Ciclón Idai: los países ricos tienen la culpa de desastres como este – aquí se explica cómo ellos pueden hacer enmiendas

27.03.2019 - Pressenza London

Este artículo también está disponible en: Inglés

Ciclón Idai: los países ricos tienen la culpa de desastres como este – aquí se explica cómo ellos pueden hacer enmiendas
(Imagen de CC BY-SA 3.0 IGO)

Michael Mikulewicz, Glasgow Caledonian University y Tahseen Jafry, Glasgow Caledonian University para The Conversation.

El ciclón tropical que arrasa el sudeste de África ha sido descrito como uno de los peores desastres en el hemisferio sur, con hasta 2.6 millones de personas potencialmente afectadas en Mozambique, Malawi y Zimbabwe. El número de muertos podría no conocerse durante meses, pero es probable que ya haya llegado a cientos y posiblemente a miles de personas. La mayor parte de la catástrofe ha sido sufrida por la ciudad costera de Beira, en el centro de Mozambique, cuyo 90% se ha reportado como destruida.

Es inevitable que la gente conecte Idai con el cambio climático. Siempre es difícil establecer un vínculo causal directo, pero gracias a la evidencia proporcionada por varios informes del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), incluido el más reciente de octubre de 2018, sabemos que el cambio climático está vinculado a incrementar la intensidad y frecuencia de las tormentas como Idai. Como mínimo, esta crisis es un presagio de lo que viene.

Vea el reportaje de la BBC aquí.

Sabemos que esto es un lujo que no debemos desperdiciar. El IPCC estima que tenemos 12 años para evitar que el clima de la Tierra cruce el umbral de calentamiento de 1.5 ℃, más allá de lo cual es probable que los efectos empeoren significativamente. Deberíamos pasar este tiempo intentando minimizar el aumento de las temperaturas globales y hacer que las personas estén más preparadas para eventos similares en el futuro. El Occidente tiene el deber de asumir la mayor parte de la carga aquí, por las razones que explicaremos en un momento. Para hacerlo, necesita repensar todo su enfoque del desarrollo internacional.

Las inundaciones en Tete, Mozambique, inundaron numerosas casas después de que Idai tocó tierra por primera vez.

La realidad de los desastres

Durante las próximas semanas, podremos escuchar que la geografía de Beira la hace particularmente propensa a desastres naturales. Podemos escuchar que la región carece de un sistema eficiente de alerta temprana para alertar a su población. Incluso podemos escuchar alguna retórica para culpar a las víctimas de que la gente local se negó a irse a pesar de ser advertida. Argumentos como estos ocultan una explicación mucho más importante de lo que ha sucedido.

No es solo la intensidad de los desastres ambientales lo que los hace devastadores – la pobreza también tiene una gran influencia en cómo se desarrollan las cosas. Las casas en las áreas más pobres a menudo serán menos estables, las barreras contra tormentas pueden ser más débiles, el saneamiento es a menudo un problema, los servicios de emergencia tendrán pocos recursos – y la prevención de brotes de enfermedades puede verse obstaculizada por el mal estado de los servicios de salud pública. La lista de desventajas sigue y sigue.

Un buen ejemplo son los huracanes Katrina y Sandy en los Estados Unidos. Katrina golpeó a Nueva Orleans y la región circundante en 2005, mientras que Sandy golpeó a Nueva York y Nueva Jersey en 2012. Sandy llegó a un área mucho más densamente poblada, pero el número de muertos fue al menos cinco veces menor que el de Katrina y solo causó la mitad del daño.

Si bien Sandy fue una tormenta de categoría tres para la categoría cinco de Katrina, esta no fue ciertamente la única razón de la disparidad. Nueva Orleans, una de las ciudades más pobres de los Estados Unidos, tenía diques mal construidos que fueron fácilmente superados por la inundación. Muchas personas no tenían autos, por lo que no pudieron evacuar fácilmente cuando las autoridades les dijeron que lo hicieran.

Vea el informe de National Geographic Video sobre Katrina aquí.

Los terremotos que azotaron a Haití y Japón en 2010 y 2016 respectivamente son otro ejemplo. Ambos fueron de una magnitud similar, pero entre 100,000 y 316,000 murieron en Haití, mientras que en Japón solo fueron 42. Una de las razones por las cuales el desastre haitiano fue mucho peor fue la cantidad de miles de casas inestables en Puerto Príncipe.

Las desigualdades dentro de los países también importan. Las personas más vulnerables suelen ser las mujeres, los niños, los pobres, los ancianos, las minorías étnicas o los indígenas. El huracán Katrina golpeó desproporcionadamente a los ancianos pobres de Nueva Orleans, por ejemplo, ya que les resultó más difícil escapar.

Donde reside la responsabilidad

En toda esta desigualdad, los países más ricos del mundo son altamente culpables. Se deriva de un complejo sistema económico que perjudica a la larga experiencia del colonialismo – sin mencionar los siglos – del Sur Global, cuyos efectos han obstaculizado el desarrollo humano hasta hoy.

En un mundo donde 26 multimillonarios poseen tanta riqueza como la mitad inferior de la humanidad, la perspectiva de desastres climáticos más frecuentes e intensos solo está destinada a exacerbar esas desigualdades. Al mismo tiempo, Mozambique, Malawi y Zimbabwe contribuyen solo con una pequeña fracción de las emisiones que están causando tales desastres. La responsabilidad de Occidente – junto con otros grandes emisores como China – es también una cuestión de justicia climática.

Parte de esa responsabilidad radica en cambiar el enfoque actual de la ayuda al desastre. En los principales países donantes, como los EE. UU. y el Reino Unido, el modus operandi rector de socorro en casos de desastre ha sido reactivo en lugar de tomar medidas proactivas. El Reino Unido gastó 1.200 millones de libras esterlinas en 2018/19 en respuestas de emergencia, tales como intervenciones humanitarias, mientras que la prevención y la preparación para desastres han recibido apenas 76 millones de libras. En el caso del ciclón Idai, el Departamento para el Desarrollo Internacional ha destinado 18 millones de libras para ayudar en los esfuerzos de ayuda humanitaria en Mozambique y Malawi, triplicando la promesa original de un par de días antes.

Para ser claros, las respuestas humanitarias son absolutamente la clave, pero son insuficientes por sí mismas; vendan heridas en lugar de arreglar lo que las causó. En su lugar, los países donantes deben priorizar la identificación de las personas más vulnerables antes y después de un desastre, y asegurarse de que reciban el apoyo requerido y se les otorgue la posibilidad de participar activamente en el proceso.

Además de los intentos de alto perfil para reducir las emisiones globales, los países como el Reino Unido deberían ofrecer apoyo a los países más pobres con todo, desde la construcción de defensas contra las inundaciones hasta el apoyo a los servicios sociales y la transferencia de tecnología. Ellos deberían perdonar la deuda nacional, redistribuir la riqueza o, al menos, otorgarles acuerdos comerciales preferenciales para ayudarlos a adaptarse al cambio climático. Esto requiere un replanteamiento no solo de la ayuda humanitaria sino de la asistencia para el desarrollo en general.

Afortunadamente, esto no es solo un cielo color rosa por nuestra parte. El Comité de Desarrollo Internacional de la Cámara de los Comunes está actualmente revisando el presupuesto de ayuda y considerando un enfoque basado en la justicia climática. Esta disciplina emergente está ganando terreno y credibilidad en todo el mundo y será el tema de un Foro Mundial que tendrá lugar en Glasgow en junio. Adelantándose a eso, Tahseen Jafry, uno de los coautores de este artículo, hará una presentación magistral en Nueva York en abril.

En resumen, se siente que el impulso está aumentando constantemente. El Reino Unido causó una parte desproporcionadamente grande del cambio climático, ahora debería mostrar liderazgo llevando a cabo un nuevo enfoque para el desarrollo que tenga la desigualdad como prioridad en la agenda.


Haga clic aquí para suscribirse a nuestro boletín de acción climática. El cambio climático es inevitable, nuestra respuesta no lo es.

Michael Mikulewicz, investigador, Centro para la Justicia Climática, Glasgow Caledonian University y Tahseen Jafry, Profesor de Justicia Climática, Glasgow Caledonian University

Este artículo se ha publicado de The Conversation bajo una licencia de Creative Commons. Lea el artículo original.


Traducido del inglés por Michelle Oviedo

Categorías: Africa, Ecología y Medio Ambiente, Internacional, Opiniones
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

50 anniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Europe.Netting

Europe.Netting

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.