Viajes de refugiados en la Ruta de los Balcanes: denuncia y solidaridad

19.05.2019 - Anna Polo

Este artículo también está disponible en: Inglés, Italiano, Griego

Viajes de refugiados en la Ruta de los Balcanes: denuncia y solidaridad
(Imagen de Davide Schmid)

Han sido unos días intensos de acontecimientos sobre la migración en la ruta de los Balcanes. Comienza el miércoles 15 de mayo con la inauguración de la exposición ‘Viajes de refugiados a través de la ruta de los Balcanes: ¿ya no es una crisis?’ Para la noche del jueves, más de 200 personas habían visitado la exposición (llegando a un total de 300 el viernes por la tarde), hablando con los académicos del proyecto IR_Aesthetics que llevaron a cabo la investigación y fueron los autores de las fotografías, así como con los estudiantes de Fuori Luogo y los voluntarios de Opet Bosna. Muchos visitantes dejan comentarios y mensajes de agradecimiento al salir del evento. El ambiente es cálido e informal, encerrado en el bello marco de las columnatas del antiguo claustro y la pancarta de ‘Refugiados Bienvenidos’ que cierra la secuencia de fotos y paneles explicativos.

 

La exposición está compuesta de imágenes fuertes – carreteras y vías férreas que fueron recorridas por miles de migrantes y que ahora están desiertas después del cierre de las fronteras, viviendas precarias en campos de toda Grecia, edificios ocupados y escritos de condena y solidaridad en las paredes de Atenas. Todo esto da testimonio de la dramática y a menudo olvidada situación a lo largo de la ruta de los Balcanes, que fue el centro de la investigación de campo llevada a cabo por los académicos que trabajaron en el proyecto IR_Aesthetics (Amanda Russell Beattie, Jelena Obradovic-Wochnik y Patrycja Rozbicka de la Universidad de Aston y Gemma Bird de la Universidad de Liverpool).

El jueves 16 por la tarde tiene lugar en la Facultad de Ciencias Políticas de via Conservatorio un acto abierto bajo el título «El juego: el viaje de los inmigrantes por la ruta de los Balcanes«. La sala está llena, el público está atento y comprometido. La introducción de Sara Kharboui de Fuori Luogo va al meollo de la cuestión, recordando a la audiencia las enormes disparidades entre el Norte y el Sur Global que empujan a las personas a emigrar hacia una «Fortaleza Europa» que las rechaza y que no ofrece ningún canal de acceso legal. Una política criminal e inútil, dado que incluso militarizando y cerrando fronteras, un fenómeno global como la inmigración no se detendrá.

A continuación, Michele Maldolfo de Opet Bosna, quien explica qué es «el juego» que da título al evento. No es un juego, sino una lucha injusta entre los inmigrantes indefensos (a menudo familias con hijos) que intentan llegar a Europa, por un lado, y la policía armada, el alambre de púas y los muros que intentan detenerlos, por otro. Es una confrontación que se repite una y otra vez, con intentos fallidos y retrocesos, y se extiende desde Grecia hasta la frontera entre Italia y Francia. Además de los numerosos episodios de brutalidad policial denunciados por las ONG sobre el terreno, los migrantes tienen que hacer frente a las peligrosas condiciones en los campamentos superpoblados que los «albergan» y que a menudo tienen que buscar refugio en edificios abandonados, en la larga y agotadora espera para el reconocimiento de su condición de refugiados. Es una violencia terrible, psicológica, que se suma a la violencia física de las palizas y de los teléfonos rotos o robados.

No se trata sólo de un manejo inhumano y desastroso de la inmigración, sino también, de manera más general, de una discriminación basada en el lugar de nacimiento: un joven europeo puede viajar libremente y aprovechar las oportunidades que se le niegan a sus semejantes de otros países.

Gemma Bird, profesora de la Universidad de Liverpool, describe el proyecto en el que ha participado junto con sus colegas, centrándose en particular en la situación de las islas griegas. En 2014, la estancia media en un campamento en Samos, Lesbos y Quíos solía ser de tres días, mientras que hoy en día la espera para que los migrantes conozcan su destino puede llegar a ser de hasta dos años. La situación aquí también se define por el hacinamiento en los campamentos, la violencia, las largas colas para recibir alimentos, la insuficiencia de las instalaciones y las personas para las que Grecia era sólo un país de tránsito, pero que ahora se encuentran atrapadas en una situación de limbo e incertidumbre sobre el futuro. Al igual que en Bosnia, también en Grecia hay activistas y ONG que ayudan a los inmigrantes proporcionándoles servicios y muchas formas de ayuda, como alimentos, ropa y cursos de idiomas, pero la crisis humanitaria continúa. Esto es el resultado de una política de externalización de las fronteras, en virtud de la cual los campos de refugiados que debían ser temporales se convierten en permanentes. A pesar de las denuncias, poco o nada ha cambiado sobre la situación.

Jelena Obradovic-Wochnik, profesora titular de la Universidad de Aston, añade datos e información sobre el largo y tortuoso camino, así como sobre el alto coste (hasta 4.000 euros por persona) al que se enfrentan quienes viajan a lo largo de la ruta de los Balcanes y tienen que recurrir a los traficantes de personas. Cada vez que los migrantes tienen que cruzar una frontera, tienen que pagar a alguien y a veces tienen que convertirse ellos mismos en traficantes, para poder permitirse el viaje. La reciente propuesta de ampliar las competencias de Frontex, incluido el uso de la fuerza en el control fronterizo, es un indicador preocupante y una señal de que una mayor presión política, por sí sola, puede forzar un cambio de rumbo en la política europea de migración.

Las preguntas del público permiten a Mirko Rozzi, de Opet Bosna, hablar de la experiencia acumulada en los numerosos viajes a los campos de refugiados en Bihać y Velika Kladuša, las dos ciudades bosnias más cercanas a la frontera con Croacia, así como de los servicios que se ofrecen gracias también a la solidaridad de la población local: comidas, duchas, ropa y primeros auxilios para los migrantes que fueron golpeados y rechazados por la policía croata.

Preguntada por un estudiante, Jelena Obradovic-Wochnik habla sobre la solidaridad y la autoorganización, citando las okupas en Grecia, donde activistas, locales e inmigrantes se organizan como una alternativa a los campos oficiales. Algunos de estos espacios ocupados tienen una buena reputación, otros no tanto. Muchos han sido desalojados, o corren el riesgo de serlo, mientras que otros se quedan solos. Al menos allí, las personas pueden circular libremente y no están sometidas a las terribles condiciones que caracterizan a los campos de las islas griegas.

Gemma Bird enumera las recomendaciones políticas que el equipo ha formulado a la luz de su investigación de campo: más transferencias de las islas griegas al continente, más recursos para viviendas alternativas, procedimientos más rápidos y transparentes sobre permisos de asilo, mayor comunicación con los movimientos de solidaridad. Estas son sólo algunas de las propuestas que ya se han presentado a políticos e instituciones de varios países europeos.

Michele Mondolfo añade que es necesario luchar contra la desinformación, el odio y el egoísmo generalizado, así como dar una imagen positiva de la migración. Recuerda los temores generalizados sobre la «invasión» albanesa que circuló en Italia durante 25 años y que resultó ser completamente infundada. Cita algunas noticias positivas: tras una sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, si la vida de un refugiado está en peligro en su país de origen, entonces no puede ser expulsado; otra señal alentadora es que la acusación de trata de seres humanos formulada contra la ONG Open Arms ha sido rechazada. Pide apoyo para las actividades de Opet Bosna, participando en sus viajes u ofreciendo otras formas de ayuda.

Una intervención final de un estudiante de Fuori Luogo recuerda a la audiencia el decreto «security bis» propuesto recientemente por el Ministro del Interior, Matteo Salvini. Este decreto muestra la clara intención de atacar a las ONG que intentan salvar vidas en el Mediterráneo, así como a otras formas de disidencia. La criminalización de la solidaridad no se detiene, por lo que los que se oponen a estas opciones inhumanas tampoco pueden detenerse.

Traducción del inglés por Antonella Ayala

Fotos de Davide Schmid, Fuori Luogo, Michele Mondolfo y Thomas Schmid

Categorías: Europa, Foto reportajes, Migrantes
Tags: , , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.