Prato responde con fuerza: ni un paso atrás en el frente de los derechos, nunca más fascismos

26.03.2019 - Luca Cellini

Este artículo también está disponible en: Italiano

Prato responde con fuerza: ni un paso atrás en el frente de los derechos, nunca más fascismos
Girotondi de libertad. (Imagen de Tatiana Boretti)

En un hermoso día soleado, ayer, 23 de marzo de 2019, Prato respondió con fuerza “¡Ni un paso atrás en el frente de los derechos humanos y civiles!” Y gritó aún más fuerte “Nunca más fascismo, nunca más segregación racial”.

El intento de golpe por parte de Forza Nuova y su líder Roberto Fiore no pasó desapercibido.

Clara es la intención de los muchos gestos realizados en este último período, especialmente en los últimos meses, es decir, el intento de despejar la ideología del neofascismo como algo legal, algo autorizado con el cual, aunque se considera un delito para nuestra ley, nos deberíamos por fuerza comparar en un nivel político cada vez más “institucional”. ¿Qué mejor ocasión para aprovechar estos tiempos con un gobierno presidido por un ministro del Interior que simpatizó repetidamente e incluso cenó con Fiore, con movimientos de evidente y declarado atractivo neofascista, como Forza Nuova y Casapound?

Aparentemente, sin embargo, una parte, todavía sustancial, de nuestra sociedad civil e incluso cierta parte de la política aún tienen en ellos tanto los anticuerpos necesarios como la memoria histórica para rechazar a la fuerza algo que una vez fue derrotado y rechazado por la historia de este país.

Los carteles que cuelgan en cada esquina de la respuesta contraria muestran “¡Nunca más fascismos!” y “Los únicos extranjeros son los fascistas en los vecindarios”. Otros, irónicos, decían “La única Flor que crece en este Prato (prado) es la del Partisano”, junto a dos carteles que sostienen dos jóvenes estudiantes: uno con las palabras “Amarse a sí mismo no cuesta nada” y el otro con la pregunta ” Pero, ¿qué hacemos … caminamos hacia atrás como camarones?”

Alguien lo había pintado como el desafío de las dos plazas. Por un lado, en la Piazza del Mercato, la presencia de Forza Nuova, el movimiento de extrema derecha liderado por Roberto Fiore, que había obtenido la autorización del Prefecto y del Comité de Orden Público y Seguridad (aún a aclarar una vez más el porqué, dado que el fascismo y las disculpas del fascismo de acuerdo con la ley y la Constitución no son opiniones, sino un crimen) para manifestar para “Salvar a Italia (de los inmigrantes)”, coincidiendo el 23 de marzo, fecha que coincidió con el centenario del nacimiento de los fascistas italianos de combate.

Ya hecho el desastre, ayer por la mañana en el último momento, el prefecto canceló la premisa para el evento, dejando la única posibilidad de presidio fijado para las 15.30. La elección del día fue simbólica, al igual que la elección del punto de partida para la procesión de Forza Nuova – la estación de tren de Prato, intacta en su arquitectura fascista y la del destino – la Piazza del Mercato, donde se encuentra un templo budista frecuentado por la gran comunidad china y que junto a la misma plaza se está planeando el posible nacimiento de una mezquita.

Por otro lado, en Piazza delle Carceri, miles de personas. ¿Qué mejor respuesta que ver a muchos jóvenes, estudiantes, migrantes, personas de todas las edades, felices y alegres, felices de reunirse nuevamente y compartir ese momento juntos, unidos para decir con fuerza una vez más “nunca más fascismos” y “ahora y siempre Resistencia y sus valores de libertad? Los valores de libertad de una resistencia partisana que debemos recordar son fundamentales y constituyen la base de nuestra Constitución y de todo nuestro país.

Una libertad pagada a un precio muy alto con las vidas de miles de jóvenes que murieron para liberarnos de un estado de dictadura y miedo, muertos para que nuestras generaciones no crezcan en discriminación, en la idea de la segregación racial, bajo la ley del más fuerte.

El fascismo y su idea de una raza superior, su idea de un llamado al destino para salvar a la Patria, parecen ser historias de otros tiempos, historias que hasta hace poco se creían superadas, pero que, al parecer, lamentablemente no es así, porque olvidar la propia historia siempre condena a repetir los mismos errores y lamentablemente a regresar a los mismos “infiernos”.

Y así sucede nuevamente en el año 2019 al escuchar con mis propios oídos lo que una vez gritaban con desprecio aquellos que habían abrazado los valores del fascismo: “¡Judio!” Así fue como un militante de Forza Nuova gritó ayer a Gad Lerner, presente con “Zoro” y otros periodistas para ver y documentar la presencia de Forza Nuova.

A pesar de todo, afortunadamente los tiempos no son los mismos: Gad Lerner no se inmuta, vuelve sobre sus pasos y, frente al grupo de militantes neofascistas, responde con orgullo: “Sí, por supuesto que soy judío”.

“Nunca hubiera pensado en marzo de 2019”, cuenta después Gad Lerner con amargura mal disimulada, “en el país que me dio la bienvenida cuando no tenía una nacionalidad, de la cual me convertí en un orgulloso ciudadano, de tener que justificarme en una plaza pública en Italia hoy por el hecho de nacer judío”.

El mismo concepto muy correctamente expresado por Gad Lerner para pensar bien puede ser reportado en otros mil casos, como contra un migrante que reside en nuestro país, o un hijo de migrantes a quienes gritaron con el mismo desprecio, “¡negro!” o “¡musulmán!” u otras cosas más. Sabemos que, lamentablemente, esto sucede todos los días en muchos rincones de este país y que a sufrirlo quizás sean jóvenes, hijos de migrantes, o migrantes mismos que trabajan aquí, se comprometen, incluso hacen trabajo voluntario y se están integrando bien. Y cómo podemos olvidar el mismo tono de desprecio y superioridad, el mismo con el que fueron llamados nuestros propios aldeanos del sur de Italia, a quienes hace poco tiempo les gritaban “¡Campesinos!”

Esta es la razón por la cual el fascismo no es una idea, esta es la razón por la cual el fascismo y todos los neofascismos no son una opinión, como se argumentó en la primera publicación de la autorización prefectural a la procesión de Forza Nuova.

Pues no, en el año 2019 ya no está permitido gritar con desprecio hacia otra persona la propia idea de superioridad, no está permitido porque en esas ideas perniciosas de raza superior e imposición por la fuerza son los cimientos para la masacre masiva, los horrores de las peores especies, las deportaciones, las masacres, el dolor y el sufrimiento interminable, pasadas a la historia como la 1ra y 2da guerra mundial.

“¡Vamos hacia adelante y nunca volvamos atrás!” gritaban ayer siempre, afortunadamente, y eran miles que estaban a metros de distancia, en una plaza cercana, y luego bailes, cantos y música, sonrisas, estudiantes, jóvenes y gente que se abrazaba y usaban múltiples colores en la ropa, en los ojos y en la piel.

(Fotoreportaje Tatiana Boretti)

 


Traducido del italiano por Michelle Oviedo

 

Categorías: Derechos Humanos, Europa, Migrantes, Política
Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


video 10 años de Pressenza

50 anniversario "La Curación del Sufrimiento"

Foro Humanista Latinoamericano

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Europe.Netting

Europe.Netting

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.