“Decenas de miles de personas condenadas a muerte”

“Es una política infructuosa, despiadada, ilegal y fallida, que ocasiona graves daños al pueblo venezolano”

Por Jessica Corbett redactora para Common Dreams

Dos economistas americanos advierten que las sanciones de los Estados Unidos que apuntan a Venezuela “son una condena de muerte para decenas de miles de personas” y que la crisis humanitaria de la nación empeorará mientras continúen.

Desde agosto del 2017, el presidente Donald Trump ha impuesto sanciones que han “infligido, y cada vez infligen más daños muy graves al bienestar y la vida humana, incluyendo aproximadamente más de 40.000 muertes entre 2017 y 2018.” Escriben Mark Weisbrot y Jeffrey Sachs.

Su artículo -titulado Economic Sanctions as Collective Punishment: The Case of Venezuela (Sanciones económicas como castigo colectivo: el caso de Venezuela) (pdf)- fue publicado el día jueves por el Centro de Investigaciones Económicas y Políticas (CEPR por sus siglas en inglés) y se produce a medida que Trump continúa apoyando el esfuerzo del líder opositor Juan Guaidó para derrocar al presidente venezolano Nicolás Maduro.

Las amplias sanciones que Trump impuso en 2017 fomentaron un drástico deceso en la producción de petróleo que impidió que el gobierno de Maduro pudiera “importar medicamentos, alimentos, equipamiento médico, repuestos y maquinaria imprescindible para la generación de electricidad, sistemas de agua y transporte”, el presidente de Estados Unidos ha incrementado la presión económica desde que brindó su apoyo a Guaidó a principios de este año.

A finales de enero, como comunicó Common Dreams el gobierno de Trump anunció sanciones contra Petroleos de Venezuela, S.A. (PdVSA), la compañía petrolera estatal que sirve como “fuente primaria de ingresos y divisas para el país”. A principios de este mes, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, reveló más sanciones contra el gobierno de Maduro, así como en contra de las empresas que transportan petróleo venezolano a Cuba.

En general, las sanciones de Trump han “agravado la crisis económica de Venezuela e hicieron casi imposible estabilizar su economía, contribuyendo aún más al exceso de muertes” escriben Weisbrot y Sachs. “Todos estos impactos perjudicaron desproporcionalmente a los venezolanos más pobres y vulnerables”.

“Estas sanciones encajarían en la definición de castigo colectivo de la población civil tal como se describe en los congresos internacionales de Ginebra y la Haya, de la que los Estados Unidos es signatario” afirma The Economist. “También son ilegales bajo la legislación internacional y los convenios que los Estados Unidos ha firmado, y al parecer también violan la legislación de los Estados Unidos”.

“Las sanciones están privando a los venezolanos de medicinas que salvan vidas, equipamiento médico, alimentos y otros productos importados imprescindibles… el congreso debe tomar medidas para detenerlo.”

-Mark Weisbrot, economista estadounidense.

Dado que las políticas económicas de Trump están afectando a la población de Venezuela, Weisbrot, en una declaración el jueves, hizo un llamado a los legisladores federales para que tomen medidas.

“Las sanciones están privando a los venezolanos de medicinas que salvan vidas, equipamiento médico, alimentos y otros productos importados imprescindibles” manifestó. “Esto es ilegal bajo las leyes estadounidenses e internacionales, los tratados que los Estados Unidos ha firmado. El congreso debe tomar medidas para detenerlo.”

Como mencionó Sachs, “la crisis económica de Venezuela se atribuye habitualmente a la misma Venezuela… pero llega a ser mucho más que eso.”

“Las sanciones estadounidenses apuntan deliberadamente a destrozar la economía de Venezuela, que por ende, provocan la reforma del régimen” expresó. “Es una política infructuosa, despiadada, ilegal y fallida, que ocasiona graves daños al pueblo venezolano”.


Traducción del inglés por Sofía Guevara