Condenado Cipriano Chianese por el vertedero investigado por Roberto Mancini

24.05.2019 - Alessio di Florio

Este artículo también está disponible en: Italiano

Condenado Cipriano Chianese por el vertedero investigado por Roberto Mancini
(Imagen de InterNapoli)

Estamos inmersos en la semana de Giovanni Falcone, el 18 de mayo se cumplieron ochenta años del juez antimafia, el 23 de mayo es el aniversario de la masacre de Capaci en la que las mafias lo asesinaron a él, a su esposa Francesca Morvillo y a su escolta. Es una de las semanas más intensas de un largo período de memoria civil que, cada año, nos acompaña hasta finales de julio, con aniversarios también vinculados a Paolo Borsellino, Don Gallo, Rita Atria, Peppino Impastato. Y Roberto Mancini, el primer policía en investigar y documentar la ecomafia que envenena y devasta a Campania. Y no sólo eso, porque los tentáculos de la ecomafia en el sur de Lacio, en los Abruzos, en gran parte del norte de Italia. Hay muchos ejercicios prácticos para hacer «memoria». Está la hipocresía de las bellas palabras de las pomposas ceremonias, está el silencio de los que se amalgaman y doblan la cabeza. Y hay quienes intentan realizar una verdadera acción conmemorativa, continuando por los escalones, las quejas y el compromiso de los que ya no están físicamente con nosotros. Pippo Fava en los micrófonos de Enzo Biagi, en lo que fue su última entrevista antes de ser asesinado, dijo que «la mafia está en el Parlamento, la mafia son a veces ministros, la mafia son banqueros, la mafia son los que están en la cúspide de la nación en este momento» denunciando inmediatamente después de la mafia «es un problema de la alta dirección de la nación y es un problema que es probable que conduzca a la ruina, a la decadencia cultural final de Italia. Su hijo Claudio, en un artículo de enero de hace dos años, escribió una queja sobre el mismo tema. Las mafias se encuentran en «ciertos consejos de administración insospechados». En las logias masónicas cubiertas. En las carreras rápidas como el rayo de ciertos contables oscuros. En las obras de construcción de la muy civilizada Brianza. En subcontratos para la industria del movimiento de tierras, a mil kilómetros de Sicilia. Búsquenlas en Reggio Calabria y Abu Dhabi (en el orden que prefieran). Busquen a la mafia entre palabras elegantes y discretas , aquellas que nos dicen que la mafia está siempre en otro lugar, que hay otrasemergencias, que el país pregunta por otras cosas. En fin, búsquenla entre los vivos, no sólo en la triste lista de los muertos». Pues bien, las mafias deben ser buscadas, denunciadas, combatidas vivas y en el mundo de los vivos. Los principios, los intereses, las tramas, de la masacre de Capaci y Via D’Amelio, del asesinato de Peppino Impastato, de los venenos que mataron a Roberto Mancini, están vivos y floreciendo, continúan ininterrumpidamente, todavía muelen miles de millones de euros y están presentes en la economía, en la «política», en la sociedad. Y así, en la semana del juez que dijo que para luchar contra la mafia hay que seguir al «dinero», volvemos a uno de los acontecimientos que simbolizan la campana de la «Tierra de Incendios».

Devastación y envenenamiento de un territorio

«La gente de la aldea corre el riesgo de morir de cáncer dentro de 20 años. No creo que los habitantes de pueblos como Casapesenna, Casal di Principe, Castel Volturno, etc. se salven si les quedan veinte años». Una declaración lapidaria que Carmine Schiavone, arrepentido de los Casalesi y primo de «Sandokan», emitió a la Comisión Bicameral de Investigación sobre el ciclo de los residuos en la sesión del 7 de octubre de 1997.

Según un informe de hace siete años al norte de Nápoles – entre Giugliano, Parete, Villaricca, Qualiano, Villa Literno – en 2064 los lixiviados producidos por 341 mil toneladas de residuos especiales peligrosos, 160 mil y 500 toneladas de residuos especiales no peligrosos, 305 mil toneladas de residuos sólidos urbanos, caerán en el acuífero y envenenarán decenas de kilómetros cuadrados de tierra y todo lo que la habite. El informe fue preparado por un geólogo – Giovanni Balestri – y depositado en el primer grado de prueba para el vertedero Resit. Después de las disputas sobre las defensas de los acusados, se designó un nuevo informe pericial para otros durante el proceso de apelación. 84 páginas que han confirmado esencialmente lo que Balestri escribió y que «se constata que la contaminación se está produciendo y aumenta progresivamente con el tiempo» porque «el agua de lluvia sigue infiltrándose en la masa del vertedero generando un lixiviado que sigue comprometiendo la calidad de las aguas subterráneas.

El 17 de enero de 2001, el Tribunal de Apelación de Nápoles dictó una sentencia en segunda instancia: Cipriano Chianese, quién explotaba el vertedero, fue condenado a 18 años, y Gaetano Cerci también fue condenado, mientras que el antiguo subcomisario de la emergencia de residuos de Campania fue absuelto a principios de la década de 2000, Giulio Facchi, y otros empresarios. El juicio en el vertedero de Resit es una de las pruebas simbólicas de la lucha contra la «Tierra de Incendios», emblema de la connivencia entre las camorra-piezas de los empresarios estatales y la masonería que ha devastado gran parte de Campania. Y muchas otras regiones de Italia. En las ya mencionadas declaraciones de Carmine Schiavone Chianese y Cerci, se repiten constantemente, afirmando un papel fundamental del suyo. En la misma sesión de la comisión bicameral Schiavone vino a decir que «en los 106 municipios de la provincia de Caserta» fueron ellos quienes eligieron a los alcaldes «de cualquier color que fueran». Y, como demostración de la fuerza de las redes criminales, en Alemania una de sus filiales había creado 99 empresas y había construido (¡con 27.000 millones de marcos!) la autopista de Baden-Baden a Munich. Según Schiavone, algunos asuntos no sólo tienen lugar en Italia, sino también en Francia, en «toda Europa» y en América del Sur.

Investigaciones y procesos en el vertedero del Resit

El primero en investigar, ya en la década de los noventa, el vertedero de Resit fue Roberto Mancini, el policía que murió el 30 de abril de 2014, 12 años después del diagnóstico de linfoma no-Hodgkin contraído por el contacto cercano repetido con desechos tóxicos y radioactivos de la “Tierra de los incendios”.

Sus investigaciones comenzaron en 1996, con una información muy detallada a la Dirección de Distrito Antimafia, y terminaron durante años encerrados en un cajón hasta que fueron encontrados por el juez Alessandro Militia. El magistrado, en colaboración con el propio Roberto Mancini, reanudó el expediente, continuó investigando y reconstruyendo el caso. Hasta que aterrizó en los tribunales. Donde, tras la sentencia de primera instancia dictada el 15 de julio de 2016, ya se ha dictado la sentencia de apelación. Un proceso fundamental en la reconstrucción de la historia criminal italiana: es la segunda frase (en 2013 Francesco Bidognetti fue condenado a 20 años por la contaminación del agua y el desastre ambiental agravado) la que ve en su centro el vertido de residuos de los casaleses en la “Tierra de Incendios”.

En los días previos a ese veredicto, esta mezcla fue denunciada en una entrevista con Fanpage por el ex subcomisario Giulio Facchi, ahora absuelto en apelación, mientras que en primera instancia fue condenado a 5 años y 6 meses. En la entrevista se hizo referencia a una «negociación entre el Estado y la Camorra con la participación de los servicios secretos para la gestión de la emergencia de los residuos en Campania». «El antiguo subcomisario de Antonio Bassolino, hasta 2004, habla de varias reuniones con los 007 italianos para discutir cómo gestionar la dramática emergencia de los residuos en Campania y la gestión de las plantas en gran parte en manos de la Camorra», dice la descripción del vídeo de la entrevista. Los periodistas de la Fanpage Gaia Bozza y Antonio Musella subrayaron que las declaraciones de Facchi «encuentran confirmación en algunos documentos de la comisión parlamentaria de investigación sobre los residuos. El 12 de julio de 2011, el entonces jefe de la AISI – el servicio secreto interno – Giorgio Piccirillo fue escuchado por la comisión de investigación dirigida en esos años por el Honorable Gaetano Pecorella. Piccirillo informa sobre lo ocurrido entre 2003 y 2004, años que conciernen al período examinado por Giulio Facchi en nuestras cámaras. En 2003, el ex jefe de los servicios Mario Mori – dice Piccirillo – a petición del presidente de la comisión parlamentaria sobre el ciclo de residuos Paolo Russo, inició un sistema de infiltración de agentes de los servicios secretos dentro de la estructura de la comisaría extraordinaria para la emergencia de residuos en Campania. Según la reconstrucción proporcionada por Piccirillo, después de 3 años de interrupción, hubo una «nueva actividad de infiltración de los servicios secretos dentro de la extraordinaria comisaría de policía» porque el entonces Prefecto de Nápoles, Pansa, «pidió el apoyo de una penetración informativa para apoyar los procesos de toma de decisiones de la extraordinaria comisaría de policía». En 2008, Bassolino, entonces Presidente de la Región Campania, nombró a Walter Ganapini, Consejero de Medio Ambiente. La grabación de una conversación privada entre Ganapini y representantes de «comités cívicos y asociaciones medioambientales», incluyendo WWF y Legambiente, terminó entre los cables de Wikileaks. En la reunión Ganapini también se refirió a dos actos de intimidación (el escupir en un coche en la zona de Módena y la agresión nocturna de 4 personas «a bordo de dos motocicletas con la cara cubierta de cascos» en Piazza del Gesù en Nápoles), afirmando «las advertencias que recibí», Digamos que, relacionado con el hecho de que vi algo que no debía ver», y el vertedero del «Parco Saurino 3», en la provincia de Caserta, «que -dicen los dos cronistas de Fanpage- habría podido recibir todos los residuos de la campana de emergencia. Ganapini, dijo nuevamente en la entrevista reportada por Wikileaks (https://wikileaks.org/wiki/Ganapini_servizi_segreti_presidenza_della_repubblica,_1-4_Jul_2008#_note-2), negociada en ese vertedero con «el comandante … el coordinador de los servicios secretos» quien le dijo «dos veces, gritando: la Presidencia de la República ha sido expuesta dos veces».

Información e investigaciones previas de Roberto Mancini

La vida y las investigaciones de Roberto Mancini fueron reconstruidas y documentadas en 2016 por el libro «Io morto per dovere». Escrito por los periodistas Nello Trocchia y Luca Ferrari con Monika Dobrowolska, la viuda de Roberto, inspiró una ficción Rai. Los dos periodistas denunciaron que «no habría habido una historia criminal y camorrística sucia y asquerosa sin el apoyo de importantes figuras de la burguesía empresarial» y que «faltan los nombres de los principales autores, cómplices, políticos, servidores infieles del Estado, profesionales y empresarios».

En 2015, Nello Trocchia y Luca Ferrari denunciaron a la República de Chiana como «un hombre muy poderoso, capaz de cenar con los ministros, hablar con los generales de las fuerzas policiales, favorecer el traslado de los agentes de los servicios, las finanzas, gracias a su enorme disponibilidad económica, incluso el Cuerpo de Carabinieri. Lo cuenta en el juicio entre las miradas sorprendidas de los jueces populares. El Estado llegó a la oficina del abogado con el sombrero en la mano: «De vez en cuando daba dinero con motivo de las fiestas de los Carabinieri, la última vez 25.000 euros. A veces regalaba refrigeradores y televisores. También me pidieron que entrara en mi estudio para escribir un informe con mi máquina de escribir». Cuando se le interrogó en el tribunal, quien es considerado uno de los inventores de la ecomafia en respuesta a la pregunta «ha intentado alguna vez ser nombrado consultor del Ministerio de Medio Ambiente», afirmó que «nunca había buscado a nadie, siempre son los otros los que me buscan a mí». Me lo propusieron en 1994, 1995 y 2000. Siempre me lo propusieron. Varias figuras políticas, funcionarios del Ministerio de Medio Ambiente». En el estudio de Chianese también se encontraron borradores no oficiales de documentos de la comisión parlamentaria sobre actividades relacionadas con el ciclo de los residuos. En la mencionada declaración a la comisión bicameral, Carmine Schiavone definió a Chianese como «el coordinador a un nivel algo masónico y a un nivel algo político» del negocio criminal de los residuos.

En la información proporcionada a la Dirección Distrital Antimafia, Roberto Mancini se refirió a la investigación «Adelphi» de 1993. Para que conste, Cipriano Chianese será absuelto en el juicio sin que el Ministerio Público haya apelado, mientras que para otras figuras centrales los delitos impugnados fueron declarados prescritos en apelación. En esa investigación, por primera vez, el Ministerio Público de Nápoles intentó reconstruir los contornos y las parcelas del vertido de residuos en Campania. Las investigaciones se centraron en la unión entre los miembros de las logias masónicas toscanas, los jefes de Casale y los empresarios aversani. Las crónicas informan que el 4 de febrero de 1991, un camionero se presentó en una clínica de Castel Volturno, sufriendo una notable disminución de la visión. Poco después, se quedó ciego. Había transportado una carga de residuos tóxicos. La investigación comenzó a partir de ahí. Los primeros testimonios del jefe Nunzio Perrella representaron un punto de inflexión. Perrella dijo a los investigadores que los clanes, gracias a los sobornos y al control ejercido sobre los territorios, descargaron ilegalmente «cantidades muy significativas de residuos».

En 2009, el entonces Comisario Extraordinario para la emergencia de los residuos de Campania, Alessandro Pansa, informó a la Comisión Parlamentaria sobre las actividades ilícitas relacionadas con el ciclo de los residuos que «para construir un vertedero ilegal es necesaria una total connivencia con el crimen organizado, que es el factor vinculante y organizativo. Se requiere la participación de las empresas (que suministran los productos, especialmente cuando se trata de vertederos ilegales de productos tóxicos), de los empresarios, de un sistema de transporte, de los propietarios de las tierras, de los que tienen acceso a ellas y también de los que tienen visión. Los vertederos ilegales, de hecho, son actividades que no funcionan durante unos pocos días, sino durante mucho tiempo. Es claro, por lo tanto, que la falta de atención es total. Surgen en zonas de difícil acceso, en zonas agrícolas donde la presencia de controles por parte de la policía es muy limitada, ya que, como sabemos, estos últimos se concentran esencialmente en los centros urbanos. El sistema de transporte, sin embargo, tenía que ser controlado, ya que en cualquier caso se habla de cantidades considerables y volúmenes enormes, que circulan por el territorio nacional y por las carreteras principales. Estos residuos cubren prácticamente todo el territorio nacional, ya que la mayor parte de los productos proceden del norte, como han puesto de manifiesto numerosos estudios. Durante el viaje, estos productos, de hecho, cambiaron de naturaleza desde el punto de vista de la documentación: el mecanismo siempre ha sido éste. Este último es un mecanismo consolidado y documentado en muchas encuestas no sólo por las campanas, que también condujeron al llamado círculo de burbujas. Los residuos se envían a un centro de almacenamiento donde se envían al vertedero o son enterrados.”

En Campania, la investigación que más intentó documentar este sistema fue la de Casiopea, realizada por el Ministerio Público de Santa María Capua Vetere, en 2003, y sobre la cual cayó el telón en 2011 -en un juicio que procesó a 95 acusados- especialmente por la intervención de prescripciones. Las investigaciones incluyeron un tráfico de docenas de viajes semanales que trajeron a Campania residuos peligrosos de diferentes regiones del norte. Éstos iban desde el polvo de la reducción de gases de combustión de las industrias siderúrgica y metalúrgica hasta las cenizas de la combustión de aceites minerales, lubricantes de máquinas, residuos de pintura, cenizas residuales de la combustión, disolventes y agua de las fábricas de las industrias química y ácida. Tan pronto como llegaron a Campania, fueron enterrados en canteras y campos. Un sistema con los mismos mecanismos que el proceso de Resit, tal y como informa Roberto Mancini en el informe. Incluso se ofrecieron soluciones a los municipios de la provincia de Roma que tenían dificultades para eliminar incluso los residuos domésticos. Y llegó a los residuos industriales y otras regiones. Entre 1987 y 1991, al menos 30.600 toneladas de residuos procedentes de la recuperación de Acna di Cengio, una empresa de tintes de Savona, se eliminaron en el vertedero de Resit.

La “Tierra de los Incendios” y los asuntos de la camorra no son sólo tema pasado

Hace tres años, la actualización del estudio Sentieri del Istituto Superiore di Sanità destacaba «el número excesivo de niños admitidos en el primer año de vida para todos los cánceres», en las provincias de Nápoles y Caserta y «de cánceres del sistema nervioso central en el primer año de vida y en el grupo de edad de 0 a 14 años», así como «una alta prevalencia al nacer de malformaciones congénitas en zonas caracterizadas por la presencia de vertederos ilegales de residuos peligrosos», subrayando que «los niños que viven en condiciones sociales adversas tienen exposiciones múltiples y acumulativas, son más susceptibles a una amplia variedad de sustancias tóxicas ambientales y a menudo no tienen acceso a una atención sanitaria de calidad para reducir los efectos de los factores de riesgo ambientales».

Y se ha documentado que todavía se producen vertidos de residuos por parte de los clanes de camorras. El 3 de septiembre de 2017, Marilena Natale y Nicola Baldieri en el campo de Villa Literno se encontraron con un contratista, primo de Michele Zagaria, que estaba cubriendo un agujero lleno de residuos. Casi un año antes, el 14 de septiembre de 2016, Antonio Musella de Fanpage y Vincenzo Tosti de Afragola – después de la enésima participación en la zona – se encontraron entre las recetas médicas de residuos de la provincia de Abruzzo de L’Aquila y las provincias sicilianas de Enna y Messina. Se trataría de residuos especiales, destinados a ser eliminados por empresas especializadas seleccionadas mediante licitación. En cambio, fueron eliminados ilegalmente en Afragola. En Abruzzo, se intentó aclarar el asunto y pedir explicaciones a los responsables. Aunque nuestras instituciones han estado animando discursos pomposos durante décadas utilizando la palabra transparencia, casi no se encontró nada en la sección «Administración Transparente» de los sitios de Abruzzo Asl. El entonces consejero regional Silvio Paolucci (PD) declaró que había activado un servicio de inspección y que tan pronto como «se comunique la evolución de las investigaciones, informaremos a todos nuestros conciudadanos, porque se trata de un hecho grave, sobre el que hay que aclarar todo». Han pasado dos años y medio, el gobierno nacional ha cambiado, el gobierno regional de Abruzzo ha cambiado, y Paolucci es ahora un asesor de la oposición. Pero no hay noticias del servicio de inspección ni de las «investigaciones».


Traducción del italiano por Nicole Salas

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Internacional, Política
Tags: , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.