialmente cancerígena para los seres humanos. Los días 2 y 7 de septiembre, el Asl realiza dos inspecciones en los laboratorios del Gran Sasso.

El 10 de octubre, el Asl solicitó el dictamen del Istituto Superiore di Sanità. Hasta ahora, el asunto no se ha hecho público. En los días siguientes a la declaración de la «nueva emergencia», el director de los laboratorios de física nuclear, Stefano Ragazzi, declaró que «no hubo derrame, sólo evaporación de un contenedor del tamaño de un vaso. Los rastros en el agua son fracciones de partes por billón.

Sin embargo, hay una falta de información sobre el sistema de recolección de agua que no puedo obtener en la práctica. ¿Cómo terminó la sustancia en el agua del tanque? El vapor puede terminar allí, pero debe haber contacto entre el aire y el agua. Esto no puede suceder si el agua fluye a través de una tubería cerrada.

«Tras varios controles, la presencia de cloroformo en las aguas del Gran Sasso se ha detectado muy por encima de los límites establecidos por la legislación sobre aguas subterráneas». denuncia el Foro de los Movimientos Públicos del Agua de los Abruzos. La documentación publicada en línea por el Asl muestra que el cloroformo fue encontrado tanto en los laboratorios como en el Casale San Nicola ya durante el monitoreo del 7 de noviembre de 2016. Sólo tres días después, el 10 de noviembre, no se toman muestras en los laboratorios. Pero en Casale San Nicola el cloroformo alcanzó valores de 0,3 microgramos/litro, aproximadamente el doble del límite legal.

El 15 de noviembre, desaparecieron rastros de cloroformo tanto de los laboratorios como de Casale San Nicola. Sin embargo, en un momento, el 21 de noviembre, el cloroformo reaparece con parámetros iguales a 0,5 microgramos/litro, más de tres veces los valores indicados por las leyes en la materia.

En cuanto al diclorometano, la documentación de Asl señala que «en los informes de controles anteriores -el 2 y el 16 de agosto- el diclorometano no figuraba entre las sustancias buscadas. En cualquier caso, el agua controlada no estaba en circulación.

El 30 de agosto, los Laboratorios midieron una concentración de diclorometano igual a 0,355 microgramos/litro -el doble de los límites de las aguas subterráneas-, mientras que en Casale San Nicola los valores indican 0,042 microgramos/litro. El primero de septiembre -leemos en el documento- el diclorometano medido en los laboratorios es igual a 0,3 microgramos/litro. En el informe, el agua recogida se describe como «en distribución». El 5 de septiembre, tanto en los laboratorios como en el Casale San Nicola, el diclorometano está por debajo de los límites de detección y el agua no se distribuye.

Desde el control del 12 de septiembre en adelante, el diclorometano no está entre las sustancias buscadas, mientras que en nuestra opinión se siguen buscando sustancias innecesarias como el hexacloroetano y el tetracloruro de carbono, que se encontraron exclusivamente en Valpescara en 2007 para la cuestión de Bussi. En las aguas de la red de distribución, concluye el Asl, nunca se busca diclorometano. Ni antes, ni durante, ni después del caso de contaminación comprobada.

La primera emergencia hídrica en 2002 con el experimento Borexino. En los últimos años ha frenado el riesgo Sox

La primera emergencia hídrica se produjo tras el inicio del experimento de Borexino en los laboratorios del Gran Sasso. En el agua se encontró el trimetilbenceno, terminado en los arroyos Gravone en Casale San Nicola y Mavone en Isola Gran Sasso. La investigación penal del accidente condujo a la incautación, en mayo de 2003, de la sala C del Laboratorio. En la que se realizó el experimento «Borexino», fruto de la colaboración entre universidades italianas y americanas, entre las más ilustres se encuentra también la Universidad de Princeton en Nueva Jersey. El objetivo principal es realizar una medición precisa de los neutrinos solares generados por el berilio para mejorar la comprensión de los procesos de fusión nuclear que ocurren en el núcleo solar.

Tras las investigaciones, Alessandro Bettini -ex director de los Laboratorios de Física Nuclear- y Enzo Iarocci -presidente del Instituto Nacional de Física Nuclear- fueron admitidos en el acuerdo tras una disputa sobre la descarga no autorizada de aguas residuales industriales, el vertido de sustancias tóxicas y el deterioro de la belleza natural. Condenado a una multa de 1672 euros. Sin embargo, el Tribunal de Cuentas los absolvió porque «el hecho dañino, aunque se caracterizó por un accidente considerable, estaba fuera de toda predicción sobre la estructura de cualquier medida de seguridad establecida por el Instituto y la dirección del Laboratorio.

Una comisión regional de investigación destacó la ausencia de impermeabilidad entre el acuífero y los desagües del Laboratorio. El Istituto Superiore di Sanità (Instituto Superior de Sanidad) mantiene la incompatibilidad entre la recogida de agua para usos hidropotables y las actividades de los Laboratorios Gran Sasso en una carta de julio de 2012. Para el Iss, existen dos alternativas: o bien se reducen las actividades de los Laboratorios, o bien es necesario evitar tomar agua del Gran Sasso. En su carta, Iss ya impugnaba hace siete años «una no conformidad general de la ubicación de los locales e instalaciones» de los Laboratorios de Física Nuclear. Destacó que las obras previstas para la protección del acuífero en la zona B de los Laboratorios no se habían llevado a cabo.

El 9 de mayo de 2017 en 32 municipios de la provincia de Teramo – atendidos por la empresa Ruzzo Reti spa – el agua suministrada fue declarada no apta para el consumo humano. A las 18:30 horas del 9 de mayo, el Asl local envió una nota informando de la no conformidad del agua para «olor y sabor no aceptable», detectada por la Agencia Regional para la Protección del Medio Ambiente (Arta) tras una retirada del día anterior. Después de que la noticia se difundiera en Teramo en pocos minutos, los paquetes de agua mineral vendidos en los supermercados se agotaron. Un asalto a gran escala. Tras la proclamación de esta enésima emergencia, el Foro de los Movimientos Hídricos de los Abruzos centró la atención en la presencia de algunas sustancias en los laboratorios, entre ellas mil toneladas de trementina y 1.250 toneladas de trimetilbenceno. «Un posible accidente en el Infn contaminaría el agua de las provincias de Teramo, L’Aquila y Pescara, ya que todo está conectado con el Gran Sasso» fue el grito de alarma de Augusto De Sanctis del Foro de los Abruzos de los Movimientos para el Agua Pública.

Los laboratorios del Gran Sasso están incluidos en el inventario nacional de instalaciones con riesgo de accidentes graves en virtud de las Directivas Seveso, la situación ha surgido en un parque nacional y afecta a aspectos importantes de la vida cotidiana de miles de personas, el Decreto 31/2001 (la ley de referencia para la calidad del agua destinada al consumo humano) sobre la potabilidad del agua y la Directiva Seveso obligan a los organismos públicos a garantizar una información transparente a los ciudadanos, El decreto 195/2005 (Decreto sobre «Aplicación de la Directiva 2003/4/CE relativa al acceso del público a la información medioambiental») impondría a su vez obligaciones de transparencia en materia de medio ambiente y de información al público. «En caso de un accidente grave en el laboratorio del INFN, los contaminantes podrían dispersarse en el acuífero, la zona de influencia a tener en cuenta concierne a todas las cuencas colectoras de los alrededores, en contacto hidráulico con el acuífero profundo del Gran Sasso en las provincias de Teramo, L’Aquila y Pescara. Y, por lo tanto, «el acuífero kárstico del Gran Sasso, que se extiende por tres provincias en un área de 970 km2, debe considerarse casi totalmente en riesgo de contaminación, ya que se encuentra dentro del área de influencia de un accidente grave que podría ocurrir dentro del laboratorio de la INFN. La contaminación de la capa freática, que es utilizada por unas 700.000 personas para el agua potable, podría afectar al consumo humano tanto por el agua recogida directamente del túnel de la autopista como por la procedente de las fuentes situadas a lo largo del perímetro de la citada hidroestructura. La alarma, anunciada por un despacho de ANSA el 16 de mayo, está contenida en el Plan de Emergencia Exterior elaborado por la Prefectura de L’Aquila, que se refiere al riesgo de accidente grave relacionado con la presencia de 2.300 toneladas de sustancias peligrosas utilizadas para algunos de los experimentos de los laboratorios de Física Nuclear del Gran Sasso y, por lo tanto, sujetas a la normativa de la Directiva Seveso. Como señala Augusto De Sanctis de Forum H20, «el almacenamiento de estas sustancias no corresponde a la distancia de los puntos de recogida prevista por la ley, que también prevé su retirada. Este es el centro del problema de la seguridad».

Experimento de laboratorio Sox impugnado (y luego abandonado)

El 2017 para el Gran Sasso fue también el año de los Sox, acrónimo que significa Oscilaciones de neutrinos de corta distancia con BoreXino. La noticia del experimento se hizo pública después de que la Prefectura de L’Aquila autorizara el 10 de octubre el transporte de una carga de material radiactivo desde Francia, prueba de la fuente radiactiva del experimento. «La actividad radioactiva de la fuente -según Augusto De Sanctis, representante de la Estación Hornitológica de Abruzzi y del Foro de los Movimientos Hídricos de Abruzzi- es igual a cerca de un cuarto del Cesio 137 radioactivo emitido al océano por Fukushima». En este caso, ante un accidente llegaría al Mar Adriático, cuyo tamaño es muy pequeño en comparación con el Océano Pacífico. En el caso Sox, la fuente está entre 100.000 y 150.000 curias, o entre 3,7 y 5,55 Petabecquerel (PBq). En Fukushima, según el Organismo Internacional de Energía Atómica, para el Cesio137 que terminó en el mar hay varias estimaciones que oscilan entre 2,7 y 5,7 Petabecquerel. Y, según los ambientalistas, las tranquilizadoras declaraciones públicas del Instituto Nacional de Física Nuclear son inexactas. En un comunicado reciente se ha declarado el uso de 40 gramos de Cerium 144; una cantidad que en la documentación oficial es igual a 50 gramos. «Una diferencia enorme de un quinto, igual a cerca de 1,2 Petabecquerel, diez veces la radioactividad de la nube de rutenio106 que está haciendo hablar a toda Europa.”

Sin embargo, el Decreto Legislativo No. 152 de 2006 prohíbe el almacenamiento de material radioactivo en las proximidades de los puntos de captación de agua. En la documentación publicada por el Forum Abruzzese sobre los movimientos para el agua pública, Soa y Movilización del agua Gran Sasso sobre los Medias Rojas, también se hacía referencia al riesgo de terremotos. Un riesgo improbable, según los extensores, en el período limitado necesario para el experimento. En las semanas siguientes a la redacción de esa frase se produjo el terremoto en el centro de Italia en agosto de 2016. Pero, considerando todo lo «improbable», no se menciona el esquema geológico del Gran Sasso: se supone que no fue examinado. Según el Instituto Nacional de Física Nuclear, el cilindro de tungsteno que iba a contener la fuente es indestructible y la resistencia fue certificada «según rigurosos estudios que se llevaron a cabo según lo exigido por la ley y verificados por las autoridades competentes». La prueba de resistencia -subrayan los activistas- se llevaría a cabo simulando la caída desde 2 metros sobre una alfombra elástica de 11 centímetros. Y en una de estas pruebas se habría encontrado deformación del anillo de acero que sostiene la tapa del cilindro de tungsteno. A finales de febrero del año pasado, Sox fue archivado oficialmente, porque el fabricante ruso de la fuente no habría podido producir el generador de antineutrino que iba a ser el corazón del proyecto.

Investigación por parte del Ministerio Público de Teramo e inquietante fracaso del sistema

«La conclusión del Ministerio Público de Teramo a finales de octubre del año pasado, después de un año de investigaciones, es que existen fuertes críticas estructurales que necesariamente deben ser resueltas a través de obras complejas y articuladas y con una considerable asignación de fondos por parte de las autoridades a cargo». Hace veinte años se incautó el laboratorio y se destinaron 80 millones de euros para realizar toda una serie de trabajos que en realidad no se han realizado», señaló la denuncia en una rueda de prensa del Fiscal General Antonio Guerriero, quien añadió que «hasta la fecha los laboratorios no están suficientemente impermeabilizados y que en 12 kilómetros de túnel sólo se ha impermeabilizado uno».

La imagen esbozada por la Fiscalía según la Mobilitazione per l’Acqua del Gran Sasso ha revelado «un fallo perturbador del sistema», lo que confirma también la rectitud de las pruebas de la misma Mobilitazione. «En la documentación – enfatizan los ambientalistas – incluso emerge el estado de abandono general si no de degradación de algunas porciones de los laboratorios, como el Nodo B, justo donde se encuentran las capturas. Alteraron literalmente la múltiple contaminación del agua por cloroformo, puntualmente reportada desde el principio en nuestras exposiciones, y que, según el Ministerio Público, sólo puede provenir de los laboratorios. Y luego la falta de impermeabilización con verdaderas «cascadas de agua» a pocos metros del aparato experimental con miles de toneladas de sustancias peligrosas como Borexino y las intervenciones comisariales, con un coste de 84 millones de euros, en su mayoría incompletos y a veces significativamente diferentes de lo previsto. «Un vistazo a un estado de extrema gravedad que afecta a 700.000 personas, a una gran infraestructura como la A24 y a uno de los laboratorios de física más grandes e importantes del mundo», dijo Augusto De Sanctis, del Forum Abruzzese dei Movimenti per l’Acqua Pubblica, que criticó enérgicamente «la actitud fideista, prejuiciosa y anticientífica» de quienes defendieron el experimento de los Sox. «Imaginemos que, en un contexto de omisiones y confusión -según el activista ambiental-, se hubiera podido llevar a cabo un experimento de este tipo con esa cantidad de sustancia radioactiva que no habría hecho otra cosa que violar la ley de manera aún más grave, arriesgándose incluso a la incautación», dijo el activista. Una defensa, la de los Medias Rojas, que ha hecho pasar «reconstrucciones falsas, que ignoraban claramente aquellos documentos que relataban una realidad incontrovertible sobre el estado de inseguridad de uno de los principales laboratorios del mundo», entre los cuales «el almacenamiento, irregular desde el principio, considerando que la primera ley que imponía distancias de seguridad de los acueductos es de 1988, de no menos de 2».292 toneladas de productos químicos peligrosos – 1.292 toneladas de trimetilbenceno en Borexino y 1.000 toneladas de agua blanca en LVD – colocados prácticamente en el punto de captación de agua potable bebida por cientos de miles de personas”.

La investigación de la Fiscalía de Teramo llegará a los tribunales el 13 de septiembre, cuando se celebre la primera vista del juicio que impugnará los delitos de contaminación ambiental y emisión peligrosa de gases de efecto invernadero a Fernando Ferroni, Stefano Ragazzi, Raffaele Adinolfi Falconi (Infn); Lelio Scopa, Cesare Ramadori, Igino Lai (Strada dei Parchi); Antonio Forlini, Domenico Giambuzzi, Ezio Napolitani y Maurizio Faragalli (Ruzzo Reti).


Traducción del italiano por Nicole Salas

 

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Europa, Internacional, Salud
Tags: , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 20.11.19

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.