Elecciones 2019, un fracaso anunciado

28.05.2019 - Guido Viale

Este artículo también está disponible en: Italiano

Elecciones 2019, un fracaso anunciado
Sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Imagen de Pixabay)

Llamarse a sí mismo  «izquierdista» ya no proporciona un ingreso electoral de posición a quienes afirman serlo. Esto ya lo sabían quienes en años anteriores habían construido primero Alba, luego Cambiare si può y luego La Otra Europa, excluyendo la palabra izquierda de su logotipo: no que fueran  de  derecha o de centro, o que negaran los valores históricos -¿cuáles de ellos? – de la izquierda, sólo intentaban construir consensos sobre otras bases, involucrándose con propuestas y compromisos más o menos concretos. Sin embargo, los promotores de la lista La Izquierda se han olvidado: una lista organizada en el último momento después de muchas peleas incomprensibles, idas y venidas y verdaderos linchamientos de sus exponentes. Pero ya no proporciona un ingreso de posición ni siquiera llamado los Verdes: otra lista organizada en el último momento, con poca conexión con las muchas batallas por el medio ambiente (¡algunas en progreso durante décadas!) y las recientes movilizaciones climáticas en el campo también en Italia (excluyendo los folletos de la última hora).

El avance de los Verdes en varios países europeos no es un reflejo pasivo de la batalla librada por Greta Thunberg, sino que es en gran medida el resultado de un compromiso intenso y generalizado, al menos en términos de información y educación, que en Italia ha sido escaso o totalmente insuficiente y que, por tanto, ha sido ignorado. Ciertamente, también gracias a que en ningún otro país la prensa y los medios de comunicación han sido tan concisos contra las muchas luchas -también de importancia general- por la protección o la mejora de territorios, como los de NoTav y NoTap, o igualmente sordos y ciegos ante las grandes amenazas que se avecinan sobre el planeta (el apocalipsis del cambio climático y la destrucción de la diversidad biológica), que la mayor parte de los políticos de derecha y de izquierda (y no sólo los de izquierda) desconocen o no consideran que merezca la pena una convocatoria para su movilización.

Una actitud ciertamente comprensible, porque abordar estos temas requiere un compromiso y comprometerse a un cambio radical en sus acciones y propuestas que poco tiene que ver con las formas tradicionales -en las que ya nadie cree- con las que los programas, electorales o no, tratan de abordar las cuestiones fundamentales de la vida cotidiana: la renta, el trabajo, la salud, la vivienda, la convivencia, es decir, los emigrantes, o la familia (lo que también significa la relación entre el hombre y la mujer, pero también entre los padres y los hijos).

Los tiempos requieren un enfoque radicalmente diferente, que por ahora sólo el Papa Francisco (y algunos otros) han demostrado que pueden adoptar, con muchos discursos importantes y especialmente con la encíclica Laudato sì. Una encíclica a la que ningún político no racista y reaccionario ha dejado de hacer algún «llamamiento oficial», a menudo sin ni siquiera leerla y, desde luego, sin extraer ninguna lección de ella. Sólo una reconsideración radical de la relación entre el ser humano y el medio ambiente, entre nuestras vidas y el resto de la vida, entre un presente que se presenta como inmutable y un futuro evanescente, si no aterrador, puede restaurar una perspectiva política -es decir, la de la autonomía personal y el autogobierno colectivo- dentro de la cual situar las reivindicaciones fundamentales de las luchas sociales a lo largo de la larga historia del movimiento de los trabajadores.

Más allá de esta perspectiva, sólo queda el miedo: el miedo a lo «diferente»; a perder en su beneficio lo poco que queda, que no es ni el bienestar ni el respeto, sino sólo el esfuerzo de vivir y la falsa idea de una «identidad» que debe reunir a personas que en realidad no sienten ningún placer en estar juntas: ninguno de nosotros quiere vivir junto a los seguidores de Salvini -aunque las reglas de la convivencia nos lo exijan- ya que ninguno de los seguidores de Salvini está orgulloso de vivir con nosotros, la otra parte de esos «italianos» a los que tanto invocan.

Este miedo, que ha invadido no sólo Italia, sino el mundo entero, es el que nos ha permitido realizar (por ahora) la mayor operación mediática puesta en marcha en el cambio de siglo: descargar sobre los que están en peor situación que nosotros, tanto en nuestro país como en el mundo entero, criminalizándolos, la responsabilidad por el malestar y la miseria causada por ese 1% que se está apropiando a pasos agigantados de las vidas y del planeta (la «casa común») de todos.

El otro miedo, el que muchos de nosotros, pero obviamente no todos, ni siquiera la mayoría, sentimos cada vez más intensamente, hasta el punto de quedar metafóricamente paralizados, es el provocado por la afirmación no sólo de Salvini, sino de todos los derechos xenófobos, racistas y machistas en grandes partes del mundo; e incluso en los rincones más inesperados de nuestra sociedad, los que creíamos inmunes, como la Riace de Lucano, la Lampedusa de Bartolo, el Valle de Susa de treinta años de resistencia contra la violación de un territorio y de una comunidad. A este temor, y ciertamente no a la adhesión a un punto de inflexión que nunca ha sido, se atribuye ciertamente el pequeño y políticamente insignificante «retorno» del PD (el inútil mito del «voto útil»), pero también el colapso de las 5 Estrellas, ya no visto como un baluarte contra los devastadores proyectos que unen tanto al PD como a la Liga con toda la clase dirigente parasitaria que devora el país junto con nuestras vidas.

Si el Tav «debe» hacerse, para «liberarnos» de los migrantes hay que entregarlos a los merodeadores de Libia (que, con las lanchas patrulleras donadas por Italia, no sólo capturan a los migrantes para llevarlos de vuelta a donde intentan escapar, sino que también cazan a los pescadores italianos – « ¡Primero a los libios!» – del mar que la IMO (Organización Marítima Internacional) le ha atribuido como si fuera propiedad privada), bien, entonces deberíamos entregarnos a los que mejor hacen esas cosas. No hay duda de que Salvini ganará en este caso.

Por esta razón, más que en el renacimiento de los partidos existentes, quizás sea necesario trabajar en primer lugar para promover un amplio movimiento de oposición a las políticas más peligrosas aplicadas por los órganos de la Unión, porque sólo la existencia de una contraparte común puede permitirnos empezar a unificar las miles de peticiones que ahora se presentan de forma dispersa en los grandes acontecimientos del siglo.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Europa, Opiniones, Política
Tags: , , , , , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.