El secuestro de Silvia Romano, ¿culpa de la reconstrucción italiana en Somalia?

18.04.2019 - Andrea Intonti

Este artículo también está disponible en: Italiano

El secuestro de Silvia Romano, ¿culpa de la reconstrucción italiana en Somalia?
(Imagen de Africa Milele)

Sobre el secuestro de Silvia Costanza Romano, que tuvo lugar en Kenia el 20 de noviembre de 2018, existen al menos dos causas posibles – ¿quizás vinculadas entre sí? – que explican por qué el grupo terrorista al-Shabaab («Los Jóvenes») decidió secuestrar a una ciudadana italiana: el viaje del presidente somalí Mohamed Abdullahi Mohamed «Farmajo» a Roma que ocurrió a las mismas horas que el secuestro y la actividad de Italia en Somalia.

Por ahora, ambas son hipótesis, porque después de más de 100 días, la historia de Silvia Costanza Romano sigue siendo un misterio.

¿Un intercambio entre Silvia Romano y Mogadiscio?

En reconstrucciones posteriores se comprueba que el comando de los secuestradores, en Chakama – área considerada de alto riesgo de secuestros – busca a la «mgeni», la «blanca», la extranjera. La están buscando para robarla porque son seis personas, se lee en las crónicas de las primeras horas, pero es una pista que se deja de lado de inmediato. O, como suele suceder, al-Shabaab le da dinero a ese grupo, según una de las reconstrucciones más plausibles del secuestro – junto con la del secuestro por simples delincuentes kenianos con el propósito de un robo – en ausencia de noticias.

Se requieren más de cien días para asociar el nombre de la joven colaboradora milanés con el del grupo terrorista somalí, desde 2012 asociado a la red de la revivida Al Qaeda. Una información más precisa podría ayudar a comprender la dinámica de una historia que hoy habla de 14 arrestos por parte de las autoridades de Kenia. La solicitud de prensa silenciosa para proteger las investigaciones hace que sea imposible comprender si realmente hay negociaciones secretas entre la Farnesina (Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional) y nuestra embajada en Nairobi.

El hecho que existan negociaciones, secretas o no, es casi predecible, a menos que no se quiera pensar en un gobierno que siga la «línea Gramellini«, dejando a Silvia Romano a su suerte y luego alabándola, póstumamente, como una exponente de una «Italia mejor” en las  declaraciones oficiales y en los medios de comunicación.

Italia y la (nueva) reconstrucción de Somalia

Pero, ¿qué hace exactamente Italia en Somalia?

Los informes de Roma-Mogadiscio no hablan solo de Ilaria Alpi, desechos tóxicos, tráfico de armas (Repubblica Bolonia; Antonella Beccaria) y mala cooperación. Desde 2012, Italia ha participado en la lucha contra el terrorismo y la piratería en Somalia, así como en la reconstrucción de infraestructuras de carreteras, escuelas y hospitales, como el de Mogadiscio o el del Ministerio de Defensa. Con 123 soldados (y 20 vehículos) desde 2014, al contingente italiano se le encomendó la tarea de entrenar a los reclutas del Ejército Nacional y la Policía – a los que Italia dio equipo de segunda mano – como parte de la operación europea «Eutm».

Mientras ingenieros y funcionarios de la futura inteligencia somalí vienen a estudiar a Roma y Florencia, los futuros entrenadores somalíes son entrenados por los policías del noveno regimiento de asalto «Col Moschin» de la Brigada Folgore, en la década de los 90 en el centro del «escándalo de tortura.» (Repubblica; New York Times).

Gracias a la colaboración con el «Mother and Child Health Care», fue posible abrir una sala de consulta para víctimas de violencia doméstica, mientras que en el hospital «Forlanini» el personal médico italiano ayudó a colegas somalíes en el tratamiento de enfermedades mentales. Todas las actividades coordinadas por el Cimic, la Célula de Cooperación Cívico-Militar del Elemento de Apoyo de Nacional IT (Difesa.it; Asuntos Europeos) apuntaron a mejorar la situación socioeconómica del país para reconstruir instituciones nacionales (y democráticas) más fuertes.

Las instituciones que, después del inicio del proceso de estabilización política iniciaron con la Conferencia de Paz de Nairobi (2004), desde 2017 están dirigidas por Mohamed Abdullahi Mohamed «Farmajo», el primer presidente de la República Federal elegido después de veinte años de guerra civil. Abdullahi Mohamed, profesor de historia en Buffalo (Estados Unidos) dedicado a la política, colocó en el centro de su programa político la reforma de las fuerzas armadas y, sobre todo, la derrota de al-Shabaab, que hoy controla las zonas rurales como Galmudugh y Debatscile, a pesar de tener que rendir cuentas para lidiar con una lista cada vez mayor de ex ejecutivos que se entregan a las autoridades.

A pesar de esto, el 14 de octubre de 2017, el grupo logró matar a 512 personas, hiriendo a otras 316, con dos camiones bomba en el distrito de Hodam en Mogadiscio, que en menos de un año después (1 de octubre de 2018), fue el escenario de la explosión de un coche bomba contra el contingente italiano; resultaron ilesos los cuatro soldados del vehículo blindado Lince atacado a pocos metros del Ministerio de Defensa, cuatro civiles fueron asesinados por la explosión.

Un país para reconstruir entre petróleo, teléfonos y…»Queso»

Además de los «jóvenes» terroristas, la agenda política de «Farmajo» también debe lidiar con vastos períodos de sequía – que solo en 2017 hacen que al menos un millón de somalíes emigren a otras regiones del país – y con la propagación de la violencia sexual, especialmente contra niñas y chicas. Ese mismo año, según los datos recopilados por la Oficina de Coordinación Humanitaria de la ONU, 388 000 niños sufren de desnutrición.

El sector alimentario es, al mismo tiempo, un problema y una solución; si de hecho la población tiende a migrar también debido a la inseguridad alimentaria, los sectores de la cría ganadera y la producción agrícola son dos de los sectores económicos que la estabilidad política permitirá desarrollar, dando así mayor estabilidad económica y, en consecuencia, social. Ya hoy, los datos procesados ​​por InfoMercatiEsteri reportan que los dos sectores cubren el 40% del PIB nacional. En los próximos años habrá un gran interés en el petróleo y el gas natural de Somalia; se han encontrado reservas en Habra Garhajis (noroeste), Nugal (centro-norte), Almado-Dharoor (noreste) y a lo largo de las costas del sur en la frontera con Kenia. El sector extractivo está indicado como uno de los sectores económicos con mayor potencial de desarrollo en el país, que hoy en día se está centrando en la telefonía, que, gracias a la colaboración de empresas europeas y chinas, se encuentra entre los servicios tecnológicamente más avanzados de todo el continente africano y sus costos entre los más accesibles del mundo.

Exportaciones desde Italia hacia Somalia https://atlas.media.mit.edu/en/visualize/tree_map/hs92/import/som/ita/show/2017/

Exportaciones desde Somalia hasta Italia https://atlas.media.mit.edu/en/visualize/tree_map/hs92/export/som/ita/show/2017/

¿La visita del presidente somalí está entre las causas del secuestro de Silvia Romano?

Esta es la tarjeta de presentación (económica) que el presidente Abdullahi Mohamed presenta durante su visita a Italia (del 20 al 22 de noviembre de 2018) en la que, además de conversar con líderes institucionales, sostuvo conversaciones con representantes de la Universidad y de las finanzas, así como con unas cien compañías italianas, entre ellas incluido el Grupo Piccini de Perugia, en 2013 acusado por la ONU de haber vendido equipo militar al régimen eritreo de Isaias Afewerki a pesar del embargo. Mientras el presidente de Somalia saluda a los italianos, en Mogadiscio, 92 diputados piden la destitución, acusándolo de haber firmado un acuerdo – secreto y por lo tanto inconstitucional – para la cooperación económica y en el campo de la seguridad con Eritrea y Etiopía. ¿Es solo una coincidencia que Silvia Costanza Romano sea secuestrada el mismo día que la delegación de Somalia llega a Italia? ¿Es en estas reuniones italianas que se debe buscar el motivo del secuestro?

Cambia el gobierno, pero no la dificultad de ser periodistas en Somalia

Estas son preguntas a las que el periodismo somalí podría encontrar respuestas, pero a pesar de la liberación de muchos periodistas encarcelados y la apertura de decenas de periódicos privados, sitios de noticias de radio y televisión – capaces de crear colaboraciones con redes internacionales como la CNN y la BBC – con la colaboración de nuevas instituciones, no se han registrado avances en la seguridad de los periodistas, que en Somalia siguen siendo el objetivo tanto de al-Shabaab, así como de los funcionarios gubernamentales y las fuerzas de seguridad. Este es el caso de Abdiaziz Mohamed Ali Haji, periodista de la Radio Shabelle, asesinado en una emboscada el 28 de septiembre de 2016, mientras visitaba a sus padres en Mogadiscio. Entre sus intereses se encontraba el impacto en los civiles del conflicto entre las fuerzas del gobierno y los «jóvenes» yihadistas. Asesinato que le sigue después de unos pocos meses, al de Sagal Salad Osman, una estudiante universitaria y editora de la Radio Mogadishu, conocida por sus posiciones a favor del gobierno.

De los 26 periodistas asesinados en la última década – 66 desde 1993, según el Comité para la Protección de los periodistas, incluidos los italianos Ilaria Alpi y Marcello Palmisano – ocho formaban parte de la redacción de la Radio Shabelle, entre ellos también se encontraba el ex director Bashir Nur Ghadi, asesinado en 2007. Solo en 2018, hasta 14 periodistas fueron arrestados sin el debido proceso, mientras que bajo la presidencia de Hassan Sheikh Mohamud (2012-2017) dos oficiales de policía fueron premiados – Abdicasis «África» ​​y Jebril Abdi – acusados ​​de la violación de la periodista Fadumo Adbulgadir Hassan de la Kasmo Radio («La voz de las mujeres») que, por haberse rebelado contra la violencia, fue juzgada y condenada.

BASE DE DATOS: https://cpj.org/data/killed/africa/somalia/murder/?status= Killed&motiveConfirmed%5B%5D=Confirmed&type%5Bea=5==Pop.Pe.P.P.P.P.P.

Para más información: http://caffedeigiornalisti.it/arrivano-a-roma-le-voci-di-radio-shabelle/ + https://unsom.unmissions.org/sites/default/files/unsom_freedomexpressionreport_aug312016.pdf

Los asesinos de los periodistas o permanecen desconocidos o son condenados a muerte, en plena violación de las normas internacionales.

No hay rastro de sus asesinos, mientras que los condenados son a menudo ejecutados, en plena violación de las normas internacionales. Algunos de los principales represores de la libertad de prensa en el país se han mantenido en sus posiciones a pesar del cambio de instituciones, así denuncia Omar Faruk Osman, secretario general de la Unión de Periodistas Somalíes (Nusoj). Hoy en día, el sindicato lucha por la independencia de los periódicos – financiados por el gobierno a cambio de su lealtad – y contra una nueva ley, promulgada en 2017, que permite a las instituciones actuar de manera criminal contra los operadores de información acusados ​​de propaganda o de publicar noticias falsas, cuyos estándares son decididos por el gobierno.

Así, los periodistas pueden ser arrestados bajo cualquier pretexto, porque quizás han criticado el trabajo de las fuerzas especiales. Esto es también lo que le ocurrió a Nicholas Haysom, enviado especial de la ONU expulsado en enero de 2019 de Somalia por criticar el arresto de Mukhtar Robow, ex portavoz de al-Shabaab, del cual se disocia en 2017. Haysom pide también explicaciones sobre las circunstancias que provocaron 15 muertes y 300 arrestos durante manifestaciones contra el arresto celebrado en Baidoa.

Un periodismo controlado por el gobierno no puede denunciar, por ejemplo, los «crímenes de guerra envueltos en secretos» de los ataques con drones llevados a cabo por los Estados Unidos, ni el alto nivel de abuso perpetrado por las fuerzas de seguridad, en particular por miembros de la Agencia Nacional de Inteligencia y Seguridad (Nisa), arquitectos de arrestos arbitrarios sin cargos ni posibilidad para que los arrestados se comuniquen con abogados y familiares, de asesinatos ilegales y violencia contra civiles en puestos de control o en operaciones de desarme contra Al-Shabaab. El número de juicios ha aumentado en relación con estas acciones, pero a pesar del establecimiento de una Comisión de Derechos Humanos específica en 2018, su nivel sigue estando muy por debajo de los estándares internacionales. Los ataques contra trabajadores humanitarios siguen tan impunes como los abusos de los miembros de Amisom – la misión de la Unión Africana en Somalia – como la violación de tres chicas en Belet-Hawo en julio de 2017 por parte de las fuerzas kenianas de la misión – y que se añaden a una larga lista de abusos por parte de las fuerzas de mantenimiento de la paz en el continente africano (Nigrizia; Africa Rivista).

¿Dónde están Silvia y Luca?

Silvia Costanza Romano es, 5 meses después de su secuestro, una desaparecida. Así como lo es desde hoy, también Luca Tacchetto, desaparecido en diciembre en Burkina Faso junto con la canadiense Edith Blais. Las instituciones acechan protegidas detrás de una información completamente desinteresada hacia nuestros «extranjeros» y llena de negociaciones hipotéticas pero no determinadas; parecen haber abrazado el pensamiento de Massimo Gramellini, quien criticó la elección de Silvia Romano de ir a Kenia sugiriéndole «satisfacer su anhelo de altruismo en algunas de nuestras cafeterías locales de Caritas, en lugar de arriesgar su vida en un pueblo perdido en el corazón de la jungla», en una especie de «primero los italianos» del voluntariado que, además, tiene la posibilidad de «costar a los contribuyentes italianos un rescate sustancial.»

Mientras Silvia y Luca siguen desaparecidos, los medios de comunicación relatan la liberación de Sergio Zanotti, un empresario secuestrado en Siria en 2016, y de Sergio Favalli, también empresario, secuestrado en Nigeria el 30 de marzo. La reconstrucción del gobierno habla, para ambos, de las operaciones del Aise, nuestro servicio secreto extranjero. Sin embargo, sabemos que Italia tiende a pagar los rescates, aunque no lo admita. En ambos casos – el rescate o la rápida operación – la pregunta sobre Silvia y Luca sigue siendo: ¿no se han liberado aún porque para el gobierno la vida de un voluntario vale menos que la de un empresario?


Traducción del italiano por Michelle Oviedo

Categorías: Africa, Asuntos internacionales, Internacional
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

50 anniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Europe.Netting

Europe.Netting

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.